Ir al contenido principal

Algunos argumentos a favor de la manifestación


La manifestación de este sábado, a las 18.00 horas en Madrid, es a favor del matrimonio de un hombre con una mujer, así como en defensa del derecho de todo niño a tener padre y madre en una adopción. Como se puede comprobar, todo es positivo y propositivo, todo lo contrario de lo que dijo este mismo miércoles el líder de Convergència i Unió, Artur Mas, quien parece que ha opinado sobre la iniciativa del Foro Español de la Familia sin haber leído ni el lema ni el manifiesto de los convocantes. Es inconcebible que un líder que ha sido votado por muchos de los catalanes que irán a la marcha afirme, como así sucedió, que sólo apoyaría la concentración si fuese “a favor de un determinado modelo de familia” y no “en contra de otro”. Estas declaraciones, incluidas en una de las informaciones que publicamos en esta edición de nuestro periódico, se desacreditan por sí solas y, de paso, refuerzan el argumento principal de la manifestación: expresarnos como ciudadanos a favor del matrimonio entre hombre y mujer y en defensa de los derechos de los niños. ¿Eso es ir contra algo o contra alguien?

Por otro lado, es una manifestación plural, convocada por una plataforma y apoyada por numerosas entidades cívicas, por la Conferencia Episcopal Española y por grupos políticos de muy distinto signo, desde la izquierda obrera no marxista hasta el movimiento familiarista, pasando por el tradicionalismo, numerosos votantes de partidos mayoritarios y, como se conoció este lunes, también el Partido Popular.

El diario EL PAÍS y la cadena SER, con su discurso sectario y sometido al Gobierno socialista, dicen estos días que es el PP quien convoca la marcha, junto con la Iglesia católica, un discurso al que también se apunta el diario AVUI en su edición de este martes al titular “La Iglesia y el PP se manifestarán juntos contra los matrimonios gays”. Pero digan lo que digan algunos medios, los centenares de miles de ciudadanos que estarán este sábado en Madrid son de muy diversa procedencia, unidos –eso sí- a favor de algo tan antropológicamente claro como es la defensa de la familia fundamentada en la unión de hombre y mujer. Y en este punto, existe una gran coincidencia entre personas muy distintas política, cultural y religiosamente.


La manifestación es, además, un pronunciamiento colectivo a favor de la sociedad, ante este proyecto de reforma del Código Civil que supone una ruptura antropológica. No se puede aceptar que esta ley salga adelante con una mayoría ajustada y, encima, con un previsible veto del Senado. Esta oposición a la ley no significa ir contra nadie, porque los homosexuales tienen la misma dignidad humana de todos. A los que califican de “radical” o “extremista” la convocatoria, podemos recordarles que 189 de los 191 países que forman la ONU prohíben el matrimonio entre personas del mismo sexo.

Finalmente, a pesar de que el enfrentamiento político entre PSOE y PP puede asumir cierto protagonismo en los próximos días tras el apoyo anunciado por los populares, aquellos ciudadanos que se sientan identificados con lo que libremente proponen los organizadores de la manifestación no deben dejarse influir por discursos que pueden resultar demagógicos o incluso salidos de tono. La iniciativa es de la sociedad civil. Aunque cualquier institución, grupo o partido político puede sumarse, la manifestación no es ni de la Iglesia ni de ninguna fuerza política. Es de todos los ciudadanos que quieran defender, como planteamiento principal, la definición del matrimonio como la unión de un hombre y una mujer.

Comentarios

Populares

La toma de Quaragosh

El pasado jueves 8 de enero por la tarde me llegó por whatsapp un mensaje urgente pidiendo oraciones porque los islamistas del ISIS acababan de tomar la ciudad de Quaragosh, la que cuenta -o contaba- con más cristianos en Iraq. Según el mensaje, cientos de hombres, mujeres y niños estaban siendo decapitados en ese momento. Dicho así, me produjo tal congoja que empecé a pasarlo, hasta que decidí comprobar, acuciado por cierta sospecha.

Procuro estar informado, y la toma de Quaragosh ese día no me cuadraba nada. Acudí a Twitter en busca de una fuente profesional sin encontrarla, y me fui dando cuenta de que la cadena de oración se iba remontando poco a poco en el tiempo, a días, semanas, meses atrás. Uno de los tuits (del 5 de enero) reconocía: "La noticia que colgué ayer de la ocupación de quaragosh en Irak, se produjo en agosto". En efecto, el primer tuit alusivo anuncia el ataque a la ciudad en junio, y el siguiente, que informa de la toma y la masacre, es del 8 de agosto.

¿Cómo ser un blogger top?

He sacado un poco de tiempo para leer varios artículos que tenía reservados para leer más tarde sobre cómo llevar mi blog al éxito: escribir cada semana, conocer a mis lectores, identificar influencers, usar etiquetas, crear eventos, tener un calendario,  establecer palabras clave...

¡Buff! La mayoría de los consejos son de sentido común; los otros son profesionales. Es decir, están muy bien.

¿Por qué no los sigo -o no se si los sigo-?

Por dos motivos.

Uno: por pereza. Pereza para aplicar tantos consejos, métodos, herramientas...

Dos: porque la mayoría de estos artículos están orientados al marketing, a vender, a crear, posicionar y fortalecer una marca -debo de haber elegido mal mis influencers-. Resumiendo, vienen a decir "escribe lo que tu público -actual o potencial- quiere leer".

Y claro, yo, en mi blog, quiero escribir lo que yo quiero escribir, lo que tengo que decir, lo que pienso o me parece interesante de lo que otros piensan y escriben.

Pero, ¿interesa a otros? N…

Elecciones bis

No trato sobre política -en el sentido reductivo de la expresión- en este blog; lo que no significa que no me apasione. Pero llevo días queriendo compartir una reflexión sobre las situaciones que nos han abocado a repetir las elecciones.

En primer lugar, el marco general del sistema de partidos, la partitocracia, que los convierte en el único factor de poder y, consecuentemente, en órganos de poder o de intereses solo alcanzables a través del ejercicio del poder. El resultado es que si uno gana, los demás pierden: por eso es tan difícil que se llegue a acuerdos. Pensemos, por ejemplo, en la liga de fútbol: si un equipo gana, otro pierde, y si empatan, ambos pierden (solo muy raramente ambos ganan). En una sociedad tan "líquida" como la nuestra, los partidos, además de omnipresentes, son de una dureza granítica.

Como el Partido Popular (PP) ganó las pasadas elecciones, todos los demás perdieron; por eso no quieren que gobierne. Además, el PP ha dado una justificación moral a e…