FELIZ 2007

domingo, 31 de diciembre de 2006 · 4 comentarios



Deso que este año traiga paz, como fruto de que comprendemos que somos hermanos, de que respetamos y amamos la dignidad de la personas, de todas, desde su concepción hasta su muerte natural, cualquiera que sean sus circunstancias de salud, capacidad, inteligencia, bondad o belleza, de que buscamos la verdad y el bien de los demás, de que valoramos la familia como la célula básica de la sociedad y el matrimonio indisoluble de un hombre con una mujer como núcleo de esta célula, de que nos abrimos a la trascendencia del maravilloso destino al que estamos inmerecidamente llamados, de que nos atrevemos a ser libres y a respetar la libertad de los otros, de que somos audaces para confiar en la potencia del genio humano y en la providencia amorosísima del Creador.

Feliz Año 2007

Navidad en el Cielo

jueves, 28 de diciembre de 2006 · 0 comentarios

No sucede a menudo que conozca a los personajes que aparecen en las necrológicas de los periódicos de ámbito nacional, la mayor parte de las veces ni me suenan; pero esta vez es diferente.
Ya se han dicho las cosa de rigor, yo sólo quiero contar algunos recuerdos.
Conocí a Mariano Artigas Mayayo (Zaragoza, 1938), en Barcelona, en 1982, cuando él era capellán del célebre Colegio Mayor Universitario Monterols y yo un mediocre estudiante de Derecho. La primera faceta que descubrí fue su afición al fútbol, jugaba con nosotros, gente de dieciocho y veinte años; pero, práctico como era, estaba prohibido entrarle, no fuera a ser que una lesión le impidiera trabajar. En cierta ocasión jugaba en su equipo de portero el típico torpe entusiasta, que estaba encajando goles ridículos, D. Mariano -como le llamábamos- se puso algo nervioso y lo conminó a que saliera a estorbar en otra parte, como consecuencia, al primer balón sin dueño acudieron los dos al tiempo, chocando estrepitosamente. D. Mariano tardó semanas en regresar al terreno de juego.
La segunda faceta fue su sabiduría, doctor en Física y doblemente en Filosofía, nos impartió dos cursos enteros de Filosofía de la Naturaleza, magistrales, aunque a mí se me atragantaron un tanto, la verdad. Eran tiempos de un nivel cultural alucinante en aquel Colegio Mayor, cuyo secretario, otro físico que acababa de defender su tesis sobre las "enanas blancas" -cosa que se prestó a frecuente recochineo- es hoy presidente de la asociación de filosofía personalista y asesor literario de varias revistas.
La tercera faceta es la del trabajo, no perdía ni medio segundo, era imposible pasar junto a la puerta de su habitación en la tercera planta del Mayor sin oír el frenético traqueteo de su máquina de escribir -no teníamos entonces ordenadores personales-. También era célebre el aprovechamiento de los uno o dos congresos internacionales a los que acudía cada año. Una noche, al acabar de cenar, me preguntó si quería acompañarle a visitar a un premio Nóbel. Fuimos a un hotel para encontrarnos con Sir John Eccles, que estaba en Barcelona invitado por la Facultad de Medicina de la Central con motivo del cincuentenario de la muerte de Santiago Ramón y Cajal. Se supone que fui escogido por mis presuntos conocimientos de inglés, pero pude comprobar cómo D. Mariano se manejaba mucho mejor que yo con un inglés atrabiliario pero eficaz. Eccles estuvo de tertulia en Monterols, la más multitudinaria que recuerdo en mis cinco años de colegial, y lamentó haber dejado a su esposa en el hotel, con la excusa de unas compras, al ver lo bien que le acogimos, con tuna y merendola incluidas. Entre los dos científicos se estableció una fructífera y duradera relación.
Por último, tengo que destacar la íntima imbricación que existía entre su labor científica y pastoral; su predicación, aquellas meditaciones para universitarios que dirigía cada semana en el oratorio del Mayor, estaba trufada de alusiones a Popper, Jaki e incluso al cantamañanas de Sagan -famoso entonces por culpa de un programa de televisión-, y durante meses estuvo acompañada, además de por sus palmeos característicos, por el cubo de Rubik, de moda absoluta por entonces.
Aún recuerdo una anotación que hice tras una de estas pláticas: "hoy D. Mariano nos ha dirigido una soberbia meditación sobre la humildad".
En fin, descansa en paz, celebrando en el Cielo la Navidad.

María: ¿sabías que tu bebé es el Salvador de los hombres?

lunes, 25 de diciembre de 2006 · 4 comentarios

Con la ignorancia tan grande que se está extendiendo, culpable o no, conviene recordar que este Niño recién nacido es Dios Todopoderoso, Salvador del Mundo.

Imágenes de The Passion of the Christ, de Nativity Story y otras varias, añadidas a la canción Mary Did You Know, cantada por Clay Aiken.

¡FELIZ NAVIDAD!

viernes, 22 de diciembre de 2006 · 6 comentarios

cambiaelmundo te desea unas muy felices y santas fiestas de NAVIDAD.

Y para que puedas revivirla con pleno sentido de lo que celebramos, te ofrezco en audio el capítulo II del Evangelio de San Lucas que narra el Nacimiento de Jesús.

FELIZ NAVIDAD




¡Feliz Navidad! -- Alberto Tarifa

Happy Birthday

miércoles, 20 de diciembre de 2006 · 2 comentarios

Ya falta poco para la Navidad, el nacimiento del Hijo de Dios, que es lo que conmemoramos, ese hecho que, guste o no, ha cambiado radicalmente y para los restos la Historia.

La presencia del Niño Jesús en el Belén, mal que le pese a los laicistas, multiplica por infinito la percepción de la perversidad del aborto.
Hay sitios dedicados a mantener despiertas las conciencias ante este genocidio de los más débiles entre los débiles, como la excelente e impactante bitácora abortoyverdad; pero para días como estos, prefiero celebrar la vida, y qué mejor que hacerlo a ritmo de rap.

¡Soy Personaje del Año!

lunes, 18 de diciembre de 2006 · 0 comentarios

Sí, yo; yo y todos los que controlamos la Era de la Información, los que utilizamos y creamos contenido en internet, logrando en la práctica alterar la naturaleza de esta Era.



La revista TIME dedica su portada-galardón "Personaje del Año 2006" a cuantos utilizan y crean contenidos en internet, como símbolo de una nueva democracia digital y globalizada. El cósmico compendio abierto de conocimientos de Wikipedia, la cadena popular de vídeos compartidos con un millón de canales YouTube, la metrópoli on line MySpace, y, por supuesto, la blogosfera, a la que tantos y tantos contribuimos, y que yo, por lógica fidelidad, ejemplifico en Blogger.

Felicidades a todos

La voz del corazón

domingo, 17 de diciembre de 2006 · 2 comentarios

Cuando es el gobernante quien falta a ese respeto, la democracia está amenazada.
Jaime Nubiola. LA GACETA de los Negocios, 14 de diciembre de 2006

CUANDO en su reciente Instrucción Pastoral los obispos españoles presentan unas orientaciones morales para la situación actual de nuestro país, se escucha verdaderamente la voz del corazón. Los obispos se muestran alarmados por el desarrollo creciente de un laicismo agresivo que pretende "prescindir de Dios en la visión y la valoración del mundo, en la imagen que el hombre tiene de sí mismo, del origen y término de su existencia, de las normas y los objetivos de sus actividades personales y sociales". Los obispos no tienen miedo a perder relevancia en la vida de nuestra sociedad, sino que lo que realmente temen es que un pequeño, pero poderoso, grupo de personas —como ha ocurrido en tantos regímenes políticos— trate abusivamente de imponer al resto de los ciudadanos sus convicciones hasta el punto de destruir la convivencia democrática.

Piensan los obispos que en la manera de ver las cosas que algunos de nuestros gobernantes exhiben "se esconde un peligroso germen de pragmatismo maquiavélico y de autoritarismo" que puede aniquilar por completo nuestra sociedad. Merece la pena transcribir por lo menos un párrafo del valioso documento: "Si los parlamentarios, y más en concreto, los dirigentes de un grupo político que está en el poder, pueden legislar según su propio criterio, sin someterse a ningún principio moral socialmente vigente y vinculante, la sociedad entera queda a la merced de las opiniones y deseos de una o de unas pocas personas que se arrogan unos poderes cuasi absolutos que van evidentemente más allá de su competencia. Todo ello, con la consecuencia de que ese positivismo jurídico —así se llama la doctrina que no reconoce la existencia de principios éticos que ningún poder político puede transgredir jamás— es la antesala del autoritarismo".

Por supuesto, merece la pena una lectura pausada y atenta del documento completo. No busca la Iglesia católica un espacio de poder ni una situación de privilegio, sino que con palabras sencillas y directas recuerda a todos lo que la experiencia histórica ha demostrado de manera fehaciente: los regímenes políticos que prescinden de Dios terminan en el autoritarismo que llega siempre hasta la brutal eliminación de unos seres humanos por parte de otros. Basta con recordar los millones de víctimas del nazismo, las del régimen de Stalin o algunos de los trágicos acontecimientos que culminaron en la Guerra Civil española.

La democracia es una comunidad ética, no un artificioso equilibrio de intereses y poderes que simplemente hace posible el periódico relevo de los gobernantes sin derramamiento de sangre. La verdadera democracia es siempre una comunidad afectiva en la que el bien de todos y el respeto de cada uno son la señal evidente del buen gobierno. Nunca se repetirá lo suficiente la afirmación de que sólo es posible articular una convivencia efectivamente democrática mediante un profundo respeto a cada una de las personas, sea cual fuere su raza, lengua, condición social, convicciones morales y opiniones políticas. Rebajar ese respeto, o limitarlo a los que piensan como uno mismo, equivale a poner en peligro la democracia. Cuando es el gobernante quien falta a ese respeto, la democracia está amenazada, aunque pueda parecer que las formas democráticas se mantienen porque la acción del gobernante refleja la voluntad de la mayoría.

