Ir al contenido principal

Libros, libros libros

Para cerrar el año, voy a hacer un repaso -como otros años- de los libros que he leído en 2014, más para mi propia reflexión; pero también por si puede ser útil para alguno de mis escasos lectores.

Para empezar, el tomazo del año, casi mil páginas de historia de Nueva York (Rocaeditorial), de la mano de Edward Rutherford, de quien ya he leído Londres (decepcionante) y Rusos (apasionante). Nueva York recupera en parte el aliento épico y el interés dramático de los personajes de Rusos, y además se aprenden cosas del espíritu del Imperio; pero es prescindible.

Cenital, de Emilio Bueso (ed. Salto de página); fui a la presentación en Granada y me interesó por el tema, una distopía posmoderna. Lo compré y lo leí. UN ERROR. No me gustó nada.

Una semana en cama me dio para leer de cabo a rabo La luz entre los océanos (Salamandra), de Margot L. Stedman. Francamente buena, o mejor dicho, me gustó mucho: un drama humano con aromas de clásico; lo que complica la vida una mentira.

Conversaciones con Monseñor Escrivá de Balaguer. Edición crítico-histórica (Rialp), a cargo de José Luis Illanes y Alfredo Méndiz. Si Conversaciones... es una obra imprescindible para conocer el pensamiento del fundador del Opus Dei, esta edición crítica es un monumento, para cualquier cristiano de a pie que quiera vivir sus compromisos bautismales en su lugar en medio de la sociedad, y especialmente para quienes nos dedicamos o estamos interesados en la comunicación de la fe por medios profesionales.

En el capítulo de pequeñas joyas, En el mar hay cocodrilos. La historia de Enaiatollah Akbari (Austral), del italiano Fabio Geda. Niño, minoría perseguida, emigrante. Toda la dureza imaginable cabe dentro de una humanidad inconmensurable. Una Odisea de las pequeñas cosas.

Lejos de África (Alfaguara) de Isak Dinesen. Estaba en la lista de libros que debo leer, y ya está leído. Es un clásico con todo derecho, y me ha interesado mucho; pero podría haber esperado detrás de otros de la lista.

A la misma relación de obligatorios pertenecía Viento del este, viento del oeste (Debolsillo), Pearl S. Buck. Y a la lista de pequeñas joyas también. No dejen de leerlo. Disfrutarán y entenderán que oriente y occidente somos muy distintos.

Hablando de clásicos, La acción del Espíritu Santo en las almas (Palabra), de Alexis Riaud, lo es de la literatura espiritual. El manual de referencia para conocer cómo funciona eso que llaman vida interior y acción de la gracia. No sigan caminando en la vida sin leerlo meditadamente.

Tenía ganas de leer algo de Elías Canetti, supongo que por influjo del Danubio de Magris, y encontré en casa La lengua absuelta (Muchnik). Redescubrí mi ignorancia de la cultura centro europea y, lo que es peor, que para ser culto hay que tener afición y dedicarse. La afición te la inculca Canetti, desde luego.

Compruebo que ha sido un buen año. He saldado otra de mis deudas imprescriptibles, Retrato de Dorian Gray (Juventud), ya saben, del exquisito Wilde, Oscar Wilde. Inquietante revista del mito de Prometeo. Ya lo advirtió Dios al principio de los tiempos: el que coma del árbol de la vida, morirá.

El Papa Francisco lo ha dicho: lo que piensa está en la exhortación apostólica Evangelii Gaudium (La alegría del Evangelio) (Palabra). Ahí se contiene una auténtica -la auténtica- revolución. Habrá que releerla en 2015.

Y otro paso más en la lista de títulos que no podía dejar de leer: Rosa Krüger (Ediciones del Bronce), Rafael Sánchez Mazas. He disfrutado casi tanto como con La vida nueva de Pedrito de Andía. Cuando leer es disfrutar más que con cualquier otra cosa (menos con el baloncesto).

