Ir al contenido principal

La caverna y el cielo

ABC, 1 de septiembre de 2005
Por IGNACIO SÁNCHEZ CÁMARA Comienza el curso político, y también el otro, el más importante, el curso escolar, allí donde se encuentran los peligros y las esperanzas de salvación. Como escribió Hölderlin, «es cercano/ y difícil captar al Dios./ Pero donde está el peligro, crece también lo que da salvación». Y nace el nuevo curso entre la polémica, porque acaso donde unos ven el peligro, otros ven la salvación, y donde aquéllos esperan la salvación, éstos atisban el peligro. No estaría mal que la polémica política huyera de lo accesorio y falso, y se centrara en lo que verdaderamente importa: en el cuidado del alma del alumno. El debate aguarda en el Parlamento y quizá también en la calle. El proyecto de Ley Orgánica de Educación suscita naturales alarmas. ¿Dónde se centra la polémica? Si no me equivoco, en dos cuestiones fundamentales: la calidad y la libertad (de los padres). Y, también, en una tercera, que afecta a la igualdad: la necesidad de que el sistema educativo garantice una formación mínima común a todos los españoles, con independencia de su región de origen.

Y sobre los tres planean sombras e inquietudes... No parece que el nuevo proyecto, carente del debido acuerdo entre las dos principales fuerzas políticas, vaya a contribuir a mejorar la calidad, que nace del rigor y de la exigencia, y no de una superada concepción que atiende principalmente a la igualación por abajo, y para la que toda distinción nacida del mérito parece agravio a la igualdad y atentado contra la autoestima de los peores estudiantes. Se trata, pues, de rebajar exigencias y allanar mediocridades. Lo mismo cabe augurar de la libertad de los padres para elegir la educación de sus hijos, sagrado deber reconocido y garantizado por la Constitución. El lema parece ser: laicismo y «Educación para la ciudadanía», para todos; y el que quiera algo más o algo distinto, que se las apañe como pueda.

Por lo demás, la educación cívica debería ser más práctica cotidiana en la escuela que objeto de una asignatura especial que huele a adoctrinamiento. También se pretende que las comunidades autónomas estén en su derecho de hacer de su capa pedagógica un sayo a su particularista conveniencia. Y así, la Religión católica, la Historia de España, las Humanidades clásicas, por no hablar de la Filosofía, resultan condenadas o, si se es más moderado, puestas bajo sospecha.

Y, de esta guisa, caminamos hacia Europa, renegando de lo que constituye la secular esencia espiritual de nuestra cultura. Lejos de nosotros la funesta manía de exigir y la disciplina de las Reválidas, muy elitistas y generadoras de agravios. El sistema educativo parece orientado a mantener a los alumnos en las tinieblas de la caverna platónica. Ionesco afirmó que «los hombres giran alrededor de su jaula que es la tierra, porque han olvidado que se puede mirar el cielo». Desde las oscuras profundidades de la caverna, no se puede ver el cielo.

Comentarios

Populares

La toma de Quaragosh

El pasado jueves 8 de enero por la tarde me llegó por whatsapp un mensaje urgente pidiendo oraciones porque los islamistas del ISIS acababan de tomar la ciudad de Quaragosh, la que cuenta -o contaba- con más cristianos en Iraq. Según el mensaje, cientos de hombres, mujeres y niños estaban siendo decapitados en ese momento. Dicho así, me produjo tal congoja que empecé a pasarlo, hasta que decidí comprobar, acuciado por cierta sospecha.

Procuro estar informado, y la toma de Quaragosh ese día no me cuadraba nada. Acudí a Twitter en busca de una fuente profesional sin encontrarla, y me fui dando cuenta de que la cadena de oración se iba remontando poco a poco en el tiempo, a días, semanas, meses atrás. Uno de los tuits (del 5 de enero) reconocía: "La noticia que colgué ayer de la ocupación de quaragosh en Irak, se produjo en agosto". En efecto, el primer tuit alusivo anuncia el ataque a la ciudad en junio, y el siguiente, que informa de la toma y la masacre, es del 8 de agosto.

Mons. Javier Echevarría. Prelado del Opus Dei

El lunes 12 de diciembre fallecía en Roma el prelado del Opus Dei, Mons. Javier Echevarría. La noticia y los acontecimientos siguientes son noticia mundial. No lo es, porque no debe serlo, lo que cuento a continuación.

Recibí la noticia el mismo lunes por la noche, pocos minutos después de que aconteciera, y, tras comunicarlo a allegados y amigos, vinieron a mi memoria los días de mayo de 1996 en que tuve la suerte de vivir con él en la misma casa, en Granada. No es que parara mucho en casa, la verdad, porque siguió sin rechistar un plan de encuentros con grupos más o menos grandes de personas diseñado para acabar con cualquiera. Estas son las primeras cosas que quiero destacar: que se sometió al programa previsto por otros con total docilidad, sin pedir nada ni reservarse un minuto; que todo su interés era estar con las personas que querían verle -y eran miles- y a todas atendió con la máxima atención. Visitó la Alhambra porque le insistimos, pensando que le gustaría y que descansarí…

¿Cómo ser un blogger top?

He sacado un poco de tiempo para leer varios artículos que tenía reservados para leer más tarde sobre cómo llevar mi blog al éxito: escribir cada semana, conocer a mis lectores, identificar influencers, usar etiquetas, crear eventos, tener un calendario,  establecer palabras clave...

¡Buff! La mayoría de los consejos son de sentido común; los otros son profesionales. Es decir, están muy bien.

¿Por qué no los sigo -o no se si los sigo-?

Por dos motivos.

Uno: por pereza. Pereza para aplicar tantos consejos, métodos, herramientas...

Dos: porque la mayoría de estos artículos están orientados al marketing, a vender, a crear, posicionar y fortalecer una marca -debo de haber elegido mal mis influencers-. Resumiendo, vienen a decir "escribe lo que tu público -actual o potencial- quiere leer".

Y claro, yo, en mi blog, quiero escribir lo que yo quiero escribir, lo que tengo que decir, lo que pienso o me parece interesante de lo que otros piensan y escriben.

Pero, ¿interesa a otros? N…