Ir al contenido principal

La imposición del laicismo


España: ¿Un estado laico? La libertad religiosa en perspectiva constitucional
Autor: Andrés Ollero Tassara
Editorial: Thomson Civitas. 200 pags.
Valoración: muy recomendable

El autor, catedrático de Filosofía del Derecho de la Universidad Juan Carlos I, aborda una cuestión de enorme actualidad política y mediática, a partir del análisis de la Constitución Española interpretada por el órgano que tiene confiada esa tarea: el Tribunal Constitucional.
El Prof. Ollero establece un diálogo de gran agudeza con los autores que consideran que la Constitución establece una separación absoluta entre los poderes públicos y la religión en sus distintas manifestaciones, asegurando que así lo establece el art 16 de la Constitución Española.
Pero lo cierto es que nuestra Constitución establece en su art. 16.3 que: “Ninguna confesión tendrá carácter estatal” y, a renglón seguido, un sistema de cooperación del Estado con las confesiones religiosas: “Los poderes públicos tendrán en cuenta las creencias religiosas de la sociedad española y mantendrán las consiguientes relaciones de cooperación con la Iglesia Católica y las demás confesiones”.
El autor analiza en qué medida esta cooperación puede resultar compatible con un trato igualitario con las distintas confesiones y los ciudadanos que se adhieren a una u otra fe, o incluso con los no creyentes. Acude a la distinción ya clásica entre igualdad de propósitos o intenciones e igualdad de resultados. Y denuncia el intento de imponer un “laicismo de Estado” contrario a la Constitución, bajo el pretexto del temor a una “confesionalidad sociológica”.
En este contexto, en las sociedades occidentales multiculturales y, en menor medida, también en la nuestra, se han suscitado cuestiones concretas, que el autor aborda desde la libertad religiosa, como derecho protegido por nuestra Constitución (art 16.1): “Se garantiza la libertad ideológica, religiosa, y de culto de los individuos y las comunidades sin más limitación, en sus manifestaciones, que la necesaria para el mantenimiento del orden público protegido por la ley”.
Así, aborda con lucidez el estudio de las Sentencias del Tribunal Constitucional sobre la laicidad y religión en el ámbito laboral, el derecho a la asistencia religiosa en las fuerzas armadas, la asignación tributaria como fórmula destinada a satisfacer las necesidades económicas de la Iglesia, los efectos civiles de los ritos religiosos matrimoniales, la enseñanza de la religión en la escuela pública, el derecho a la vida, el derecho de reunión, el ideario de los centros de enseñanza, la objeción y libertad de conciencia, etc.
En resumen, un libro de gran actualidad para un debate sereno y con argumentos sobre el engarce de la neutralidad y aconfesionalidad del Estado con el ejercicio de la libertad religiosa de las personas y la cooperación entre el Estado y la Iglesia. José Ignacio Peláez

Comentarios

Populares

La toma de Quaragosh

El pasado jueves 8 de enero por la tarde me llegó por whatsapp un mensaje urgente pidiendo oraciones porque los islamistas del ISIS acababan de tomar la ciudad de Quaragosh, la que cuenta -o contaba- con más cristianos en Iraq. Según el mensaje, cientos de hombres, mujeres y niños estaban siendo decapitados en ese momento. Dicho así, me produjo tal congoja que empecé a pasarlo, hasta que decidí comprobar, acuciado por cierta sospecha.

Procuro estar informado, y la toma de Quaragosh ese día no me cuadraba nada. Acudí a Twitter en busca de una fuente profesional sin encontrarla, y me fui dando cuenta de que la cadena de oración se iba remontando poco a poco en el tiempo, a días, semanas, meses atrás. Uno de los tuits (del 5 de enero) reconocía: "La noticia que colgué ayer de la ocupación de quaragosh en Irak, se produjo en agosto". En efecto, el primer tuit alusivo anuncia el ataque a la ciudad en junio, y el siguiente, que informa de la toma y la masacre, es del 8 de agosto.

A propósito de Tabarnia

La broma no lo es tanto. Para empezar es el espejo en el que los argumentos independentistas se ven reflejados con toda su grotesca facha. Ni siquiera hace falta que el espejo sea cóncavo o convexo, como los que había en el parque de atracciones del Tibidabo. Es la administración del ponzoñoso brebaje nacionalista a sus mismos elaboradores.

Con humor.

Por esto tiene tanto éxito.

Como barcelonés, y, por tanto, presunto tabarnés, me considero implicado. Al principio no quise dar vuelo al invento: bastante lío tenemos con el nacionalismo independentista catalán como para regresar al cantonalismo del siglo XIX. Después, ha ido haciéndome gracia la broma, por su sencilla genialidad y eficacia para poner en evidencia el separatismo, hasta el punto de que barajo la posibilidad de ofrecerme como cónsul de Tabarnia en Granada.

Pero ahora veo que, como dijo un amigo, Tabarnia no es nada inocente. Está bien para defender la unidad de España; pero ¡ojo!

Me han abierto los ojos dos artículos de …

José Antonio Senovilla. Vicario del Opus Dei en Rusia (y Ucrania)

Conocí a José Antonio Senovilla cuando era el prototipo de lo que hoy se llama un emprendedor. Tenía proyectos para sí y para cualquiera que se le acercara. Muchas personas con espíritu emprendedor se le acercaban en busca de asesoramiento y encontraban, normalmente, aliento para ir más allá de lo que nunca soñaron. Luego trabajamos juntos unos cuantos años y comprobé en carnes propias su empuje y magnanimidad.

Solo una persona de su magnanimidad y empuje podía ordenarse sacerdote entrado ya en años y marcharse a comenzar la labor estable del Opus Dei en Rusia. Así, sin saber ruso y, casi, sin saber ser cura. José Antonio merecía una entrevista, y así lo entendió el Diario Jaén, que le abrió una página entera en su Dominical del pasado domingo. Esto es lo que escribió:



"En Jaén, la ciudad en la que nací y a la que vuelvo siempre que puedo, como ahora, aprendí de Rusia lo que habitualmente un niño alumno de los Maristas puede saber sobre el país más grande del mundo: Rusia ocupa má…