Ir al contenido principal

El muro entre la Iglesia y el Estado

Firmante: Ignacio Aréchaga
ACEPRENSA 009/06, 25-01-2006

La inspiración religiosa en la política es tan legítima como cualquier otra

La izquierda española se ha considerado siempre llamada a redimir a la sociedad de la influencia de la Iglesia católica. En otros tiempos belicosos esto se intentó de manera forzada. Ahora el ideal de la izquierda sigue siendo que las creencias religiosas permanezcan en el ámbito de la vida privada y del culto, sin influencia en la vida pública.

Rodríguez Zapatero lo ha vuelto a explicar la semana pasada en un coloquio con alumnos durante su visita a un instituto de Jaén. Tras asegurar con su proverbial optimismo que el gobierno tiene una "buena relación" con la Iglesia, subrayó que "tiene que estar muy claro que somos un país aconfesional" (esta vez no dijo laico, lo cual demuestra que progresa adecuadamente, por mantenernos dentro del argot escolar). Pero aclaró que "ni en la educación ni en las leyes civiles se puede traspasar una ideología religiosa".

Nadie que haya leído la Constitución negará que España es, afortunadamente, un país aconfesional. Otra cosa es que la educación y las leyes sean terreno vedado a cualquier inspiración religiosa.

El equívoco empieza por la consideración de "ideología religiosa". ¿Es ideología religiosa mantener que el matrimonio solo puede existir entre hombre y mujer? Porque desde antes que existiera la Iglesia católica hasta ayer mismo a nadie se le había ocurrido que esto fuera una idea exclusivamente religiosa. Y parece que también hoy poblaciones tan distintas y alejadas de las ideas cristianas como los chinos y los tuaregs siguen compartiendo esa manía heterosexual.

Calificar las ideas contrarias de "ideología religiosa" es un truco de prestidigitador para desviar la atención del público sobre el centro del debate. En estos y otros temas, descartar de entrada las objeciones como remilgos confesionales es el expediente cómodo para no entrar a discutir los argumentos jurídicos, antropológicos y éticos, que los críticos presentan. Así, después de decir "no me impongas tus convicciones", se abre el camino para imponer las propias.

Los laicistas europeos alérgicos a la religión harían bien en mirar a EE.UU., donde surgió el primer estatuto sobre la libertad religiosa y que siempre ha considerado la Primera Enmienda, que establece la separación entre la Iglesia y el Estado, como la primera de sus libertades. Esta separación ha demostrado ser compatible con un gran desarrollo de la religión en la sociedad civil, desmintiendo así la teoría de la imparable secularización. Allí sigue habiendo también continuos debates y recursos judiciales en torno a leyes y decisiones que pueden rozar la Primera Enmienda. Pero la izquierda, que aún se lame las heridas de la derrota frente Bush, reflexiona sobre su postura ante los ciudadanos que no se olvidan de su fe a la hora de votar.

Michael Walzer, profesor de filosofía política en Princeton, autor de más de veinte libros, sobre todo de ética política, uno de los intelectuales de la izquierda americana más escuchados, abordaba en un reciente artículo (1) la presencia de la religión en la política de su país.

Walzer se felicita de la separación entre la Iglesia y el Estado establecida en la Primera Enmienda, y reconoce que esto ha favorecido también a la religión y ha evitado conflictos interreligiosos. Por eso, dice, "en interés de la religión y de la política democrática, debemos defender el 'muro' que separa la Iglesia y el Estado".

Pero hace una clarificación que vale tanto para EE.UU. como para cualquier otro país: "El muro indica una separación institucional, no doctrinal. Podemos insistir en que ninguna religión cuente con el poder coercitivo del Estado, lo que implica también proteger a todas las religiones del poder coercitivo del Estado. Pero no podemos impedir a los ciudadanos que se basen en sus propias ideas religiosas para formar su propia línea política". Una afirmación de este estilo bastaría para descalificarlo por parte de todos los políticos que, en la derecha y en la izquierda, tienen un laicismo autoasumido.

Tratados como cualquier otro...

Sin embargo, Walzer advierte que, aunque comúnmente se apela a teóricos como Rawls o Habermas para excluir del debate político cualquier discurso religioso, "ni Rawls ni Habermas creen que esto deba ser así". Es más, recuerda que la izquierda, al menos la americana, nunca ha rechazado la inspiración religiosa "cuando Martin Luther King sostenía que todos habíamos sido creados a imagen y semejanza de Dios, o cuando los abolicionistas movilizaron a la opinión pública protestante contra la esclavitud, o los predicadores del "gospel" social apoyaron políticas progresistas o cuando los obispos católicos americanos publicaron declaraciones críticas sobre la disuasión nuclear o la justicia social".

Walzer mantiene que "en una sociedad democrática no es posible censurar el discurso político o excluir de él la referencia a determinados textos". La separación entre la Iglesia y el Estado no exige tal cosa. "Lo que queremos evitar es que una religión en particular, o la religión en general, se arraigue y se atrinchere en nuestra vida pública. Pero no podemos impedir la promulgación de leyes inspiradas en particulares doctrinas religiosas, como tampoco podemos evitar la emanación de leyes inspiradas en una particular ideología".