El catolicismo liberal en España (Encuentro), Felipe-José de Vicente Algueró. Leído en dos etapas (ya saben: "lo dejo" y "tengo que acabarlo"). Menos mal que lo retomé. Es apasionante, muy instructivo para comprender la España de hoy, y sorprendentemente ecuánime: tan pocas veces me identifico con el autor... Esta es una de ellas. Enseña por convencimiento.

El clásico de los clásicos, Antígona (de Sófocles), en la edición de la preciosa colección de Rialp Doce Uvas. Una auténtica tragedia griega.

En definitiva, 4.800 páginas de, en su mayoría, excelente literatura de género variado.

Y por si estamos a tiempo, como posible regalo de Reyes, esta es la lista de recomendaciones para 2015 de Adolfo Torrecilla. Yo ya he empezado con Morir bajo tu cielo.

¡Feliz lectura 2015!


Comentarios

Populares

La toma de Quaragosh

El pasado jueves 8 de enero por la tarde me llegó por whatsapp un mensaje urgente pidiendo oraciones porque los islamistas del ISIS acababan de tomar la ciudad de Quaragosh, la que cuenta -o contaba- con más cristianos en Iraq. Según el mensaje, cientos de hombres, mujeres y niños estaban siendo decapitados en ese momento. Dicho así, me produjo tal congoja que empecé a pasarlo, hasta que decidí comprobar, acuciado por cierta sospecha.

Procuro estar informado, y la toma de Quaragosh ese día no me cuadraba nada. Acudí a Twitter en busca de una fuente profesional sin encontrarla, y me fui dando cuenta de que la cadena de oración se iba remontando poco a poco en el tiempo, a días, semanas, meses atrás. Uno de los tuits (del 5 de enero) reconocía: "La noticia que colgué ayer de la ocupación de quaragosh en Irak, se produjo en agosto". En efecto, el primer tuit alusivo anuncia el ataque a la ciudad en junio, y el siguiente, que informa de la toma y la masacre, es del 8 de agosto.

San Pablo en Atenas

He releído recientemente el discurso de San Pablo en el Areópago de Atenas* y me ha fascinado su actualidad: es un ejemplo plenamente útil para la comunicación de la fe en el Occidente contemporáneo.

Atenas Atenas. Año 52 d.C. 16 o 19 años después de la muerte y resurrección de Cristo. Algo así como si estos hechos fundamentales hubieran ocurrido en 2000 y Pablo llegase a Atenas hoy. En realidad, menos tiempo, porque entonces todo iba mucho más despacio que ahora, y 17 años entonces eran un ayer.

Atenas era una ciudad en decadencia. Aún conservaba el aura de capital cultural del Mundo; pero el centro de poder y cultura se había desplazado hacia el oeste, a Roma. Un ejemplo con todas sus limitaciones, como si habláramos hoy de París y Nueva York.

En Atenas se mezcla un materialismo desencantado y un sincretismo religioso que resulta en un relativismo muy parecido al de hoy día en Occidente: “Porque todos los atenienses y los extranjeros que residían allí, no tenían otro pasatiempo que e…

Leyenda Negra

Conste que ya pensaba así antes de empezar a leer Imperiofobia; pero reconozco que su lectura -aún en los comienzos-, me ha llevado a ser más sensible a las manifestaciones de auto flagelación española. Están las grandes maniobras auto destructivas -como la fiebre amarilla que padece mi amada Cataluña-, y los pequeños sarcasmos que acaban por no dejarnos ver ninguna de nuestras virtudes, nuestros logros y aciertos, necesarios para tener una adecuada autoestima como nación.

Un ejemplo. Hace unos años construimos un submarino con nuestra propia tecnología. En lugar de sacar pecho, nos quedamos con que no flotaba. Ahora que ya flota, a base de hacerlo más grande, resulta que no cabe en el muelle. ¡La chapuza nacional! En lugar de enterarnos bien de las razones del asunto, echamos unas risas y unas copichuelas con los amigotes y meneamos la cabeza pensando para los adentros: "este país no tiene remedio". ¡Otra ronda!

Mi hermano es ingeniero naval, trabaja como ingeniero naval y …