Ir al contenido principal

¿Qué es eso de cantar villancicos en un país laico?

Carlos Herrera
EL SEMANAL, del 12 al 18 de diciembre de 2004
Empecemos por el principio: no he cantado un solo villancico en toda mi puñetera vida. Por varias razones, pero especialmente por una: canto como para que me den en la frente con una alpargata de canto. No hay nada peor, efectivamente, que una reunión medianamente armónica en la que un grupo voluntarioso entona diversos cánticos y en la que surge, desde la bruma de los silencios, una voz que lo estropea todo. Al ser yo esa voz, prefiero abstenerme. Sólo hay algo peor que cantar mal: cantar regular. El que canta rematadamente mal es hasta gracioso y se convierte en un freaky coreado, pero el que canta regular, acertando una nota sí y cuatro no, es francamente insoportable.
Pero este año, motivado por la visceral reacción vomitiva que me dan los que quieren ser más laicos que el mismo Rodríguez Zapatero, pienso salir a la calle confundido entre el Coro de Campanilleros del Cerro del Águila, que comanda mi compadre Guillén, el incomparable capataz que, ora solo, ora con el mítico Paco Reguera, manda cuadrillas de costaleros como el que manda batallones de ángeles custodios. Es costumbre sevillana –y no sólo sevillana– recorrer las noches de los pueblos o del centro de la ciudad acompañados de un búcaro, dos guitarras y alguna pandereta amenizando los días previos a la Navidad. Así lo hacen los hombres y mujeres de la Tambora de Salteras o del Coro de Huévar en esas veladas en las que los adoquines brillan como si un pincel los hubiera pintado con el rocío temprano de diciembre. Pasean, se paran ante los viejos portones del pueblo y cantan. Esas voces viejas de la tradición son capaces de rescatar alguno de los sabores de la Navidad perdidos en los oscuros desvanes de la memoria. Me gustan, ciertamente. Pero, tal y como están las cosas, ya no sé si debo pedir perdón por ello.
Aun así, ya he tomado la decisión: después de haber escuchado cómo algunos idiotas con balcones a la calle, chaflán y patio interior han eliminado de sus costumbres la interpretación de villancicos para así asumir la ola de laicismo decretado que nos invade, cambiaré absolutamente mis principios y me dispondré a cantar hasta el agotamiento. Si unos cuantos gilipollas quieren cogérsela con aquel papel con el que nuestros mayores liaban el tabaco de petaca, que se la cojan si se la encuentran. En algún colegio bienpensante, algunas familias han reclamado que se elimine el festival de villancicos para ser coherente con la aconfesionalidad de la escuela pública. Manda cojones. Otros han propuesto eliminar los nacimientos que algunos ayuntamientos instalan en lugares emblemáticos para no molestar a ciudadanos de otras confesiones, musulmanes mayormente. Algún consistorio lo ha hecho: Gijón, por ejemplo.
Cuando tanto tonto se pone de acuerdo para sobrepasar el listón de la estulticia que se le supone a la media de los ciudadanos, hay que tomar alguna postura: puede uno reírse de la contumacia con que los necios demuestran que lo son o, directamente, tomar partido por las cosas. Está visto que aquí se trata de querer llegar siempre un paso más allá de las normas y de ser mucho más exquisito que aquellos a los que se pretende complacer. Por ello, la inmensa mayoría de españoles normales a los que no les ha entrado por la sangre el Virus de la Idiotez Soberana debería decir algo. Lo siento por los musulmanes y los partidarios del bautizo civil que vean herida su sensibilidad cuando me escuchen masacrar la música por las calles, pero es que eso de cantar villancicos lleva siendo así en este asomo de país desde antes, incluso, de que naciera Rodríguez Zapatero y se cociera el Advenimiento del Laicismo.
Entiendo perfectamente al que aborrece la Navidad y lo único que desea es exiliarse al Yemen, pero aquellos que ponen cara de intolerancia ante cualquier manifestación civil que nazca tangencialmente del hecho religioso y que, además, pretenden que pidamos perdón por gustarnos lo que nos gusta, lo van a tener mal conmigo: pienso cantarles al oído mi repertorio completo. Yo, que no he cantado nunca.
Vean lo que han logrado.

Comentarios

Populares

La toma de Quaragosh

El pasado jueves 8 de enero por la tarde me llegó por whatsapp un mensaje urgente pidiendo oraciones porque los islamistas del ISIS acababan de tomar la ciudad de Quaragosh, la que cuenta -o contaba- con más cristianos en Iraq. Según el mensaje, cientos de hombres, mujeres y niños estaban siendo decapitados en ese momento. Dicho así, me produjo tal congoja que empecé a pasarlo, hasta que decidí comprobar, acuciado por cierta sospecha.

Procuro estar informado, y la toma de Quaragosh ese día no me cuadraba nada. Acudí a Twitter en busca de una fuente profesional sin encontrarla, y me fui dando cuenta de que la cadena de oración se iba remontando poco a poco en el tiempo, a días, semanas, meses atrás. Uno de los tuits (del 5 de enero) reconocía: "La noticia que colgué ayer de la ocupación de quaragosh en Irak, se produjo en agosto". En efecto, el primer tuit alusivo anuncia el ataque a la ciudad en junio, y el siguiente, que informa de la toma y la masacre, es del 8 de agosto.

A propósito de Tabarnia

La broma no lo es tanto. Para empezar es el espejo en el que los argumentos independentistas se ven reflejados con toda su grotesca facha. Ni siquiera hace falta que el espejo sea cóncavo o convexo, como los que había en el parque de atracciones del Tibidabo. Es la administración del ponzoñoso brebaje nacionalista a sus mismos elaboradores.

Con humor.

Por esto tiene tanto éxito.

Como barcelonés, y, por tanto, presunto tabarnés, me considero implicado. Al principio no quise dar vuelo al invento: bastante lío tenemos con el nacionalismo independentista catalán como para regresar al cantonalismo del siglo XIX. Después, ha ido haciéndome gracia la broma, por su sencilla genialidad y eficacia para poner en evidencia el separatismo, hasta el punto de que barajo la posibilidad de ofrecerme como cónsul de Tabarnia en Granada.

Pero ahora veo que, como dijo un amigo, Tabarnia no es nada inocente. Está bien para defender la unidad de España; pero ¡ojo!

Me han abierto los ojos dos artículos de …

José Antonio Senovilla. Vicario del Opus Dei en Rusia (y Ucrania)

Conocí a José Antonio Senovilla cuando era el prototipo de lo que hoy se llama un emprendedor. Tenía proyectos para sí y para cualquiera que se le acercara. Muchas personas con espíritu emprendedor se le acercaban en busca de asesoramiento y encontraban, normalmente, aliento para ir más allá de lo que nunca soñaron. Luego trabajamos juntos unos cuantos años y comprobé en carnes propias su empuje y magnanimidad.

Solo una persona de su magnanimidad y empuje podía ordenarse sacerdote entrado ya en años y marcharse a comenzar la labor estable del Opus Dei en Rusia. Así, sin saber ruso y, casi, sin saber ser cura. José Antonio merecía una entrevista, y así lo entendió el Diario Jaén, que le abrió una página entera en su Dominical del pasado domingo. Esto es lo que escribió:



"En Jaén, la ciudad en la que nací y a la que vuelvo siempre que puedo, como ahora, aprendí de Rusia lo que habitualmente un niño alumno de los Maristas puede saber sobre el país más grande del mundo: Rusia ocupa má…