En este documento se escucha la voz del corazón de quienes hacen cabeza en la Iglesia en España. Quizá por eso mueve a los lectores a escuchar también su propio corazón y alienta incluso a intentar crear un espacio en el que sea posible escuchar los corazones de los demás, prestando una particular atención a los más necesitados. En sus párrafos finales, los obispos ofrecen "el fruto de nuestras reflexiones y de nuestro discernimiento a los miembros de la Iglesia y a todos los que quieran escucharnos, compartiendo abiertamente con todos nuestros temores y nuestras esperanzas". Me parece que quienes públicamente —y a veces de modo airado y agresivo— se posicionan contra la Iglesia en nombre de la tolerancia y del laicismo podrían aprender mucho leyendo este luminoso documento, lleno de mesura, razones y buen sentido. Probablemente ninguno de ellos lo leerá, pues a menudo quienes atacan a la Iglesia y a las convicciones de los cristianos han perdido la capacidad de escuchar a los que piensan de manera diferente a la suya.

En el caso de los gobernantes y los políticos podría pedírseles que leyeran nuestra Constitución, que bien claramente establece el respeto que la Iglesia merece por su implantación en la sociedad española (art. 16, 3). Mi secreta esperanza se encuentra en que escuchen por lo menos a su propio corazón. Pero si ya no atienden siquiera a la voz de su corazón es quizá una señal de que han traspasado la antesala del autoritarismo y corren peligro no sólo la Iglesia católica y las convicciones cristianas, sino la democracia misma. Esto es precisamente lo que temen los obispos.

Lectura crítica del ‘manifiesto’

sábado, 16 de diciembre de 2006 · 4 comentarios

Algo habrá que decir sobre el manifiesto Constitución, laicidady Educación para la ciudadanía que ha puesto en su web el Partido Socialista Obrero Español -en el gobierno-, con motivo del XXVIII aniversario de la Constitución Española de 1978.
Como ya hay mucho y bien dicho, ofrezco esta serie de enlaces, recomendando, para empezar, el análisis certero profundo y claro que hace Mons. Fernando Sebastián , arzobispo de Pamplona, en las páginas de La Gaceta el pasado día 11, en un artículo titulado Lectura crítica del ‘manifiesto’.

Para saber más:
* Constitución, laicidad y educación para la ciudadanía, por Javier Pereda;
* Cuesta presenta en solitario el manifiesto "oficial" del partido, en Libertad Digital;
* Manifiesto del PSOE, pero ¿qué esto?, en Otroblog;
* El PSOE reafirma en un manifiesto la laicidad como requisito para la libertad, en SUR;
* El PSOE defiende la laicidad como requisito para la libertad y la igualdad, en Yahoo Noticias;
* etc.

SAN GILBERTO

viernes, 15 de diciembre de 2006 · 2 comentarios

Soy un reciente converso a Chesterton, muchos años después de que una prematura lectura de El hombre que fue Jueves me alejara de él. Ahora que estoy disfrutando con la lectura de Escritores Conversos, de Joseph Pearce, me sumo al alborozo de mi admirado de Prada, recogiendo el clamor que se alzó al morir G.K.C. y que tan bien plasmó Walter de la Mare en estos versos que se recogieron en su recordatorio:

El Caballero del Espíritu Santo avanza,
La sabiduría son sus colores, la verdad su broma preferida;
Las obras de Satanás mantienen su lanza en ristre,
La piedad y la inocencia su corazón en paz.


SAN GILBERTO
Por JUAN MANUEL DE PRADA. ABC, 9 de diciembre de 2006

COMO la Iglesia está integrada por hombres, es natural que a veces yerre; como la guía el Espíritu, es también natural que rectifique sus yerros. Siempre he considerado que uno de los más graves yerros de la Iglesia es que los católicos aún no podamos invocar a Chesterton como sin duda merece: san Gilberto. Leo con alborozo en el semanario «Alfa y Omega» que se acaba de iniciarla causa de beatificación de Gilbert Keith Chesterton, uno de los más grandiosos escritores de la historia y, sin lugar a dudas, el más sagaz, divertido y luminoso de los apologetas de la fe católica del siglo XX. A los relatores de la causa les bastará leer las obras de este titán de la pluma —tan delicadamente paradójicas, tan hondas y amenas, tan tocadas por la Gracia— para descubrir que no ha habido mortal que merezca más cabalmente el reconocimiento de su santidad; y no se me ocurre acto más congruente con Benedicto XVI —quien, sin duda, será recordado como «el Papa de la Razón», el Papá que hizo más inteligible a Dios a través de la inteligencia— que la canonización de Chesterton; que dedicó su vida al mismo esfuerzo, con resultados tan hermosos y perdurables.
Tengo entendido que, para que prosperen las causas de beatificación y canonización, debe acreditarse la comisión de varios milagros. De Chesterton, desde luego, pueden acreditarse cientos de miles. Ignoro si mediante su intercesión los tullidos han recuperado el movimiento y los ciegos la vista; sí puedo asegurar en cambio (quien lo probó lo sabe), que la lectura de sus libros ha abierto las esplendorosas estancias de la fe para muchos lectores que deambulábamos por pasadizos sombríos. Y aquí convendría delimitar la verdadera naturaleza de los milagros, a la luz de lo que el propio Chesterton escribe en Ortodoxia. Fijémonos en los que realizó Jesús: cualquiera de ellos —curar a los enfermos, multiplicar los panes y los peces, incluso resucitar a los muertos— palidece ante el que sin duda es el más pasmoso de todos ellos: que unos pescadores analfabetos se convirtieran en anunciadores del Evangelio. También Chesterton ha conseguido, a través de sus libros, que quienes se aproximan a ellos en busca de un mero deleite estético e intelectual reciban el don de la fe. Alcanzar ese don siempre tiene un componente milagroso; alcanzarlo a través de la inteligencia constituye el más vertiginoso y acendrado de los milagros. Los lectores de Chesterton, como aquellos pescadores analfabetos que escuchaban las predicaciones de Cristo, hemos saboreado el suculento placer que procura la aproximación a lo sublime a través de la inteligencia.
Las tres o cuatro lectoras que todavía me soportan me reclaman a veces recomendaciones de lectura. Me permitirán que en esta ocasión, para celebrar el inicio de la causa de beatificación de mi escritor predilecto, les lance una propuesta. Se trata de un libro que resume en apenas trescientas páginas la historia de la humanidad, que es también la Historia de la Salvación; uno de esos libros —como Las confesiones de san Agustín o la poesía de san Juan de la Cruz— que constituye en sí mismo una obra maestra de la literatura, pero que al mismo tiempo es algo más, mucho más: es la gracia divina hecha escritura, transmutada en palabras gozosas, de una belleza y un ardor intelectual, de una amenidad y una hondura tales que quienes las leen tienen la sensación de haber sido bautizados de nuevo. El libro en cuestión se titula El hombre eterno, editado en español por Ediciones Cristiandad. Regálenlo estas Navidades a sus amigos, a sus enemigos, a sus parientes, incluso a sus suegras; y, sobre todo, léanlo ustedes, léanlo con detenimiento y unción, paladeando cada razonamiento, cada paradoja, cada metáfora, cada fulguración de la inteligencia. No se demoren ni un instante más y encárguenlo a su librero. Les aseguro que no les defraudará. Y, después de leído, convendrán conmigo en que a su autor sólo hay un modo de invocarlo: san Gilberto Chesterton. Antes incluso de que lo canonicen.

A clonar

· 0 comentarios

¿Qué sucede cuando las pesadillas se hacen realidad? El Congreso español admitió ayer a trámite el proyecto de Investigación Biomédica y abre la puerta a la clonación terapéutica. ¿Podemos detener aún al doctor Frankenstein? Con el siguiente artículo pretendo arrojar algo de luz, más luz, sobre lo que estamos perpetrando.

Medios, corporaciones y células madre
Si la investigación no requiriese la destrucción o el uso abusivo de embriones estaríamos dispuestos a admitirla
Robert P. George
LA GACETA de los Negocios, 14 de diciembre de 2006

UN estudio publicado en Nature en 2006 causó frenesí en los medios de comunicación. Los titulares de los principales periódicos anunciaron la posibilidad de obtener células madre embrionarias sin destruir la vida humana. Se dijo que un grupo de investigadores logró remover células de un embrión humano vivo sin vulnerarlo. También aseguraron haber encontrado el método para desarrollar las células madre de tal manera que se dividan y produzcan células nuevas con normalidad. Se abría así la pasibilidad de extraer células pluripotenciales (capaces de producir diversos tipos de células) a partir de embriones, sin mayores dilemas éticos. Todo, por supuesto, resultó ser una farsa o, cuando menos, una verdad contada a medias.

Los investigadores desmembraron dieciséis embriones humanos, matando todos y extrayendo un promedio de seis células de cada uno. Las noventa y un células embrionarias resultantes fueron luego cultivadas muy cerca unas de otras, en el mismo cultivo. Hubo algunas pocas que lograron dividirse, mientras las otras sucumbieron, y de las células que se dividieron sólo se logró producir dos líneas estables de células madre. Ante el cuestionamiento de algunos medios, Advanced Cell Technology (la compañía que realizó los experimentos) dijo que su nueva técnica no implicaba necesariamente la matanza de embriones. Si es así, ¿entonces por qué mataron a dieciséis?

Además, el estudio no hizo virtualmente nada para demostrar lo que la mencionada compañía de biotech había sostenido ante la prensa: la posibilidad de que células removidas de un embrión en etapa temprana, y cultivadas por separado, puedan producir líneas de células madre embrionarias. El hecho de que tuvieran que recurrir a la técnica tradicional, cultivando las células del mismo embrión muy juntas, sugiere que intentaron desarrollar células por separado. Pero fallaron. En otras palabras, del estudio llevado a cabo no se infiere la posibilidad de extraer una célula aislada de un embrión de ocho células y producir una línea de células madre.

