Ir al contenido principal

Carta del Papa a los obispos sobre la remisión de la excomunión a los obispos lefebvrianos

He leído con detenimiento la Carta de Benedicto XVI a los Obispos sobre la remisión de la excomunión a los cuatro obispos consagrados por Lefebvre, y no puedo negar que me ha sorprendido la franqeza con que el Papa ha reconocido públicamente la actitud poco cristiana de ciertos eclesiásticos y los errores de comunicación cometidos en este asunto.

Mi impresión, y para mí lo más grave, es que persiste un grupo notable de católicos que aún no han digerido el Concilio Vaticano II y continúan supurando por las heridas mal cerradas de lo que se vino a llamar el "espíritu del Concilio" o el "posconcilio". Los medios de comunicación españoles, cuyo criterio debe manejarse siempre con prudencia, han señalado en particular a obispos de Suiza, Austria y Alemania; por su parte, la radio alemana DLF llega a referirse a la Carta al episcopado mundial como "Carta a los obispos alemanes", según informa Marta Salazar en su blog.

En realidad, en mi opinión, la cuestión del holocausto judío es menor, y los mismos judíos le han restado importancia inmdiatamente, porque en esto la postura de la Iglesia desde Vaticano II no necesita demostración.

Para comentarios más autorizados, enlazo con el de Diego Contreras en Aceprensa y el de Juan José García-Noblejas en Scriptor. Como siempre, la reacción de los católicos de a pie debe ser la de intensificar la oración por el Papa y las muestras de acatamiento, comprensión y cariño, de la que es un ejemplo el grupo que promueve Montse Doval en Facebook.

Comentarios

Marta Salazar ha dicho que…
Wait!

la frase:

"persiste un grupo notable de católicos que aún no han digerido el Concilio Vaticano II y continúan supurando por las heridas mal cerradas de lo que se vino a llamar el "espíritu del Concilio" o el "posconcilio". Entre estos, parece que destacan algunos obispos centroeuropeos, como lo muestra el hecho de que, según informa Marta Salazar en su blog, la prensa alemana se refiere a la Carta al episcopado mundial como "Carta a los obispos alemanes"."

No recoge lo que yo dije, yo no hablaría nunca así de ningún obispo! Independientemente de que se lo pueda contradecir si no habla de temas que no son de fe y moral.

Lo único que dije es que la prensa alemana, con el típico alemanocentrismo, es lo siguiente:

"ayer la carta del papa a los obispos del mundo (que aquí dicen -DLF- que es "a los obispos de Alemania""

DLF es una radio importante -para los intelectuales- en Alemania; no dije nada más que, que esta radio había dicho que la carta se dirigía sólo a los obispos alemanes...

La unidad de la Iglesia se da en la unidad con los obispos, con todos ;)

Saludos y gracias por el blog, te agradecería que cambiaras un poco el texto, porque no quiero que nadie piense que critico, ni levemente a los obispos de la Iglesia católica en materia de fe y moral,

por lo demás, me parece que en este tema, los obispos alemanes y, en general, centro europeos se comportaron super bien!

En unidad con el Papa y todos los obispos, me despido y te deseo una buena semana, al tiempo que te agradezco el link!
cambiaelmundo ha dicho que…
He atendido tu justa petición, espero que satisfactoriamente.

Creo que ya quedaba claro -espero que ahora más-, que el sujeto de la frase que citabas soy yo y sólo yo: es mi lectura del apunte: "A veces se tiene la impresión de que nuestra sociedad tenga necesidad de un grupo al menos con el cual no tener tolerancia alguna; contra el cual pueda tranquilamente arremeter con odio".

Un saludo,

Populares

La toma de Quaragosh

El pasado jueves 8 de enero por la tarde me llegó por whatsapp un mensaje urgente pidiendo oraciones porque los islamistas del ISIS acababan de tomar la ciudad de Quaragosh, la que cuenta -o contaba- con más cristianos en Iraq. Según el mensaje, cientos de hombres, mujeres y niños estaban siendo decapitados en ese momento. Dicho así, me produjo tal congoja que empecé a pasarlo, hasta que decidí comprobar, acuciado por cierta sospecha.

Procuro estar informado, y la toma de Quaragosh ese día no me cuadraba nada. Acudí a Twitter en busca de una fuente profesional sin encontrarla, y me fui dando cuenta de que la cadena de oración se iba remontando poco a poco en el tiempo, a días, semanas, meses atrás. Uno de los tuits (del 5 de enero) reconocía: "La noticia que colgué ayer de la ocupación de quaragosh en Irak, se produjo en agosto". En efecto, el primer tuit alusivo anuncia el ataque a la ciudad en junio, y el siguiente, que informa de la toma y la masacre, es del 8 de agosto.

¿Cómo ser un blogger top?

He sacado un poco de tiempo para leer varios artículos que tenía reservados para leer más tarde sobre cómo llevar mi blog al éxito: escribir cada semana, conocer a mis lectores, identificar influencers, usar etiquetas, crear eventos, tener un calendario,  establecer palabras clave...

¡Buff! La mayoría de los consejos son de sentido común; los otros son profesionales. Es decir, están muy bien.

¿Por qué no los sigo -o no se si los sigo-?

Por dos motivos.

Uno: por pereza. Pereza para aplicar tantos consejos, métodos, herramientas...

Dos: porque la mayoría de estos artículos están orientados al marketing, a vender, a crear, posicionar y fortalecer una marca -debo de haber elegido mal mis influencers-. Resumiendo, vienen a decir "escribe lo que tu público -actual o potencial- quiere leer".

Y claro, yo, en mi blog, quiero escribir lo que yo quiero escribir, lo que tengo que decir, lo que pienso o me parece interesante de lo que otros piensan y escriben.

Pero, ¿interesa a otros? N…

Elecciones bis

No trato sobre política -en el sentido reductivo de la expresión- en este blog; lo que no significa que no me apasione. Pero llevo días queriendo compartir una reflexión sobre las situaciones que nos han abocado a repetir las elecciones.

En primer lugar, el marco general del sistema de partidos, la partitocracia, que los convierte en el único factor de poder y, consecuentemente, en órganos de poder o de intereses solo alcanzables a través del ejercicio del poder. El resultado es que si uno gana, los demás pierden: por eso es tan difícil que se llegue a acuerdos. Pensemos, por ejemplo, en la liga de fútbol: si un equipo gana, otro pierde, y si empatan, ambos pierden (solo muy raramente ambos ganan). En una sociedad tan "líquida" como la nuestra, los partidos, además de omnipresentes, son de una dureza granítica.

Como el Partido Popular (PP) ganó las pasadas elecciones, todos los demás perdieron; por eso no quieren que gobierne. Además, el PP ha dado una justificación moral a e…