Ir al contenido principal

Unos hablan, otros luchan y otros llenan el plato del pobre

Mientras en el Congreso los padres patrios desataban la barrila presupuestaria y en el ágora callejera los oradores de la Generación Perdida se aclaraban el esófago para gargarizar sus consignas, el secretario general de Cáritas España, Sebastián Mora, nos informaba de que el año pasado atendieron a 1.804.126 menesterosos en España y a cuatro millones en el extranjero. Así es la vida: unos parlamentan; otros luchan; y otros, sencillamente, rellenan la escudilla cotidiana de los pobres.

Así empieza un impagable artículo de Jorge Bustos (Caridad o democracia, La Gaceta, miércoles, 24 de octubre de 2012), que me ha dado otra perspectiva de una constatación que tengo hecha desde hace tiempo: que los pobres se ponen a pedir en las puertas de las iglesias, y no en las de los bancos, los indicatos ni las oficinas gubernamentales.

La Memoria 2011 de Cáritas Española presenta un balance positivo: más familias atendidas, más voluntarios y más donativos de origen privado (ojo, 2011, no se cuenta el reciente de 20 M de Amancio Ortega). Es decir, ellos, como muchos otros (Bancos de Alimentos, comedores, etc.), sin palabrería, pancartas ni manifestaciones, se arremangan y resuelven, mientras otros gritan, exigen y no resuelven nada.

Por ejemplo, tenemos el reciente y triste suceso del suicidio de un vecino de La Chana (barrio de Granada), que se ha suicidado ante su inminente desahucio. Ahora todos, a toro pasado, se manifiestan, protestan y desfilan ante su cadáver; pero me gustaría saber quién de todos estos le ha ayudado en su necesidad durante los años en que ha venido cocinándose esta desgracia.

Para colmo, aún soportamos en este atribulado país a una colección de comunistas irredentos, inasequibles al ridículo, capaces de criticar, de forma gravemente insultante, a Cáritas, por la iniciativa de esta de crear un economato. Al secretario provincial de Comisiones Obreras de Córdoba se le fueron los sesos por la boca cuando comparó Cáritas con la mafia y los Hermanos Musulmanes. Dijo que él apuesta por la justicia y no por la caridad.

No sé qué pensarán los "clientes de Cáritas"; pero se adivina, mientras la caridad dé de comer y la "justicia" del señor secretario solo proporcione pancartas y titulares.

Empiezan a cansar tantos botarates que, para más inri, cobran del bolsillo de todos. La Caridad cristiana, de siempre, supone la Justicia -dar a cada uno lo suyo- y añade el amor fraterno -dar de lo propio, darse uno mismo-: hace falta mucha ceguera, o mucha estupidez, o mucha maldad para seguir despreciándola.

La sabiduría popular lo viene diciendo desde hace siglos: menos predicar y más dar trigo (señor secretario).



Comentarios

Populares

La toma de Quaragosh

El pasado jueves 8 de enero por la tarde me llegó por whatsapp un mensaje urgente pidiendo oraciones porque los islamistas del ISIS acababan de tomar la ciudad de Quaragosh, la que cuenta -o contaba- con más cristianos en Iraq. Según el mensaje, cientos de hombres, mujeres y niños estaban siendo decapitados en ese momento. Dicho así, me produjo tal congoja que empecé a pasarlo, hasta que decidí comprobar, acuciado por cierta sospecha.

Procuro estar informado, y la toma de Quaragosh ese día no me cuadraba nada. Acudí a Twitter en busca de una fuente profesional sin encontrarla, y me fui dando cuenta de que la cadena de oración se iba remontando poco a poco en el tiempo, a días, semanas, meses atrás. Uno de los tuits (del 5 de enero) reconocía: "La noticia que colgué ayer de la ocupación de quaragosh en Irak, se produjo en agosto". En efecto, el primer tuit alusivo anuncia el ataque a la ciudad en junio, y el siguiente, que informa de la toma y la masacre, es del 8 de agosto.

A propósito de Tabarnia

La broma no lo es tanto. Para empezar es el espejo en el que los argumentos independentistas se ven reflejados con toda su grotesca facha. Ni siquiera hace falta que el espejo sea cóncavo o convexo, como los que había en el parque de atracciones del Tibidabo. Es la administración del ponzoñoso brebaje nacionalista a sus mismos elaboradores.

Con humor.

Por esto tiene tanto éxito.

Como barcelonés, y, por tanto, presunto tabarnés, me considero implicado. Al principio no quise dar vuelo al invento: bastante lío tenemos con el nacionalismo independentista catalán como para regresar al cantonalismo del siglo XIX. Después, ha ido haciéndome gracia la broma, por su sencilla genialidad y eficacia para poner en evidencia el separatismo, hasta el punto de que barajo la posibilidad de ofrecerme como cónsul de Tabarnia en Granada.

Pero ahora veo que, como dijo un amigo, Tabarnia no es nada inocente. Está bien para defender la unidad de España; pero ¡ojo!

Me han abierto los ojos dos artículos de …

José Antonio Senovilla. Vicario del Opus Dei en Rusia (y Ucrania)

Conocí a José Antonio Senovilla cuando era el prototipo de lo que hoy se llama un emprendedor. Tenía proyectos para sí y para cualquiera que se le acercara. Muchas personas con espíritu emprendedor se le acercaban en busca de asesoramiento y encontraban, normalmente, aliento para ir más allá de lo que nunca soñaron. Luego trabajamos juntos unos cuantos años y comprobé en carnes propias su empuje y magnanimidad.

Solo una persona de su magnanimidad y empuje podía ordenarse sacerdote entrado ya en años y marcharse a comenzar la labor estable del Opus Dei en Rusia. Así, sin saber ruso y, casi, sin saber ser cura. José Antonio merecía una entrevista, y así lo entendió el Diario Jaén, que le abrió una página entera en su Dominical del pasado domingo. Esto es lo que escribió:



"En Jaén, la ciudad en la que nací y a la que vuelvo siempre que puedo, como ahora, aprendí de Rusia lo que habitualmente un niño alumno de los Maristas puede saber sobre el país más grande del mundo: Rusia ocupa má…