Por otra parte, no existe evidencia que avale que la alteración del embrión no tendrá consecuencias en el futuro. La biopsia del blastómero (células que resultan de la segmentación del cigoto) es práctica común en la manipulación genética de embriones relacionadas con técnicas de fertilización in vitro con el fin de descalificar aquellas células consideradas inadecuadas porque son propensas a padecer enfermedades genéticas. Esto es profundamente inquietante. Aún no existen estudios sobre los efectos causados en niños que hayan sufrido extracción de células durante su etapa embrionaria. Algunas estimaciones sugieren que más de mil niños en todo el mundo han sido concebidos siguiendo tales métodos, pero hasta la fecha no se conoce ninguna investigación seria sobre la evolución de su salud.

Durante el último año, el Consejo de Bioética del presidente de los Estados Unidos ha evaluado profundamente los dilemas morales que plantea, entre otros procedimientos, la biopsia embrionaria llevada a cabo por Advanced Cell Technology, y ha llegado a la conclusión unánime (lo cual es sorprendente en un foro caracterizado por el desacuerdo) de que dicha práctica no es ética.

AQUELLOS que defendemos la vida humana embrionaria apoyamos la practica de métodos de obtención de células madre no embrionarias. No nos oponemos siquiera a todo tipo de experimentación con células madre embrionarias, únicamente a las prácticas que dañan o destruyen embriones —individuos humanos en la etapa temprana de desarrollo—. Si la investigación no requiriese la destrucción o el uso abusivo de embriones —futuros niños y adultos— estaríamos completamente dispuestos a admitirla.

A pesar del fiasco publicitario aludido, el panorama es esperanzador. Centros de renombre como el Instituto Tecnológico de Massachussets se encuentran ensayando métodos para la obtención de células madre sin manipulación de embriones. Científicos de Harvard defienden la posibilidad de “reprogramar” una célula humana común y recobrar su pluripotencialidad. En días más recientes, investigadores japoneses sostuvieron el potencial de convertir una célula de piel en el equivalente preciso de una célula madre embrionaria. Dichos anuncios científicos pasaron relativamente desapercibidos. Por el contrario, la maquinaria publicitaria desplegada por Advanced Cell Technology tuvo una repercusión mundial con una intensidad inversamente proporcional a su trascendencia para el adelanto de la ciencia. Si bien es preciso estimular a compañías a que sigan invirtiendo dinero y esfuerzo en métodos que no impliquen la destrucción de embriones, no se puede permitir que se manipule la divulgación de resultados generando falsas controversias con el propósito de satisfacer meros afanes corporativos.

▼Robert P. George es miembro del Consejo de Bioética del presidente de los EEUU y catedrático de Jurisprudencia en la Universidad de Princeton.

Leer (bien) para pensar (bien)

jueves, 14 de diciembre de 2006 · 0 comentarios

Recuerdo que hace años un intelectual clamaba ¡libros! ¡libros! en medio de una trifulca televisiva sobre astrología zodiacal, santones y cosas de esas. Siempre que he tenido oportunidad he aconsejado leer para tener ideas, criterio y argumentos: ideas para formarse un criterio, criterio para tener una posición sobre las cosas, y argumentos para explicar, proponer y defender las propias posiciones.
Pero leer no basta, hay que leer bien, acudir a lo que llamo buenas fuentes.
Una de esas buenas fuentes es, sin duda, La GACETA de los Negocios. Dos ejemplos del mismo día, 12 de diciembre.

Leo a Jorge Trías Sagnier sobre la manida recuperación de la memoria histórica, con la que algunos quieren reescribir la historia de la Guerra Civil española: “Menéndez Pelayo decía que la materia de la historia está fuera del historiador, a quien con ningún pretexto es lícito deformarla. La memoria, en cambio, siempre será, como la mía, como la de cualquiera, fragmentaria y parcial. Lo de la ‘memoria histórica’ es una contradicción terminológica”.

Paso página y me topo con un análisis de Antxón Sarasqueta sobre lo que llama el régimen radical, que se asienta –señala- sobre tres supuestos: la sociedad vigilada, tutelada y desarmada. En la sociedad vigiladase ‘marca’ a las personas para que sean rechazadas por otras personas y grupos alineados en lo políticamente correcto (la verdad oficial)”; consiste en “la coacción y mediatización de la libertad individual y de los comportamientos sociales e institucionales”.
En la sociedad tuteladaes el Gobierno el que tutela a las personas. Les dice si pueden fumar o no, si pueden comer una hamburguesa, si pueden estar más gordos”.
Con la sociedad desarmada, “mediante las leyes, la coacción, exclusión y la propaganda, se busca alinear a la sociedad. Una sociedad alineada no es un obstáculo para el poder, y sí lo es para desarrollar la libertad".

Hacen falta cabezas bien preparadas para desmontar la falsedad que nos rodea y demostrar la inconsistencia de muchos pensadores populares. Hay una réplica de Ronald Knox en su libro Caliban en Grub Street que me entusiasma:

“Arnold Bennett comienza haciendo esta confesión: «No creo, ni jamás he creído, en la divinidad de Cristo, la Inmaculada Concepción, el cielo, el infierno, la inmortalidad del alma y la inspiración divina de la Biblia». Esta afirmación tal vez carezca de rigor científico. ¿Cree Bennett en el pecado original? Imagino que no; y, si no cree en el pecado original, entonces sí cree en la Inmaculada Concepción; y no solamente en la Inmaculada Concepción de Nuestra Señora, sino en la de cualquiera”.

Penumbra moral

martes, 12 de diciembre de 2006 · 0 comentarios

Como siempre, Ignacio Sánchez Cámara acierta a explicar razonada, serena y convincentemente lo que muchos entendemos como claro y distinto y no sabemos bien cómo argumentar ante los ataques de la ilógica difusa posmoderna. Siempre me ha parecido que lo más dificil de mostrar es lo evidente.

En La Gaceta de los Negocios, 4 de diciembre de 2006, muestra con sencilla brillantez que La Iglesia católica tiene todo el derecho a intentar hacer llegar su magisterio moral a la vida política.

Segundo aniversario

domingo, 10 de diciembre de 2006 · 6 comentarios

Han pasado dos años desde que, por incitación de un amigo a visitar el suyo, abrí y empecé a colgar artículos en este blog o bitácora, con el afán de poner mi granito de arena para cambiar el mundo a mejor. Cuatrocientas cincuenta y cinco entradas (455), catorce mil quinientas visitas (14.500) y muchos y magníficos comentarios después, aquí sigo, con las mismas ganas, o más, dispuesto a continuar destacando cuanto de interesante y sugerente encuentre en el mundo real o virtual, siempre que el intento de pasar a la versión Beta de Blogger no acabe conmigo.
Un saludo afectuoso a todos los que me visitáis; espero seguir contando con vosotros en este viaje.
Alberto Tarifa

Capullos sin fronteras

viernes, 8 de diciembre de 2006 · 2 comentarios

Por Ignacio Camacho. ABC, 30 de noviembre de 2006

Lo malo de esta costumbre de adelantar hasta noviembre los preparativos de la Navidad es que también madrugan las habituales sandeces de sus objetores. No se trata ya de las consabidas, y siempre algo justificadas, diatribas contra el consumismo y el derroche, sino de la más reciente crecida del multiculturalismo de salón. Las primeras forman ya parte del propio folclore navideño, casi tan «entrañables» como los mazapanes, las lucecitas y el turrón, y constituyen un contrapunto más o menos necesario del manifiesto dispendio que efectivamente se produce al conjuro del consumo masivo. Pero el segundo tiene que ver con un virus mutante de progresía aguda, que bajo la cobertura de un presunto laicismo neutralista esconde un tufo de alianza de civilizaciones tan hostil a la tradición de portales y pastorcillos como proclive a la de babuchas y turbantes. En fin, ya saben: la nueva milonga que protesta de que Baltasar sea negro y el Niño Jesús judío, o el neologismo reduccionista que pretende despojar a la fiesta de su raíz cristiana para ceñirla a una escueta rutina de revista de decoración, con abetos adornados y bolitas de colores, como si tales ritos no proviniesen de una simbología tan religiosa como la protestante.

Esos luminosos maestros de Zaragoza que han decidido clausurar la función infantil navideña para sustituir los villancicos por «poemas de invierno» son el último grito de esta corriente de fundamentalismo inverso. Por supuesto que no han dudado en celebrar con los niños una fiesta tan arraigada como Jalouín, que debe suscitar en la conciencia popular aragonesa una emoción tan profunda como la de la Pilarica. Es la misma vacua mentalidad pendular que el año pasado inventó en Cataluña las «primeras comuniones laicas», o la que ha convertido el honesto y austero matrimonio civil en una parodia del canónico, con su homilía a cargo del concejal de turno y su ceremonial escrupulosamente transferido del rito católico. No consta, sin embargo, que los ilustres pedagogos zaragozanos estén dispuestos a renunciar a las vacaciones de Navidad, que en la laica Europa finalizan el 2 de enero y aquí se prolongan hasta después de Reyes por mor de esa odiosa y opresiva tradición de la Epifanía católica.

Da un poco de pereza discutir sobre esta estupidez flagrante y novelera, que esconde sin embargo un designio liquidacionista de lo mejor de nuestra tradición, no ya religiosa, sino cultural, y una renuncia quintacolumnística a las señas de identidad que conforman la médula espiritual de nuestra forma de ser. Llevada al límite, esta objeción neutralista dibuja el horizonte de una sociedad átona, triste, deshabitada de símbolos e inerme ante el empuje de otras civilizaciones que sí defienden los suyos, y con pocos tiquismiquis a la hora de imponerlos. Una sociedad con velos y sin crucifijos, con chilabas y sin belenes. Cada uno es libre de creer en lo que quiera, pero sugiero modestamente que estos arúspices de la más trivial multiculturalidad se organicen en una ONG para mejor defender su modelo social: Capullos sin Límites, digo, sin Fronteras.

