Ir al contenido principal

'La Venganza de los Sith'

Los críticos se rinden ante el oscuro y trágico final de 'Star Wars'. Inigualable en la acción y la magia visual, impactante en ritmo y batallas, triste y emotiva en su desenlace... Es lo que los aficionados estaban esperando, dice la crítica.
Por Pablo J. Ginés en www.forumlibertas.com

El jueves se estrena en España La Venganza de los Sith, el Episodio III de La Guerra de las Galaxias, y ya la prensa hierve en anticipación. Antena 3 TV ha emitido el Episodio I y va a emitir Episodio II, mientras mantiene una serie de televisión de dibujos de Star Wars. Los diarios gratuitos ofrecen páginas llenas de fotos. Las revistas de cine son casi monográficas. Es la culminación de la saga, y las críticas que llegan desde EEUU y las de los periodistas españoles que la han visto (esta semana hubo un pase para prensa en Madrid) son muy favorables.

Casi todos coinciden: es una película oscura, es trágica, quizá demasiado violenta para niños, es tremendamente buena en la acción, combates, ritmo y batallas y es lo que los aficionados estaban esperando. También coinciden en que los diálogos son el punto débil de Lucas y que el buen hacer de los actores no lo compensa, pero la gente no va a ver una película de diálogos.





La revista americana VARIETY ha dicho que la película "está llena de acción, drama y espectáculo" y sin censurarse afirma que "no importa lo que uno piense de las dos entregas anteriores, esta película dinámica plancha la mayoría de los problemas y emerge como la mejor en toda la serie desde El Imperio Contraataca".

THE HOLLYWOOD REPORTER habla de "un conmovedor fnal para la saga de Star Wars" y añade que La Venganza de los Sith "finaliza la serie de seis películas en una nota tan culminante que uno siente las ganas de gritar, ¡rebobinen!"

COMMINGSOON.COM dice que se mantienen los problemas de la nueva trilogía (los diálogos malos y las actuaciones frías) pero que ninguna otra película de la serie ha tenido tanta acción, en tierra, aire, espacio... y que sabe conectar muy bien con la trilogía original.





Otros críticos dicen que los actores han mejorado respecto a las películas anteriores: Natalie Portman (que va peinada al estilo "princesa Leia", un enlace hacia el Episodio IV) ya se siente bien en su papel de reina Amidala, y el canadiense NATIONAL POST alaba a su compatriota Hayden Christensen, muy metido en su papel de un Anakin Skywalker que va corrompiéndose ineludiblemente hasta convertirse en el oscuro Darth Vader. Pese a la mejoría, el romance entre ambos personajes no convence a los críticos.

No se trata de responder interrogantes

La peli no quiere responder preguntas porque todos saben las respuestas. El espectador medio va a la película sabiéndolo todo: que Anakin será seducido por el Lado Oscuro de la Fuerza, que Palpatine es el Emperador, que los Jedi serán exterminados, que Leia y Anakin tendrán gemelos... todo avanza inexorablemente a la tragedia, y precisamente porque es inexorable y porque los personajes ven lo que suceden sin poder evitarlo el sentimiento trágico se impone.

Como en las dos entregas anteriores, la película empieza con 20 minutos de magnífica accción, siempre combinada prudentemente con puntos de humor a cargo del robot R2D2. Luego hay un cierto estancamiento de unos 40 minutos, que refleja la lucha interior de Anakin. Él está casado en secreto con Amidala, contra el uso prescrito entre los Jedi, que cada vez confían menos en él. El canciller Palpatine le pide que espíe a los Jedi, los Jedi le piden que espíe a Palpatine. Tiene un sueño premonitorio acerca de Amidala y los bebés en camino, la visión de su amada muriendo en el parto. Aquí es cuando se le ofrece acudir al Lado Oscuro de la Fuerza... que es precisamente lo que le separará de sus seres amados.

La segunda mitad de la película tiene al espectador atado al sillón entre combates de espada láser y batallas espaciales, en un torrente de acción magistral. Hay un magnífico trabajo de edición y montaje reconocido por todos los críticos, especialmente al combinar los duelos paralelos: Anakin contra su viejo maestro Obi Wan Kenobi, Yoda contra el canciller Palpatine, que es en realidad un oscuro señor del Sith. "Desde un punto de vista puramente visual, ninguna película hasta el momento puede igualar La Venganza de los Sith", dice el crítico James Berardinelli en MOVIE-REVIEWS.

