Ir al contenido principal

El día siguiente al 18Jn


La familia sí importa
El Gobierno puso toda la carne en el asador por "boicotear" la manifestación en defensa de la familia, celebrada el sábado en Madrid con una asistencia que superó las previsiones de los organizadores. En el día después, estos son algunos datos:
-Los manifestantes ocupaban: desde Cibeles hasta la Puerta de Alcalá, hasta Colón y hasta la Puerta del Sol, además de numerosas calles laterales. Pocas veces se había visto en Madrid.
-¿Por qué no hubo despliegue de puestos preventivos del SAMUR, tratándose de una concentración familiar, con niños, con abuelos...? ¿Quién lo impidió?
-La Policía Nacional actuó solamente con retenes antidisturbios, pero no ordenando la situación. No se cortó el tráfico por la Castellana hasta pocos minutos antes de las seis de la tarde, hora del comienzo de la marcha.
-¿Quién dio ordenes a la Guardia Civil para que interceptara, detuviera, inspeccionara y desviara autobuses que llevaban visibles símbolos y carteles de que se dirigían a la manifestación? Algunos vehículos fueron enviados a Toledo.
-La cifra de 166.000 asistentes de la Delegación del Gobierno, frente el millón y medio que calcularon los organizadores, es tan distante que descalifica los datos oficiales. Si hubieran dado 300.000, a lo mejor habría tenido más credibilidad. La BBC, que se hizo eco en su servicio internacional, habló de 700.000 personas.
-A la vista de ese dato, ya se entiende por qué el Delegado del Gobierno, Constantino Méndez, limitó el recorrido al tramo Cibeles-Puerta el Sol: en ese trayecto no cabe más gente. Redujo el espacio y luego dio la cifra de asistentes. Lo que no ha hecho es incluir los tramos Cibeles-Puerta de Alcalá, Cibeles-Colón, y las calles adyacentes, sobre todo los que rodean la Puerta del Sol, que estaban llenas de gente.
-Dentro de los intentos de abortar la manifestación hay que situar la "advertencia" del Fiscal General del Estado, anunciando que pensaba "vigilar" estrechamente el contenido de las pancartas. Conde Pumpido está convirtiéndose en instrumento político del Gobierno.
-No hubo el menor incidente. No se corearon gritos ofensivos contra nadie. Las consignas fueron "democráticas" y no hubo carteles agresivos. La concentración fue una marcha familiar, desenfadada y hasta divertida. La organización estuvo casi perfecta.
-Se echó de menos la presencia de Esperanza Aguirre. Nadie contaba con Alberto Ruiz Gallardón, pero sí con la presidenta madrileña. Perdió una oportunidad de ganar liderazgo.
-Telemadrid se equivocó no dando en directo la manifestación.
-El Partido Popular minimizó en lo posible la representación, para evitar la imagen de una marcha "del PP".
-Por lo visto y escuchado, dio la sensación de que la manifestación no es el final de un proceso, sino más bien el inicio de algo: la movilización de la gente normal.
-El País ofreció en su portada una foto de obispos. No se vio la imagen general de las calles llenas de gente. El resto de la prensa nacional estuvo más ajustada en enfoques e información.
elconfidencialdigital

Comentarios

Populares

La toma de Quaragosh

El pasado jueves 8 de enero por la tarde me llegó por whatsapp un mensaje urgente pidiendo oraciones porque los islamistas del ISIS acababan de tomar la ciudad de Quaragosh, la que cuenta -o contaba- con más cristianos en Iraq. Según el mensaje, cientos de hombres, mujeres y niños estaban siendo decapitados en ese momento. Dicho así, me produjo tal congoja que empecé a pasarlo, hasta que decidí comprobar, acuciado por cierta sospecha.

Procuro estar informado, y la toma de Quaragosh ese día no me cuadraba nada. Acudí a Twitter en busca de una fuente profesional sin encontrarla, y me fui dando cuenta de que la cadena de oración se iba remontando poco a poco en el tiempo, a días, semanas, meses atrás. Uno de los tuits (del 5 de enero) reconocía: "La noticia que colgué ayer de la ocupación de quaragosh en Irak, se produjo en agosto". En efecto, el primer tuit alusivo anuncia el ataque a la ciudad en junio, y el siguiente, que informa de la toma y la masacre, es del 8 de agosto.

Mons. Javier Echevarría. Prelado del Opus Dei

El lunes 12 de diciembre fallecía en Roma el prelado del Opus Dei, Mons. Javier Echevarría. La noticia y los acontecimientos siguientes son noticia mundial. No lo es, porque no debe serlo, lo que cuento a continuación.

Recibí la noticia el mismo lunes por la noche, pocos minutos después de que aconteciera, y, tras comunicarlo a allegados y amigos, vinieron a mi memoria los días de mayo de 1996 en que tuve la suerte de vivir con él en la misma casa, en Granada. No es que parara mucho en casa, la verdad, porque siguió sin rechistar un plan de encuentros con grupos más o menos grandes de personas diseñado para acabar con cualquiera. Estas son las primeras cosas que quiero destacar: que se sometió al programa previsto por otros con total docilidad, sin pedir nada ni reservarse un minuto; que todo su interés era estar con las personas que querían verle -y eran miles- y a todas atendió con la máxima atención. Visitó la Alhambra porque le insistimos, pensando que le gustaría y que descansarí…

¿Cómo ser un blogger top?

He sacado un poco de tiempo para leer varios artículos que tenía reservados para leer más tarde sobre cómo llevar mi blog al éxito: escribir cada semana, conocer a mis lectores, identificar influencers, usar etiquetas, crear eventos, tener un calendario,  establecer palabras clave...

¡Buff! La mayoría de los consejos son de sentido común; los otros son profesionales. Es decir, están muy bien.

¿Por qué no los sigo -o no se si los sigo-?

Por dos motivos.

Uno: por pereza. Pereza para aplicar tantos consejos, métodos, herramientas...

Dos: porque la mayoría de estos artículos están orientados al marketing, a vender, a crear, posicionar y fortalecer una marca -debo de haber elegido mal mis influencers-. Resumiendo, vienen a decir "escribe lo que tu público -actual o potencial- quiere leer".

Y claro, yo, en mi blog, quiero escribir lo que yo quiero escribir, lo que tengo que decir, lo que pienso o me parece interesante de lo que otros piensan y escriben.

Pero, ¿interesa a otros? N…