Consejos vendo, para mí no tengo

jueves, 7 de diciembre de 2006 · 4 comentarios

La prensa, ya se sabe, tiene dos almas: la editorial se llena la boca de libertad, información, cercanía al ciudadano y fiscalización de los poderosos; pero luego está la gerencia... Mucho denunciar la corrupción, el desempleo, la precariedad laboral...; pero en casa del herrero, cuchillo de palo.

El artículo Gaceta de los Negocios rompe moldes: único diario español sin anuncios de prostitución de Daniel Arasa del 27 pasado, pone el dedo en una de las más hediondas llagas de esta doble moral. En el se dicen cosas como las siguientes:

"La Gaceta de los Negocios , desde hace poco tiempo un diario generalista y aún poco conocido como tal, ha decidido no incluir anuncios de prostitución en sus páginas. La decisión forma parte de los principios que inspiran a sus impulsores. Es el único diario español que no publica anuncios de prostitución".

"El mismo año, Marjorie Scardino, una directiva del Grupo Pearson, editor de publicaciones tan importantes como Finantial Times y The Economist expresó su asombro, su escándalo, por el hecho de que la prensa española considerada “de calidad” publicara anuncios de prostitución, porque en la Unión Europea, la inmensa mayoría de periódicos serios no incluyen publicidad sobre el llamado "más viejo oficio del mundo".

"Más del 60 por ciento de los clasificados o anuncios por palabras de las ediciones diarias de publicaciones como El País, La Vanguardia, El Mundo, El Periódico, ABC o La Razón están destinados a contactos sexuales. Según un estudio de El Confidencia Digital, el diario El País lleva del orden de 800-900 anuncios diarios de este tipo, El Mundo unos 800, El Periódico 600, La Vanguardia 500, ABC 400 y La Razón 250".

"Algunos diarios, con buen quehacer profesional, informan de las mafias que controlan la prostitución, publican las estimaciones de la Policía según las cuales del orden del 85 por ciento de las mujeres que ejercen la prostitución son forzadas a ello, quieren que las “profesionales” dejen de estar en las calles o en determinados barrios, ..., pero a la vez incluyen sin el menor pudor páginas y páginas de anuncios que fomentan tal práctica".
Posted by Picasa

La República de las Ideas

martes, 5 de diciembre de 2006 · 0 comentarios

Resulta reconfortante encontrar algunas ideas que compartir en personajes normalmente muy alejados de las propias posiciones, son como garantías de la racionalidad de algunas convicciones personales, algo así como una prueba para defenderse de la acusación de fundamentalismo.
El País en una crónica titulada ni más ni menos El horizonte cultural de Ségolène, defiende como puede las “grandes propuestas innovadoras” de la candidata socialista a la presidencia de la República francesa. La señora Royal propone cosas tales como los jurados populares para controlar regularmente a los representantes políticos, utilizar el marco militar para encuadrar a los jóvenes carentes de referencias de autoridad o suprimir el “mapa escolar” que restringe la elección de escuela.
Al parecer, en el horizonte intelectual de Ségolène Royal está un tal Pierre Rosanvallon, historiador y animador de un foro de reflexión llamado La Republique des idées, cuyos libros explican los límites que sufre la soberanía popular en Francia, la lucha de la sociedad civil contra las élites y los defectos del sistema representativo. Rosanvallon no cree –yo tampoco- que los partidos sean los instrumentos para asumir todo el protagonismo de la vida política “porque no encarnan la cultura del debate y sí sólo la de la selección de dirigentes y fijación de la ideología". Una democracia reducida a un voto cada cuatro o cinco años se le antoja muy pobre –a mí también- , y por eso sugiere que los ciudadanos “vigilen, denuncien y califiquen”.
¿Quién iba a decirle a Chesterton y a sus amigos distribucionistas que un siglo después los socialistas franceses iban a compartir sus postulados?

Pero hay más. Mi diario de referencia trae hoy, por lo menos, dos sorprendentes soplos de sentido común, que como están en boca de personajes nada sospechosos de posiciones conservadoras, quizá gocen de la presunción de seriedad que se les atribuye.

El primero, por orden ascendente de atrabiliariedad, es Albert Boadella; en tiempos propicios para la alianza de civilizaciones con los grandes simios, el dramaturgo catalán osa subrayar que “no se puede comparar jamás el sufrimiento de un hombre con el de un toro, un animal salvaje al que se le ha respetado su territorio y tiene una vida fácil, no como la del cerdo. Debemos proteger los animales, pero de ahí a pensar que tienen sentimientos hay una distancia importante. En este sentido, el imbécil de Walt Disney hizo mucho daño a la humanidad cuando dio voz a una pandilla de ratones histéricos”.

El segundo tiene como protagonista al recién reelegido presidente de Venezuela; Hugo Chávez ha declarado la guerra a Papá Noel por considerarlo un símbolo del imperialismo estadounidense. A cambio, propone recurrir a las flores de Pascua, sacar los belenes y esperar hasta el seis de enero para recibir los regalos de manos de los Reyes Magos.
Como debe ser. Posted by Picasa

La unidad como valor moral

domingo, 3 de diciembre de 2006 · 1 comentarios

No es mi costumbre en este blog, pero por una vez, y no creo que sirva de precedente, voy a escribir. Lleva tiempo hablándose de la pretensión de algunos obispos españoles de sentar públicamente el principio de la unidad de España como valor moral. El asunto tiene particular actualidad y relevancia ante el proceso de redefinición de la idea de España y del peso de las fuerzas nacionalistas en la política nacional. La cuestión suscita muchas preguntas espinosas:

- si la unidad es un bien moral ¿el nacionalismo es un mal moral?
- ¿debe un católico defender la unidad de España?
- ¿es el católico nacionalista un mal católico y, por tanto, un mal ciudadano?
- ¿qué debemos entender por unidad? ¿y por nacionalismo? ¿y por valor moral?

Se esperaba que la Conferencia Episcopal Española abordara este tema en la reciente (23 de noviembre) Instrucción Pastoral Orientaciones morales ante la situación actual de Españaun documento con el que los Obispos ofrecen su aportación al discernimiento que hoy es necesario hacer, en unos momentos de especial complejidad. El texto pretende favorecer la comunión eclesial y animar a los católicos a participar activamente en la vida pública, al tiempo que quiere ayudar a todos a descubrir las implicaciones morales de la situación actual, con la convicción de que ello es un requisito indispensable para una sana vida democrática”.

La Pastoral toca muchas más cuestiones, como se puede apreciar en el resumen que de ella se ofrece. La de la unidad es una más, y no de las más importantes; pero como no acabo de tener una idea definitiva al respecto, la resalto, por si sirve para un debate con cuyas aportaciones logremos argumentos y criterios útiles.

Para hablar con fundamento, recomiendo la lectura de los puntos de la Pastoral que hacia el final se refieren a esto (nn 70 a 76), y que podrían resumirse, con los riesgos de toda simplificación, en el siguiente párrafo:

En esta cuestión, la voz de la Iglesia se limita a recomendar a todos que piensen y actúen con la máxima responsabilidad y rectitud, respetando la verdad de los hechos y de la historia, considerando los bienes de la unidad y de la convivencia de siglos y guiándose por criterios de solidaridad y de respeto hacia el bien de los demás. En todo caso, habrá de ser respetada siempre la voluntad de todos los ciudadanos afectados, de manera que las minorías no tengan que sufrir imposiciones o recortes de sus derechos, ni las diferencias puedan degenerar nunca en el desconocimiento de los derechos de nadie ni en el menosprecio de los muchos bienes comunes que a todos nos enriquecen.
Para dar alguna pista más, copio la respuesta del Cardenal Primado, D. Antonio Cañizares, en una entrevista concedida a Libertad Digital (25 de noviembre):

Es un bien moral que estemos unidos, que tengamos una tradición común, que vivamos en una solidaridad de muchos siglos, es un bien moral que vivamos en una historia compartida. (...) Son muchos aspectos de bienes morales los que están en juego”. Recordando que Benedicto XVI ha tenido siempre muy presente en su magisterio que la unidad y las raíces son fundamentales para la unidad de Europa, “cuando el Papa habla sobre la unidad de Europa, lo que dice es aplicable también a España”.

