Ir al contenido principal

El Papa de la esperanza

EVARISTO AGUADO RAIGÓN/SECRETARIO GENERAL DE EMASAGRA
IDEAL Granada, 12 de abril de 2005
LA virtud más propia del hombre para vivir en libertad es la esperanza. San Agustín lo expresó bien cuando hablaba del caminante: si pierde la esperanza de llegar a término, se detiene. ¿Para qué seguir si todo esfuerzo carece de sentido?
Juan Pablo II ha llenado de esperanza al mundo y, sobre todo, a Occidente. Definía nuestra cultura como la «cultura de la muerte». Nos falta ilusión, ganas de vivir, nos refugiamos en el placer inmediato, el consumismo, el confort y la diversión. Tenemos miedo a quedamos a solas con nosotros mismos y necesitamos ir a todas partes con los auriculares puestos, oyendo música, con la radio encendida o viendo la televisión aunque nos aburra. Incluso entre muchos católicos se ha olvidado el sentido del recogimiento interior, de la oración «encerrado en tu aposento», a solas con Dios.

El Papa rezaba continuamente. Llevaba siempre el Rosario en la mano, también cuando estaba con las multitudes. No sabía estar distraído, disperso, desparramado; estaba siempre con Dios y con los hombres. Rezaba por todos. Llevaba sobre sí el peso de la humanidad entera. Quizás no éramos muy conscientes entonces, pero los frutos de tanta oración han sido abundantes: muchos hemos recuperado la esperanza, sabemos que vale la pena vivir y sufrir, porque nos ha enseñado el valor del sacrificio y del dolor.
En la 'Fides et ratio' (n. 71) escribió: «los cristianos aportan a cada cultura la verdad inmutable de Dios, revelada por Él en la historia y en la cultura de un pueblo De esto deriva que una cultura nunca puede ser criterio de juicio y menos aún criterio último de verdad en relación con la revelación de Dios». Estas palabras nos vienen muy bien a nosotros, que creemos ingenuamente que poseemos el monopolio de la verdad y del bien, de la defensa de los Derechos Humanos, y juzgamos a los demás, también a la Iglesia, con criterios temporales, relativos y superficiales. Juan Pablo II nos ha mostrado que, si Occidente pierde sus raíces cristianas, los valores que han fundamentado su cultura se vuelven contra el hombre y se convierten en un peligro contra la vida y la convivencia.

Es duro tener que reconocer estas verdades y, sin embargo, basta ser mínimamente objetivos para aceptar el diagnóstico. «Se ha de tener presente que uno de los elementos más importantes de nuestra condición actual es la 'crisis del sentido'» (n. 81). La ciencia avanza continuamente, los medios de comunicación nos informan de todo en cuanto sucede, la educación llega a todos; creemos que lo sabemos todo, pero desconocemos el sentido de tantos conocimientos y tanta información. Por eso vivimos al día, tomando decisiones sin criterio, movidos por impresiones, sentimientos o slogans; vamos muy deprisa, pero no sabemos a dónde. Quizás porque la velocidad es la única fuente de placer que hemos inventado.
Juan Pablo II, sin embargo, insiste: «lo más urgente hoy es llevar a los hombres a descubrir su capacidad de conocer la verdad y su anhelo de un sentido último y definitivo de la existencia» (n. 102). Estamos tan atiborrados de bienes materiales que hasta el anhelo más profundo del hombre hemos reducido al silencio. Sus enseñanzas y el ejemplo de su vida santa han movido al mundo, han reducido a escombros el telón de acero y el muro de Berlín. Pero todavía debe caer otra muralla: la de la suficiencia revestida de superficialidad, la que Occidente ha levantado, un muro de papel y de ondas, un muro mediático y virtual que nos impide conocer la verdad y llenar de sentido, de esperanza, nuestra vida.

Comentarios

Populares

La toma de Quaragosh

El pasado jueves 8 de enero por la tarde me llegó por whatsapp un mensaje urgente pidiendo oraciones porque los islamistas del ISIS acababan de tomar la ciudad de Quaragosh, la que cuenta -o contaba- con más cristianos en Iraq. Según el mensaje, cientos de hombres, mujeres y niños estaban siendo decapitados en ese momento. Dicho así, me produjo tal congoja que empecé a pasarlo, hasta que decidí comprobar, acuciado por cierta sospecha.

Procuro estar informado, y la toma de Quaragosh ese día no me cuadraba nada. Acudí a Twitter en busca de una fuente profesional sin encontrarla, y me fui dando cuenta de que la cadena de oración se iba remontando poco a poco en el tiempo, a días, semanas, meses atrás. Uno de los tuits (del 5 de enero) reconocía: "La noticia que colgué ayer de la ocupación de quaragosh en Irak, se produjo en agosto". En efecto, el primer tuit alusivo anuncia el ataque a la ciudad en junio, y el siguiente, que informa de la toma y la masacre, es del 8 de agosto.

¿Cómo ser un blogger top?

He sacado un poco de tiempo para leer varios artículos que tenía reservados para leer más tarde sobre cómo llevar mi blog al éxito: escribir cada semana, conocer a mis lectores, identificar influencers, usar etiquetas, crear eventos, tener un calendario,  establecer palabras clave...

¡Buff! La mayoría de los consejos son de sentido común; los otros son profesionales. Es decir, están muy bien.

¿Por qué no los sigo -o no se si los sigo-?

Por dos motivos.

Uno: por pereza. Pereza para aplicar tantos consejos, métodos, herramientas...

Dos: porque la mayoría de estos artículos están orientados al marketing, a vender, a crear, posicionar y fortalecer una marca -debo de haber elegido mal mis influencers-. Resumiendo, vienen a decir "escribe lo que tu público -actual o potencial- quiere leer".

Y claro, yo, en mi blog, quiero escribir lo que yo quiero escribir, lo que tengo que decir, lo que pienso o me parece interesante de lo que otros piensan y escriben.

Pero, ¿interesa a otros? N…

Elecciones bis

No trato sobre política -en el sentido reductivo de la expresión- en este blog; lo que no significa que no me apasione. Pero llevo días queriendo compartir una reflexión sobre las situaciones que nos han abocado a repetir las elecciones.

En primer lugar, el marco general del sistema de partidos, la partitocracia, que los convierte en el único factor de poder y, consecuentemente, en órganos de poder o de intereses solo alcanzables a través del ejercicio del poder. El resultado es que si uno gana, los demás pierden: por eso es tan difícil que se llegue a acuerdos. Pensemos, por ejemplo, en la liga de fútbol: si un equipo gana, otro pierde, y si empatan, ambos pierden (solo muy raramente ambos ganan). En una sociedad tan "líquida" como la nuestra, los partidos, además de omnipresentes, son de una dureza granítica.

Como el Partido Popular (PP) ganó las pasadas elecciones, todos los demás perdieron; por eso no quieren que gobierne. Además, el PP ha dado una justificación moral a e…