Ir al contenido principal

Navidad en el Cielo

No sucede a menudo que conozca a los personajes que aparecen en las necrológicas de los periódicos de ámbito nacional, la mayor parte de las veces ni me suenan; pero esta vez es diferente.
Ya se han dicho las cosa de rigor, yo sólo quiero contar algunos recuerdos.
Conocí a Mariano Artigas Mayayo (Zaragoza, 1938), en Barcelona, en 1982, cuando él era capellán del célebre Colegio Mayor Universitario Monterols y yo un mediocre estudiante de Derecho. La primera faceta que descubrí fue su afición al fútbol, jugaba con nosotros, gente de dieciocho y veinte años; pero, práctico como era, estaba prohibido entrarle, no fuera a ser que una lesión le impidiera trabajar. En cierta ocasión jugaba en su equipo de portero el típico torpe entusiasta, que estaba encajando goles ridículos, D. Mariano -como le llamábamos- se puso algo nervioso y lo conminó a que saliera a estorbar en otra parte, como consecuencia, al primer balón sin dueño acudieron los dos al tiempo, chocando estrepitosamente. D. Mariano tardó semanas en regresar al terreno de juego.
La segunda faceta fue su sabiduría, doctor en Física y doblemente en Filosofía, nos impartió dos cursos enteros de Filosofía de la Naturaleza, magistrales, aunque a mí se me atragantaron un tanto, la verdad. Eran tiempos de un nivel cultural alucinante en aquel Colegio Mayor, cuyo secretario, otro físico que acababa de defender su tesis sobre las "enanas blancas" -cosa que se prestó a frecuente recochineo- es hoy presidente de la asociación de filosofía personalista y asesor literario de varias revistas.
La tercera faceta es la del trabajo, no perdía ni medio segundo, era imposible pasar junto a la puerta de su habitación en la tercera planta del Mayor sin oír el frenético traqueteo de su máquina de escribir -no teníamos entonces ordenadores personales-. También era célebre el aprovechamiento de los uno o dos congresos internacionales a los que acudía cada año. Una noche, al acabar de cenar, me preguntó si quería acompañarle a visitar a un premio Nóbel. Fuimos a un hotel para encontrarnos con Sir John Eccles, que estaba en Barcelona invitado por la Facultad de Medicina de la Central con motivo del cincuentenario de la muerte de Santiago Ramón y Cajal. Se supone que fui escogido por mis presuntos conocimientos de inglés, pero pude comprobar cómo D. Mariano se manejaba mucho mejor que yo con un inglés atrabiliario pero eficaz. Eccles estuvo de tertulia en Monterols, la más multitudinaria que recuerdo en mis cinco años de colegial, y lamentó haber dejado a su esposa en el hotel, con la excusa de unas compras, al ver lo bien que le acogimos, con tuna y merendola incluidas. Entre los dos científicos se estableció una fructífera y duradera relación.
Por último, tengo que destacar la íntima imbricación que existía entre su labor científica y pastoral; su predicación, aquellas meditaciones para universitarios que dirigía cada semana en el oratorio del Mayor, estaba trufada de alusiones a Popper, Jaki e incluso al cantamañanas de Sagan -famoso entonces por culpa de un programa de televisión-, y durante meses estuvo acompañada, además de por sus palmeos característicos, por el cubo de Rubik, de moda absoluta por entonces.
Aún recuerdo una anotación que hice tras una de estas pláticas: "hoy D. Mariano nos ha dirigido una soberbia meditación sobre la humildad".
En fin, descansa en paz, celebrando en el Cielo la Navidad.

Comentarios

Populares

La toma de Quaragosh

El pasado jueves 8 de enero por la tarde me llegó por whatsapp un mensaje urgente pidiendo oraciones porque los islamistas del ISIS acababan de tomar la ciudad de Quaragosh, la que cuenta -o contaba- con más cristianos en Iraq. Según el mensaje, cientos de hombres, mujeres y niños estaban siendo decapitados en ese momento. Dicho así, me produjo tal congoja que empecé a pasarlo, hasta que decidí comprobar, acuciado por cierta sospecha.

Procuro estar informado, y la toma de Quaragosh ese día no me cuadraba nada. Acudí a Twitter en busca de una fuente profesional sin encontrarla, y me fui dando cuenta de que la cadena de oración se iba remontando poco a poco en el tiempo, a días, semanas, meses atrás. Uno de los tuits (del 5 de enero) reconocía: "La noticia que colgué ayer de la ocupación de quaragosh en Irak, se produjo en agosto". En efecto, el primer tuit alusivo anuncia el ataque a la ciudad en junio, y el siguiente, que informa de la toma y la masacre, es del 8 de agosto.

A propósito de Tabarnia

La broma no lo es tanto. Para empezar es el espejo en el que los argumentos independentistas se ven reflejados con toda su grotesca facha. Ni siquiera hace falta que el espejo sea cóncavo o convexo, como los que había en el parque de atracciones del Tibidabo. Es la administración del ponzoñoso brebaje nacionalista a sus mismos elaboradores.

Con humor.

Por esto tiene tanto éxito.

Como barcelonés, y, por tanto, presunto tabarnés, me considero implicado. Al principio no quise dar vuelo al invento: bastante lío tenemos con el nacionalismo independentista catalán como para regresar al cantonalismo del siglo XIX. Después, ha ido haciéndome gracia la broma, por su sencilla genialidad y eficacia para poner en evidencia el separatismo, hasta el punto de que barajo la posibilidad de ofrecerme como cónsul de Tabarnia en Granada.

Pero ahora veo que, como dijo un amigo, Tabarnia no es nada inocente. Está bien para defender la unidad de España; pero ¡ojo!

Me han abierto los ojos dos artículos de …

José Antonio Senovilla. Vicario del Opus Dei en Rusia (y Ucrania)

Conocí a José Antonio Senovilla cuando era el prototipo de lo que hoy se llama un emprendedor. Tenía proyectos para sí y para cualquiera que se le acercara. Muchas personas con espíritu emprendedor se le acercaban en busca de asesoramiento y encontraban, normalmente, aliento para ir más allá de lo que nunca soñaron. Luego trabajamos juntos unos cuantos años y comprobé en carnes propias su empuje y magnanimidad.

Solo una persona de su magnanimidad y empuje podía ordenarse sacerdote entrado ya en años y marcharse a comenzar la labor estable del Opus Dei en Rusia. Así, sin saber ruso y, casi, sin saber ser cura. José Antonio merecía una entrevista, y así lo entendió el Diario Jaén, que le abrió una página entera en su Dominical del pasado domingo. Esto es lo que escribió:



"En Jaén, la ciudad en la que nací y a la que vuelvo siempre que puedo, como ahora, aprendí de Rusia lo que habitualmente un niño alumno de los Maristas puede saber sobre el país más grande del mundo: Rusia ocupa má…