¿Qué tenéis que decir?
Gracias. Posted by Picasa

Democracia y verdad

martes, 28 de noviembre de 2006 · 0 comentarios

Por Alejandro Llano
LA GACETA de los Negocios, 25 y 26 de noviembre de 2006

HOY nos suenan lejanas, quizá no sólo en el tiempo, unas palabras que Ortegay Gasset escribió en 1934: “La verdad es una necesidad constitutiva del hombre. Éste puede definirse como el ser que necesita absolutamente la verdad y, al revés, la verdad es lo único que esencialmente necesita el hombre, su única necesidad incondicional”. Semejante contundencia nos plantea actualmente un problema político. Porque ¿acaso es compatible con la democracia la aceptación de una verdad incondicionada? Parece que no, ya que ahora respiramos una atmósfera social enrarecida que nos impone el subjetivismo y el sometimiento a las opiniones dominantes, al tiempo que hablar de la verdad se considera políticamente incorrecto.
Nos han acostumbrado a aceptar la visión oficial del relativismo como algo ingenuo y hasta divertido, que contrasta con los ceños fruncidos de la intolerancia y el fanatismo. La levedad del permisivismo moral convierte la ética en estética, o incluso en dietética, porque los únicos mandamientos que se consideran absolutos son los del disfrute dionisíaco y los de la higiene puritana. Cuando lo cierto es que el relativismo consumista ha adquirido una deriva cruel: lo que el permisivismo permite es el dominio de los débiles por los fuertes.
El fundamento de la democracia no es el relativismo, que lo aplana todo, sino el pluralismo, que resalta las diferencias de actitud y de opinión. La democracia no puede florecer si se considera que es el régimen de las incertidumbres, la organización de la sociedad que permite vivir sin valores.... Si se dan posiciones diversas que entran en confrontación dialógica, que se comunican y se enfrentan, es justo porque compartimos el convencimiento de que hay realmente verdad. Si no se reconoce una verdad práctica, aplicable matizadamente a la política, lo único que permanece es el poder puro, la violencia clamorosa o encubierta. El relativismo convierte en trivial el pluralismo y tiende a eliminarlo. La España actual nos ofrece una muestra evidente. Una manera de camuflar esta situación consiste en intentar separar la ética pública de la moral privada, y propugnar la neutralidad de las leyes. Pero tal postura estará siempre sometida a la fundada sospecha de que la presunta neutralidad esconde intereses de parte y posturas ideológicas muy determinadas.
Lo que está pasando entre nosotros con la Educación para la ciudadanía reúne todos los rasgos de semejante pretensión de enmascaramiento. Se intenta hacer pasar directrices inmoralistas sobre el matrimonio, la familia y la sexualidad bajo la capa de una recomendación europea que alienta la enseñanza del civismo. Cuando el civismo nada tiene que ver, por ejemplo, con la confusión entre el matrimonio y la unión entre personas del mismo sexo. Muchos ciudadanos se quejan, con toda razón, de que se pretenden conculcar los derechos de los padres a la formación moral de sus hijos; derechos que están explícitamente protegidos por la Constitución. Pero a estos reproches tan justificados se responde desde instancias cercanas al poder político con un expediente tan torpe como echarle la culpa a los obispos. Tal acusación tienen quizá verosimilitud para quienes la formulan, tal vez acostumbrados desde su juventud a actuar de manera consignataria. Pero es completamente ridícula para quienes nunca han renunciado a pensar por cuenta propia. Recientemente se ha pretendido asociar este rechazo de la manipulación partidista con la postura de la jerarquía católica respecto a teorías biológicas, sin recordar que la Iglesia nunca ha condenado la evolución biológica, sino que ha señalado algo tan evidente como que el evolucionismo materialista es una ideología que en modo alguno se deduce de los datos científicos. Ciertamente, la educación es el cauce para lograr una democracia que ofrezca plenas garantías de pluralismo y de libertad de pensamiento. Pero toda educación auténtica tiene por camino la libertad y por foco de atracción una verdad siempre arriesgada y huidiza, nunca manipulada ni administrada por los poderosos de turno.
El hecho incuestionable de que muchas veces no nos ponemos de acuerdo sobre cuál es la verdad acerca de la orientación mejor de la vida pública no quiere decir que la política sea un campo en el que las verdades se encuentren del todo ausentes. Si tiene relevancia discutir acerca de la justicia de una ley que se va a debatir en el Parlamento, es porque los interlocutores sociales saben que existe algo que es lo justo en sí, por más que unas veces sea reconocido y otras no. En cambio, si se pretende simular que las leyes son éticamente neutrales, se empobrece el diálogo político y se da lugar a un dominio injusto de burócratas y tecnócratas sobre los ciudadanos que no tienen a mano vías de acceso a la opinión pública. Estamos entonces ante una ficción que cada vez resulta más inhabitable.
Posted by Picasa

Una carta de Jesús para ti

· 0 comentarios

Querido lector de cambiaelmundo:

Como sabrás, nos acercamos nuevamente a la fecha de mi cumpleaños. Todos los años se hace una gran fiesta en mi honor y creo que en este año sucederá lo mismo. En estos días la gente hace muchas compras, hay anuncios en la radio, en la televisión. En todas partes, no se habla de otra cosa, sino de lo poco que falta para que llegue ese día.

La verdad es agradable saber que, al menos un día del año, algunas personas piensan un poco en mí. Como sabes, hace muchos años empezaron a festejar mi cumpleaños. Al principio no parecían comprender y agradecer lo mucho que hice por ellos, pero hoy en día muy pocos son conscientes de para qué lo celebran. La gente se reúne y se divierte mucho, pero no sabe de qué se trata.

Recuerdo el año pasado, al llegar el día de mi cumpleaños, hicieron una gran fiesta en mi honor. Había cosas muy deliciosas en la mesa, todo estaba decorado y recuerdo también que había muchos regalos; pero, ¿sabes una cosa? Ni siquiera me invitaron. Yo era el homenajeado y ni siquiera se acordaron de invitarme. Ni siquiera se molestaron en bendecir la mesa.

La fiesta era para mí y cuando llegó el gran día me dejaron fuera, me cerraron la puerta... y yo quería compartir ese momento con ellos.

La verdad no me sorprendí, porque en los últimos años todos me cierran la puerta. Y, como no me invitaron, se me ocurrió entrar sin hacer ruido. Entré y me quedé en el rincón. Estaban todos bebiendo, había algunos ebrios contando chistes, carcajeándose. Lo estaban pasando en grande. Para colmo, llegó un viejo gordo vestido de rojo, de barba blanca y gritando ¡jo-jo-jo-jo! Parecía que había bebido de más. Se dejó caer pesadamente en un sillón y todos los niños corrieron hacia él, diciendo: "¡Santa Claus, Santa Claus!" "¡Papa Noel, Papa Noel!" ¡Como si la fiesta fuese en su honor!

Llegaron las doce de la noche y todos comenzaron a abrazarse; yo extendí mis brazos esperando que alguien me abrazara y... ¿sabes? Nadie me abrazó...

De repente todos empezaron a repartirse los regalos, uno a uno los fueron abriendo, hasta que se abrieron todos, me acerqué para ver si por casualidad había alguno para mí.

¿Qué sentirías si el día de tu cumpleaños se hicieran regalos unos a otros y a ti no te regalaran nada? Comprendí entonces que yo sobraba en esa fiesta, salí sin hacer ruido, cerré la puerta y me retiré.

Cada año que pasa es peor, la gente sólo se acuerda de la cena, de los regalos y de las fiestas, y de mi nadie se acuerda. Quisiera que esta Navidad me permitieras entrar en tu vida, quisiera que reconocieras que hace casi dos mil años vine a este mundo para dar mi vida por ti en la cruz y de esa forma poder salvarte. Hoy sólo quiero que tú creas esto con todo tu corazón.

Voy a contarte algo, he pensado que como muchos no me invitaron a su fiesta, voy a hacer la mía propia, una fiesta grandiosa como la que jamás nadie se imaginó, una fiesta espectacular.

Todavía estoy haciendo los últimos arreglos, por lo que este año estoy enviando varias invitaciones, y en este día hay una invitación para ti.

Sólo quiero que me digas si quieres asistir, te reservaré un lugar, y escribiré tu nombre con letras de oro en mi gran libro de invitados, en esta fiesta solo habrá invitados con previa reserva, y se tendrán que quedar fuera aquellos que no contesten mi invitación.

Prepárate porque cuando todo este listo, daré la gran fiesta. Hasta pronto. Te espero, en Navidad, en la Eucaristía, en el pesebre, en la oración y en el bien que hagas en favor de los demás.

Jesús de Nazareth Posted by Picasa

La M manda

domingo, 26 de noviembre de 2006 · 0 comentarios

cambiaelmundo podcast


¡Atrévete!


La M manda






Para pensar un poco en las crueles contradicciones que se dan en nuestro mundo globalizado.

Cae un mito

· 0 comentarios

EL ABORTO ILEGAL NO INCREMENTA EL NÚMERO DE MUERTES MATERNAS.
Steven Ertlett, Editor de LifeNews.com. 20 de febrero, 2006

New York, NY (LifeNews.com) - Los defensores del aborto usaron el argumento de que el aborto ilegal aumentaba el número de muertes maternas, para legalizar el aborto en EEUU y lo siguen usando para echar abajo las leyes provida en otras naciones. Sin embargo, un nuevo informe de la propia ONU indica que no es cierto.

Según las nuevas cifras de la División de Población de la ONU..., las naciones con leyes que legalizan el aborto no han visto un correspondiente descenso en la proporción de muertes maternas. Estas naciones no experimentan tasas menores de mortalidad materna comparadas con las naciones que han hecho ilegal al aborto. La información se encuentra en el Informe Mundial de Mortalidad 2005, que la División de Población publicó el mes pasado. La ONU dice que es el primero de su tipo y que registra la mortalidad materna e infantil para cada nación.

Según el Catholic Family and Human Rights Institute o C-FAM ("Instituto Católico para la Familia y los Derechos", traducción libre), un grupo provida que cabildea en la ONU, el informe revela que en Rusia, donde el aborto ha sido considerado desde hace mucho tiempo como un medio de control de la natalidad, existe una tasa de mortalidad materna de 67 muertes por cada 100.000 nacimientos. En EEUU, la tasa es de 17 muertes por cada 100.000 nacimientos, país que también tienen leyes muy permisivas respecto del aborto.

Por otro lado, C-FAM informa, en su boletín electrónico Friday Fax, que Irlanda y Polonia tienen tasas menores de mortalidad materna. Ambos países han sido objeto de fuertes protestas por parte de los defensores del aborto, quienes incluso mandaron un barco donde se practicaban abortos a Polonia, para promoverlos en esa nación. Irlanda tiene una tasa menor de mortalidad materna en comparación con Polonia, EEUU y Rusia, con sólo 5 muertes por cada 100.000 nacimientos. Polonia también tiene una tasa baja con 13 muertes por cada 100.000 nacimientos.

Las leyes abortistas tampoco disminuyen la mortalidad infantil, aún cuando el número de abortos sea restado del número de muertes de recién nacidos. Irlanda tiene la menor tasa de 6 muertes por cada 1.000 nacimientos vivos, Polonia y EEUU tienen 7 muertes por cada 1.000 bebés nacidos vivos, y la abortista Rusia tiene la tasa más alta de 12 muertes por cada 1.000 bebés nacidos.

Los defensores del aborto en EEUU exageraron el número de mujeres que morían por abortos antes de que éste fuera legalizado en 1973. El Dr. Bernard Nathanson, el fundador de la abortista organización NARAL, de EEUU, confesó, cuando se convirtió en provida, que su grupo infló drásticamente el número de muertes por aborto, para captar la atención de los medios de comunicación.

