Ir al contenido principal

Familia y voluntad política

Benigno Blanco
Presidente de la Federación Española de Familias Numerosas
En analisisdigital, 14 de septiembre de 2005


Acabamos de conocer que existe un exceso de recaudación por parte del Estado respecto a las previsiones del propio Gobierno en la Ley de Presupuestos. Dicho de otra manera: el Estado tiene recursos excedentarios para financiar más generosamente determinadas políticas, como va a hacer con el déficit sanitario de las CCAA. Es el momento de reclamar que parte de este exceso de ingresos se dedique a dotar a España de una verdadera política familiar, empezando por aquellas familias que, por el número de hijos –las familias numerosas-, más esfuerzo tienen que hacer para sacar adelante mes a mes a los suyos.

Estamos pendientes de la aprobación del Reglamento de la Ley de Familias Numerosas que lleva casi dos años de retraso.
El nuevo Reglamento no puede ser una copia mimética de la ley, sino que debe dar pasos adelante en la solidaridad pública con las familias. España lleva demasiado retraso en esta materia y sigue siendo el país de la Unión Europea que menos recursos públicos dedica a las políticas familiares. Es necesario empezar a converger con Europa también materia de familia .

No se puede seguir poniendo la excusa de que no hay recursos. Los hay pero se dedican a otras cosas. Lo que falta es voluntad para priorizar a la familia en la definición de las políticas de gasto público. Por ejemplo, resulta ya urgentísimo crear la prestación universal por hijo a cargo, pues somos de los poquísimos países de Europa que no cuentan con esta elemental medida de apoyo a las familias.

España tiene un problema muy grave de envejecimiento de población por la escasa natalidad. No afrontar este problema mediante una política activa de apoyo económico a las personas que tienen hijos es cerrar los ojos a los retos que nos va a plantear el inmediato futuro. Las políticas de conciliación y apoyo a la natalidad han dado sus frutos en países como Suecia, Noruega o Islandia invirtiendo tendencias históricas negativas para la natalidad. ¿Por qué no afrontar este reto también en España con visión de futuro, antes de que los problemas demográficos estrangulen los sistemas asistenciales públicos?

El sistema fiscal es injusto con las familias numerosas, a pesar de las reformas más recientes del IRPF han mejorado algunas cosas. Mientras no se grave realmente la renta disponible por la familia, es decir, la que resulta después de atender los gastos asociados a todos los miembros de la misma -que, obviamente, son mayores cuantos más miembros tenga la familia-, la fiscalidad personal sobre la renta será injusta y estará penalizando a las familias, más cuanto más numerosas sean.

En resumen, España tiene hoy recursos para empezar a crear una política familiar activa que haga justicia a lo que las familias aportan a la sociedad y, en paralelo, para eliminar las normas fiscales discriminatorias con las familias con hijos que todavía configuran nuestro IRPF. El Reglamento de la Ley de Familias Numerosas es una pieza en este paso adelante que resulta urgente y debe ser redactado en clave de la nueva política familiar a impulsar y no como mero cumplimiento cicatero de la ley vigente, que fue un importante paso adelante pero insuficiente.

Comentarios

Populares

La toma de Quaragosh

El pasado jueves 8 de enero por la tarde me llegó por whatsapp un mensaje urgente pidiendo oraciones porque los islamistas del ISIS acababan de tomar la ciudad de Quaragosh, la que cuenta -o contaba- con más cristianos en Iraq. Según el mensaje, cientos de hombres, mujeres y niños estaban siendo decapitados en ese momento. Dicho así, me produjo tal congoja que empecé a pasarlo, hasta que decidí comprobar, acuciado por cierta sospecha.

Procuro estar informado, y la toma de Quaragosh ese día no me cuadraba nada. Acudí a Twitter en busca de una fuente profesional sin encontrarla, y me fui dando cuenta de que la cadena de oración se iba remontando poco a poco en el tiempo, a días, semanas, meses atrás. Uno de los tuits (del 5 de enero) reconocía: "La noticia que colgué ayer de la ocupación de quaragosh en Irak, se produjo en agosto". En efecto, el primer tuit alusivo anuncia el ataque a la ciudad en junio, y el siguiente, que informa de la toma y la masacre, es del 8 de agosto.

¿Cómo ser un blogger top?

He sacado un poco de tiempo para leer varios artículos que tenía reservados para leer más tarde sobre cómo llevar mi blog al éxito: escribir cada semana, conocer a mis lectores, identificar influencers, usar etiquetas, crear eventos, tener un calendario,  establecer palabras clave...

¡Buff! La mayoría de los consejos son de sentido común; los otros son profesionales. Es decir, están muy bien.

¿Por qué no los sigo -o no se si los sigo-?

Por dos motivos.

Uno: por pereza. Pereza para aplicar tantos consejos, métodos, herramientas...

Dos: porque la mayoría de estos artículos están orientados al marketing, a vender, a crear, posicionar y fortalecer una marca -debo de haber elegido mal mis influencers-. Resumiendo, vienen a decir "escribe lo que tu público -actual o potencial- quiere leer".

Y claro, yo, en mi blog, quiero escribir lo que yo quiero escribir, lo que tengo que decir, lo que pienso o me parece interesante de lo que otros piensan y escriben.

Pero, ¿interesa a otros? N…

Elecciones bis

No trato sobre política -en el sentido reductivo de la expresión- en este blog; lo que no significa que no me apasione. Pero llevo días queriendo compartir una reflexión sobre las situaciones que nos han abocado a repetir las elecciones.

En primer lugar, el marco general del sistema de partidos, la partitocracia, que los convierte en el único factor de poder y, consecuentemente, en órganos de poder o de intereses solo alcanzables a través del ejercicio del poder. El resultado es que si uno gana, los demás pierden: por eso es tan difícil que se llegue a acuerdos. Pensemos, por ejemplo, en la liga de fútbol: si un equipo gana, otro pierde, y si empatan, ambos pierden (solo muy raramente ambos ganan). En una sociedad tan "líquida" como la nuestra, los partidos, además de omnipresentes, son de una dureza granítica.

Como el Partido Popular (PP) ganó las pasadas elecciones, todos los demás perdieron; por eso no quieren que gobierne. Además, el PP ha dado una justificación moral a e…