Ir al contenido principal

Quiero libertad para educar a mis hijos conforme a mis propios ideales

Carta al Director de JAÉN de María del Carmen García Armenteros, miércoles, 4 de marzo de 2009

Nunca pensé que la polémica sobre Educación para la Ciudadanía llenaría tantas páginas en los periódicos y tantos minutos en los telediarios, donde se ha llamado a estos padres objetores rebeldes, ultraderechistas, radicales, extrema derecha, ultraconservadores, etcétera. Los defensores de esta asignatura nos tachan de mentes estrechas, retrógrados, integristas y un sinfín de descalificaciones. Parece ser que ustedes no se enteran.

¡Quiero libertad para educar a mis hijos conforme a mis propios ideales, mis propias convicciones y no conforme a criterios morales y políticos del Gobierno de turno! Los de mente estrecha son aquellos que no tienen la capacidad de respetar la ideología que pueda tener otra persona, aquellos que no aceptan que haya padres que estén en desacuerdo con la imposición de esta asignatura y que se hayan movilizado de forma independiente, por su cuenta y riesgo. Y por supuesto, aquellos que presumen de liberales son los más radicales que no ven más allá de sus narices. Los padres estamos ejerciendo un derecho, expresamos una opinión sobre cómo queremos que nuestros hijos piensen y como han de actuar respecto a una serie de cuestiones esenciales como son la familia, la institución matrimonial, el derecho a la vida, la educación sexual, etcétera. Somos como los periodistas y escritores que defienden la libertad de expresión, como los partidos políticos o los sindicatos que defienden la libertad de asociación, como tantas otras personas que lo único que quieren es defender la libertad. Y, además, no somos una minoría. ¿Por qué no se nos respeta? Hasta el día de hoy los padres nunca habían sido un problema para el Gobierno (ya sea de la derecha o de la izquierda, es igual). Pero se están metiendo en temas que afectan directamente a nuestros hijos ¿Por qué el Gobierno ni siquiera se ha molestado en escuchar a las asociaciones de padres? ¿Por qué no es una asignatura opcional sino obligatoria? Algunas personas se escandalizan por la reacción de miles de padres respaldados por más de sesenta plataformas a nivel nacional, pero no hay por qué escandalizarse. 

Reaccionamos ante unos decretos de desarrollo de una ley que hace que esta sea fácilmente manipulable por unos y por otros, adoctrinando según la corriente ideológica imperante a nuestros hijos. Sólo somos un grupo de padres en defensa de nuestros derechos. A todo este tipo de gente intolerante, poco democrática y llena de prejuicios les diría. ¿De qué tienen miedo?

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Yo diría que tienen miedo de la Verdad, el Respeto y la Bondad en todas sus manifestaciones. Son personas que viven de "tejas para abajo", incapaces de pensar por sí mismas. Cuando alguien te expone algo, tienes la inteligencia y la libertad para reflexionar y decidir
pero me parece que su conducta es la de los niños pequeños que cogen una "pataleta" para salirse con la suya. No entiendo qué sacan insultando a los que no pensamos como ellos.
cambiaelmundo ha dicho que…
Cuando no se quiere trabajar, pensar, argumentar, es fácil caer en la violencia del insulto. Cuando creen tener asentada una opinión, se acomodan, y les fastidia que no se comparta, porque tiene que volver a pelearla.

Si fueran de verdad tolerantes y apreciaran la diversidad, como dicen, no tendría por qué molestarle otras opiniones y opciones libres.

Populares

La toma de Quaragosh

El pasado jueves 8 de enero por la tarde me llegó por whatsapp un mensaje urgente pidiendo oraciones porque los islamistas del ISIS acababan de tomar la ciudad de Quaragosh, la que cuenta -o contaba- con más cristianos en Iraq. Según el mensaje, cientos de hombres, mujeres y niños estaban siendo decapitados en ese momento. Dicho así, me produjo tal congoja que empecé a pasarlo, hasta que decidí comprobar, acuciado por cierta sospecha.

Procuro estar informado, y la toma de Quaragosh ese día no me cuadraba nada. Acudí a Twitter en busca de una fuente profesional sin encontrarla, y me fui dando cuenta de que la cadena de oración se iba remontando poco a poco en el tiempo, a días, semanas, meses atrás. Uno de los tuits (del 5 de enero) reconocía: "La noticia que colgué ayer de la ocupación de quaragosh en Irak, se produjo en agosto". En efecto, el primer tuit alusivo anuncia el ataque a la ciudad en junio, y el siguiente, que informa de la toma y la masacre, es del 8 de agosto.

¿Cómo ser un blogger top?

He sacado un poco de tiempo para leer varios artículos que tenía reservados para leer más tarde sobre cómo llevar mi blog al éxito: escribir cada semana, conocer a mis lectores, identificar influencers, usar etiquetas, crear eventos, tener un calendario,  establecer palabras clave...

¡Buff! La mayoría de los consejos son de sentido común; los otros son profesionales. Es decir, están muy bien.

¿Por qué no los sigo -o no se si los sigo-?

Por dos motivos.

Uno: por pereza. Pereza para aplicar tantos consejos, métodos, herramientas...

Dos: porque la mayoría de estos artículos están orientados al marketing, a vender, a crear, posicionar y fortalecer una marca -debo de haber elegido mal mis influencers-. Resumiendo, vienen a decir "escribe lo que tu público -actual o potencial- quiere leer".

Y claro, yo, en mi blog, quiero escribir lo que yo quiero escribir, lo que tengo que decir, lo que pienso o me parece interesante de lo que otros piensan y escriben.

Pero, ¿interesa a otros? N…

Elecciones bis

No trato sobre política -en el sentido reductivo de la expresión- en este blog; lo que no significa que no me apasione. Pero llevo días queriendo compartir una reflexión sobre las situaciones que nos han abocado a repetir las elecciones.

En primer lugar, el marco general del sistema de partidos, la partitocracia, que los convierte en el único factor de poder y, consecuentemente, en órganos de poder o de intereses solo alcanzables a través del ejercicio del poder. El resultado es que si uno gana, los demás pierden: por eso es tan difícil que se llegue a acuerdos. Pensemos, por ejemplo, en la liga de fútbol: si un equipo gana, otro pierde, y si empatan, ambos pierden (solo muy raramente ambos ganan). En una sociedad tan "líquida" como la nuestra, los partidos, además de omnipresentes, son de una dureza granítica.

Como el Partido Popular (PP) ganó las pasadas elecciones, todos los demás perdieron; por eso no quieren que gobierne. Además, el PP ha dado una justificación moral a e…