Mientras tanto, otros informes han mostrado que el avance de la tecnología médica, incluyendo la invención de la penicilina, es lo que ha llevado a la disminución en el número de muertes maternas por abortos ilegales y no el legalizar el aborto.

Este artículo fue traducido por Vida Humana Internacional del original titulado "United Nations Report: Making Abortion Illegal Doesn't Increase Women's Deaths", que fue publicado el 20 de febrero del 2006 en el servicio de noticias provida LifeNews.com. Encontrará el "World Mortality Report" del 2005, emitido por el United Nations Population Division (sección de la ONU sobre la población) aquí.
Posted by Picasa

El regreso de Frankestein

martes, 21 de noviembre de 2006 · 4 comentarios

Publicado en El Tiempo de Lima por Jaime Millás Mur, Director del Colegio Turicará

Tres noticias recientes llaman la atención, pues reflejan una pérdida total de sentido ético. Casi al mismo tiempo se han producido los siguientes hechos: En Londres un grupo de médicos decide que hay que eliminar a los bebés discapacitados; en New York se descubre una red de traficantes de órganos humanos y, también en Inglaterra, tres equipos de científicos británicos se propusieron conseguir un embrión mitad humano, mitad conejo o vaca...

Una asociación de médicos ingleses ha pedido a los demás galenos del país que practiquen la eutanasia a los recién nacidos con algún severo daño cerebral o físico. Según informa el sitio pro-vida LifeNews.com, el Royal College of Obstetricians and Gynecology sugiere, dentro de una lista de recomendaciones al Consejo de Bioética de Nuffield, que el asesinato de estos bebés es mejor que realizar extensas cirugías o tratamientos.

Sorprendentemente, la organización médica manifestó que promover la eutanasia reduciría los abortos tardíos ya que los padres podrían decidir si matan al bebé después del nacimiento si consideran que no podría tener una vida saludable.

Este tipo de acciones ya se viene realizando en Holanda desde hace más de un año. Es el triunfo de la mentalidad utilitarista en desmedro de la solidaridad. Sin embargo, las familias que tienen entre sus miembros una persona con discapacidad comprueban que el esfuerzo que comporta sacarla adelante es compensado con creces por el cariño que es capaz de recibir y entregar.

Por otro lado, acaba de comenzar en Nueva York el juicio contra una red que se dedicaba a traficar con partes del cuerpo de los cadáveres de los depósitos de la ciudad. Desde riñones, huesos o tendones, hasta la piel o los dientes. Para rellenar los cuerpos destripados se utilizaban tuberías. Se calcula que desde 2001 han recaudado al menos cinco millones de dólares. El relato de los implicados se mueve entre lo repugnante y el humor negro, pero desde luego no parece merecer el aplauso de la opinión pública. Si la generosa donación de órganos otorgada libremente en beneficio de la vida de otra persona pude ser un acto muy virtuoso, este tipo de acciones constituye un desprecio y un abuso de los derechos inherentes a la dignidad del ser humano.

La tercera noticia nos habla de los nuevos Frankenstein de la ciencia, como dijo en su día Oriana Fallaci de quienes experimentan con embriones humanos. Ellos pretenden ahora crear un híbrido, mitad humano, mitad conejo o vaca. Tres equipos de científicos británicos desataron en estos días la polémica en el Reino Unido con su propuesta de conseguir un embrión humano-bovino, un intento más que cuestionable desde el punto de vista ético.

Un grupo de investigadores de la Universidad de Newcastle pidieron permiso para extraer el núcleo de un óvulo bovino y sustituirlo por otro de una célula cutánea de un humano. El resultado sólo tendría un 0,1 por ciento de material genético procedente del animal y, en teoría, permitiría que los expertos extraigan células madre con las que probar la eficacia de distintos tratamientos sin recurrir a óvulos humanos.

"Es un paso que provocará una repugnancia instintiva a mucha gente" se apresuró a declarar Josephine Quintavalle, del grupo también británico Reproductive Ethics. "El horror de los ciudadanos es muy válido y no contribuye a la reputación del Reino Unido", añadió esta experta. Aunque el equipo de la Universidad de Newcastle es el primero en solicitar un permiso para crear estos embriones mixtos en Reino Unido, colegas suyos del londinense King's College y de la Universidad de Edimburgo tienen proyectos similares, en su caso con células de conejo.

Si se salen con la suya, los científicos permitirían que el embrión se desarrolle hasta que tenga seis días, cuando seguiría siendo casi microscópico. Entonces intentarían extraer las células troncales y, una semana después, antes de que cumpla 14 días, lo destruirían.

A largo plazo, el dudoso objetivo es crear tejidos artificiales con el material genético de un enfermo, que podría someterse a un trasplante sin sufrir rechazo, además de examinar tratamientos para dolencias como el Alzheimer o el Parkinson, argumentan los defensores de esta iniciativa. En realidad esto no es más que una falacia. Como ya se sabe, implantar este tipo de células indiferenciadas provoca cáncer por su totipotencialidad y características especiales. No hay, hasta el momento, ningún protocolo de investigación para curar alguna patología con este tipo de células.

En cambio las llamadas "células madre adultas" ya se están utilizando con éxito en la curación de diversas enfermedades y no plantean ningún dilema ético. Por tanto, no tiene sentido seguir con las investigaciones en células madre embrionarias y hacer creer que estamos próximos a curar alguna enfermedad por este sistema, además de que es contrario a la ética pues elimina embriones humanos. En este caso hay un serio agravante: la confusión de material genético animal y humano.
Posted by Picasa

África no se rinde

domingo, 19 de noviembre de 2006 · 0 comentarios

cambiaelmundo podcast

¡Atrévete!

Harambee




¡Disfrútalo! -- Alberto Tarifa

De civilizaciones y velos

jueves, 16 de noviembre de 2006 · 0 comentarios

La reciente reunión de los grandes abanderados de la sedicente "Alianza de Civilizaciones" deja mucho para reflexionar y debatir. Algunos ya denuncian la futilidad de estos esfuerzos, tachándolos de utópicos, como hace mi admirado Ignacio Sánchez Cámara en un artículo publicado ayer en La Gaceta de los Negocios, con el expresivo título de Ni alianza, ni de civilizaciones.

Otros, como Ángel López-Sidro López, en La intolerancia se quita el velo del pasado día 8 buscan las verdaderas raíces del problema y adelantan los graves riesgos para la libertad que supone la tan mal entendida tolerancia.

Dos artículos breves y enjundiosos para armarse ante este fundamental debate. Posted by Picasa

Mucho más que unas legislativas

· 0 comentarios

En las recientes elecciones celebradas en Estados Unidos se ha votado mucho más que unos cuantos senadores, congresistas y gobernadores, y los temas sobre los que los votantes se han manifestado en varios Estados -matrimonio, aborto, investigación con células madre embrionarias-, además de enjundiosos, sugieren un panorama mucho más complejo que la simplista devisión entre Demócratas y Republicanos. Así lo explica ACEPRENSA en un reportaje titulado “Se avecina una lucha por los votantes de valores en EEUU”, del servicio del 15 de noviembre de 20006, que reproduzco a continuación.

El blog Embajador en el Infierno lleva muchos meses y muchos post siguiendo la política sobre el aborto en USA, recomiendo vivamente acudir a su última entrada -por ahora- El aborto en USA (y 22), y seguir desde ahí este apasionante debate.

Se avecina una lucha por los votantes de valores en EEUU
Las elecciones legislativas en EE.UU., que han dado la mayoría a los demócratas en la Cámara de Representantes y en el Senado, han dejado también un reguero de decisiones en referendos sobre el aborto, el matrimonio y la experimentación con embriones. Junto a ello, el escaño logrado por varios demócratas con perfil centrista refleja que los "value voters" ("votantes de valores") se están convirtiendo en pieza clave, aunque cabe preguntarse cuáles son exactamente esos valores...

En siete de los ocho estados que votaban en referendo enmiendas constitucionales para definir el matrimonio como la unión entre un hombre y una mujer, éstas han salido adelante. Se unen así a los otros veinte que ya lo habían hecho antes. Sólo en Arizona ha sido rechazada la proposición por un estrecho margen de 51% contra 49%. La enmienda habría prohibido a las administraciones públicas dar beneficios que pudiesen suponer una equiparación entre el matrimonio y cualquier otra relación afectiva. En general, las enmiendas han salido adelante con un amplio margen, desde la relación 80-20 de Tennessee, hasta la ajustada 52-48 de Dakota del Sur.

En el mismo Dakota del Sur ha sido rechazada la ley que prohibía el aborto en todos los casos excepto en el de peligro para la vida de la madre. El 56% de los votantes dijeron "no" frente al 44% que la apoyaron. Algunos representantes de la causa pro vida ya habían señalado que la ley era demasiado rigurosa para ser aprobada ahora. Sin embargo, el gobernador republicano Mike Rounds, que firmó la ley ahora revocada, mantiene su puesto al vencer con un 62% de los votos. También en materia de aborto, California y Oregón votaban sendas medidas que obligaba a comunicar a los padres de una menor que su hija quiere abortar. Ambas han sido rechazadas por un margen de 54 a 46.

En otra votación de evidentes implicaciones éticas, Missouri ha aprobado por 45.000 votos de entre más de dos millones una enmienda constitucional que garantiza que se podrá llevar a cabo en el estado cualquier investigación con células madre, incluidas aquellas que suponen la destrucción de embriones.

Los moldes ideológicos, en entredicho

Cruzando resultados entre votaciones, los datos ofrecen síntomas de que los arquetipos ideológicos tradicionales pueden estar resquebrajándose. En Arizona, mientras se rechazaba la enmienda destinada a proteger el matrimonio, han sido aprobadas tres medidas aparentemente contrarias a los inmigrantes: dos dirigidas a impedir que los ilegales participen de algunos programas educativos estatales y que reciban indemnizaciones por daños en querellas civiles, y otra que declara el inglés como única lengua oficial. La gobernadora demócrata defensora del aborto, Janet Napolitano, venció con más del 60% de los votos, lo cual supone el apoyo de un buen puñado de votantes que dijeron "sí" a la enmienda contra las uniones del mismo sexo. En Virginia, se calcula que el 30% de los votantes demócratas apoyaron la enmienda para proteger el matrimonio.

