Ir al contenido principal

Hijos adoptados

Se lo he robado al semanario ALBA (21 de noviembre) y a Miguel Aranguren, espero que me perdonen, porque es tan bello...

Uno no sabe cuándo se le van a caer las escamas de los ojos, esos prejuicios que nos impiden conocer la verdad de las cosas. Me sucedió apenas unos días atrás, pues tuve la suerte de contemplar la relación de una madre con su hijo, un niño chico que la abrazaba y llenaba de besos, y hasta buscaba su regazo para cerrar los ojos de pestañas rubias y echarse a dormir con la confianza de quien siente el calor de una protección segura…

De niños estudiábamos el Catecismo de la Iglesia Católica adaptado a nuestra edad. Aquella repetición de memoria de cada uno de sus puntos formaba parte de la asignatura de Religión y de las sucesivas catequesis. Una vez conocidos los textos, llegaba el momento de adentrarse en los distintos matices de las Verdades de la Fe, el contenido de los sacramentos, las obras de misericordia, los Mandamientos y hasta el significado de las principales oraciones del devocionario. Aquel librito compendiaba los conocimientos básicos para recibir la primera Comunión y la Confirmación. Era el resumen perfecto de la ciencia religiosa para un cristiano de a pie.

En las primeras páginas comprendíamos que la fe gira entorno a un Dios que es padre, pero recuerdo con cierta inquietud la aseveración de que “los cristianos somos hijos adoptivos de Dios por la Gracia”, adopción que logramos “a través del Bautismo”. Lo de “hijo adoptivo” siempre me sonó a filiación de segunda clase, a una paternidad distante, despreocupada, como si la única fórmula posible para generar una relación paterno-filial fuese la natural.

Las escamas de los ojos se me cayeron ante aquel niño que dormía en el regazo de su madre después de haberla coronado de besos y caricias. Aunque ahora vive en Madrid, los primeros cuatro años de su existencia los pasó en un orfanato de cualquier provincia rusa, sin referentes maternales ni paternales, a pesar de los cuidados de una administración supongo que eficiente. No logro imaginar el deseo con el que buscaba la seguridad de unos padres adoptivos ni el anhelo de esos padres por encontrar a ese hijo adoptado. Sus padres, que son un precioso reflejo de Dios que nos busca, recorrieron medio mundo para traerle a España junto con su hermana y entregarles una familia total, real y definitiva.

Mientras le contemplaba, dormido en brazos de su madre, me acordé del Catecismo y desapareció mi infante inquietud ante la paternidad adoptiva de Dios.

Comentarios

DasGretchen ha dicho que…
Muy bonito, además tengo noticias de que este señor es una persona excelente. ¡Gracias!
cambiaelmundo ha dicho que…
Y tanto, lo puedo asegurar porque lo conozco. ¿Has leído su novela La sangre del pelícano"?

Por cierto, gracias por dar la pista del blog de Caillet: muy interesante, además de que así practico mi oxidado francés...

Populares

La toma de Quaragosh

El pasado jueves 8 de enero por la tarde me llegó por whatsapp un mensaje urgente pidiendo oraciones porque los islamistas del ISIS acababan de tomar la ciudad de Quaragosh, la que cuenta -o contaba- con más cristianos en Iraq. Según el mensaje, cientos de hombres, mujeres y niños estaban siendo decapitados en ese momento. Dicho así, me produjo tal congoja que empecé a pasarlo, hasta que decidí comprobar, acuciado por cierta sospecha.

Procuro estar informado, y la toma de Quaragosh ese día no me cuadraba nada. Acudí a Twitter en busca de una fuente profesional sin encontrarla, y me fui dando cuenta de que la cadena de oración se iba remontando poco a poco en el tiempo, a días, semanas, meses atrás. Uno de los tuits (del 5 de enero) reconocía: "La noticia que colgué ayer de la ocupación de quaragosh en Irak, se produjo en agosto". En efecto, el primer tuit alusivo anuncia el ataque a la ciudad en junio, y el siguiente, que informa de la toma y la masacre, es del 8 de agosto.

¿Cómo ser un blogger top?

He sacado un poco de tiempo para leer varios artículos que tenía reservados para leer más tarde sobre cómo llevar mi blog al éxito: escribir cada semana, conocer a mis lectores, identificar influencers, usar etiquetas, crear eventos, tener un calendario,  establecer palabras clave...

¡Buff! La mayoría de los consejos son de sentido común; los otros son profesionales. Es decir, están muy bien.

¿Por qué no los sigo -o no se si los sigo-?

Por dos motivos.

Uno: por pereza. Pereza para aplicar tantos consejos, métodos, herramientas...

Dos: porque la mayoría de estos artículos están orientados al marketing, a vender, a crear, posicionar y fortalecer una marca -debo de haber elegido mal mis influencers-. Resumiendo, vienen a decir "escribe lo que tu público -actual o potencial- quiere leer".

Y claro, yo, en mi blog, quiero escribir lo que yo quiero escribir, lo que tengo que decir, lo que pienso o me parece interesante de lo que otros piensan y escriben.

Pero, ¿interesa a otros? N…

Elecciones bis

No trato sobre política -en el sentido reductivo de la expresión- en este blog; lo que no significa que no me apasione. Pero llevo días queriendo compartir una reflexión sobre las situaciones que nos han abocado a repetir las elecciones.

En primer lugar, el marco general del sistema de partidos, la partitocracia, que los convierte en el único factor de poder y, consecuentemente, en órganos de poder o de intereses solo alcanzables a través del ejercicio del poder. El resultado es que si uno gana, los demás pierden: por eso es tan difícil que se llegue a acuerdos. Pensemos, por ejemplo, en la liga de fútbol: si un equipo gana, otro pierde, y si empatan, ambos pierden (solo muy raramente ambos ganan). En una sociedad tan "líquida" como la nuestra, los partidos, además de omnipresentes, son de una dureza granítica.

Como el Partido Popular (PP) ganó las pasadas elecciones, todos los demás perdieron; por eso no quieren que gobierne. Además, el PP ha dado una justificación moral a e…