Ir al contenido principal

NUEVA LEY DE REPRODUCCIÓN ASISTIDA

En España, la aprobación en el seno de la Comisión de Sanidad del Congreso del Proyecto de ley 121/000039 Técnicas de reproducción humana asistida, remite ahora al Pleno del Congreso, al avocar éste, contra pronóstico, su debate y su votación. Aprobado el texto, pasará al Senado. Es previsible que antes de junio tengamos nueva ley, la tercera de la democracia en la controvertida cuestión de los embriones.

El nuevo articulado parece abrirse a una concepción utilitaria y cosificada de los embriones que, sobre la base de ampliar la ayuda a minoritarias patologías, se dispone a desenrollar la alfombra introductoria de una ley ulterior, sobre investigación, que permita la experimentación con embriones humanos vivos.

El siguiente artículo, "EXPERIMENTACIÓN CON EMBRIONES Y PRIMEROS PASOS DE LA EUGENESIA, EN LA NUEVA LEY DE REPRODUCCIÓN ASISTIDA. UNA VISIÓN DESDE LA BIOÉTICA", publicado por Por Manuel de Santiago, Médico presidente de la Asociación Española de Bioética y Ética Médica (AEBI), en NUEVA REVISTA, renuncia a comentar los aspectos jurídicos y de derecho comparado, como asimismo a los aspectos hirientes para la población de convicciones cristianas; y sólo centra su análisis sobre las más graves reservas éticas, aún mejor, bioéticas del texto aprobado. Para otro momento queda el trasfondo social y político de esta Ley y un análisis más profundo de su rechazo moral.

Por su parte, el Comité Ejecutivo de la Conferencia Episcopal Española acaba de emitir una nota titulada "Ante la licencia legal para clonar seres humanos y la negación de protección a la vida humana incipiente", con fecha 9 de febrero de 2006, en la que se denuncia la legalización de la creación indiscriminada e instrumentalizada de embriones, la selección eugenésica, la fecundación de ovocitos animales con esperma humano, y el resto de desvaríos a que nos precipita la nueva ley.



Comentarios

Manuel M. ha dicho que…
Todo depende de lo que se considere ser humano y desde que momento puede contar con este derecho. Yo considero que todos, con independencia de su credo, raza, sexo o nacionalidad tienen igual dignidad y derechos, y que, la vida humana comienza con la fecundación del óvulo.

Otros no opinan igual, creen que la vida humana comienza más tarde, y, por tanto, que se puede investigar con embriones, con fines terapéuticos, por el bien de la humanidad.

Estos son los mismos que, indirectamente y con esta actitud, están derogando las sentencias dictadas en Nuremberg, contra científicos nazis, por ejemplo, al someter a judíos a experimentos, en los que muchos perdían la vida, para salvar a los pilotos alemanes que eran derribados en las aguas heladas de las costas británicas. A fin de cuentas los nazis no consideraban seres humanos de pleno derecho a los judíos, lo hacían con fines científicos y, esto, ¿siempre? es un avance para la humanidad.

“Los pueblos que olvidan su historia están condenados a repetirla”.
fdadfsa ha dicho que…
manuel m., no estoy de acuerdo contigo en dos puntos:

1.- en que "todo depende de lo que se considere humano", porque por esa regla de tres y como me ha dado por no considerar "humano" a X, pues será lícito que acabe con su vida.

2.- Los juicios de Nuremberg eran políticos. Además no se trataba de experimentar con "judíos". Eso es un terrible mito de lo más inmoral y vigente. El asesinato de gentes inocentes no es una exclusiva judía.

Sólo quería hacer esas puntualizaciones, porque al crío que se mata le importa un bledo el razonamiento a través del cual se ha llegado a institucionalizar su asesinato y porque comparto eso de que la historia conviene recordarla, pero añado que recordarla haciendo justicia sin exclusivismos.