Esta ruptura de los moldes que se han asociado durante décadas a cada uno de los dos partidos se vería subrayada por la victoria de algunos demócratas de perfil centrista. El senador demócrata Bob Casey, vencedor en Pensilvania, es un católico que ha reconocido públicamente su oposición al aborto. Jon Tester, un ranchero de trazas militares amante de las armas, ha sido elegido senador por Montana.

El nuevo senador demócrata por Virginia Jim Webb fue secretario de la Marina con Reagan. Heath Suler, joven demócrata elegido por Carolina del Norte para la Cámara por primera vez y ex jugador de fútbol americano, se declara devoto cristiano –de religión baptista– y se opone al aborto. Brad Ellsworth, nuevo congresista demócrata de Indiana, es un católico de origen humilde, que se opone al aborto y a los matrimonios homosexuales. Se multiplican las previsiones sobre el modo de manejar un grupo político tan heterogéneo en algunos aspectos.

Otras cuestiones con implicación ética

Porque, en cualquier caso, la campaña de los demócratas ha estado trufada de críticas a la guerra de Irak, y ha contado con constantes referencias a valores tradicionales del partido demócrata como la extensión de los servicios sanitarios o el debate sobre el salario mínimo –cuyo aumento se ha aprobado por referendo en seis estados–. Los analistas consideran que la actitud del gobierno republicano respecto a Irak ha sido el elemento clave para su derrota. Como escribe Linda Feldmann en "The Christian Science Monitor", "muchos de los republicanos que habían permanecido largo tiempo representando distritos de tendencia demócrata (...) han perdido sus escaños. Ninguno se vio contaminado por problemas éticos, ni su buena imagen ha sido significativamente menor entre sus electores que en las ocasiones previas. Pero tenían una R [de republicano] a continuación del nombre".

Un artículo de Joaquín Navarro-Valls en "La Repubblica" (6-11-2006), titulado "Un 'ethos' asimétrico", señala lo contradictorio que es considerar que algunas cuestiones –como la guerra de Irak– no tienen implicaciones éticas: "No hay más que pensar en el desconcertante hecho de que un republicano tal vez reconozca de buena gana la derrota ética que se deriva de la relativización de la familia o del uso de células madre de embriones para la investigación, pero no estará tan fácilmente dispuesto a reconocer los aspectos éticos implícitos en la decisión de iniciar esa guerra y en las desgarradoras consecuencias que ésta sigue provocando. Es más, para algunos 'teocons', apoyar la guerra es en sí mismo una cuestión ética situada en un nivel muy superior respecto a la defensa del ambiente o a la construcción de escuelas en el Tercer Mundo".

Triunfo de Rousseau

lunes, 13 de noviembre de 2006 · 0 comentarios

Mucho se está hablando en España del problema que tenemos por la ínfima calidad de nuestra educación primaria y secundaria. Sin embargo, seguimos prisioneros del "modelo" socializador y pocos se atreven a cuestionarlo y a plantear otra forma de educar para resolver los problemas, en vez de seguir poniendo parches. Triunfo de Rousseau es un artículo de María Calvo Charro, una de las pocas voces valientes de nuestro panorama patrio, publicado el 11 de noviembre de 2006 en La Gaceta de los Negocios, uno de los pocos medios que se atreven a ir contra corriente. Posted by Picasa

Por la humanidad del embrión

· 0 comentarios

Este es el MANIFIESTO promovido por LUIS FRANCO VERA DE LA REAL, de la ACADEMIA DE CIENCIAS EXACTAS, FÍSICAS Y NATURALES, CATEDRÁTICO DE BIOQUÍMICA Y BIOLOGÍA MOLECULAR de la UNIVERSIDAD DE VALENCIA, entre profesores de universidad y científicos. 14 de agosto de 2006.

Los científicos abajo firmantes, ante el anteproyecto de Ley de Investigación en Biomedicina, MANIFESTAMOS:

1. Que, desde una postura de respeto por el trabajo que llevan a cabo los Diputados, libremente elegidos por el pueblo, así como los miembros del Gobierno, discrepamos de algunos de los contenidos del mencionado texto legal. Dicha discrepancia se basa exclusivamente en criterios científicos y en el respeto a la verdad, y se explicita en los puntos siguientes...

2. El cigoto humano, desde el momento en que se fusionan los pronúcleos materno y paterno tras la fecundación, posee una identidad genética propia, que se mantiene a lo largo del desarrollo prenatal —embrionario y fetal— y postnatal, hasta el momento de la muerte del ser humano.

3. Hay suficiente evidencia para asegurar que el cigoto expresa esa dotación genética propia autónomamente antes de la primera división celular y de que, al menos desde el estado de embrión de cuatro células, al día siguiente a la fecundación, ya se encuentran productos de la expresión génica del embrión.

4. Entre los genes de expresión temprana en el desarrollo embrionario, se encuentran, por ejemplo, los de las conexinas, que contribuyen a la formación de uniones en hendidura. Estas estructuras, que jamás se encuentran en células agrupadas de organismos unicelulares, permiten la comunicación entre las diversas células de un órgano; en el embrión humano se encuentran en estado funcional antes de la implantación y su presencia es necesaria para que ésta se produzca.

5. A los cuatro días después de la fecundación, cuando el embrión, en estado de blastocisto, está llegando al útero, libera gonadotropina coriónica, una hormona que sirve de mensajero químico para preparar el organismo materno para la implantación del embrión y subsiguiente embarazo.

6. A la vista de los datos anteriores, resulta inadmisible desde un punto de vista biológico identificar al embrión como una simple masa de células, ni siquiera en los días anteriores a su implantación. Es preciso admitir que se trata de un organismo individual de la especie Homo sapiens, ciertamente en un estado incipiente de desarrollo, pero no por ello merecedor de un estatuto biológico distinto al del adulto al que, con el tiempo, dará paso si su desarrollo no se interrumpe por causas naturales o artificiales.

7. Todas las consideraciones anteriores son válidas cualquiera que sea el origen del embrión, que puede haber sido formado por un proceso natural de fecundación, por fecundación in vitro o, en el futuro, por transferencia nuclear a óvulos enucleados. Los organismos clónicos que llegaran a producirse en este último proceso serían auténticos embriones humanos, capaces, por tanto, de desarrollarse hasta dar lugar a un organismo adulto si se implantan en un útero aceptor, de modo similar a lo demostrado en la experimentación con mamíferos no primates.

8. La presente declaración sobre la equivalencia de los embriones, con independencia de la vía por la que se hayan formado, no constituye una justificación ética sobre la licitud de los diversos procedimientos artificiales de obtener el embrión, sino que establece que todo embrión, independientemente de la vía de generación, posee el mismo estatuto biológico. Desde un punto de vista estrictamente científico, no tienen sentido, pues, las distinciones semánticas, como la que se introduce al llamar preembrión al embrión obtenido por fecundación in vitro.

9. El estatuto del embrión como organismo de la especie humana le hace acreedor al respeto con que todo ser humano debe tratarse, con independencia de su origen, raza o estado de desarrollo. No obstante, somos conscientes de que tanto aplicar como negar un estatuto de persona al embrión trasciende la capacidad de las ciencias de la naturaleza.

10. Por otro lado, ante las referencias que los mencionados textos legales hacen al uso terapéutico de células madre, deseamos poner de manifiesto la necesidad insoslayable de potenciar la investigación básica y clínica en medicina regenerativa. Al mismo tiempo, hacemos un llamamiento a los científicos y a los medios de comunicación para que eviten la creación de falsas esperanzas en el uso de células madre de origen embrionario, ya que, independientemente de las consideraciones éticas que surjan de las realidades expuestas anteriormente sobre la naturaleza de los embriones humanos, hay que recalcar que esas células no han dado lugar hasta ahora a aplicaciones realmente terapéuticas en seres humanos; es más, la elevada tasa de proliferación de las células embrionarias provoca, en más del 60 % de los animales en que se implantan, la aparición de tumores.

11. Por el contrario, las células madre de origen adulto, ante cuyo empleo no se formulan más precauciones éticas que las que se expresan en los trasplantes de órganos, ha dado lugar ya al tratamiento de más de 70 patologías humanas de diverso tipo y son numerosos los protocolos de experimentación clínica en marcha, con resultados prometedores en muchos casos. Concretamente, en el momento de redactar este manifiesto son 544 los protocolos que utilizan células madre adultas, mientras que no se ha presentado ninguno con células de origen embrionario.

12. Finalmente, somos conscientes de que son numerosos los condicionamientos de todo
tipo —ideológicos, económicos, afán de notoriedad, etc.—, que pueden influir en una toma de postura ante el uso de embriones humanos en la investigación, por lo que hacemos un llamamiento para que la discusión científica se lleve a cabo con ánimo abierto, de modo que, basándose en argumentos científicos, cada uno pueda emitir rectamente un juicio ético sobre los diversos modos de actuar en la investigación biomédica.
 Posted by Picasa

Sobre la "salud reproductiva"

domingo, 12 de noviembre de 2006 · 2 comentarios

Las objeciones fundamentales a la utilización del concepto de salud reproductiva son tres:

1°) La locución "salud reproductiva" implica una manipulación del lenguaje. En efecto: el contenido esencial de dicha locución en la práctica es la entrega gratuita de contraceptivos por parte del Estado. Ahora bien, todos los anticonceptivos tienen contraindicaciones y efectos nocivos. Al usarlos personas sanas, para prevenir algo que no es una enfermedad -el embarazo-, resulta que en lugar de provocar "salud", provocan "enfermedades" en forma masiva. Por otra parte, los contraceptivos son anti-reproducción, pues su efecto es evitarla, ya sea impidiendo la fecundación o mediante abortos tempranos. Estrictamente hablando, si el nombre debe ser un reflejo de la realidad de las cosas, habría que denominarla "enfermedad esterilizante", en lugar de "salud reproductiva". La manipulación semántica es evidente.

