Ir al contenido principal

¿En manos de quién estamos?

Alejandro Llano, en La Gaceta de los Negocios, el 3 de octubre de 2008

Los ministros tienen poca experiencia; sólo dos o tres poseen dotes de gobierno

VERGÜENZA ajena es una expresión, sin equivalente en otros idiomas, con la que expresamos la incomodidad que nos produce ver a otro haciendo el ridículo sin darse cuenta. Cuando alguien no sabe de qué va la cosa y su actuación es errática, sentimos vergüenza ajena. Y esto nos pasa con el Gobierno de España. Nos dan dentera las declaraciones de su presidente y sus ministros, que suelen reducirse a simplezas y frecuentemente no son verdad. La situación de desasosiego cívico viene de atrás, pero está alcanzando su climax con ocasión de la tesitura económica.

Cuando era evidente que comenzaba la crisis, Zapatero, la vicepresidenta y Solbes negaban su existencia. Ahora la reconocen porque ya es verde y con asas. Pero no admiten que antes la negaran. En todo caso, siguen argumentando que nuestra situación es la mejor entre los países de la Unión Europea. No están de acuerdo con la práctica unanimidad de los expertos, que sólo difieren en si la posición relativa peor es la del Reino Unido o la nuestra. Y, mírese como se mire, hay un punto que no admite duda: el paro. Nuestras cifras de desempleo son las más altas, han crecido más rápidamente y van aceleradamente a peor.

Lee el artículo completo


Zapatero, que nunca se rinde, abre otro frente de defensa. Nos va mal pero no haremos como el PP que, ante una crisis anterior, recurrió al decretazo, con el que se limitaban las ayudas sociales. A pesar de su neoliberalismo rampante, los socialistas aún pretenden hacerse fuertes en lo social. Ahora bien, lo menos solidario de todo es el paro, que pone a los más necesitados en situación angustiosa. Con todo, los socialistas no se refieren a la enfermedad que ellos no han sabido atajar sino a los cuidados paliativos, es decir, a los subsidios de desempleo. Pero como tampoco están dispuestos a reconocer el número de parados que se prevé para 2009, las cifras de cobertura previstas en los Presupuestos Generales del Estado se quedan muy cortas. Significa que habrá mayor déficit que el programado. El período de bonanza pertenece al pasado y nada permite esperar que nuestros actuales gobernantes sean capaces de invertir una tendencia tan desfavorable.

Es duro reconocerlo: nos encontramos en manos de unos irresponsables, escasamente preparados. Los ministros y ministras tienen poca experiencia pública y sólo dos o tres poseen dotes de gobierno. Han sido seleccionados por género, edad, talante, posición en el partido y procedencia geográfica, pero no por prestigio profesional o político del que casi todos carecen. Andan como un elefante en una cacharrería. Lo que es ahora evidente en el campo económico, pero ya era manifiesto en el terreno educativo, internacional y, por supuesto, ético. O no saben, o no quieren, o no pueden.

En otro país de mejor nivel político, un Gobierno así habría sido barrido en poco tiempo por la oposición. Nosotros no tenemos esa fortuna. Porque el Partido Popular no presenta un panorama más alentador. Si recorremos uno por uno los miembros de su dirección nacional, nos encontramos con personas atípicas que no están más capacitadas que los socialistas. Mariano Rajoy es una persona seria, con conocimientos jurídicos y experiencia política, pero no le sobra empuje ni capacidad de proyecto. A él y a sus colaboradores les falta claridad y decisión en los temas de trascendencia ética con los que el PSOE pretende debilitar más aún a la sociedad civil.

El tono de las grandes formaciones políticas es de un gris desvaído. Y parece, además, que la incorporación de nuevos talentos se halla impedida por la exigencia tácita de presentar un certificado de mediocridad en la entrada misma de los núcleos de decisión y representación.

La regeneración —cada vez más urgente— hay que buscarla en la libre preparación de jóvenes valores que reúnan cualidades para irrumpir en la vida pública con más inteligencia creativa, menos temores, y ausencia de resignación o conformismo. Entre tanto es imprescindible dar vida a grupos de opinión, clubes y diversos ámbitos de diálogo, para elevar el nivel de la razón pública y dinamizar un panorama político que ofrece claros síntomas de anquilosamiento.

