Ir al contenido principal

Peregrino en Tierra Santa. Capítulo II. Ain Karim

Foto MJN
Ain Karim. Lo que es no estar en lo que se hace. Y debería estar avisado: “Por aquellos días, María se encaminó presurosa a un pueblo de las montañas de Judea". Lo narra Lucas y lo comprueban mis ojos; comenzamos a trepar por las montañas de Judea, ahora sembradas de edificios de la sempiterna y cansina piedra blanca, desproporcionadamente grandes para lo que estamos habituados en España en las faldas de los montes. "A las doce", un enorme hospital, colgado de modo inverosímil de la escarpada, orgullo de la sanidad israelí: "allí atendieron a mi padre -dice Ramzi, el guía-, y murió. Allí operaron a mi tío, y murió. Ahí estuvo interna mi tía, y murió".

Viajar en un autobús de 54 plazas con 54 personas tiene, entre otras cosas, que donde caes el primer día, caes el resto de los días. Yo caí hacia el fondo, así que cada vez que el guía señalaba algo "a las doce", para mí no pasaba de ser una entelequia hasta que alguna curva piadosa lo ponía a las tres o, preferiblemente, a las nueve. Tampoco pasa nada, las montañas de Judea están repletas de curvas.

Ain Karim está, lo he comprobado, en la montaña, a escasos seis kilómetros de Jerusalén; pero en otra vertiente. Además, según Ramzi, Isabel se habría refugiado fuera del pueblo para ocultar su embarazo esos cinco meses en los que cuenta Lucas que se decía: "Así ha hecho conmigo el Señor, en estos días en los que se ha dignado borrar mi oprobio entre los hombres.". Total, que nos apeamos en el pueblo y nos dispusimos a subir a pie los últimos metros hasta la casa de campo de Zacarías, en competición con un grupo de brasileños. Luego, cuando has viajado hasta Nazareth -en autobús- y has conocido las montañas de Judea, lees de otra forma el escueto relato del apresurado desplazamiento de una adolescente embarazada para ayudar a su prima a dar a luz, y vuelta, tres meses más tarde, más embarazada aún; para viajar de nuevo muy poco después hasta Belén, todo a pie, porque los burros eran para trasportar la carga, no las personas, según Ramzi; aunque mi amigo el Dr. Correal asegura que iría sobre una asna (sin aire acondicionado, airbag, cinturón de seguridad ni asiento ergonómico).

Magnificat en catalán
Foto atarifa CC
El santuario de la Visitación es, naturalmente, el hogar del Magníficat, ese maravilloso canto de alabanza embellecido por tantos artistas y meditado piadosamente por tantos santos. Ahí empiezas a tocar con los sentidos que estás en el origen de algo grande, precioso y global. Los textos del Magnificat en multitud de idiomas (50), colgados de las paredes del atrio de acceso abren tu conciencia cristiana a todos los puntos cardinales, empezando por Cataluña, pues la oración en catalán abre la serie, arriba a la izquierda. Es llamativa la presencia del cristianismo catalán en Tierra Santa, supongo que tiene que ver con el espíritu práctico y la generosidad económica de cuando Cataluña era cristiana, y quizá por eso, ahora que parece no ser ni lo uno ni lo otro, nos va como nos va de mal. Sobre esto de los dineros ya volveré; pero aprovecho para precisar que el texto está también en español, naturalmente, y que la presencia de España en Tierra Santa (y de Cataluña, por tanto) es para estar orgullosos, si es que estos tiempos de tirar piedras sobre nuestro tejado nos lo permite.

Regresemos al encuentro de las dos primas, que encubre y descubre a la vez el encuentro de los dos mejores hombres de la Historia, cuando ambos eran embriones. Hay en la cripta de esta iglesia del prolífico e incansable Antonio Barluzzi una curiosidad, la roca tras la que Isabel habría escondido a su hijo Juan de los lacayos de Herodes, salvándole la vida. Ahí fue fácil tener un recuerdo para todos los cristianos perseguidos a muerte desde aquel instante hace dos mil años, hasta ahora.

Y de aquí a Belén, sin pasar por Nazareth, todavía. Pero eso será en el capítulo III.


Continuará...

Para ir al capítulo I


Comentarios

Populares

La toma de Quaragosh

El pasado jueves 8 de enero por la tarde me llegó por whatsapp un mensaje urgente pidiendo oraciones porque los islamistas del ISIS acababan de tomar la ciudad de Quaragosh, la que cuenta -o contaba- con más cristianos en Iraq. Según el mensaje, cientos de hombres, mujeres y niños estaban siendo decapitados en ese momento. Dicho así, me produjo tal congoja que empecé a pasarlo, hasta que decidí comprobar, acuciado por cierta sospecha.

Procuro estar informado, y la toma de Quaragosh ese día no me cuadraba nada. Acudí a Twitter en busca de una fuente profesional sin encontrarla, y me fui dando cuenta de que la cadena de oración se iba remontando poco a poco en el tiempo, a días, semanas, meses atrás. Uno de los tuits (del 5 de enero) reconocía: "La noticia que colgué ayer de la ocupación de quaragosh en Irak, se produjo en agosto". En efecto, el primer tuit alusivo anuncia el ataque a la ciudad en junio, y el siguiente, que informa de la toma y la masacre, es del 8 de agosto.

A propósito de Tabarnia

La broma no lo es tanto. Para empezar es el espejo en el que los argumentos independentistas se ven reflejados con toda su grotesca facha. Ni siquiera hace falta que el espejo sea cóncavo o convexo, como los que había en el parque de atracciones del Tibidabo. Es la administración del ponzoñoso brebaje nacionalista a sus mismos elaboradores.

Con humor.

Por esto tiene tanto éxito.

Como barcelonés, y, por tanto, presunto tabarnés, me considero implicado. Al principio no quise dar vuelo al invento: bastante lío tenemos con el nacionalismo independentista catalán como para regresar al cantonalismo del siglo XIX. Después, ha ido haciéndome gracia la broma, por su sencilla genialidad y eficacia para poner en evidencia el separatismo, hasta el punto de que barajo la posibilidad de ofrecerme como cónsul de Tabarnia en Granada.

Pero ahora veo que, como dijo un amigo, Tabarnia no es nada inocente. Está bien para defender la unidad de España; pero ¡ojo!

Me han abierto los ojos dos artículos de …

José Antonio Senovilla. Vicario del Opus Dei en Rusia (y Ucrania)

Conocí a José Antonio Senovilla cuando era el prototipo de lo que hoy se llama un emprendedor. Tenía proyectos para sí y para cualquiera que se le acercara. Muchas personas con espíritu emprendedor se le acercaban en busca de asesoramiento y encontraban, normalmente, aliento para ir más allá de lo que nunca soñaron. Luego trabajamos juntos unos cuantos años y comprobé en carnes propias su empuje y magnanimidad.

Solo una persona de su magnanimidad y empuje podía ordenarse sacerdote entrado ya en años y marcharse a comenzar la labor estable del Opus Dei en Rusia. Así, sin saber ruso y, casi, sin saber ser cura. José Antonio merecía una entrevista, y así lo entendió el Diario Jaén, que le abrió una página entera en su Dominical del pasado domingo. Esto es lo que escribió:



"En Jaén, la ciudad en la que nací y a la que vuelvo siempre que puedo, como ahora, aprendí de Rusia lo que habitualmente un niño alumno de los Maristas puede saber sobre el país más grande del mundo: Rusia ocupa má…