2°) Según la definición de salud de la OMS: "un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones y enfermedades" (Documentos básicos de la OMS-OPS, Documento Oficial n° 240, Washington, 1.991, pág. 23), la "salud reproductiva sería "el estado de completo bienestar físico, mental y social, en cuanto a la sexualidad y la reproducción, y no solamente la ausencia de afecciones y enfermedades".

Ahora bien, esto es sí mismo resulta inaceptable, porque implica -necesariamente-, que sería deber del Estado como garante de la salud pública, la entrega gratuita de contraceptivos y el entrenamiento a la población en su uso; dado que los anticonceptivos impiden los "embarazos no deseados" y algunos de ellos previenen ciertas enfermedades de transmisión sexual. Esto es así porque a la salud sexual y reproductiva, se les corresponden automáticamente los derechos sexuales y reproductivos.

Lógicamente, la distribución gratuita de contraceptivos es contraria al bien común, al punto que bien podría catalogársela de "mal común"; ya que la anticoncepción es un mal per se, y si el Estado la facilita a escala nacional, ese mal se transforma en común a toda la sociedad.

Una vez aceptada la manipulación semántica a través del término "salud reproductiva", se ingresa en un sistema conceptual cerrado en sí mismo, puramente ideológico, que no admite escapatoria. La "salud reproductiva" implica -necesariamente-, la puesta a disposición de toda la población, de los medios para la regulación de la fertilidad. Y aquí viene el tercer motivo para rechazar dicha locución.

3°) El día 13 de abril de 1.994, en pleno desarrollo del III Comité Preparatorio para la Conferencia de El Cairo sobre Población y Desarrollo, mientras se discutía la redacción del borrador del documento final, los diplomáticos que trabajaban en ello, solicitaron a la OMS, que defina el alcance del término "fertility regulation" -regulación de la fertilidad-. La cuestión quedó zanjada con el fax enviado por el Dr. Tomris Türmen, Director de la División Salud Familiar de la OMS, dirigido a Andrew J. Joseph, Director de la OMS ante las Naciones Unidas, quien estaba trabajando en ese III Comité. En dicho fax se dejó en claro que la "fertility regulation" incluye "... la planificación familiar, el aborto, elevar la edad mínima para contraer matrimonio y la lactancia". Es decir que, desde 1.994 ya es una posición pública y oficial de la OMS incluir el aborto como uno de los medios para alcanzar la "salud reproductiva", al ser uno de los medios de regulación de la fertilidad aceptados y promovidos por dicha Agencia de la ONU. Esa fue la primera definición pública de la OMS al respecto, reiterada luego en todas las Conferencias de la ONU.

Al margen de esto, con relación a Europa, el 5 de octubre de 2.004, la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa, aprobó la Resolucion n. 1399 (2004) y la Recomendación n. 1675 (2004); tituladas «Estrategia europea para la promoción de la salud y de los derechos sexuales y reproductivos». El artículo 2 de la Resolución dice: "el derecho a la salud sexual y reproductiva implica la facultad de establecer una relación completa, satisfactoria y segura, libre de coerciones y violencias y sin que haya que temer enfermedades de transmisión sexual, incluidos el sida o los embarazos no deseados. A los individuos y las parejas se les debería facilitar la regulación de su fecundidad sin consecuencias negativas y peligrosas».

La referencia al aborto como modo de regular la fecundidad sin consecuencias "negativas y peligrosas" está implícita, lo mismo que para eliminar los "embarazos no deseados", una vez producidos... Las exigencias de la Unión Europea a Malta y Polonia para que despenalicen el aborto, están en el marco de la llamada "salud reproductiva".

Asimismo, el Informe Final de la Comisión de Derechos de la Mujer e Igualdad de Oportunidades del Parlamento Europeo, sobre "salud sexual y reproductiva y los derechos en esta materia", del 6 de junio de 2.002, de junio de 2002, protocolizado como (2001/2128(INI)), en el punto 12. "Recomienda que, para proteger la salud reproductiva y los derechos de las mujeres, se legalice el aborto, con objeto de hacerlo más accesible a todos y eliminar así los riesgos de las prácticas ilegales".

Finalmente, es de destacar que con la aprobación del Informe Sandbaeck, a fines de 2.002, que constituye el reglamento para la "ayuda a las políticas y programas en países en desarrollo", los préstamos de la Unión Europea a los países pobres, una de las áreas prioritarias es el financiamiento de la "salud reproductiva", que incluye el aborto.

Por otra parte, como la OMS está integrada por casi todos los países del mundo, obviamente, no puede tener una posición explícita en favor del aborto, ya que es delito en muchos de los países que la integran. Para eludir ese escollo, utiliza términos ambiguos como: "salud reproductiva", "regulación de la fertilidad", "salud genésica", "planificación familiar", etc., todos los cuales incluyen el aborto.

Jorge Scala, Córdoba (Argentina),Universidad Libre Internacional de las Américas, miembro fundador de CIFER.

Es un niño, no una opción

viernes, 10 de noviembre de 2006 · 0 comentarios

 Posted by Picasa

Campeón hasta la muerte

jueves, 9 de noviembre de 2006 · 0 comentarios

Muere "feliz, luchando contra el cáncer", el campeón olímpico Paco Fernández Ochoa

Contento de "haber cumplido" con Dios, su pueblo, su familia... animó a los enfermos diciendo: "se puede ser feliz con artrosis, con ceguera, con cáncer".

Francisco Fernández Ochoa, Paquito, ha fallecido a los 56 años de edad tras un año de lucha contra el cáncer linfático. Es el único español que fue campeón olímpico de esquí (Sapporo, 1972) y el iniciador de la saga de deportistas de los Fernández Ochoa. Posted by Picasa

Mataderos infantiles

martes, 7 de noviembre de 2006 · 0 comentarios

JUAN MANUEL DE PRADA
ABC, 6 de noviembre de 2006

UN programa emitido recientemente por la televisión pública danesa demuestra que en un matadero infantil barcelonés se están perpetrando abortos a mansalva. El abortero que regenta este pingüe negocio declaraba sin empacho a la periodista danesa utilizada como cebo en el reportaje, encinta de siete meses: «Lo primero que haremos será provocar un ataque al corazón del feto, que así nacerá muerto. No hay problema». Dos años atrás, ya el dominical británico «The Sunday Telegraph» publicaba un reportaje donde se denunciaba que en el citado matadero se estaban perpetrando abortos a granel, so pretexto de «evitar un grave peligro para la vida o la salud física o psíquica de la embarazada». Tanto el programa danés como el reportaje del semanario británico demostraban que las clientes del matadero no están expuestas a ningún grave peligro; son, simplemente, mujeres que abortan por irreflexión, por pura inhumanidad, algunas veces incitadas por motivos irracionales, por una enajenación de la voluntad que los aborteros barceloneses incitan y estimulan. Como María, una valenciana de cuarenta años que en el año 2000 acudió a este matadero, solicitando que le fuese practicado un aborto, porque el hijo que esperaba era varón, y ella deseaba tener una niña. No importó que tanto ella como el niño gestante estuviesen completamente sanos; en lugar de disuadirla de tan aberrante capricho, el abortero consumó el crimen, aprovechándose de la ofuscación de María, quien tras despertar de la anestesia cobró conciencia de la bestialidad que acababa de perpetrarse.Por supuesto, tan aberrantes crímenes poseen siempre un móvil crematístico. A la postre, se está demostrando que el aborto, amén de un repugnante delito contra la vida de los más indefensos (a quienes el Derecho debería ofrecer una protección reforzada), es también un muy lucrativo negocio en el que se arriesga la salud de las mujeres del modo más inescrupuloso. La plataforma ciudadana HazteOir.org acaba de presentar una denuncia ante la Fiscalía general del Estado, denunciando las prácticas del citado matadero, pero ya podemos imaginarnos que su destino será el sobreseimiento; y el matadero seguirá lucrándose sin impedimento, incluso es posible que se organicen manifestaciones de apoyo a los aborteros, como se han organizado para apoyar a quienes tan caritativamente mandaban al otro barrio a los enfermos del hospital de Leganés. España seguirá siendo la «reserva abortista de Europa», según feroz y sarcástica acuñación de Ignacio Ruiz Quintano.
Pero si la comisión a mansalva de abortos es un crimen abyecto, mucho más abyecta aún resulta la anuencia sorda de una sociedad capaz de convivir con ese oprobio. Llegará el día en que las generaciones venideras, al asomarse a las fosas comunes del aborto, se estremezcan de horror, como hoy nos estremecemos de horror ante las matanzas de los campos de exterminio. Sólo que las cifras del aborto serán, para entonces, mucho más abultadas y estremecedoras. Aquellas hecatombes del pasado fueron, además, perpetradas a espaldas de la sociedad; la hecatombe del aborto se perpetra con la complicidad tácita de la sociedad, que prefiere volver el rostro a otro lado cuando se trata de defender la vida más inerme, que incluso acepta el aborto como un remedio benéfico. Denunciar esta barbarie, genocida en el más puro sentido de la palabra, se ha convertido en motivo de proscripción y desprecio; lo progresista es acatar la barbarie, bendecirla o al menos transigir cínicamente con ella, como si la barbarie fuese algo que no nos atañe, como si el aire que respiramos no estuviese infectado con sus efluvios malignos. Pero aquí los únicos efluvios que los progresistas persiguen son los del tabaco. Algún día nuestros hijos escupirán sobre nuestras tumbas, asqueados del tamaño de nuestra abyección. Mientras tanto, en los mataderos infantiles se sigue trabajando a destajo. Posted by Picasa

Seguidores

Twitter

Ver el perfil de Alberto Tarifa Valentín-Gamazo en LinkedIn XING

Seguidores en Google+

Mi podcast

Galería de grafitos

Presentaciones

Etiquetas