El drama del paro

sábado, 8 de febrero de 2014 ·

foto atarifa
Esta mañana he estado tomando un humilde café, sin berberechos ni nada, con un amigo, yo humeante, él con hielo. Si me lee -porque es de los que puede que me lea-, espero que no le importe que le mencione. Está en paro, lleva tiempo así, desde que tuvo que cerrar su negocio; un autónomo que vive al filo de la navaja. Pero no es de él de quien quiero hablar. es del paro, de la cruda, real y dolorosa lacra del paro, que ha vuelto más amargo, si cabe, mi café.

Mi amigo y yo quedamos de vez en cuando para charlar de lo divino y lo humano, en el sentido literal de la expresión, abiertamente, porque nos conocemos, y para aliviar un poco las cargas el uno en el hombro del otro. En estas, entra en la cafetería un joven para ofrecer unos pocos décimos de lotería. Nos excusamos amablemente, el joven recorre el exiguo local sin éxito y, cuando va a salir, mi amigo le detiene, le da la mano y lo saluda. Se conocen. El muchacho es cocinero, trabajaba en un restaurante cercano al extinto negocio de mi amigo; está en el paro; él también.

-Mi padre tiene una administración de lotería -cuenta-; me da unos décimos para que venda cada día por ahí. Es duro trabajar en la calle. Esa mujer -se refiere a una cliente de la cafetería- ni me ha mirado. Pero yo soy amable siempre con todos.

Tengo la inmensa fortuna de hablar del paro en segunda persona; pero experiencias como la de hoy son una suerte, porque el drama del paro debemos sentirlo todos como propio, y ayudarnos, acompañarnos y, si no se puede hacer más, por lo menos mirarlo a los ojos y ser amable siempre con los que lo padecen.


Seguidores

Twitter

Ver el perfil de Alberto Tarifa Valentín-Gamazo en LinkedIn XING

Seguidores en Google+

Mi podcast

Galería de grafitos

Presentaciones

Etiquetas