Toda la película lleva a revisitar con ojos nuevos la original, el Episodio IV que vimos en los cines en 1977. Los cazas monoplaza se parecen mucho a los famosos TIE-Fighters y X-Wings de la serie clásica. Los cruceros grandes se parecen a los futuros Destructores Estelares. Las tropas clónicas son más parecidas a los Stormtroopers imperiales. Aparecen personajes de la serie clásica, como el comandante Tarkin o el peludo wookie Chewbacca. Junto a esto, la primera aparición en La Venganza de los Sith de la máscara y el traje negro es un momento de profunda tristeza: para el espectador no es un reencuentro con Darth Vader, sino la muerte definitiva del jedi Anakin, y su redención deseada no llegará hasta el Episodio VI. Es una historia trágica, triste y oscura, no podía ser de otra forma, y el espectador lo disfrutará así.




Toda la película lleva a revisitar con ojos nuevos la original, el Episodio IV que vimos en los cines en 1977. Los cazas monoplaza se parecen mucho a los famosos TIE-Fighters y X-Wings de la serie clásica. Los cruceros grandes se parecen a los futuros Destructores Estelares. Las tropas clónicas son más parecidas a los Stormtroopers imperiales. Aparecen personajes de la serie clásica, como el comandante Tarkin o el peludo wookie Chewbacca. Junto a esto, la primera aparición en La Venganza de los Sith de la máscara y el traje negro es un momento de profunda tristeza: para el espectador no es un reencuentro con Darth Vader, sino la muerte definitiva del jedi Anakin, y su redención deseada no llegará hasta el Episodio VI. Es una historia trágica, triste y oscura, no podía ser de otra forma, y el espectador lo disfrutará así.

Comentarios

Populares

La toma de Quaragosh

El pasado jueves 8 de enero por la tarde me llegó por whatsapp un mensaje urgente pidiendo oraciones porque los islamistas del ISIS acababan de tomar la ciudad de Quaragosh, la que cuenta -o contaba- con más cristianos en Iraq. Según el mensaje, cientos de hombres, mujeres y niños estaban siendo decapitados en ese momento. Dicho así, me produjo tal congoja que empecé a pasarlo, hasta que decidí comprobar, acuciado por cierta sospecha.

Procuro estar informado, y la toma de Quaragosh ese día no me cuadraba nada. Acudí a Twitter en busca de una fuente profesional sin encontrarla, y me fui dando cuenta de que la cadena de oración se iba remontando poco a poco en el tiempo, a días, semanas, meses atrás. Uno de los tuits (del 5 de enero) reconocía: "La noticia que colgué ayer de la ocupación de quaragosh en Irak, se produjo en agosto". En efecto, el primer tuit alusivo anuncia el ataque a la ciudad en junio, y el siguiente, que informa de la toma y la masacre, es del 8 de agosto.

A propósito de Tabarnia

La broma no lo es tanto. Para empezar es el espejo en el que los argumentos independentistas se ven reflejados con toda su grotesca facha. Ni siquiera hace falta que el espejo sea cóncavo o convexo, como los que había en el parque de atracciones del Tibidabo. Es la administración del ponzoñoso brebaje nacionalista a sus mismos elaboradores.

Con humor.

Por esto tiene tanto éxito.

Como barcelonés, y, por tanto, presunto tabarnés, me considero implicado. Al principio no quise dar vuelo al invento: bastante lío tenemos con el nacionalismo independentista catalán como para regresar al cantonalismo del siglo XIX. Después, ha ido haciéndome gracia la broma, por su sencilla genialidad y eficacia para poner en evidencia el separatismo, hasta el punto de que barajo la posibilidad de ofrecerme como cónsul de Tabarnia en Granada.

Pero ahora veo que, como dijo un amigo, Tabarnia no es nada inocente. Está bien para defender la unidad de España; pero ¡ojo!

Me han abierto los ojos dos artículos de …

José Antonio Senovilla. Vicario del Opus Dei en Rusia (y Ucrania)

Conocí a José Antonio Senovilla cuando era el prototipo de lo que hoy se llama un emprendedor. Tenía proyectos para sí y para cualquiera que se le acercara. Muchas personas con espíritu emprendedor se le acercaban en busca de asesoramiento y encontraban, normalmente, aliento para ir más allá de lo que nunca soñaron. Luego trabajamos juntos unos cuantos años y comprobé en carnes propias su empuje y magnanimidad.

Solo una persona de su magnanimidad y empuje podía ordenarse sacerdote entrado ya en años y marcharse a comenzar la labor estable del Opus Dei en Rusia. Así, sin saber ruso y, casi, sin saber ser cura. José Antonio merecía una entrevista, y así lo entendió el Diario Jaén, que le abrió una página entera en su Dominical del pasado domingo. Esto es lo que escribió:



"En Jaén, la ciudad en la que nací y a la que vuelvo siempre que puedo, como ahora, aprendí de Rusia lo que habitualmente un niño alumno de los Maristas puede saber sobre el país más grande del mundo: Rusia ocupa má…