Ir al contenido principal

Cae un mito

EL ABORTO ILEGAL NO INCREMENTA EL NÚMERO DE MUERTES MATERNAS.
Steven Ertlett, Editor de LifeNews.com. 20 de febrero, 2006

New York, NY (LifeNews.com) - Los defensores del aborto usaron el argumento de que el aborto ilegal aumentaba el número de muertes maternas, para legalizar el aborto en EEUU y lo siguen usando para echar abajo las leyes provida en otras naciones. Sin embargo, un nuevo informe de la propia ONU indica que no es cierto.

Según las nuevas cifras de la División de Población de la ONU..., las naciones con leyes que legalizan el aborto no han visto un correspondiente descenso en la proporción de muertes maternas. Estas naciones no experimentan tasas menores de mortalidad materna comparadas con las naciones que han hecho ilegal al aborto. La información se encuentra en el Informe Mundial de Mortalidad 2005, que la División de Población publicó el mes pasado. La ONU dice que es el primero de su tipo y que registra la mortalidad materna e infantil para cada nación.

Según el Catholic Family and Human Rights Institute o C-FAM ("Instituto Católico para la Familia y los Derechos", traducción libre), un grupo provida que cabildea en la ONU, el informe revela que en Rusia, donde el aborto ha sido considerado desde hace mucho tiempo como un medio de control de la natalidad, existe una tasa de mortalidad materna de 67 muertes por cada 100.000 nacimientos. En EEUU, la tasa es de 17 muertes por cada 100.000 nacimientos, país que también tienen leyes muy permisivas respecto del aborto.

Por otro lado, C-FAM informa, en su boletín electrónico Friday Fax, que Irlanda y Polonia tienen tasas menores de mortalidad materna. Ambos países han sido objeto de fuertes protestas por parte de los defensores del aborto, quienes incluso mandaron un barco donde se practicaban abortos a Polonia, para promoverlos en esa nación. Irlanda tiene una tasa menor de mortalidad materna en comparación con Polonia, EEUU y Rusia, con sólo 5 muertes por cada 100.000 nacimientos. Polonia también tiene una tasa baja con 13 muertes por cada 100.000 nacimientos.

Las leyes abortistas tampoco disminuyen la mortalidad infantil, aún cuando el número de abortos sea restado del número de muertes de recién nacidos. Irlanda tiene la menor tasa de 6 muertes por cada 1.000 nacimientos vivos, Polonia y EEUU tienen 7 muertes por cada 1.000 bebés nacidos vivos, y la abortista Rusia tiene la tasa más alta de 12 muertes por cada 1.000 bebés nacidos.

Los defensores del aborto en EEUU exageraron el número de mujeres que morían por abortos antes de que éste fuera legalizado en 1973. El Dr. Bernard Nathanson, el fundador de la abortista organización NARAL, de EEUU, confesó, cuando se convirtió en provida, que su grupo infló drásticamente el número de muertes por aborto, para captar la atención de los medios de comunicación.

Mientras tanto, otros informes han mostrado que el avance de la tecnología médica, incluyendo la invención de la penicilina, es lo que ha llevado a la disminución en el número de muertes maternas por abortos ilegales y no el legalizar el aborto.

Este artículo fue traducido por Vida Humana Internacional del original titulado "United Nations Report: Making Abortion Illegal Doesn't Increase Women's Deaths", que fue publicado el 20 de febrero del 2006 en el servicio de noticias provida LifeNews.com. Encontrará el "World Mortality Report" del 2005, emitido por el United Nations Population Division (sección de la ONU sobre la población) aquí.
Posted by Picasa

Comentarios

Populares

La toma de Quaragosh

El pasado jueves 8 de enero por la tarde me llegó por whatsapp un mensaje urgente pidiendo oraciones porque los islamistas del ISIS acababan de tomar la ciudad de Quaragosh, la que cuenta -o contaba- con más cristianos en Iraq. Según el mensaje, cientos de hombres, mujeres y niños estaban siendo decapitados en ese momento. Dicho así, me produjo tal congoja que empecé a pasarlo, hasta que decidí comprobar, acuciado por cierta sospecha.

Procuro estar informado, y la toma de Quaragosh ese día no me cuadraba nada. Acudí a Twitter en busca de una fuente profesional sin encontrarla, y me fui dando cuenta de que la cadena de oración se iba remontando poco a poco en el tiempo, a días, semanas, meses atrás. Uno de los tuits (del 5 de enero) reconocía: "La noticia que colgué ayer de la ocupación de quaragosh en Irak, se produjo en agosto". En efecto, el primer tuit alusivo anuncia el ataque a la ciudad en junio, y el siguiente, que informa de la toma y la masacre, es del 8 de agosto.

¿Cómo ser un blogger top?

He sacado un poco de tiempo para leer varios artículos que tenía reservados para leer más tarde sobre cómo llevar mi blog al éxito: escribir cada semana, conocer a mis lectores, identificar influencers, usar etiquetas, crear eventos, tener un calendario,  establecer palabras clave...

¡Buff! La mayoría de los consejos son de sentido común; los otros son profesionales. Es decir, están muy bien.

¿Por qué no los sigo -o no se si los sigo-?

Por dos motivos.

Uno: por pereza. Pereza para aplicar tantos consejos, métodos, herramientas...

Dos: porque la mayoría de estos artículos están orientados al marketing, a vender, a crear, posicionar y fortalecer una marca -debo de haber elegido mal mis influencers-. Resumiendo, vienen a decir "escribe lo que tu público -actual o potencial- quiere leer".

Y claro, yo, en mi blog, quiero escribir lo que yo quiero escribir, lo que tengo que decir, lo que pienso o me parece interesante de lo que otros piensan y escriben.

Pero, ¿interesa a otros? N…

Elecciones bis

No trato sobre política -en el sentido reductivo de la expresión- en este blog; lo que no significa que no me apasione. Pero llevo días queriendo compartir una reflexión sobre las situaciones que nos han abocado a repetir las elecciones.

En primer lugar, el marco general del sistema de partidos, la partitocracia, que los convierte en el único factor de poder y, consecuentemente, en órganos de poder o de intereses solo alcanzables a través del ejercicio del poder. El resultado es que si uno gana, los demás pierden: por eso es tan difícil que se llegue a acuerdos. Pensemos, por ejemplo, en la liga de fútbol: si un equipo gana, otro pierde, y si empatan, ambos pierden (solo muy raramente ambos ganan). En una sociedad tan "líquida" como la nuestra, los partidos, además de omnipresentes, son de una dureza granítica.

Como el Partido Popular (PP) ganó las pasadas elecciones, todos los demás perdieron; por eso no quieren que gobierne. Además, el PP ha dado una justificación moral a e…