Ir al contenido principal

Inauguración de curso en la Universidad de Granada

Ayer asistí a los actos académicos de inauguración de curso de la universidad de Granada. Hace ya dos o tres años el laicismo obtuvo una victoria pírrica al lograr que se quitara la Misa (tradicionalmente llamada "del Espíritu Santo") del programa oficial de actos. La Misa, no obstante, se sigue celebrando, y allí acudí para comprobar que la iglesia de los santos Justo y Pastor -sede de la capellanía universitaria- sigue llenándose. Me dio alegría ver a la nueva rectora, Dª Pilar Aranda, acudir -en coche oficial- a la ceremonia oficiada por el Arzobispo de Granada. Por poner un pero; me hubiera gustado que la Misa fuera un poco más solemne: la liturgia de la Iglesia suma siglos de belleza en todas las artes, y esta era una ocasión magnífica de mostrarlos: al fin y al cabo, la belleza es un trascendental del ser.

Para acabar con la ceremonia religiosa, se ve que además de formación doctrinal, conviene dar algunas nociones de urbanidad de la piedad a algunos profesores universitarios, y eso que la mayoría de los allí presentes deben de estar familiarizados con los lugares sagrados.

La procesión académica partió este año del Colegio Mayor San Bartolomé y Santiago, contiguo al templo; única referencia a los Colegios Mayores en toda la jornada, pues no se les menciona -salvo error- en ningún apartado de la Memoria que leyó luego el Secretario General, ni en ninguno de los parlamentos de la rectora y del Consejero de Economía y Conocimiento: una gran riqueza de la Universidad de Granada que sigue siendo olvidada, y otro aspecto en el que avanzar. Sin hacer un análisis detallado, sí quiero apuntar dos cosas: me alegró la declaración de convertir en referencia los conceptos cultura y ciudad; y que cuando comentamos en casa la Memoria, hubo quien descubrió -al fin- el peso de nuestra Universidad dentro del espacio universitario nacional e internacional.

Compartí procesión con un superior (miembro de la dirección) del Colegio Mayor decano de Granada, doctorando en Derecho Mercantil, sometido a los rigores de una veste tan antigua como abrigada. Como los de los Colegios Mayores abrimos la procesión, pude comprobar la expectación que las tradiciones producen en pleno siglo XXI: nunca he sido tan fotografiado como ayer.

Por fin en el Hospital Real, lleno a rebosar, tuvo lugar el acto solemne de inauguración de curso -en nombre de Su Majestad el Rey-, que contiene la siempre emocionante ceremonia de imposición de birretes a los nuevos doctores y el brillante discurso de apertura, y concluye con el entrañable canto del Gaudeamus igitur. En cuanto a las palabras de la rectora, además de lo que ya han destacado los medios, me llamó la atención el énfasis que puso en las políticas de implantación transversal de la perspectiva de género; aunque supongo que no debería extrañarme: una vez más la universidad aparece como agente de cambio social según el sesgo ideológico dominante, y no como institución abierta al estudio y a la formación de ciudadanos que sean los que hagan ese cambio social según su propio criterio.

En resumen, una mañana muy agradable, muy universitaria y esperanzadora, que haría bien -en mi opinión-, en recuperar más elementos de su rancio abolengo, en estos tiempos en que la globalización introduce una desleída homogeneidad.


Comentarios

Populares

La toma de Quaragosh

El pasado jueves 8 de enero por la tarde me llegó por whatsapp un mensaje urgente pidiendo oraciones porque los islamistas del ISIS acababan de tomar la ciudad de Quaragosh, la que cuenta -o contaba- con más cristianos en Iraq. Según el mensaje, cientos de hombres, mujeres y niños estaban siendo decapitados en ese momento. Dicho así, me produjo tal congoja que empecé a pasarlo, hasta que decidí comprobar, acuciado por cierta sospecha.

Procuro estar informado, y la toma de Quaragosh ese día no me cuadraba nada. Acudí a Twitter en busca de una fuente profesional sin encontrarla, y me fui dando cuenta de que la cadena de oración se iba remontando poco a poco en el tiempo, a días, semanas, meses atrás. Uno de los tuits (del 5 de enero) reconocía: "La noticia que colgué ayer de la ocupación de quaragosh en Irak, se produjo en agosto". En efecto, el primer tuit alusivo anuncia el ataque a la ciudad en junio, y el siguiente, que informa de la toma y la masacre, es del 8 de agosto.

¿Cómo ser un blogger top?

He sacado un poco de tiempo para leer varios artículos que tenía reservados para leer más tarde sobre cómo llevar mi blog al éxito: escribir cada semana, conocer a mis lectores, identificar influencers, usar etiquetas, crear eventos, tener un calendario,  establecer palabras clave...

¡Buff! La mayoría de los consejos son de sentido común; los otros son profesionales. Es decir, están muy bien.

¿Por qué no los sigo -o no se si los sigo-?

Por dos motivos.

Uno: por pereza. Pereza para aplicar tantos consejos, métodos, herramientas...

Dos: porque la mayoría de estos artículos están orientados al marketing, a vender, a crear, posicionar y fortalecer una marca -debo de haber elegido mal mis influencers-. Resumiendo, vienen a decir "escribe lo que tu público -actual o potencial- quiere leer".

Y claro, yo, en mi blog, quiero escribir lo que yo quiero escribir, lo que tengo que decir, lo que pienso o me parece interesante de lo que otros piensan y escriben.

Pero, ¿interesa a otros? N…

Elecciones bis

No trato sobre política -en el sentido reductivo de la expresión- en este blog; lo que no significa que no me apasione. Pero llevo días queriendo compartir una reflexión sobre las situaciones que nos han abocado a repetir las elecciones.

En primer lugar, el marco general del sistema de partidos, la partitocracia, que los convierte en el único factor de poder y, consecuentemente, en órganos de poder o de intereses solo alcanzables a través del ejercicio del poder. El resultado es que si uno gana, los demás pierden: por eso es tan difícil que se llegue a acuerdos. Pensemos, por ejemplo, en la liga de fútbol: si un equipo gana, otro pierde, y si empatan, ambos pierden (solo muy raramente ambos ganan). En una sociedad tan "líquida" como la nuestra, los partidos, además de omnipresentes, son de una dureza granítica.

Como el Partido Popular (PP) ganó las pasadas elecciones, todos los demás perdieron; por eso no quieren que gobierne. Además, el PP ha dado una justificación moral a e…