Ir al contenido principal

La no inauguración de curso de la Universidad de Granada

No hay nada que celebrar, los recortes no se celebran. No es solo la opinión de unos cuantos, los ahora llamados 25S, antes 15M, indignados, etc., sino que la han impuesto por las bravas.

Azares de la vida me han llevado esta mañana a sustituir a Director del Colegio Mayor Universitario Albayzín en los actos académicos de comienzo de curso de la Universidad de Granada. Aunque hace un par de años o tres la presión laicista sacó la Misa del Espíritu Santo -que oficia el Arzobispo- de la relación oficial de actos, allí fui a las nueve de la mañana, con muchos otros miembros de la comunidad universitaria, incluido el Rector.

Todo bien hasta la salida a la Plaza Universidad, donde comienza la procesión cívico-académica hacia el Rectorado. Porque desde las nueve y media, la plaza fue tomada por un grupo numeroso de 15S bastante ruidoso, dispuesto a bloquearla. Como los miembros de los Colegios Mayores encabezamos la procesión, pude comprobar en primera fila que los protestantes no cumplían las ordenanzas municipales contra el ruido, además de otras cosas, y allí estuvimos del orden de media hora. Comprobé que aún no hay sensación de miedo o inquietud ante estas demostraciones de fuerza, lo que explica la corriente de simpatía de que aún gozan, ni siquiera cuando hubo un tímido intento de la policía por abrir un pasillo, que provocó los empujones y provocaciones de rigor; pero percibí cierta radicalización, un atisbo de que ya no les basta con manifestaciones y buscan logros concretos por la vía de hecho. Si esto se extiende y profundiza, vamos a acabar en verdadera confrontación.

Por fin, el Rector le echó valor y se fue hacia adelante con un grupo de profesores y nosotros tras él. Los 15S se abrieron y unieron a la procesión -así la más multitudinaria de los últimos años-, con sus proclamas un tanto de manual, sus cacerolas y sus silbatos -lo peor son los silbatos- Es una experiencia extraña caminar rodeado de personas que van gritándote al lado, intentando que te quites la beca y te pongas un parche verde para pasarte a su bando.

Caminé junto a un profesor de sociología y tratamos de conversar sobre si todo esto son signos de cambio de ciclo, y pienso que cierto cambio hay, que la sociedad de la desvinculación (individualismo, relativismo y consumismo) ha producido un gran malestar y que estamos buscando un nuevo orden donde cobijarnos. Aunque confío de verdad en que lo que construyamos no sea lo que los 15S que he conocido esta mañana proponen, porque eso y su contrario ya se probó el siglo pasado y provocó muchos millones de muertos.

Conseguimos entrar en el magnífico crucero del Hospital Real, sede del Rectorado; pero un grupo de 15S había logrado entrar antes y ocupar el estrado y aledaños, de modo que, finalmente, impidieron que se celebrara el acto. El Rector y vicerrectores se desplazaron al Salón del Rector, donde otorgaron el doctorado a los doctorandos y no sé si algo más, a puerta cerrada y sin público.

Mientras quedaba claro que los que claman contra el sistema no iban a dejar que los demás no estuviésemos de acuerdo con ellos al menos en este acto concreto, me dediqué a hablar con unos y otros. Juan, amigo de años, se quedó sin asistir al doctorado de su mujer; pero peor lo llevaba un matrimonio de Coin, cuya hija recibía en ese momento su birrete de Doctora en Arquitectura sin que ellos supieran dónde ni cómo: la pobre madre estaba desolada, rota por su desilusión, como ella dijo, se había quedado cuajá.

No hay nada que celebrar, los recortes no se celebran. Ya lo saben ustedes, podemos quedar en manos de unos, como mínimo, aguafiestas.


Comentarios

Populares

La toma de Quaragosh

El pasado jueves 8 de enero por la tarde me llegó por whatsapp un mensaje urgente pidiendo oraciones porque los islamistas del ISIS acababan de tomar la ciudad de Quaragosh, la que cuenta -o contaba- con más cristianos en Iraq. Según el mensaje, cientos de hombres, mujeres y niños estaban siendo decapitados en ese momento. Dicho así, me produjo tal congoja que empecé a pasarlo, hasta que decidí comprobar, acuciado por cierta sospecha.

Procuro estar informado, y la toma de Quaragosh ese día no me cuadraba nada. Acudí a Twitter en busca de una fuente profesional sin encontrarla, y me fui dando cuenta de que la cadena de oración se iba remontando poco a poco en el tiempo, a días, semanas, meses atrás. Uno de los tuits (del 5 de enero) reconocía: "La noticia que colgué ayer de la ocupación de quaragosh en Irak, se produjo en agosto". En efecto, el primer tuit alusivo anuncia el ataque a la ciudad en junio, y el siguiente, que informa de la toma y la masacre, es del 8 de agosto.

¿Cómo ser un blogger top?

He sacado un poco de tiempo para leer varios artículos que tenía reservados para leer más tarde sobre cómo llevar mi blog al éxito: escribir cada semana, conocer a mis lectores, identificar influencers, usar etiquetas, crear eventos, tener un calendario,  establecer palabras clave...

¡Buff! La mayoría de los consejos son de sentido común; los otros son profesionales. Es decir, están muy bien.

¿Por qué no los sigo -o no se si los sigo-?

Por dos motivos.

Uno: por pereza. Pereza para aplicar tantos consejos, métodos, herramientas...

Dos: porque la mayoría de estos artículos están orientados al marketing, a vender, a crear, posicionar y fortalecer una marca -debo de haber elegido mal mis influencers-. Resumiendo, vienen a decir "escribe lo que tu público -actual o potencial- quiere leer".

Y claro, yo, en mi blog, quiero escribir lo que yo quiero escribir, lo que tengo que decir, lo que pienso o me parece interesante de lo que otros piensan y escriben.

Pero, ¿interesa a otros? N…

Elecciones bis

No trato sobre política -en el sentido reductivo de la expresión- en este blog; lo que no significa que no me apasione. Pero llevo días queriendo compartir una reflexión sobre las situaciones que nos han abocado a repetir las elecciones.

En primer lugar, el marco general del sistema de partidos, la partitocracia, que los convierte en el único factor de poder y, consecuentemente, en órganos de poder o de intereses solo alcanzables a través del ejercicio del poder. El resultado es que si uno gana, los demás pierden: por eso es tan difícil que se llegue a acuerdos. Pensemos, por ejemplo, en la liga de fútbol: si un equipo gana, otro pierde, y si empatan, ambos pierden (solo muy raramente ambos ganan). En una sociedad tan "líquida" como la nuestra, los partidos, además de omnipresentes, son de una dureza granítica.

Como el Partido Popular (PP) ganó las pasadas elecciones, todos los demás perdieron; por eso no quieren que gobierne. Además, el PP ha dado una justificación moral a e…