Ir al contenido principal

Perforaciones y tatuajes

Perforaciones y tatuajes: actividad no regulada por las autoridades


Buen Artículo de La Nación sobre lo que los jóvenes no saben del piercing. Los clientes son chicos de entre 14 y 18 años, a veces sin permiso de los padres; el Estado no realiza controles sanitarios

Por Evangelina Himitian. De la Redacción de LA NACION. 14-8-05

Un día cualquiera, en Buenos Aires, 1500 personas se perforarán alguna parte del cuerpo para ponerse un gancho y otras 1200 se harán tatuajes. La mayoría serán jóvenes. El piercing, como se denomina genéricamente a las perforaciones con fin estético, tiene mayoría de adeptos entre adolescentes de entre 14 y 18 años.
Las chicas los prefieren en el ombligo y en la nariz. Ellos, en la ceja, en el mentón o en la lengua. Y los padres... fuera del cuerpo de sus hijos.
En los últimos cinco años la actividad tuvo un crecimiento exponencial del 300 por ciento, de acuerdo con las cifras de la Asociación de Tatuadores y Afines de la República Argentina (Atara). Sin embargo, para preocupación de los padres, no hay ninguna ley que regule la actividad. Por ende, nadie fiscaliza a quienes practican tatuajes y piercing.
Distintos médicos especialistas en adolescencia consultados por LA NACION advirtieron que, en ese mismo período, aumentó la cantidad de consultas de chicos por reacciones adversas a la perforación o al tatuaje. La mayoría dijo que antes de practicárselo no recibió información sobre las posibles consecuencias. (Ver aparte.)
Pese a que utilizan agujas y equipos de perforación, los locales sólo requieren una habilitación comercial para operar. LA NACION consultó al Ministerio de Salud de la Nación y a las secretarías de Salud y de Control Comunal porteñas. La respuesta fue unánime: hoy para abrir uno de estos locales, basta con tramitar una habilitación comercial bajo el rubro "servicios personales directos en general", rótulo que engloba oficios como manicuría, pedicuría o cosmetología.
El único requisito extra es estar inscriptos en el registro de residuos patogénicos de la Dirección General de Control de la Calidad Ambiental. Nadie controla las condiciones de asepsia con las que operan los tatuadores y piercers. Oficialmente, voceros de la Secretaría de Control Comunal explicaron que tampoco ellos hacen verificaciones sanitarias, ya que ni en la Ciudad (ni en la Nación) existe una ley que regule el tema. Tampoco hay una norma que autorice ni que prohíba a un tatuador o piercer realizar una intervención en menores de edad sin el consentimiento de los padres.
Hace unas semanas hubo un caso que desató controversia en la ciudad de La Plata. Un adolescente se hizo un piercing. El padre, muy enojado, denunció a los dueños del local y un juez entendió que había habido una violación del código civil, y que se había violentado la integridad física de un menor, que jurídicamente no tiene poder de decidir sobre su cuerpo. El caso derivó en una ola de inspecciones y clausuras en el centro de La Plata y en municipios del sur del conurbano bonaerense. En la Legislatura porteña duermen dos proyectos de ley sobre tatuajes. Uno, el del diputado Jorge Giorno (Partido de la Ciudad), que de alguna manera es una síntesis de proyectos que están en danza desde 1999, y que nunca fueron tratados.
Prácticas inescrupulosas
El otro, el que elaboró Atara, y que presentó la legisladora Beatriz Baltroc, plantea que se cree un registro de tatuadores y perforadores, y que éstos deban recibir una capacitación sanitaria. También que se establezcan sanciones para los que trabajen sin autorización de los padres, y se faculta al Poder Ejecutivo a controlarlo.
Según explicaron en Atara, en la ciudad hay unos 300 locales. Distintos tatuadores consultados por LA NACION en los locales de Santa Fe al 1700 dijeron que a diario se realiza un promedio de cinco perforaciones y unos cuatro tatuajes. De allí surge la estimación de que por día se hacen unos 1500 piercing y unos 1200 tatuajes. "Pero no todos hacen las cosas como corresponden. Hay muchos inescrupulosos que perforan o tatúan a menores, y que operan en condiciones sanitarias peligrosas", explica Diego Staropoli, presidente de Atara.
Autoclaves y descartables
La asociación de tatuadores tiene unos 100 miembros, a quienes se les exige que tengan equipos de autoclave para esterilizar, que trabajen con material descartable y que una vez por mes certifiquen ante un inspector de Atara los lotes de materiales que utilizan.
También se les exige que hagan un curso de esterilización e higiene, otro de bioseguridad y otro de primeros auxilios. "Pero como el gobierno no lo controla, eso es algo que queda sujeto a la autorregulación. Y no debiera así", dice Staropoli. Otro de los requisitos es que pidan autorización escrita de los padres para tatuar o perforar a menores. Durante la recorrida que hizo LA NACION por la galería Bond Street, la mayoría de los locales aseguraron que así lo hacían.
"No atendemos a menores si no viene un mayor a cargo", explicó Ivo, del local CXG, en la entrada de la galería. Ninguno tuvo inconveniente para abrir las puertas de la suerte de quirófano en el que realizan las perforaciones y mostrarlo. No todos reaccionaron de igual manera. "No pueden pasar ni sacar fotos. No quiero hablar ni salir en ninguna nota", salió al cruce una joven que atiende en Tattoo Museum.

