Ir al contenido principal

Miguel Aranguren. Excelencia literaria

Hace ya unas semanas, aproveché una presentación de un cómic para conocer, por fin, a Juan Andrés Clavijo, el activo y emprendedor impulsor de Librería Espacio Lector Nobel, alojado en el Centro Comercial Alhsur, entre Granada y La Zubia. Hablamos mucho y muy interesante, de libros, de cultura, de emprender..., y le hablé de Miguel Aranguren.

Conozco a Miguel desde hace tiempo, ha cenado en casa un par de veces y recala en el Colegio Mayor Albayzín, cuando viene a Granada. ¿Por qué les hablo de Miguel Aranguren? Porque además de ser uno de mis escritores de cabecera (excelentes La hija del ministro, La sangre del pelícano), es acuarelista, articulista, viñetista y..., el responsable de Excelencia Literaria, proyecto al que vive entregado desde hace ya casi diez años.

Excelencia Literaria, tiene dos finalidades: contagiar a los alumnos participantes el amor por la literatura y ayudar a los adolescentes con talento a dar los primeros pasos en el complejo mundo de la creatividad literaria. Miguel creer a pies juntillas en que es posible despertar vocaciones apasionantes en las últimas etapas escolares.

Pero este no es el único incentivo de Excelencia Literaria. Los textos publicados (primero en la web del proyecto, después en distintos medios de comunicación) pretenden reflejar valores humanos, esos principios que son la espina dorsal en la vida de tantos jóvenes, base para una sana convivencia, generadores de felicidad y que, sin embargo, parecen ausentes en muchos estamentos de la vida pública.

Ya conocen un poco más a Miguel Aranguren y su proyecto. Miguel estará -otra vez- en Granada el próximo 14 de marzo, traído por el Seminario de Estudios J. H. Newman (a las 19:00, en ETSI de Caminos, Universidad de Granada), para la conferencia La vida como una novela: escribir para crecer.

Enterados quedan.


Comentarios

Zambullida ha dicho que…
No he leído nada de él, aparte de los artículos que tiempo atrás publicaba en la revista Telva. Echaré un vistazo.

Es una bonita idea la de publicar textos que reflejen esos valores que esta sociedad tanto precisa.Yo también lo hago, pero por carecer de un nombre, de contactos y de una gran editorial que me apoye, no me he dado a conocer aún al gran público. Llegaré, lo sé.

Estupendo blog, por otra parte.
Zambullida ha dicho que…
No he leído nada de él, aparte de los artículos que tiempo atrás publicaba en la revista Telva. Echaré un vistazo.

Es una bonita idea la de publicar textos que reflejen esos valores que esta sociedad tanto precisa.Yo también lo hago, pero por carecer de un nombre, de contactos y de una gran editorial que me apoye, no me he dado a conocer aún al gran público. Llegaré, lo sé.

Estupendo blog, por otra parte.
Espero que llegues, y pronto. Hace mucha falta buena literatura que proponga con arte una visión valiosa de lo humano y lo divino, para contrarrestar tanto pesimismo y tanta visión torturada.
Gracias por el piropo (al blog) y por el comentario. Y perdona que comente antes de haberme zambullido en el tuyo con la paz que merece.
Saludos

Populares

La toma de Quaragosh

El pasado jueves 8 de enero por la tarde me llegó por whatsapp un mensaje urgente pidiendo oraciones porque los islamistas del ISIS acababan de tomar la ciudad de Quaragosh, la que cuenta -o contaba- con más cristianos en Iraq. Según el mensaje, cientos de hombres, mujeres y niños estaban siendo decapitados en ese momento. Dicho así, me produjo tal congoja que empecé a pasarlo, hasta que decidí comprobar, acuciado por cierta sospecha.

Procuro estar informado, y la toma de Quaragosh ese día no me cuadraba nada. Acudí a Twitter en busca de una fuente profesional sin encontrarla, y me fui dando cuenta de que la cadena de oración se iba remontando poco a poco en el tiempo, a días, semanas, meses atrás. Uno de los tuits (del 5 de enero) reconocía: "La noticia que colgué ayer de la ocupación de quaragosh en Irak, se produjo en agosto". En efecto, el primer tuit alusivo anuncia el ataque a la ciudad en junio, y el siguiente, que informa de la toma y la masacre, es del 8 de agosto.

San Pablo en Atenas

He releído recientemente el discurso de San Pablo en el Areópago de Atenas* y me ha fascinado su actualidad: es un ejemplo plenamente útil para la comunicación de la fe en el Occidente contemporáneo.

Atenas Atenas. Año 52 d.C. 16 o 19 años después de la muerte y resurrección de Cristo. Algo así como si estos hechos fundamentales hubieran ocurrido en 2000 y Pablo llegase a Atenas hoy. En realidad, menos tiempo, porque entonces todo iba mucho más despacio que ahora, y 17 años entonces eran un ayer.

Atenas era una ciudad en decadencia. Aún conservaba el aura de capital cultural del Mundo; pero el centro de poder y cultura se había desplazado hacia el oeste, a Roma. Un ejemplo con todas sus limitaciones, como si habláramos hoy de París y Nueva York.

En Atenas se mezcla un materialismo desencantado y un sincretismo religioso que resulta en un relativismo muy parecido al de hoy día en Occidente: “Porque todos los atenienses y los extranjeros que residían allí, no tenían otro pasatiempo que e…

Peregrino en Tierra Santa. Capítulo VII. Monte Tabor. Saxum. De nuevo Jerusalén

Fue el viernes 4 de mayo. Ha pasado más de un mes cuando escribo y me da por pensar en cuánto interfiere el estado de ánimo en el momento de escribir y el tiempo transcurrido en las impresiones que trato de rescatar para expresarlas. Hecho este disclaimer, me apresuro a no dejar que mis recuerdos se difuminen o contaminen aún más.

Despertamos en Nazareth. Desayuno como si no hubiera mañana. El día es acogedor. Nos dirigimos al Monte Tabor. Dejamos a la derecha Naím, la ciudad de la viuda. Atravesamos la llanura de Esdrelón, que Débora contemplaba junto a Barac desde la cima del Monte. La sensación de estar metido en la Biblia como un personaje más, a punto de entrar en combate contra los carros del ejército de Sísara. El Monte Tabor es verdaderamente singular, emerge solitario 300 metros por encima del valle de Jezreel, verde azulado en la bruma matinal. Visto por la ventanilla del autobús me recordó al famoso dibujo del "sombrero" de Saint-Exupéry, donde todos los que aún …