Un saludo.
cambiaelmundo ha dicho que…
Pienso que los dos aportáis ideas muy buenas y, me parece, complementarias.
Me gustaría añadir que, en mi opinión, qué se considera ser humano no es el punto de partida sino el punto de llegada.
Me explico: lo primero es querer abortar, investigar con embriones, clonar, eutanasiar, etc., por egoismo, salud, ciencia, dinero o el motivo que sea; luego viene el deshumanizar aquella etapa o condición de vida que interese para conseguirlo, con la excusa que se considere pertinente en cada caso y momento (muerte digna, pre-embrión, salud de la madre...).
Curiosamente, la ciencia en este caso respalda claramente las creencias religiosas (como no podría ser de otra manera, al menos en el caso del cristianismo), y son los partidarios de la "cultura de la muerte" los que tienen que recurrir a argumentos anti-ecologistas como la autonomía de las personas.
Aquí primero es el deseo; luego la definición de la vida.
fdadfsa ha dicho que…
Qué acertado... como soy un dios el mundo se amoldará a mí y no al revés. Es una gran y grave distorsión de la realidad, ausencia de sentido común, desde luego. Como no podía ser de otro modo...
cambiaelmundo ha dicho que…
Y lo peor son las trágicas consecuencias, pues como dice el refrán español: Dios perdona siempre, los hombres perdonamos a veces; pero la naturaleza no perdona nunca.

Populares

La toma de Quaragosh

El pasado jueves 8 de enero por la tarde me llegó por whatsapp un mensaje urgente pidiendo oraciones porque los islamistas del ISIS acababan de tomar la ciudad de Quaragosh, la que cuenta -o contaba- con más cristianos en Iraq. Según el mensaje, cientos de hombres, mujeres y niños estaban siendo decapitados en ese momento. Dicho así, me produjo tal congoja que empecé a pasarlo, hasta que decidí comprobar, acuciado por cierta sospecha.

Procuro estar informado, y la toma de Quaragosh ese día no me cuadraba nada. Acudí a Twitter en busca de una fuente profesional sin encontrarla, y me fui dando cuenta de que la cadena de oración se iba remontando poco a poco en el tiempo, a días, semanas, meses atrás. Uno de los tuits (del 5 de enero) reconocía: "La noticia que colgué ayer de la ocupación de quaragosh en Irak, se produjo en agosto". En efecto, el primer tuit alusivo anuncia el ataque a la ciudad en junio, y el siguiente, que informa de la toma y la masacre, es del 8 de agosto.

Mons. Javier Echevarría. Prelado del Opus Dei

El lunes 12 de diciembre fallecía en Roma el prelado del Opus Dei, Mons. Javier Echevarría. La noticia y los acontecimientos siguientes son noticia mundial. No lo es, porque no debe serlo, lo que cuento a continuación.

Recibí la noticia el mismo lunes por la noche, pocos minutos después de que aconteciera, y, tras comunicarlo a allegados y amigos, vinieron a mi memoria los días de mayo de 1996 en que tuve la suerte de vivir con él en la misma casa, en Granada. No es que parara mucho en casa, la verdad, porque siguió sin rechistar un plan de encuentros con grupos más o menos grandes de personas diseñado para acabar con cualquiera. Estas son las primeras cosas que quiero destacar: que se sometió al programa previsto por otros con total docilidad, sin pedir nada ni reservarse un minuto; que todo su interés era estar con las personas que querían verle -y eran miles- y a todas atendió con la máxima atención. Visitó la Alhambra porque le insistimos, pensando que le gustaría y que descansarí…

¿Cómo ser un blogger top?

He sacado un poco de tiempo para leer varios artículos que tenía reservados para leer más tarde sobre cómo llevar mi blog al éxito: escribir cada semana, conocer a mis lectores, identificar influencers, usar etiquetas, crear eventos, tener un calendario,  establecer palabras clave...

¡Buff! La mayoría de los consejos son de sentido común; los otros son profesionales. Es decir, están muy bien.

¿Por qué no los sigo -o no se si los sigo-?

Por dos motivos.

Uno: por pereza. Pereza para aplicar tantos consejos, métodos, herramientas...

Dos: porque la mayoría de estos artículos están orientados al marketing, a vender, a crear, posicionar y fortalecer una marca -debo de haber elegido mal mis influencers-. Resumiendo, vienen a decir "escribe lo que tu público -actual o potencial- quiere leer".

Y claro, yo, en mi blog, quiero escribir lo que yo quiero escribir, lo que tengo que decir, lo que pienso o me parece interesante de lo que otros piensan y escriben.

Pero, ¿interesa a otros? N…