Ir al contenido principal

Nuevos escenarios de libertad

Con Jack en el Generalife, el domingo
Al fin un rato para contar mi experiencia del VII Simposio San Josemaría, dedicado este año a la influencia de sus enseñanzas en los nuevos areópagos que señalara san Juan Pablo II. O mejor dicho, en las personas que nos movemos en esos "nuevos escenarios", en los que cada uno está llamado a actuar con libertad y responsabilidad personales, siempre con el afán de contribuir desde su sitio a la construcción de una sociedad a la altura de la dignidad humana.

Seré telegráfico, porque, además, se puede seguir el hilo del simposio en el blog, la página de facebook, el twitter @SjmSimposio y su etiqueta #simposiosanjosemaria.

La tarde del viernes 21 empezó con la inauguración de una exposición dedicada a D. Álvaro del Portillo, primer sucesor de san Josemaría al frente del Opus Dei. Era lógico; el 27 de septiembre anterior 200.000 personas de todos los continentes habían asistido a su beatificación en Madrid. Después vino la conferencia de uno de mis influencers más queridos, José Luis Requero, magistrado del Tribunal Supremo español, persona de ideas claras y distintas, y sin pelos en la lengua: su llamamiento a ejercer con decisión nuestra condición de ciudadanos y proponer nuestros valores, con respeto a los que proponen otros, galvanizó un auditorio lleno hasta la bandera.

La guinda la puso el alcalde de la ciudad, José Enrique Fernández de Moya, con unas palabras que nos emocionaron, claras, valientes, sentidas. Los que le escuchamos hace dos años esperábamos mucho; pero se superó.

Con el aperitivo del viernes, no podíamos perdernos nada del sábado 22. Para no ser exhaustivo, voy a destacar del día 22 solo unas pinceladas. Montserrat Martorell es una pionera; directora de proyectos de la Fundación Pineda, está abriendo camino y ojos a la dimensión educativa de la moda, hasta ahora totalmente olvidada. No la perdamos de vista, hombres y mujeres.

Pablo Moreno, director de la sorprendente película Un Dios prohibido, es un maravillosos inconsciente, que se ha atrevido con una película arriesgada, por la pobreza de medios y lo controvertido del tema. Conocerle ha sido una bocanada de aire fresco, de juventud, de libertad. El entusiasmo y la sabiduría cinéfila de Jerónimo José Martín, capaz de rastrear las huellas de las enseñanzas de san Josemaría en los recodos más recónditos de las películas más actuales y punteras, puso el encuentro en cotas máximas.

Parecía imposible no descender tras una comida animada por el desfogue de tantas impresiones. Pero contábamos con dos estimulantes potentísimos, que nos devolvieron a las cimas del interés y el asombro. Jack Valero, director de Catholic Voices, nos lanzó el reto de hablar de la Iglesia y de nuestra fe convirtiendo las crisis en oportunidades y las críticas en puntos de encuentro: ellos lo hacen, ¡y funciona!

¿Han oído hablar de May Feelings? Si siguen este blog, seguro que sí, porque soy un fan absoluto de su trabajo. Empezaron con unos vídeos frescos, vitales, directos: si Elvis cantaba al milagro del Rosario ¿iban ellos a ser menos? Luego vino la red social de intercambio de intenciones y oraciones, su punto fuerte. Pero cuidado, son un peligro. Joaquín de los Ríos puso nuestra emotividad al borde de la quiebra: si no me creen, traten de ver el vídeo #prayforAntonia hasta el final.

Hubo más, mucho más; pero dejo que lo investiguen, si quieren. Al salir, varias personas me dijeron que había sido el mejor simposio de todos. Tengo dudas, porque los ha habido tan buenos estos catorce años... Pero tan bueno como el mejor, pues sí, oye.

Menos mal que el resto de los y las componentes del comité organizador no son nada dados a la auto complacencia; el jueves pasado tuvimos la reunión post-simposio y no veas la lista de cosas que podemos mejorar...

Pues bien, en 2016 lo haremos aún mejor, ¡Ea! Contando con todos vosotros, claro. Os dejo con el vídeo resumen:




Comentarios

Populares

La toma de Quaragosh

El pasado jueves 8 de enero por la tarde me llegó por whatsapp un mensaje urgente pidiendo oraciones porque los islamistas del ISIS acababan de tomar la ciudad de Quaragosh, la que cuenta -o contaba- con más cristianos en Iraq. Según el mensaje, cientos de hombres, mujeres y niños estaban siendo decapitados en ese momento. Dicho así, me produjo tal congoja que empecé a pasarlo, hasta que decidí comprobar, acuciado por cierta sospecha.

Procuro estar informado, y la toma de Quaragosh ese día no me cuadraba nada. Acudí a Twitter en busca de una fuente profesional sin encontrarla, y me fui dando cuenta de que la cadena de oración se iba remontando poco a poco en el tiempo, a días, semanas, meses atrás. Uno de los tuits (del 5 de enero) reconocía: "La noticia que colgué ayer de la ocupación de quaragosh en Irak, se produjo en agosto". En efecto, el primer tuit alusivo anuncia el ataque a la ciudad en junio, y el siguiente, que informa de la toma y la masacre, es del 8 de agosto.

¿Cómo ser un blogger top?

He sacado un poco de tiempo para leer varios artículos que tenía reservados para leer más tarde sobre cómo llevar mi blog al éxito: escribir cada semana, conocer a mis lectores, identificar influencers, usar etiquetas, crear eventos, tener un calendario,  establecer palabras clave...

¡Buff! La mayoría de los consejos son de sentido común; los otros son profesionales. Es decir, están muy bien.

¿Por qué no los sigo -o no se si los sigo-?

Por dos motivos.

Uno: por pereza. Pereza para aplicar tantos consejos, métodos, herramientas...

Dos: porque la mayoría de estos artículos están orientados al marketing, a vender, a crear, posicionar y fortalecer una marca -debo de haber elegido mal mis influencers-. Resumiendo, vienen a decir "escribe lo que tu público -actual o potencial- quiere leer".

Y claro, yo, en mi blog, quiero escribir lo que yo quiero escribir, lo que tengo que decir, lo que pienso o me parece interesante de lo que otros piensan y escriben.

Pero, ¿interesa a otros? N…

Elecciones bis

No trato sobre política -en el sentido reductivo de la expresión- en este blog; lo que no significa que no me apasione. Pero llevo días queriendo compartir una reflexión sobre las situaciones que nos han abocado a repetir las elecciones.

En primer lugar, el marco general del sistema de partidos, la partitocracia, que los convierte en el único factor de poder y, consecuentemente, en órganos de poder o de intereses solo alcanzables a través del ejercicio del poder. El resultado es que si uno gana, los demás pierden: por eso es tan difícil que se llegue a acuerdos. Pensemos, por ejemplo, en la liga de fútbol: si un equipo gana, otro pierde, y si empatan, ambos pierden (solo muy raramente ambos ganan). En una sociedad tan "líquida" como la nuestra, los partidos, además de omnipresentes, son de una dureza granítica.

Como el Partido Popular (PP) ganó las pasadas elecciones, todos los demás perdieron; por eso no quieren que gobierne. Además, el PP ha dado una justificación moral a e…