Ir al contenido principal

FIESTA DE LAS FRASES HECHAS

Por Juan Manuel DE PRADA
ANDO en estos días pergeñando una humilde antología que titularé El síndrome de Pierre Menard, en la que me dispongo a congregar a un puñado de escritores foráneos que, de un modo más o menos explícito, se han atrevido a contrariar aquel designio de Cervantes que conminaba a las generaciones venideras a abstenerse de exhumar los restos de su Ingenioso Hidalgo. El elenco de infractores del mandato cervantino reúne algunos de los más conspicuos nombres de la literatura contemporánea: Borges, Chesterton, Mann, Papini, Auster, Greene, Dos Passos; también algunos nombres ignotos cuyo rescate me está deparando momentos de inabarcable placer. Entre estos últimos se cuenta Leonardo Castellani (1899-1981), un polígrafo argentino, jesuita trabucaire que acabaría siendo expulsado de la Compañía por sus ideas incendiarias, lúcidas hasta la imprudencia y también a veces un poco energúmenas. En el volumen de relatos El gobierno de Sancho Panza, Castellani fustiga con sana ferocidad los vicios políticos de nuestra época. En el cuento titulado «El Fabril de Frases Hechas», Sancho Panza recibe la visita en Barataria de «un señor desvaído que traía colgado al cuello una especie de organillo titirimundi o máquina de calcular» que escupe topicazos a troche y moche. El inventor de la máquina explica al gobernador su utilidad: «Este aparato ahorra al pueblo el trabajo de pensar. Pensar, Excelencia, es la cosa más trabajosa del mundo y también la más peligrosa. En otro tiempo, a los pueblos les daba por pensar; y ¿quién podía gobernarlos en paz? Nosotros hemos arreglado el asunto. Con este aparato la plebe ignorante está dispensada de la tortura de la inteligencia. Mire las bestias, Excelencia, qué plácida y envidiable vida transcurren, libres de los tres gusanos del Por Qué, el Para Qué y el Hacia Dónde. Con este Fabril de Frases Hechas y la grande inhuible red de propaganda, nosotros damos a los grandes rebaños humanos su pasto mental diario ya cocinado y hasta mascado. Ellos lo engullen en grandes cantidades, unos con pimienta y otros con pachulí, según los gustos, y plácidamente se adormecen en sus almas las interrogadoras voces». De inmediato, el inventor de la máquina hace girar una manivela y muestra a Sancho algunas perlas del pensamiento perezoso: «Yo respeto todas las opiniones»; «Los males de la libertad se curan con más libertad», etcétera.Las frases hechas, convertidas en anestesia universal, se han convertido en la gangrena de nuestra época. Su repetición aturdidora, convenientemente aderezada de floripondios, ha convertido el tópico inerte en dogma sacrosanto. Nuestros políticos han hecho del «frasihechismo» un stock de recursos grandilocuentes y vacuos que disfraza sus tropelías de una como intangible respetabilidad. Así, por ejemplo, cada vez que alguien menciona campanudamente el «Estado de Derecho» (y no hay discurso político que no esté empedrado de tres o cuatro docenas de menciones), debemos sospechar que, tras la expresión reiterada, se embosca el propósito de vaciarla de significado. En esta Fiesta de la Constitución que adorna nuestro santoral laico oiremos muchas frases hechas que ensalzarán su vigencia y el caudal infinito de bienes que ha procurado a los españoles; desconfíen de esa facundia previsible, pues muchas de esas frasecitas las pronunciarán los mismos que se han propuesto ladinamente demoler el texto que celebran. Y como antídoto contra esa logomaquia que nos exime de la «tortura de la inteligencia», lean el texto tan pomposamente conmemorado, donde se tropezarán con multitud de afirmaciones que la actuación de los políticos refuta diariamente.No nos dejemos convertir en rebaños que ingieren su pasto diario ya cocinado y hasta masticado. No nos dejemos triturar por la máquina de las frases hechas.

Comentarios

Populares

La toma de Quaragosh

El pasado jueves 8 de enero por la tarde me llegó por whatsapp un mensaje urgente pidiendo oraciones porque los islamistas del ISIS acababan de tomar la ciudad de Quaragosh, la que cuenta -o contaba- con más cristianos en Iraq. Según el mensaje, cientos de hombres, mujeres y niños estaban siendo decapitados en ese momento. Dicho así, me produjo tal congoja que empecé a pasarlo, hasta que decidí comprobar, acuciado por cierta sospecha.

Procuro estar informado, y la toma de Quaragosh ese día no me cuadraba nada. Acudí a Twitter en busca de una fuente profesional sin encontrarla, y me fui dando cuenta de que la cadena de oración se iba remontando poco a poco en el tiempo, a días, semanas, meses atrás. Uno de los tuits (del 5 de enero) reconocía: "La noticia que colgué ayer de la ocupación de quaragosh en Irak, se produjo en agosto". En efecto, el primer tuit alusivo anuncia el ataque a la ciudad en junio, y el siguiente, que informa de la toma y la masacre, es del 8 de agosto.

¿Cómo ser un blogger top?

He sacado un poco de tiempo para leer varios artículos que tenía reservados para leer más tarde sobre cómo llevar mi blog al éxito: escribir cada semana, conocer a mis lectores, identificar influencers, usar etiquetas, crear eventos, tener un calendario,  establecer palabras clave...

¡Buff! La mayoría de los consejos son de sentido común; los otros son profesionales. Es decir, están muy bien.

¿Por qué no los sigo -o no se si los sigo-?

Por dos motivos.

Uno: por pereza. Pereza para aplicar tantos consejos, métodos, herramientas...

Dos: porque la mayoría de estos artículos están orientados al marketing, a vender, a crear, posicionar y fortalecer una marca -debo de haber elegido mal mis influencers-. Resumiendo, vienen a decir "escribe lo que tu público -actual o potencial- quiere leer".

Y claro, yo, en mi blog, quiero escribir lo que yo quiero escribir, lo que tengo que decir, lo que pienso o me parece interesante de lo que otros piensan y escriben.

Pero, ¿interesa a otros? N…

Elecciones bis

No trato sobre política -en el sentido reductivo de la expresión- en este blog; lo que no significa que no me apasione. Pero llevo días queriendo compartir una reflexión sobre las situaciones que nos han abocado a repetir las elecciones.

En primer lugar, el marco general del sistema de partidos, la partitocracia, que los convierte en el único factor de poder y, consecuentemente, en órganos de poder o de intereses solo alcanzables a través del ejercicio del poder. El resultado es que si uno gana, los demás pierden: por eso es tan difícil que se llegue a acuerdos. Pensemos, por ejemplo, en la liga de fútbol: si un equipo gana, otro pierde, y si empatan, ambos pierden (solo muy raramente ambos ganan). En una sociedad tan "líquida" como la nuestra, los partidos, además de omnipresentes, son de una dureza granítica.

Como el Partido Popular (PP) ganó las pasadas elecciones, todos los demás perdieron; por eso no quieren que gobierne. Además, el PP ha dado una justificación moral a e…