Ir al contenido principal

Transexualidad e ideología

Por Josep Miró i Ardèvol en El blog de Josep Miró, el 22 de junio de 2007

La naturaleza, nuestra condición natural, ecológica está en el fundamento del ser hombre y mujer, del aparejamiento de la paternidad y maternidad, de la filiación y la fraternidad. Por esto son previos al Estado.

Se pueden desarrollar con independencia de él y sin él. Son fruto de la condición natural humana y de las leyes naturales que rigen sus hábitats. Si rechazamos forzar a la naturaleza porque vemos dónde nos lleva la crisis ambiental y del medio natural, tampoco podemos forzar la condición humana que también es naturaleza y no sólo construcción ideológica.

A lo largo de toda su historia por diferentes que fueran las épocas y las civilizaciones, la sociedad se ha fundamentado en lo mismo: Hombres y mujeres, padres, madres, hijos y hijas, parientes. Sobre esto se ha construido el clan, la tribu, la nación, la sociedad política, el estado, las unidades supra-estatales.

Todas estas han cambiado, algunas se han extinguido. ¿Dónde están hoy los iberos? Pero la continuidad hombre-mujer y de sus generaciones articuladas por los matrimonios y la cohabitación, la descendencia y el parentesco han continuado.

Lee el artículo completo


Esta es la única razón por la cual hoy nosotros podemos estar aquí. Y esta es también la única razón por la que el estado del bienestar es posible. Sin hombres y mujeres unidos por el vínculo estable el tiempo suficiente para tener hijos y educarlos, el estado del bienestar no puede existir empezando por el sistema de pensiones, que necesita de una natalidad suficiente, algo más de dos hijos por mujer en edad fértil, para ser viable.

Esta es precisamente la causa por la que la solidaridad que representa la seguridad social en nuestro país, basada en un sistema de reparto, quebrará entre el 2015 y el 2020. No podemos agravar más este futuro con planteamientos que sólo conducen al caos demográfico, social y económico, porque los que pagarán, sobre todo, las consecuencias son nuestros jóvenes.

No se pueden alterar las instituciones inventándose nuevas concepciones y pensar que no pasa nada, que todo continuará igual. La sociedad no se divide por lo tanto en heterosexuales, homosexuales, transexuales, bisexuales, sino en hombres y mujeres.

En el terreno sexual, estos hombres y mujeres tienen en algunos casos comportamientos que se apartan de la atracción mutua entre el hombre y la mujer, que fundamenta las instituciones que nos dan vida, prosperidad, y bienestar. Pero estas opciones personales, que forman parte de la libertad y del derecho de cada persona no se pueden transformar en instituciones insustituibles.

No es el impulso sexual lo que da carta de naturaleza a las instituciones. El impulso sexual es otra cosa y responde a otra lógica. Los transexuales en concreto son personas en las que se presenta una contradicción entre su sexo subjetivo, el sentido y pensado, y sus características físicas.

Aquí no hay una opción, sino un desajuste que hoy en día se puede corregir y adecuar. Es posible reajustar las apariencias físicas para que se ajusten a aquello que se siente.

Estas personas deben verse respetadas y sus derechos ejercitados sin limitaciones, pero no porque sean transexuales, sino por su condición común de persona.

Un hombre gordo, una mujer delgada no tiene unos derechos especiales por ser gordo o delgado, sino por ser seres humanos, personas. Y si no se hace así, y se inventa una teoría que se singulariza en aras del propio bien, al transexual, entonces en realidad se le está discriminando porque se le singulariza por aquello que no es común en el resto de seres humanos, su condición de transexualidad, en lugar de proclamar aquello que lo hace igual: El ser persona, ser humano.

Comentarios

Populares

La toma de Quaragosh

El pasado jueves 8 de enero por la tarde me llegó por whatsapp un mensaje urgente pidiendo oraciones porque los islamistas del ISIS acababan de tomar la ciudad de Quaragosh, la que cuenta -o contaba- con más cristianos en Iraq. Según el mensaje, cientos de hombres, mujeres y niños estaban siendo decapitados en ese momento. Dicho así, me produjo tal congoja que empecé a pasarlo, hasta que decidí comprobar, acuciado por cierta sospecha.

Procuro estar informado, y la toma de Quaragosh ese día no me cuadraba nada. Acudí a Twitter en busca de una fuente profesional sin encontrarla, y me fui dando cuenta de que la cadena de oración se iba remontando poco a poco en el tiempo, a días, semanas, meses atrás. Uno de los tuits (del 5 de enero) reconocía: "La noticia que colgué ayer de la ocupación de quaragosh en Irak, se produjo en agosto". En efecto, el primer tuit alusivo anuncia el ataque a la ciudad en junio, y el siguiente, que informa de la toma y la masacre, es del 8 de agosto.

¿Cómo ser un blogger top?

He sacado un poco de tiempo para leer varios artículos que tenía reservados para leer más tarde sobre cómo llevar mi blog al éxito: escribir cada semana, conocer a mis lectores, identificar influencers, usar etiquetas, crear eventos, tener un calendario,  establecer palabras clave...

¡Buff! La mayoría de los consejos son de sentido común; los otros son profesionales. Es decir, están muy bien.

¿Por qué no los sigo -o no se si los sigo-?

Por dos motivos.

Uno: por pereza. Pereza para aplicar tantos consejos, métodos, herramientas...

Dos: porque la mayoría de estos artículos están orientados al marketing, a vender, a crear, posicionar y fortalecer una marca -debo de haber elegido mal mis influencers-. Resumiendo, vienen a decir "escribe lo que tu público -actual o potencial- quiere leer".

Y claro, yo, en mi blog, quiero escribir lo que yo quiero escribir, lo que tengo que decir, lo que pienso o me parece interesante de lo que otros piensan y escriben.

Pero, ¿interesa a otros? N…

Elecciones bis

No trato sobre política -en el sentido reductivo de la expresión- en este blog; lo que no significa que no me apasione. Pero llevo días queriendo compartir una reflexión sobre las situaciones que nos han abocado a repetir las elecciones.

En primer lugar, el marco general del sistema de partidos, la partitocracia, que los convierte en el único factor de poder y, consecuentemente, en órganos de poder o de intereses solo alcanzables a través del ejercicio del poder. El resultado es que si uno gana, los demás pierden: por eso es tan difícil que se llegue a acuerdos. Pensemos, por ejemplo, en la liga de fútbol: si un equipo gana, otro pierde, y si empatan, ambos pierden (solo muy raramente ambos ganan). En una sociedad tan "líquida" como la nuestra, los partidos, además de omnipresentes, son de una dureza granítica.

Como el Partido Popular (PP) ganó las pasadas elecciones, todos los demás perdieron; por eso no quieren que gobierne. Además, el PP ha dado una justificación moral a e…