Ir al contenido principal

El Papa y los preservativos (y yo)

Sigue la campaña de insultos al Papa por la cuestión de los preservativos. "El Papa es un sinvergüenza y un irresponsable", dice Lille Skvat en un comentario a mi entrada anterior. Ella misma se descalifica: insultos, ningún argumento.

A las opiniones dominantes les pasa eso, se instalan en la verdad incontrovertible y cuando se las contraviene no son capaces ni de replantearse, ni de argumentar, por eso recurren a la violencia.

Curiosamente, a todos estos furibundos discípulos de Malthus y defensores de los intereses de las multinacionales farmacéuticas se les ha pasado comentar la verdadera bomba del viaje del Papa a África. Está en el documento de trabajo que ha entregado a los obispos para preparar la próxima asamblea sobre ese continente:

"La multinacionales continúan la invasión gradual del continente africano, para apropiarse de sus recursos naturales. Aplastan a las compañías locales, adquieren millares de hectáreas, expropiando de sus tierras a los habitantes con la complicidad de los dirigentes africanos. Además, provocan un daño grande al medio ambiente y destruyen lo creado, todo lo que inspira nuestra paz, nuestro bienestar y nuestra armonía".
Aún espero oír el clamor de los antiglobalización, de los ecologistas, de los columnistas de guardia, de Lille Skvat y los fans de su blog. Nada, silencio. Si no es para insultar al Papa, silencio.

Respecto a nuestro tema, es bastante sencillo, el sida se expande por la promiscuidad sexual, la promiscuidad es un comportamiento irresponsable (este sí es irresponsable, no el Papa); pero en lugar de cambiar el comportamiento de riesgo, que es lo que se hace con TODAS las demás epidemias, repartimos condones, que fomentan la promiscuidad, y por tanto, el sida.

En efecto, los gobernantes, el FMI y demás mafias internacionales, gente como Lille Skvat, son "responsables", muy responsables de todas esas muertes.

Comentarios

Javier Vicens y Hualde ha dicho que…
Quizá el Papa sea el único líder mundial que se siente responsable ante Dios y que, sin vergüenza y sin miedo, presta su voz a los oprimidos. Cuanto más dialogante, razonable y, hasta sonriente, se muestra, más intolerable se vuelve su voz. Le agradezco esta entrada tan clara y tan amable.
Luisa ha dicho que…
Además,aunque ahora no te puedo aportar exactamente las cifras,en un pais africano-seguro que recuerdas el nombre-tomaron la decisión de vivir la fidelidad en el matrimonio y de erradicar esas costumbres sexuales promiscuas, y el sida descendiò brutalmente.Con esto demostraron que es posible.
Desde luego, esa es la realidad. Como realidad es que hay una industria muy interesada en que el Papa no hable.
cambiaelmundo ha dicho que…
Javier, creo que tienes razón, eso es lo que pasa. Te agradezco que consideres mi entrada "amable", porque me cuesta mucho no reaccionar por las bravas, y siempre pienso que al final dejo un tanto de ira en lo que escribo. Percibo mucha agresividad en los que combaten a la Iglesia, y corremos el peligro de que se nos pegue.

Luisa, ese país es Uganda, y hay alguno más que ahora no recuerdo; lo harían muchos más; pero les chantajean: para recibir ayudas internacionales, les obligan a aplicar las políticas de "salud reproductiva" (o sea, control de natalidad, aborto, contracepción, condones, etc.).
Respecto a la industria que mencionas, desearía que el Papa diese el visto bueno al preservativo; pero como no lo consiguen, quieren que al menos calle, como dices.
Un saludo.
Anónimo ha dicho que…
jajajajajajaja..., es divertido leeros, vivís en otro mundo, en los mundos de yupi...

Populares

La toma de Quaragosh

El pasado jueves 8 de enero por la tarde me llegó por whatsapp un mensaje urgente pidiendo oraciones porque los islamistas del ISIS acababan de tomar la ciudad de Quaragosh, la que cuenta -o contaba- con más cristianos en Iraq. Según el mensaje, cientos de hombres, mujeres y niños estaban siendo decapitados en ese momento. Dicho así, me produjo tal congoja que empecé a pasarlo, hasta que decidí comprobar, acuciado por cierta sospecha.

Procuro estar informado, y la toma de Quaragosh ese día no me cuadraba nada. Acudí a Twitter en busca de una fuente profesional sin encontrarla, y me fui dando cuenta de que la cadena de oración se iba remontando poco a poco en el tiempo, a días, semanas, meses atrás. Uno de los tuits (del 5 de enero) reconocía: "La noticia que colgué ayer de la ocupación de quaragosh en Irak, se produjo en agosto". En efecto, el primer tuit alusivo anuncia el ataque a la ciudad en junio, y el siguiente, que informa de la toma y la masacre, es del 8 de agosto.

¿Cómo ser un blogger top?

He sacado un poco de tiempo para leer varios artículos que tenía reservados para leer más tarde sobre cómo llevar mi blog al éxito: escribir cada semana, conocer a mis lectores, identificar influencers, usar etiquetas, crear eventos, tener un calendario,  establecer palabras clave...

¡Buff! La mayoría de los consejos son de sentido común; los otros son profesionales. Es decir, están muy bien.

¿Por qué no los sigo -o no se si los sigo-?

Por dos motivos.

Uno: por pereza. Pereza para aplicar tantos consejos, métodos, herramientas...

Dos: porque la mayoría de estos artículos están orientados al marketing, a vender, a crear, posicionar y fortalecer una marca -debo de haber elegido mal mis influencers-. Resumiendo, vienen a decir "escribe lo que tu público -actual o potencial- quiere leer".

Y claro, yo, en mi blog, quiero escribir lo que yo quiero escribir, lo que tengo que decir, lo que pienso o me parece interesante de lo que otros piensan y escriben.

Pero, ¿interesa a otros? N…

Elecciones bis

No trato sobre política -en el sentido reductivo de la expresión- en este blog; lo que no significa que no me apasione. Pero llevo días queriendo compartir una reflexión sobre las situaciones que nos han abocado a repetir las elecciones.

En primer lugar, el marco general del sistema de partidos, la partitocracia, que los convierte en el único factor de poder y, consecuentemente, en órganos de poder o de intereses solo alcanzables a través del ejercicio del poder. El resultado es que si uno gana, los demás pierden: por eso es tan difícil que se llegue a acuerdos. Pensemos, por ejemplo, en la liga de fútbol: si un equipo gana, otro pierde, y si empatan, ambos pierden (solo muy raramente ambos ganan). En una sociedad tan "líquida" como la nuestra, los partidos, además de omnipresentes, son de una dureza granítica.

Como el Partido Popular (PP) ganó las pasadas elecciones, todos los demás perdieron; por eso no quieren que gobierne. Además, el PP ha dado una justificación moral a e…