Comentarios

Populares

La toma de Quaragosh

El pasado jueves 8 de enero por la tarde me llegó por whatsapp un mensaje urgente pidiendo oraciones porque los islamistas del ISIS acababan de tomar la ciudad de Quaragosh, la que cuenta -o contaba- con más cristianos en Iraq. Según el mensaje, cientos de hombres, mujeres y niños estaban siendo decapitados en ese momento. Dicho así, me produjo tal congoja que empecé a pasarlo, hasta que decidí comprobar, acuciado por cierta sospecha.

Procuro estar informado, y la toma de Quaragosh ese día no me cuadraba nada. Acudí a Twitter en busca de una fuente profesional sin encontrarla, y me fui dando cuenta de que la cadena de oración se iba remontando poco a poco en el tiempo, a días, semanas, meses atrás. Uno de los tuits (del 5 de enero) reconocía: "La noticia que colgué ayer de la ocupación de quaragosh en Irak, se produjo en agosto". En efecto, el primer tuit alusivo anuncia el ataque a la ciudad en junio, y el siguiente, que informa de la toma y la masacre, es del 8 de agosto.

¿Cómo ser un blogger top?

He sacado un poco de tiempo para leer varios artículos que tenía reservados para leer más tarde sobre cómo llevar mi blog al éxito: escribir cada semana, conocer a mis lectores, identificar influencers, usar etiquetas, crear eventos, tener un calendario,  establecer palabras clave...

¡Buff! La mayoría de los consejos son de sentido común; los otros son profesionales. Es decir, están muy bien.

¿Por qué no los sigo -o no se si los sigo-?

Por dos motivos.

Uno: por pereza. Pereza para aplicar tantos consejos, métodos, herramientas...

Dos: porque la mayoría de estos artículos están orientados al marketing, a vender, a crear, posicionar y fortalecer una marca -debo de haber elegido mal mis influencers-. Resumiendo, vienen a decir "escribe lo que tu público -actual o potencial- quiere leer".

Y claro, yo, en mi blog, quiero escribir lo que yo quiero escribir, lo que tengo que decir, lo que pienso o me parece interesante de lo que otros piensan y escriben.

Pero, ¿interesa a otros? N…

Elecciones bis

No trato sobre política -en el sentido reductivo de la expresión- en este blog; lo que no significa que no me apasione. Pero llevo días queriendo compartir una reflexión sobre las situaciones que nos han abocado a repetir las elecciones.

En primer lugar, el marco general del sistema de partidos, la partitocracia, que los convierte en el único factor de poder y, consecuentemente, en órganos de poder o de intereses solo alcanzables a través del ejercicio del poder. El resultado es que si uno gana, los demás pierden: por eso es tan difícil que se llegue a acuerdos. Pensemos, por ejemplo, en la liga de fútbol: si un equipo gana, otro pierde, y si empatan, ambos pierden (solo muy raramente ambos ganan). En una sociedad tan "líquida" como la nuestra, los partidos, además de omnipresentes, son de una dureza granítica.

Como el Partido Popular (PP) ganó las pasadas elecciones, todos los demás perdieron; por eso no quieren que gobierne. Además, el PP ha dado una justificación moral a e…