Ir al contenido principal

Con el pretexto de la muerte

Ramón Piedra Sánchez, profesor titular de álgebra de la universidad de sevilla
GRANADA HOY, 14 de abril de 2005
LA reacción popular de cariño y admiración por Juan Pablo II viene desbordando hasta límites inimaginables todas las previsiones. Los medios no están pudiendo menos que intentar encauzar, admirados y desbordados por la enormidad de la reacción popular, ésta que se ha convertido en noticia de noticias.
No obstante, algunas personas y medios que habitualmente han sembrado críticas, siempre negativas, a la Iglesia Católica, a duras penas disimulando su asombro, han adoptado un rápido cambio de estrategia para no ser arrastrados por este tsunami humano. Con el pretexto de la muerte de Juan Pablo II se opta por difundir mensajes confusos: se empieza por alabanzas genéricas, adoptando un "sí" inicial, como captatio benevolentiae del lector para, a continuación, arremeter sin pudor alguno contra el mismo corazón de las intenciones del Papa y de la doctrina de la Iglesia.

Se recurre habitualmente al trillado tópico de su conservadurismo en moral personal, sexual y familiar. Se establece que Juan Pablo II se ha opuesto al avance de la ciencia a favor de la salud y de la vida humana (caso de la investigación con células madre embrionarias), cuando, muy al contrario, nadie como él ha estado abierto al auténtico avance de la ciencia y de la técnica, que no podrá ser verdadero progreso si no es a favor de la salud y de la vida de todos los hombres y mujeres sin discriminación, esto es: también de los embriones humanos (todos hemos sido embriones), de los niños concebidos pero aún no nacidos (no al aborto) y, en general, de la defensa de la vida humana en todas sus fases y circunstancias (eutanasia, pena de muerte, guerra, etcétera).
El mensaje de que las masas del Tercer Mundo mueren de sida por culpa de las enseñanzas del Papa sobre la sexualidad humana, como se nos intenta convencer, se topa con la obstinada realidad de los números: la presencia de la Iglesia Católica en el África subsahariana y Asia meridional es del 10% de la población, pero allí se concentran en 2004 el 80% de los enfermos mundiales del sida. Compárense estas cifras con otros lugares de niveles de renta similares, en donde la Iglesia Católica sí es mayoritaria.
Otros comienzan aludiendo a la libertad y a la democracia que Juan Pablo II ha defendido ante diversos regímenes totalitarios, y ha manifestado en su comportamiento personal, para poner luego en entredicho el respeto de la libertad dentro de la propia Iglesia. Se aplican al Pueblo de Dios categorías meramente políticas e intramundanas de competitividad por cuotas de poder (legítimas en sí para el gobierno de la cosa pública), pero que distorsionan la imagen de la Iglesia como realidad sobrenatural en la que prima el servicio, a imagen de Cristo que se hizo el último y el Siervo de todos, y donde su Vicario en la tierra tiene como principal título el ser "el siervo de los siervos de Dios".
A Jesucristo mismo traicionaríamos si hiciésemos una interpretación reduccionista de ese Sacramento de Cristo, que es la Iglesia (cf Concilio Vaticano II, Lumen Gentium 9.5.8). Es lógico que semejante análisis desde la fe católica sea difícil de comprender, si no imposible, para aquellos que no la han recibido de Dios; pero resulta paradójico y doloroso que se esgriman estas categorías hermenéuticas por parte de algún cristiano e incluso sacerdotes y docentes. Más aún, sorprende leer estas quejas de falta de libertad de los que la están ejerciendo desde medios católicos o desde centros de estudios católicos.
¿Y la opción preferencial por los pobres? Resulta de todo punto falso acusar genéricamente a quienes pastorean la Iglesia de ignorar esta opción, cuando tanto en las enseñanzas como, primero que nada, en la vida de toda la Iglesia el servicio a los más pobres es preferencial (cf Catecismo de la Iglesia Católica, 2443-2463, Ecclesia in Europa, cap. V). ¿Dónde, si no, las Hermanas de la Caridad de Teresa de Calcuta (con una casa precisamente en el mismo Vaticano), o las Hermanas de la Cruz o los cientos de congregaciones religiosas e instituciones laicales dedicadas al servicio a los más pobres? ¿Dónde la inmensa red capilar de Caritas por toda la Tierra?
No es esa opción una exclusiva de cierta Teología de la Liberación en la que se hacía una interpretación de la fe cristiana desde el marxismo, con el resultado de una teoría y una praxis reduccionista desde la lucha de clases y la dictadura del proletariado.
En mi opinión, la respuesta popular desplegada ante la desaparición de Juan Pablo II demuestra el reconocimiento de la grandeza de una persona coherente, que ha vivido lo que ha predicado y ha predicado lo que ha vivido. Por tanto, pretender parcelar sus opiniones "progresistas" de sus opiniones "conservadoras" es inaceptable. Jesucristo ha ofrecido a la humanidad un camino de salvación del que Juan Pablo II ha sido un fidelísimo guía.