Alejandro Llano es catedrático de Metafísica.

Comentarios

Luisa ha dicho que…
Sin embargo, todo esto lo estamos permitiendo.Bueno yo no, ni muchos como yo. Lo cierto es que tenemos un gobierno vergonzoso y como pueblo no demostramos mucha madurez democrática, porque ésta se demuestra en las urnas y no en los bares.
cambiaelmundo ha dicho que…
Totalmente de acuerdo, Luisa; pero hay que decirlo en voz alta, muchas veces, para que vayamos dándonos cuenta de que somos más de los que parece los que pensamos así, primer paso para cambiar las cosas.
Anónimo ha dicho que…
Todos no tenemos esa misma percepción respecto a la actuación de nuestros gobernantes.
Además pensamos en las alternativas y... eso sí que es preocupante.
cambiaelmundo ha dicho que…
En efecto, de hecho gobiernan por elección de la mayoría y a gusto de muchos. Es la opinión del articulista y la recojo porque la comparto.

En cuanto a las alternativas... ¿A qué alternativas te refieres?

Populares

La toma de Quaragosh

El pasado jueves 8 de enero por la tarde me llegó por whatsapp un mensaje urgente pidiendo oraciones porque los islamistas del ISIS acababan de tomar la ciudad de Quaragosh, la que cuenta -o contaba- con más cristianos en Iraq. Según el mensaje, cientos de hombres, mujeres y niños estaban siendo decapitados en ese momento. Dicho así, me produjo tal congoja que empecé a pasarlo, hasta que decidí comprobar, acuciado por cierta sospecha.

Procuro estar informado, y la toma de Quaragosh ese día no me cuadraba nada. Acudí a Twitter en busca de una fuente profesional sin encontrarla, y me fui dando cuenta de que la cadena de oración se iba remontando poco a poco en el tiempo, a días, semanas, meses atrás. Uno de los tuits (del 5 de enero) reconocía: "La noticia que colgué ayer de la ocupación de quaragosh en Irak, se produjo en agosto". En efecto, el primer tuit alusivo anuncia el ataque a la ciudad en junio, y el siguiente, que informa de la toma y la masacre, es del 8 de agosto.

¿Cómo ser un blogger top?

He sacado un poco de tiempo para leer varios artículos que tenía reservados para leer más tarde sobre cómo llevar mi blog al éxito: escribir cada semana, conocer a mis lectores, identificar influencers, usar etiquetas, crear eventos, tener un calendario,  establecer palabras clave...

¡Buff! La mayoría de los consejos son de sentido común; los otros son profesionales. Es decir, están muy bien.

¿Por qué no los sigo -o no se si los sigo-?

Por dos motivos.

Uno: por pereza. Pereza para aplicar tantos consejos, métodos, herramientas...

Dos: porque la mayoría de estos artículos están orientados al marketing, a vender, a crear, posicionar y fortalecer una marca -debo de haber elegido mal mis influencers-. Resumiendo, vienen a decir "escribe lo que tu público -actual o potencial- quiere leer".

Y claro, yo, en mi blog, quiero escribir lo que yo quiero escribir, lo que tengo que decir, lo que pienso o me parece interesante de lo que otros piensan y escriben.

Pero, ¿interesa a otros? N…

Elecciones bis

No trato sobre política -en el sentido reductivo de la expresión- en este blog; lo que no significa que no me apasione. Pero llevo días queriendo compartir una reflexión sobre las situaciones que nos han abocado a repetir las elecciones.

En primer lugar, el marco general del sistema de partidos, la partitocracia, que los convierte en el único factor de poder y, consecuentemente, en órganos de poder o de intereses solo alcanzables a través del ejercicio del poder. El resultado es que si uno gana, los demás pierden: por eso es tan difícil que se llegue a acuerdos. Pensemos, por ejemplo, en la liga de fútbol: si un equipo gana, otro pierde, y si empatan, ambos pierden (solo muy raramente ambos ganan). En una sociedad tan "líquida" como la nuestra, los partidos, además de omnipresentes, son de una dureza granítica.

Como el Partido Popular (PP) ganó las pasadas elecciones, todos los demás perdieron; por eso no quieren que gobierne. Además, el PP ha dado una justificación moral a e…