Ir al contenido principal

La imposición del laicismo


España: ¿Un estado laico? La libertad religiosa en perspectiva constitucional
Autor: Andrés Ollero Tassara
Editorial: Thomson Civitas. 200 pags.
Valoración: muy recomendable

El autor, catedrático de Filosofía del Derecho de la Universidad Juan Carlos I, aborda una cuestión de enorme actualidad política y mediática, a partir del análisis de la Constitución Española interpretada por el órgano que tiene confiada esa tarea: el Tribunal Constitucional.
El Prof. Ollero establece un diálogo de gran agudeza con los autores que consideran que la Constitución establece una separación absoluta entre los poderes públicos y la religión en sus distintas manifestaciones, asegurando que así lo establece el art 16 de la Constitución Española.
Pero lo cierto es que nuestra Constitución establece en su art. 16.3 que: “Ninguna confesión tendrá carácter estatal” y, a renglón seguido, un sistema de cooperación del Estado con las confesiones religiosas: “Los poderes públicos tendrán en cuenta las creencias religiosas de la sociedad española y mantendrán las consiguientes relaciones de cooperación con la Iglesia Católica y las demás confesiones”.
El autor analiza en qué medida esta cooperación puede resultar compatible con un trato igualitario con las distintas confesiones y los ciudadanos que se adhieren a una u otra fe, o incluso con los no creyentes. Acude a la distinción ya clásica entre igualdad de propósitos o intenciones e igualdad de resultados. Y denuncia el intento de imponer un “laicismo de Estado” contrario a la Constitución, bajo el pretexto del temor a una “confesionalidad sociológica”.
En este contexto, en las sociedades occidentales multiculturales y, en menor medida, también en la nuestra, se han suscitado cuestiones concretas, que el autor aborda desde la libertad religiosa, como derecho protegido por nuestra Constitución (art 16.1): “Se garantiza la libertad ideológica, religiosa, y de culto de los individuos y las comunidades sin más limitación, en sus manifestaciones, que la necesaria para el mantenimiento del orden público protegido por la ley”.
Así, aborda con lucidez el estudio de las Sentencias del Tribunal Constitucional sobre la laicidad y religión en el ámbito laboral, el derecho a la asistencia religiosa en las fuerzas armadas, la asignación tributaria como fórmula destinada a satisfacer las necesidades económicas de la Iglesia, los efectos civiles de los ritos religiosos matrimoniales, la enseñanza de la religión en la escuela pública, el derecho a la vida, el derecho de reunión, el ideario de los centros de enseñanza, la objeción y libertad de conciencia, etc.
En resumen, un libro de gran actualidad para un debate sereno y con argumentos sobre el engarce de la neutralidad y aconfesionalidad del Estado con el ejercicio de la libertad religiosa de las personas y la cooperación entre el Estado y la Iglesia. José Ignacio Peláez

Comentarios

Populares

La toma de Quaragosh

El pasado jueves 8 de enero por la tarde me llegó por whatsapp un mensaje urgente pidiendo oraciones porque los islamistas del ISIS acababan de tomar la ciudad de Quaragosh, la que cuenta -o contaba- con más cristianos en Iraq. Según el mensaje, cientos de hombres, mujeres y niños estaban siendo decapitados en ese momento. Dicho así, me produjo tal congoja que empecé a pasarlo, hasta que decidí comprobar, acuciado por cierta sospecha.

Procuro estar informado, y la toma de Quaragosh ese día no me cuadraba nada. Acudí a Twitter en busca de una fuente profesional sin encontrarla, y me fui dando cuenta de que la cadena de oración se iba remontando poco a poco en el tiempo, a días, semanas, meses atrás. Uno de los tuits (del 5 de enero) reconocía: "La noticia que colgué ayer de la ocupación de quaragosh en Irak, se produjo en agosto". En efecto, el primer tuit alusivo anuncia el ataque a la ciudad en junio, y el siguiente, que informa de la toma y la masacre, es del 8 de agosto.

¿Cómo ser un blogger top?

He sacado un poco de tiempo para leer varios artículos que tenía reservados para leer más tarde sobre cómo llevar mi blog al éxito: escribir cada semana, conocer a mis lectores, identificar influencers, usar etiquetas, crear eventos, tener un calendario,  establecer palabras clave...

¡Buff! La mayoría de los consejos son de sentido común; los otros son profesionales. Es decir, están muy bien.

¿Por qué no los sigo -o no se si los sigo-?

Por dos motivos.

Uno: por pereza. Pereza para aplicar tantos consejos, métodos, herramientas...

Dos: porque la mayoría de estos artículos están orientados al marketing, a vender, a crear, posicionar y fortalecer una marca -debo de haber elegido mal mis influencers-. Resumiendo, vienen a decir "escribe lo que tu público -actual o potencial- quiere leer".

Y claro, yo, en mi blog, quiero escribir lo que yo quiero escribir, lo que tengo que decir, lo que pienso o me parece interesante de lo que otros piensan y escriben.

Pero, ¿interesa a otros? N…

Elecciones bis

No trato sobre política -en el sentido reductivo de la expresión- en este blog; lo que no significa que no me apasione. Pero llevo días queriendo compartir una reflexión sobre las situaciones que nos han abocado a repetir las elecciones.

En primer lugar, el marco general del sistema de partidos, la partitocracia, que los convierte en el único factor de poder y, consecuentemente, en órganos de poder o de intereses solo alcanzables a través del ejercicio del poder. El resultado es que si uno gana, los demás pierden: por eso es tan difícil que se llegue a acuerdos. Pensemos, por ejemplo, en la liga de fútbol: si un equipo gana, otro pierde, y si empatan, ambos pierden (solo muy raramente ambos ganan). En una sociedad tan "líquida" como la nuestra, los partidos, además de omnipresentes, son de una dureza granítica.

Como el Partido Popular (PP) ganó las pasadas elecciones, todos los demás perdieron; por eso no quieren que gobierne. Además, el PP ha dado una justificación moral a e…