Comentarios

Populares

La toma de Quaragosh

El pasado jueves 8 de enero por la tarde me llegó por whatsapp un mensaje urgente pidiendo oraciones porque los islamistas del ISIS acababan de tomar la ciudad de Quaragosh, la que cuenta -o contaba- con más cristianos en Iraq. Según el mensaje, cientos de hombres, mujeres y niños estaban siendo decapitados en ese momento. Dicho así, me produjo tal congoja que empecé a pasarlo, hasta que decidí comprobar, acuciado por cierta sospecha.

Procuro estar informado, y la toma de Quaragosh ese día no me cuadraba nada. Acudí a Twitter en busca de una fuente profesional sin encontrarla, y me fui dando cuenta de que la cadena de oración se iba remontando poco a poco en el tiempo, a días, semanas, meses atrás. Uno de los tuits (del 5 de enero) reconocía: "La noticia que colgué ayer de la ocupación de quaragosh en Irak, se produjo en agosto". En efecto, el primer tuit alusivo anuncia el ataque a la ciudad en junio, y el siguiente, que informa de la toma y la masacre, es del 8 de agosto.

¿Cómo ser un blogger top?

He sacado un poco de tiempo para leer varios artículos que tenía reservados para leer más tarde sobre cómo llevar mi blog al éxito: escribir cada semana, conocer a mis lectores, identificar influencers, usar etiquetas, crear eventos, tener un calendario,  establecer palabras clave...

¡Buff! La mayoría de los consejos son de sentido común; los otros son profesionales. Es decir, están muy bien.

¿Por qué no los sigo -o no se si los sigo-?

Por dos motivos.

Uno: por pereza. Pereza para aplicar tantos consejos, métodos, herramientas...

Dos: porque la mayoría de estos artículos están orientados al marketing, a vender, a crear, posicionar y fortalecer una marca -debo de haber elegido mal mis influencers-. Resumiendo, vienen a decir "escribe lo que tu público -actual o potencial- quiere leer".

Y claro, yo, en mi blog, quiero escribir lo que yo quiero escribir, lo que tengo que decir, lo que pienso o me parece interesante de lo que otros piensan y escriben.

Pero, ¿interesa a otros? N…

Elecciones bis

No trato sobre política -en el sentido reductivo de la expresión- en este blog; lo que no significa que no me apasione. Pero llevo días queriendo compartir una reflexión sobre las situaciones que nos han abocado a repetir las elecciones.

En primer lugar, el marco general del sistema de partidos, la partitocracia, que los convierte en el único factor de poder y, consecuentemente, en órganos de poder o de intereses solo alcanzables a través del ejercicio del poder. El resultado es que si uno gana, los demás pierden: por eso es tan difícil que se llegue a acuerdos. Pensemos, por ejemplo, en la liga de fútbol: si un equipo gana, otro pierde, y si empatan, ambos pierden (solo muy raramente ambos ganan). En una sociedad tan "líquida" como la nuestra, los partidos, además de omnipresentes, son de una dureza granítica.

Como el Partido Popular (PP) ganó las pasadas elecciones, todos los demás perdieron; por eso no quieren que gobierne. Además, el PP ha dado una justificación moral a e…