Ir al contenido principal

El pufo de la "Fundación" Saramago


Siento una profunda prevención hacia "lo público". No es por el prurito de ir contracorriente; es que me supera que traten a los ciudadanos como a menores de edad. Respetar a una ciudadanía madura debería significar, en mi opinión, aplicar el principio de subsidiariedad a rajatabla: no más Estado que el mínimo imprescindible.

Tengo un buen arsenal de razones para sustentar mi postura; pero hoy voy a fijarme en una, bastante poderosa: "lo privado" arriesga su dinero; "lo público" arriesga el mío, sin que yo pueda rechistar (Hacienda somos todos, nos guste o no).

Pero la sucesión de casos de corrupción en "lo público" amenaza en convertir la prevención en aversión cuando, además, se añaden las ínfulas culteranas. Veamos el caso de la sedicente "Fundación Saramago" (FS).

Resumiendo, para no cansar, algunos políticos pensaron aprovechar la vinculación del famoso escritor comunista portugués José Saramago con Castril -un precioso pueblo de la comarca de Huéscar, por lo demás-, para convertirla en un poderoso motor cultural con tres áreas complementarias de trabajo: la reflexión cultural, el arte y la literatura, la cooperación y los derechos humanos, mediante publicaciones, conferencias, exposiciones, y becas de estudio, basadas en la difusión y la conservación del legado ético de José Saramago.

La FS es iniciativa pública, que aprovecha cierto papanatismo privado para brillar con luz ajena. Como pasa siempre que "lo público" se apropia de "lo privado", el resultado ha sido un desastre, hasta el punto de que la familia del escritor lleva tiempo queriendo desvincularse (en Granada pueden verse los casos de los Lorca, los Guerrero...), Porque, quizá, sucede que un ayuntamiento de pueblo no está preparado para llevar una fundación.

Ha sucedido que la tal FS no ha cumplido nunca con los requisitos necesarios para ser una fundación y, por tanto, no podía recibir dinero "público" ninguno, por ley. Pues bien, ha recibido más de un millón de euros en unos pocos años, porque ninguna de las instituciones que ejercen como patronos de la misma pareció darse cuenta: ni Diputación de Granada, ni Universidad de Granada ni el propio Ayuntamiento de Castril. Pero no acaba aquí la cosa: resulta que tampoco están justificados la mayoría de los gastos, los justificados no coinciden con los datos de Hacienda, han desaparecido la dotación fundacional y el libro de cuentas, los dineros se confunden con los del ayuntamiento... Y, por supuesto, la táctica de los políticos -socialistas en este caso-, ha sido de exculparse y echar la culpa a los demás, hasta que lo burdo de sus denuncias ha puesto su cara dura al sol.

No entremos a analizar las magníficas actividades culturales del Centro Saramago (ahora ya no se refieren a él como fundación), no sea que la vergüenza nos apabulle. Supongo que ya conocen el siguiente corto de humor:

video

Más información del caso en eldiario.es, aunque es de octubre y ahora, en enero, acaba de comparecer el ex alcalde y gerente y ya no está tan gallito.


Comentarios

Populares

La toma de Quaragosh

El pasado jueves 8 de enero por la tarde me llegó por whatsapp un mensaje urgente pidiendo oraciones porque los islamistas del ISIS acababan de tomar la ciudad de Quaragosh, la que cuenta -o contaba- con más cristianos en Iraq. Según el mensaje, cientos de hombres, mujeres y niños estaban siendo decapitados en ese momento. Dicho así, me produjo tal congoja que empecé a pasarlo, hasta que decidí comprobar, acuciado por cierta sospecha.

Procuro estar informado, y la toma de Quaragosh ese día no me cuadraba nada. Acudí a Twitter en busca de una fuente profesional sin encontrarla, y me fui dando cuenta de que la cadena de oración se iba remontando poco a poco en el tiempo, a días, semanas, meses atrás. Uno de los tuits (del 5 de enero) reconocía: "La noticia que colgué ayer de la ocupación de quaragosh en Irak, se produjo en agosto". En efecto, el primer tuit alusivo anuncia el ataque a la ciudad en junio, y el siguiente, que informa de la toma y la masacre, es del 8 de agosto.

¿Cómo ser un blogger top?

He sacado un poco de tiempo para leer varios artículos que tenía reservados para leer más tarde sobre cómo llevar mi blog al éxito: escribir cada semana, conocer a mis lectores, identificar influencers, usar etiquetas, crear eventos, tener un calendario,  establecer palabras clave...

¡Buff! La mayoría de los consejos son de sentido común; los otros son profesionales. Es decir, están muy bien.

¿Por qué no los sigo -o no se si los sigo-?

Por dos motivos.

Uno: por pereza. Pereza para aplicar tantos consejos, métodos, herramientas...

Dos: porque la mayoría de estos artículos están orientados al marketing, a vender, a crear, posicionar y fortalecer una marca -debo de haber elegido mal mis influencers-. Resumiendo, vienen a decir "escribe lo que tu público -actual o potencial- quiere leer".

Y claro, yo, en mi blog, quiero escribir lo que yo quiero escribir, lo que tengo que decir, lo que pienso o me parece interesante de lo que otros piensan y escriben.

Pero, ¿interesa a otros? N…

Elecciones bis

No trato sobre política -en el sentido reductivo de la expresión- en este blog; lo que no significa que no me apasione. Pero llevo días queriendo compartir una reflexión sobre las situaciones que nos han abocado a repetir las elecciones.

En primer lugar, el marco general del sistema de partidos, la partitocracia, que los convierte en el único factor de poder y, consecuentemente, en órganos de poder o de intereses solo alcanzables a través del ejercicio del poder. El resultado es que si uno gana, los demás pierden: por eso es tan difícil que se llegue a acuerdos. Pensemos, por ejemplo, en la liga de fútbol: si un equipo gana, otro pierde, y si empatan, ambos pierden (solo muy raramente ambos ganan). En una sociedad tan "líquida" como la nuestra, los partidos, además de omnipresentes, son de una dureza granítica.

Como el Partido Popular (PP) ganó las pasadas elecciones, todos los demás perdieron; por eso no quieren que gobierne. Además, el PP ha dado una justificación moral a e…