Ir al contenido principal

El Bigote

Ayer celebramos el cumpleaños de un amigo, accitano. Con este motivo, agarrándome a los pelos de su frondoso bigote, decidí dedicarle el siguiente estudio:

El Bigote es un ente imponente. Basta pensar que, según autores, al parecer, proviene del alemán bei Got -¡por Dios!-, o del inglés Big God -¡gran Dios! Además, la terminación en “ote” remite inmediatamente al aumentativo: grandote, animalote, cachalote, hotentote…

También su otra acepción, “mostacho”, resulta apabullante, y no digamos la elegancia del “moustache” francés, o la contundencia del ruso “mostachof”.
Además, el bigote da lugar a frases recias y definitivas, redondas:

  • Hace mucho frío: Hace un frío de bigotes
  • Estoy harto: Estoy hasta el bigote
  • Es un hombre hecho y derecho: Es un tío con todo el bigote
  • Es un hombre valiente: Es un tipo con dos bigotes
  • ¡Esto es un escándalo!: ¡Tiene bigotes!

Bigotes hay para todas las fortunas y gustos, desde la pelusilla de melocotón de los adolescentes hasta los severos bigotazos de los archiduques austriacos, pasando por el intimidatorio bigote del sargento de la Guardia Civil.

Los hay muy representativos en política: la fina línea recta del bigote facha tipo Vizcaíno Casas; la mosca nazi de Hitler; la morsa liberal-conservadora de Aznar o el tiránico bigote de Stalin.

Pero también hay gran variedad de bigotes muy significativos en el mundo del arte, desde Dalí a Chaplin. Entre estos, hemos buscado el más apropiado para el homenajeado, y pensamos que el ganador es el “Bigote Dupont”.


Los agentes secretos Dupont y Dupond son los famosos inspectores clónicosde Tintín (Thomson and Thompson, Hernández y Fernández). Gracias a esta investigación hemos averiguado que, siendo idénticos, se distinguen… por el bigote.



En España hay muchos famosos que, mejorando lo presente, hacen honor al “Bigote Dupont” o “Bigote de brocha gorda”. Por ejemplo, el gran humorista Santi Rodríguez.


Pero en cuestión de bigotes, quien destaca es Francisco de Quevedo, y no solo por el suyo, tan bien situado entre sus “quevedos” y su perilla, sino por el archifamoso soneto dedicado a tan alabado apéndice facial:

Érase un hombre a un bigote pegado,
érase un bigote supertlativo,
érase un bigote bozo y cepillo,
érase un rostro embigotado.

Era un bigote encarado;
érase un escobón de barrendero altivo;
érase una cueva de Guadix con tejadillo;
era Bigote Arrocet más poblado.

Érase un velamen de galera;
éranse las arenas de Egipto;
las selvas amazónicas era.

Era un toldo infinito;
muchísimo bigote, pelambrera tan fiera;
que si no estuviera fuera delito.



Comentarios

Mario ha dicho que…
Como desde hace tiempo estoy pensando en dejarme el bigote estoy viendo a personas famosas que tienen bigotes distintos y ver con que estilo me voy a quedar. Tambien escucho con el equipo de audio que me compre, acerca de cuales son las mejores peluquerías para mantenerlo.
El bigote y la barba están de moda.

Populares

La toma de Quaragosh

El pasado jueves 8 de enero por la tarde me llegó por whatsapp un mensaje urgente pidiendo oraciones porque los islamistas del ISIS acababan de tomar la ciudad de Quaragosh, la que cuenta -o contaba- con más cristianos en Iraq. Según el mensaje, cientos de hombres, mujeres y niños estaban siendo decapitados en ese momento. Dicho así, me produjo tal congoja que empecé a pasarlo, hasta que decidí comprobar, acuciado por cierta sospecha.

Procuro estar informado, y la toma de Quaragosh ese día no me cuadraba nada. Acudí a Twitter en busca de una fuente profesional sin encontrarla, y me fui dando cuenta de que la cadena de oración se iba remontando poco a poco en el tiempo, a días, semanas, meses atrás. Uno de los tuits (del 5 de enero) reconocía: "La noticia que colgué ayer de la ocupación de quaragosh en Irak, se produjo en agosto". En efecto, el primer tuit alusivo anuncia el ataque a la ciudad en junio, y el siguiente, que informa de la toma y la masacre, es del 8 de agosto.

A propósito de Tabarnia

La broma no lo es tanto. Para empezar es el espejo en el que los argumentos independentistas se ven reflejados con toda su grotesca facha. Ni siquiera hace falta que el espejo sea cóncavo o convexo, como los que había en el parque de atracciones del Tibidabo. Es la administración del ponzoñoso brebaje nacionalista a sus mismos elaboradores.

Con humor.

Por esto tiene tanto éxito.

Como barcelonés, y, por tanto, presunto tabarnés, me considero implicado. Al principio no quise dar vuelo al invento: bastante lío tenemos con el nacionalismo independentista catalán como para regresar al cantonalismo del siglo XIX. Después, ha ido haciéndome gracia la broma, por su sencilla genialidad y eficacia para poner en evidencia el separatismo, hasta el punto de que barajo la posibilidad de ofrecerme como cónsul de Tabarnia en Granada.

Pero ahora veo que, como dijo un amigo, Tabarnia no es nada inocente. Está bien para defender la unidad de España; pero ¡ojo!

Me han abierto los ojos dos artículos de …

José Antonio Senovilla. Vicario del Opus Dei en Rusia (y Ucrania)

Conocí a José Antonio Senovilla cuando era el prototipo de lo que hoy se llama un emprendedor. Tenía proyectos para sí y para cualquiera que se le acercara. Muchas personas con espíritu emprendedor se le acercaban en busca de asesoramiento y encontraban, normalmente, aliento para ir más allá de lo que nunca soñaron. Luego trabajamos juntos unos cuantos años y comprobé en carnes propias su empuje y magnanimidad.

Solo una persona de su magnanimidad y empuje podía ordenarse sacerdote entrado ya en años y marcharse a comenzar la labor estable del Opus Dei en Rusia. Así, sin saber ruso y, casi, sin saber ser cura. José Antonio merecía una entrevista, y así lo entendió el Diario Jaén, que le abrió una página entera en su Dominical del pasado domingo. Esto es lo que escribió:



"En Jaén, la ciudad en la que nací y a la que vuelvo siempre que puedo, como ahora, aprendí de Rusia lo que habitualmente un niño alumno de los Maristas puede saber sobre el país más grande del mundo: Rusia ocupa má…