Ir al contenido principal

Que no, vaya

Hace tiempo pedí al Presidente del Gobierno que los padres puedan manifestar la voluntad de que, en caso de orfandad, sus hijos no sean entregados en adopción a parejas homosexuales. Al cabo de un mes recibo esta respuesta:

Madrid, 26 de mayo de 2005
Contesto al correo electrónico que ha dirigido al Presidente del Gobierno, acerca de que "los padres puedan manifestar la voluntad de que, en caso de orfandad, sus hijos no sean entregados en adopción a parejas homosexuales".
A estos efectos, los artículos 175 y siguientes del Código Civil regulan ampliamente la institución de la adopción y, especialmente, hay que considerar el artículo 176.1 que establece que: "la adopción se constituye por resolución judicial, que tendrá en cuenta siempre el interés del adoptando y la idoneidad del adoptante o adoptantes para el ejercicio de la patria potestad".
Además, sobre este tema, deben tenerse en cuenta los artículos 223 y siguientes de la citada Norma y, en particular, las previsiones contenidas en el artículo 245 del Código Civil, que le cito literalmente: "Tampoco pueden ser tutores los excluidos expresamente por el padre o la madre en sus disposiciones en testamento o en documento notarial, salvo que el Juez, en resolución motivada, estime otra cosa en beneficio del menor o incapacitado".
El Código Civil establece, por tanto, un sistema equilibrado de garantías en beneficio del menor cuya modificación, a mi juicio, no parece necesaria.
Reciba un cordial saludo, con la confianza en que estos comentarios puedan serle de utilidad, y le comunico que, en los mismos términos, he escrito a todos aquéllos que sobre esta cuestión se han dirigido al Presidente del Gobierno. Atentamente. José Enrique Serrano. Director del Gabinete de la Presidencia del Gobierno.

Resumiendo -para los que se aturden (con razón) con los argumentos jurídicos-, que tururú; porque la regulación legal existente no garantiza que los huérfanos no acaben adoptados o acogidos por parejas del mismo sexo, por mucho que se opongan los progenitores, que es lo que pedía.
Ya ves, que no.

Comentarios

ana ha dicho que…
entonces... crees mejor que los niños queden en un lugar, una residencia o un sitio sin ningún tipo de familia?
No se yo... creo que lo importante para un niño es un hogar, no estar sin una familia.
Por cierto, a mi me criaron dos "varones". Mi padre y mi tío. Mamá murio al poco de nacer yo. Y la verdad... no me ha afectado para nada. En diciembre me casé, soy heterosexual. Mi padrino fue mi padre, mi testigo mi tío, el "solterón" :).
Pero de buen rollo, eh?
cambiaelmundo ha dicho que…
Lo que creo mejor es que los niños tengan una familia, un padre, una madre y, si puede ser, hermanos/as: si se puede lograr esto, sobra lo demás, y se puede, pues lo que faltan son adoptandos.
Tu caso..., pues tenías claro que tu padre era tupadre, tu tío tu tío y que tu madre había fallecido (y seguramente vela por ti desde el cielo): no es lo mismo.
En cuanto a si prefiero que un niño quede al cuidado de una institución al caso a que sea adoptado por un par de homosexuales o lesbianas (que no son lo mismo que dos personas del mismo sexo), pues la verdad es que sí: yo al menos lo hubiera preferido.

Populares

La toma de Quaragosh

El pasado jueves 8 de enero por la tarde me llegó por whatsapp un mensaje urgente pidiendo oraciones porque los islamistas del ISIS acababan de tomar la ciudad de Quaragosh, la que cuenta -o contaba- con más cristianos en Iraq. Según el mensaje, cientos de hombres, mujeres y niños estaban siendo decapitados en ese momento. Dicho así, me produjo tal congoja que empecé a pasarlo, hasta que decidí comprobar, acuciado por cierta sospecha.

Procuro estar informado, y la toma de Quaragosh ese día no me cuadraba nada. Acudí a Twitter en busca de una fuente profesional sin encontrarla, y me fui dando cuenta de que la cadena de oración se iba remontando poco a poco en el tiempo, a días, semanas, meses atrás. Uno de los tuits (del 5 de enero) reconocía: "La noticia que colgué ayer de la ocupación de quaragosh en Irak, se produjo en agosto". En efecto, el primer tuit alusivo anuncia el ataque a la ciudad en junio, y el siguiente, que informa de la toma y la masacre, es del 8 de agosto.

Mons. Javier Echevarría. Prelado del Opus Dei

El lunes 12 de diciembre fallecía en Roma el prelado del Opus Dei, Mons. Javier Echevarría. La noticia y los acontecimientos siguientes son noticia mundial. No lo es, porque no debe serlo, lo que cuento a continuación.

Recibí la noticia el mismo lunes por la noche, pocos minutos después de que aconteciera, y, tras comunicarlo a allegados y amigos, vinieron a mi memoria los días de mayo de 1996 en que tuve la suerte de vivir con él en la misma casa, en Granada. No es que parara mucho en casa, la verdad, porque siguió sin rechistar un plan de encuentros con grupos más o menos grandes de personas diseñado para acabar con cualquiera. Estas son las primeras cosas que quiero destacar: que se sometió al programa previsto por otros con total docilidad, sin pedir nada ni reservarse un minuto; que todo su interés era estar con las personas que querían verle -y eran miles- y a todas atendió con la máxima atención. Visitó la Alhambra porque le insistimos, pensando que le gustaría y que descansarí…

¿Cómo ser un blogger top?

He sacado un poco de tiempo para leer varios artículos que tenía reservados para leer más tarde sobre cómo llevar mi blog al éxito: escribir cada semana, conocer a mis lectores, identificar influencers, usar etiquetas, crear eventos, tener un calendario,  establecer palabras clave...

¡Buff! La mayoría de los consejos son de sentido común; los otros son profesionales. Es decir, están muy bien.

¿Por qué no los sigo -o no se si los sigo-?

Por dos motivos.

Uno: por pereza. Pereza para aplicar tantos consejos, métodos, herramientas...

Dos: porque la mayoría de estos artículos están orientados al marketing, a vender, a crear, posicionar y fortalecer una marca -debo de haber elegido mal mis influencers-. Resumiendo, vienen a decir "escribe lo que tu público -actual o potencial- quiere leer".

Y claro, yo, en mi blog, quiero escribir lo que yo quiero escribir, lo que tengo que decir, lo que pienso o me parece interesante de lo que otros piensan y escriben.

Pero, ¿interesa a otros? N…