Ir al contenido principal

Peregrino en Tierra Santa. Capítulo I. El viaje de ida

foto atarifa CC
He viajado muy poco y no tengo ese deseo tan extendido hoy de hacerlo. Me encantaría visitar sitios nuevos; pero no es algo que me obsesione. De hecho, cuando empezó a rondar a mi alrededor la idea de una peregrinación a Tierra Santa, sencillamente descarté la posibilidad, incluso puse sobre la mesa todas las pegas imaginables; pero el círculo se cerró sobre mí y me vi incluido en la lista a mi pesar.

Siempre me ha ido bien en la vida cuando no he deseado nada y me he limitado a ir encontrándome con regalos. Cuando tenía 18 años decidí decir que sí a todos esos regalos, y las cosas no han podido ir mejor. Una prueba de que envejezco es que ahora había dicho que no.

Desde que me apuntaron al viaje, el trabajo y otras cosas sirvieron de excusa para no pensar, mientras a mi alrededor cundía el entusiasmo. Una semana antes de partir, con todos los papeles en regla, eso sí, no tuve más remedio que empezar a ocuparme en la peregrinación. Me dejé impregnar un poco -muy poco- y a dar cierta cancha a la ilusión. Cuando llegó la mañana del domingo 29 de abril, no era el peregrino más feliz; pero estaba involucrado: si vamos, vamos.

Curiosamente, lo que más me atraía inicialmente era el exotismo de Estambul, de la antigua Constantinopla, del Bizancio de las disputas nimias, de la canción de Serrat que proyecta el Mare Nostrum de Algeciras a Estambul, en el punto de encuentro entre Oriente y Occidente; y de Tel Aviv, la ciudad cosmopolita y Bauhaus del medio oriente. Y eso que se trataba de simples escalas nocturnas en sus modernos e impersonales aeropuertos. Precisamente en el primero de ellos, el de Málaga, empecé a sentirme viajero al facturar la maleta en Turkish Airlines, a la vista de un cartel (ver foto) que hace plausible la teoría de Juan Goytisolo sobre el origen otomano de la palabra guiri, y al oír Misa en su capilla.

foto atarifa CC
Hablando de maletas, el viaje de tan imprescindibles compañeras, más cuando hay un trasbordo de por medio, es fuente de inquietudes e historias: pérdidas, candados, desvíos... Te lo tomas a broma hasta que ves caer tres de ellas del portaequipajes y empiezas a preguntarte si no deberías haber metido una muda y tal en la mochila.

A las pocas horas, sin embargo, comprobé que los aeropuertos de madrugada, junto a la hora de retraso en el segundo avión, arrancan todo romanticismo; aunque haya luna llena. Ni siquiera el temido paso de la frontera israelí tuvo el aroma de las películas de espías: las cabinas sí tienen cierto aspecto de Check point de la Europa del Este; pero el funcionario ni me miró mientras comprobaba mi pasaporte y me daba el visado, tumbado en su asiento. Claro que eran las tres de la madrugada. Si, además, un cambio de hotel de última hora te lleva a Netanya, al norte de Tel Aviv, una especie de Torremolinos en pequeño, en vez de a Belén, llegas a las cuatro de la mañana y desayunas a las 7, sin tiempo para un chapuzón en la otra punta del Mediterráneo, te plantas en Israel con poca capacidad de asombro.

foto atarifa CC
Así que el viaje del lunes a Ain Karim fue todo menos Bellochiano. No hay polígonos industriales por ninguna parte -¿de qué vive esta gente? ¿qué producen?-. Siempre la misma piedra blanca y las mismas edificaciones rectangulares, hasta dañar la vista. No hay ladrillo. Cemento y piedra blanca. Vehículos polvorientos, como si no valiera la pena lavarlos, con abundancia de Skoda, Hyundai y coches así. Y banderas de Israel, por todas partes, en las farolas, en los balcones, en los coches, alguien dijo que por las celebraciones del 70 aniversario del Estado de Israel.

También autopistas, hospitales, trenes y otras infraestructuras. Israel ha progresado mucho en ingeniería civil durante estos últimos diez años, según parece; hasta el guía -árabe de Belén- debía admitirlo. Y así llegamos a la Patria del Precursor, Ain Karim, el lugar de la Visitación de la Virgen a su prima Isabel y del primer encuentro entre Juan Bautista y el Mesías. Pero esto será el comienzo del capítulo II.

Continuará...


Comentarios

Populares

La toma de Quaragosh

El pasado jueves 8 de enero por la tarde me llegó por whatsapp un mensaje urgente pidiendo oraciones porque los islamistas del ISIS acababan de tomar la ciudad de Quaragosh, la que cuenta -o contaba- con más cristianos en Iraq. Según el mensaje, cientos de hombres, mujeres y niños estaban siendo decapitados en ese momento. Dicho así, me produjo tal congoja que empecé a pasarlo, hasta que decidí comprobar, acuciado por cierta sospecha.

Procuro estar informado, y la toma de Quaragosh ese día no me cuadraba nada. Acudí a Twitter en busca de una fuente profesional sin encontrarla, y me fui dando cuenta de que la cadena de oración se iba remontando poco a poco en el tiempo, a días, semanas, meses atrás. Uno de los tuits (del 5 de enero) reconocía: "La noticia que colgué ayer de la ocupación de quaragosh en Irak, se produjo en agosto". En efecto, el primer tuit alusivo anuncia el ataque a la ciudad en junio, y el siguiente, que informa de la toma y la masacre, es del 8 de agosto.

A propósito de Tabarnia

La broma no lo es tanto. Para empezar es el espejo en el que los argumentos independentistas se ven reflejados con toda su grotesca facha. Ni siquiera hace falta que el espejo sea cóncavo o convexo, como los que había en el parque de atracciones del Tibidabo. Es la administración del ponzoñoso brebaje nacionalista a sus mismos elaboradores.

Con humor.

Por esto tiene tanto éxito.

Como barcelonés, y, por tanto, presunto tabarnés, me considero implicado. Al principio no quise dar vuelo al invento: bastante lío tenemos con el nacionalismo independentista catalán como para regresar al cantonalismo del siglo XIX. Después, ha ido haciéndome gracia la broma, por su sencilla genialidad y eficacia para poner en evidencia el separatismo, hasta el punto de que barajo la posibilidad de ofrecerme como cónsul de Tabarnia en Granada.

Pero ahora veo que, como dijo un amigo, Tabarnia no es nada inocente. Está bien para defender la unidad de España; pero ¡ojo!

Me han abierto los ojos dos artículos de …

El valor añadido de un Colegio Mayor

Nunca ponderaré bastante lo que supone un Colegio Mayor para la vida universitaria y para los que estamos ligados a alguno. Sigo unido al Colegio Mayor Albayzín como vocal de su Patronato y, desde el año pasado, como Becario de Honor -gran honor-. Pongo unos ejemplos recientes.

El mes pasado invité al presidente del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía a comer y tertulia-café con miembros del Patronato, antiguos colegiales y amigos. Nos juntamos una preocupante cantidad de abogados, además del grueso de los estudiantes residentes, que no quisieron perderse la visita de Lorenzo del Río; no en vano, un tercio de los colegiales de este año estudia Derecho...


Durante la comida y la tertulia desfilaron los grandes temas de la judicatura, junto con pequeñas anécdotas de la vida cotidiana del ejercicio de la Justicia y del Derecho. Muy interesante para todos; porque hace mucha falta cierta educación en sentido jurídico, visto cómo funciona nuestra sociedad.

Pocos días después, Albayzín…