Ciertamente, unas propuestas políticas no podrán ganar el apoyo público apelando simplemente a unas ideas religiosas. En la arena pública hay que ofrecer razones (éticas, jurídicas, antropológicas, económicas, según los casos) capaces de convencer a una mayoría de ciudadanos. En última instancia, lo importante no es en qué se inspira un ciudadano para hacer una propuesta política (lo que dependerá de factores diversos: la educación recibida, sus lecturas, su religión, su experiencia vital, su ideología política...), sino la solidez de sus ideas, la oportunidad de sus propuestas, su capacidad de aglutinar voluntades. Y es eso lo que hay que valorar.

Pero lo que afirma Walzer es que la inspiración religiosa de esas propuestas es tan legítima como la inspiración ecologista, liberal o sindical. "En el espacio público y en la sociedad civil, los creyentes deben ser bienvenidos y sus argumentaciones deben ser tratadas como las de cualquier otro". Expuestas a la crítica o a la adhesión, a la derrota o al éxito, pero no excluidas del debate.

Me parece que en este aspecto la izquierda y también buena parte de la derecha en Europa tienen algo que aprender del respeto americano por la libertad religiosa. Rodríguez Zapatero podría charlar un rato con Michael Walzer, que seguro estará encantado de reflexionar con él.
____________________

(1) Traducido en el diario italiano "Avvenire" (17-01-2006).

Comentarios

Marta Salazar ha dicho que…
Hola Alberto, escribirás algo acerca de la declaración del Vaticano sobre los "dibujos daneses"?
cambiaelmundo ha dicho que…
No tenía pensado, ya sabes que soy un buitre de la red, más que un autor, corto y pego.
Tengo entendido que el Vaticano ha deplorado la falta de respeto occidental con lo sagrado, al mismo tiempo que considera improcedentes las reacciones violentas. Estoy totalmente de acuerdo, muchos musulmanes no tienen asumida la violencia como un mal; pero los occidentales también recurrimos a la fuerza con mucha frecuencia cuando nos interesa.
Por otra parte, pienso que la libertad de expresión está sirviendo para ofender demasiado a menudo, y encima el ofendido tiene que callar para no verse considerado un energúmeno.
Estamos pasados de rosca, estragado el sentido común y el de la decencia, y en nuestra soberbia nos presentamos como una referencia moral: es como para desear barrernos del mapa, es lo que pasa (pienso).
Seguro que tú sabrás escribir algo esclarecedor.

Populares

La toma de Quaragosh

El pasado jueves 8 de enero por la tarde me llegó por whatsapp un mensaje urgente pidiendo oraciones porque los islamistas del ISIS acababan de tomar la ciudad de Quaragosh, la que cuenta -o contaba- con más cristianos en Iraq. Según el mensaje, cientos de hombres, mujeres y niños estaban siendo decapitados en ese momento. Dicho así, me produjo tal congoja que empecé a pasarlo, hasta que decidí comprobar, acuciado por cierta sospecha.

Procuro estar informado, y la toma de Quaragosh ese día no me cuadraba nada. Acudí a Twitter en busca de una fuente profesional sin encontrarla, y me fui dando cuenta de que la cadena de oración se iba remontando poco a poco en el tiempo, a días, semanas, meses atrás. Uno de los tuits (del 5 de enero) reconocía: "La noticia que colgué ayer de la ocupación de quaragosh en Irak, se produjo en agosto". En efecto, el primer tuit alusivo anuncia el ataque a la ciudad en junio, y el siguiente, que informa de la toma y la masacre, es del 8 de agosto.

¿Cómo ser un blogger top?

He sacado un poco de tiempo para leer varios artículos que tenía reservados para leer más tarde sobre cómo llevar mi blog al éxito: escribir cada semana, conocer a mis lectores, identificar influencers, usar etiquetas, crear eventos, tener un calendario,  establecer palabras clave...

¡Buff! La mayoría de los consejos son de sentido común; los otros son profesionales. Es decir, están muy bien.

¿Por qué no los sigo -o no se si los sigo-?

Por dos motivos.

Uno: por pereza. Pereza para aplicar tantos consejos, métodos, herramientas...

Dos: porque la mayoría de estos artículos están orientados al marketing, a vender, a crear, posicionar y fortalecer una marca -debo de haber elegido mal mis influencers-. Resumiendo, vienen a decir "escribe lo que tu público -actual o potencial- quiere leer".

Y claro, yo, en mi blog, quiero escribir lo que yo quiero escribir, lo que tengo que decir, lo que pienso o me parece interesante de lo que otros piensan y escriben.

Pero, ¿interesa a otros? N…

Elecciones bis

No trato sobre política -en el sentido reductivo de la expresión- en este blog; lo que no significa que no me apasione. Pero llevo días queriendo compartir una reflexión sobre las situaciones que nos han abocado a repetir las elecciones.

En primer lugar, el marco general del sistema de partidos, la partitocracia, que los convierte en el único factor de poder y, consecuentemente, en órganos de poder o de intereses solo alcanzables a través del ejercicio del poder. El resultado es que si uno gana, los demás pierden: por eso es tan difícil que se llegue a acuerdos. Pensemos, por ejemplo, en la liga de fútbol: si un equipo gana, otro pierde, y si empatan, ambos pierden (solo muy raramente ambos ganan). En una sociedad tan "líquida" como la nuestra, los partidos, además de omnipresentes, son de una dureza granítica.

Como el Partido Popular (PP) ganó las pasadas elecciones, todos los demás perdieron; por eso no quieren que gobierne. Además, el PP ha dado una justificación moral a e…