Ir al contenido principal

¿RESPETO O EXHIBICIONISMO?

Por Carlos HERRERA/ www.carlosherrera.com
ABC, 8 de abril de 2005
SI no se quiere entender que no se entienda, pero que no se aduzca ignorancia acerca del hecho sociológico más sorprendente de estas últimas décadas. Roma revienta. En Roma no se cabe. Roma estalla en fervores interpretables desde el rigor científico o desde la Fe, como quieran, y ofrece una imagen inusitada por la que muy pocos hubieran apostado meses atrás. ¿Qué mueve a millones de personas a desplazarse hacia todo tipo de incomodidades con tal de despedirse durante dos segundos de un hombre muerto? ¿Sólo el «respeto»?
Ha dicho el fenómeno de Rodríguez Zapatero, presidente de Todos y de Todas, que él entiende que las muestras de dolor no deben incorporar «exhibicionismo» y que, por lo tanto, lo más respetuoso es guardar silencio. Ya sabemos, pues, qué representan para este joven y apuesto dirigente mundial aquellos que aguardan bajo el frío romano: no dejan de ser una reata de exhibicionistas que hacen impúdica ostentación de un dolor que mejor estaría oculto en los territorios particulares en los que hay que recluir las muestras de religiosidad. Difícilmente el sectarismo que adorna a nuestro líder puede llegar más lejos. Sólo resulta comparable al grupo de necios que mantuvo su culo pegado al asiento cuando en el Congreso decidieron homenajear a Juan Pablo II con un minuto de silencio. La característica común de su origen catalán hace pensar que se trataba de una repulsa rotunda por la falta de compromiso del Papa para con el idioma de Pompeu i Fabra: no sabía Wojtyla cuando accedió al papado que una de sus obligaciones principales era velar por la inmersión lingüística. Se dedicó al Dogma, al ecumenismo, a la reconciliación, al Muro, minucias todas, sin saber que eso le iba a costar tamaño rapapolvo. Pobre. Aseguran, por cierto, que el Gobierno de la Nación Más Laica Que En El Mundo Hay optó por no comparecer en ese acto de reconocimiento para ser consecuente con la postura de su presidente, cosa que, conociendo el paño, estoy dispuesto a creerme plenamente.
Pero digo que quien no quiera entender que las masas -esta vez oceánicas- que peregrinan a Roma representan a una civilización, a una forma de entender la vida, a una ideología espiritual nacida del Humanismo Cristiano, no hacen sino taparse los ojos ante una realidad que acabará por arrollarles. Gobernar de espaldas a ello es demostrar nula capacidad para la interpretación histórica, y ese es uno de los peores pecados que puede cometer un dirigente. La imagen de tres presidentes norteamericanos -a los que más de una vez reprendió Wojtyla- arrodillados ante su cadáver dice mucho: sin siquiera ser católicos demuestran más perspicacia que este petimetre del laicismo que ha sido incapaz de superar ese rancio rencor que abriga la mitad de sus acciones -de alguien que ha basado su plática y su prédica en cuatro frases hechas y en tres conceptos vacíos de contenido tampoco deberíamos esperar mucho más-. Reparemos en que quien se arrodilla ante su cadáver es el presidente que puso en marcha una guerra inacabable basada en justificaciones falsas. Y reparemos que se arrodilla ante quien se opuso a ella. Y sigamos reparando que hasta sujetos como Fidel Castro -ahí sí que creo que había hipocresía y exhibicionismo- llegó a comulgar, supongo que sin confesarse antes como resultaría preceptivo, en memoria de su «amigo».
Hoy se celebrará un funeral que puede marcar un antes y un después. Quien presuma de estar alerta para saber qué quiere y siente la gente de la calle debería estar muy atento. Quien asegure que hay que escuchar a diario a la ciudadanía y obrar en consecuencia debería aprender a interpretar las reacciones espontáneas de millones de seres humanos que parecen haber salido de la nada pero que, por lo visto, estaban ahí. Y hacer un esfuerzo hercúleo por no decir tonterías.

Comentarios

Populares

La toma de Quaragosh

El pasado jueves 8 de enero por la tarde me llegó por whatsapp un mensaje urgente pidiendo oraciones porque los islamistas del ISIS acababan de tomar la ciudad de Quaragosh, la que cuenta -o contaba- con más cristianos en Iraq. Según el mensaje, cientos de hombres, mujeres y niños estaban siendo decapitados en ese momento. Dicho así, me produjo tal congoja que empecé a pasarlo, hasta que decidí comprobar, acuciado por cierta sospecha.

Procuro estar informado, y la toma de Quaragosh ese día no me cuadraba nada. Acudí a Twitter en busca de una fuente profesional sin encontrarla, y me fui dando cuenta de que la cadena de oración se iba remontando poco a poco en el tiempo, a días, semanas, meses atrás. Uno de los tuits (del 5 de enero) reconocía: "La noticia que colgué ayer de la ocupación de quaragosh en Irak, se produjo en agosto". En efecto, el primer tuit alusivo anuncia el ataque a la ciudad en junio, y el siguiente, que informa de la toma y la masacre, es del 8 de agosto.

¿Cómo ser un blogger top?

He sacado un poco de tiempo para leer varios artículos que tenía reservados para leer más tarde sobre cómo llevar mi blog al éxito: escribir cada semana, conocer a mis lectores, identificar influencers, usar etiquetas, crear eventos, tener un calendario,  establecer palabras clave...

¡Buff! La mayoría de los consejos son de sentido común; los otros son profesionales. Es decir, están muy bien.

¿Por qué no los sigo -o no se si los sigo-?

Por dos motivos.

Uno: por pereza. Pereza para aplicar tantos consejos, métodos, herramientas...

Dos: porque la mayoría de estos artículos están orientados al marketing, a vender, a crear, posicionar y fortalecer una marca -debo de haber elegido mal mis influencers-. Resumiendo, vienen a decir "escribe lo que tu público -actual o potencial- quiere leer".

Y claro, yo, en mi blog, quiero escribir lo que yo quiero escribir, lo que tengo que decir, lo que pienso o me parece interesante de lo que otros piensan y escriben.

Pero, ¿interesa a otros? N…

Elecciones bis

No trato sobre política -en el sentido reductivo de la expresión- en este blog; lo que no significa que no me apasione. Pero llevo días queriendo compartir una reflexión sobre las situaciones que nos han abocado a repetir las elecciones.

En primer lugar, el marco general del sistema de partidos, la partitocracia, que los convierte en el único factor de poder y, consecuentemente, en órganos de poder o de intereses solo alcanzables a través del ejercicio del poder. El resultado es que si uno gana, los demás pierden: por eso es tan difícil que se llegue a acuerdos. Pensemos, por ejemplo, en la liga de fútbol: si un equipo gana, otro pierde, y si empatan, ambos pierden (solo muy raramente ambos ganan). En una sociedad tan "líquida" como la nuestra, los partidos, además de omnipresentes, son de una dureza granítica.

Como el Partido Popular (PP) ganó las pasadas elecciones, todos los demás perdieron; por eso no quieren que gobierne. Además, el PP ha dado una justificación moral a e…