Ir al contenido principal

#Antifa8F

En los 70-80 del siglo pasado, era un apasionado de la política internacional y seguía con atención la Guerra Fría a través de la excelente sección de Internacional de La Vanguardia. Había, en particular, un corresponsal en El Salvador, cuyo nombre no recuerdo, que hacía unas crónicas memorables. Eso sí, había que leerlas como al Pravda: los buenos eran malos, los malos eran buenos. En Europa el Telón de Acero parecía eterno y estaba poblada por "revolucionarios de salón", según expresión que debí tomar de alguna de mis lecturas de entonces -de Jesuitas, Iglesia y Marxismo, por ejemplo-, que jugaban a las revoluciones desde casa: los muertos los ponían Centro y Sudamérica.

El recuerdo me vino la noche del sábado 9, viendo aparecer en mi tablón de Twitter mensajes con la etiqueta #Antifa8F, que cubrían una manifestación "antifascista frente a la represión". El domingo por la mañana encontré una breve referencia en ABC, entre otras seis manifestaciones que hubo ese día en Madrid; pero no encontré nada en El País ni en El Mundo (igual era noticia de pago...). El caso es que en Twitter parecía la Segunda Guerra Mundial: cargas policiales, detenciones, cabezas rapadas, represión, fascismo, antifascismo y toda la parafernalia al estilo Gamonal. Por la foto, algo hubo.



¿Revolucionarios de pantalla? ¿Periodismo ciudadano? ¿Periodismo? ¿Hay una revolución en marcha o es un juego de rol en el que las cartas se sustituyen por tuits? ¿Son los medios mayoritarios Matrix y Twitter el último Zion?

Me resisto a pensar que no pasada nada, que las manifestaciones de insatisfacción o indignación son episódicas y residuales; me gusta lo suficiente la Historia como para saber que nunca llega a su fin en ninguna parte, sin necesidad de remontarme al Imperio Romano... Acordémonos del Titanic. O, más cerca en el tiempo y el espacio, de 1931.

Me resisto a pensar que las corrientes subterráneas que fluyen en Internet desaguan en el mar de la "la nube". He visto rebosar el agua incontenible levantando las tapas de alcantarilla y anegarlo todo. Pronto, movimientos como los de HazteOír o Podemos marcarán la pauta. Mientras, el periodismo instalado y comercial seguirá tocando Más cerca, oh Dios, de Ti; y nosotros con ella.


Comentarios

Populares

La toma de Quaragosh

El pasado jueves 8 de enero por la tarde me llegó por whatsapp un mensaje urgente pidiendo oraciones porque los islamistas del ISIS acababan de tomar la ciudad de Quaragosh, la que cuenta -o contaba- con más cristianos en Iraq. Según el mensaje, cientos de hombres, mujeres y niños estaban siendo decapitados en ese momento. Dicho así, me produjo tal congoja que empecé a pasarlo, hasta que decidí comprobar, acuciado por cierta sospecha.

Procuro estar informado, y la toma de Quaragosh ese día no me cuadraba nada. Acudí a Twitter en busca de una fuente profesional sin encontrarla, y me fui dando cuenta de que la cadena de oración se iba remontando poco a poco en el tiempo, a días, semanas, meses atrás. Uno de los tuits (del 5 de enero) reconocía: "La noticia que colgué ayer de la ocupación de quaragosh en Irak, se produjo en agosto". En efecto, el primer tuit alusivo anuncia el ataque a la ciudad en junio, y el siguiente, que informa de la toma y la masacre, es del 8 de agosto.

A propósito de Tabarnia

La broma no lo es tanto. Para empezar es el espejo en el que los argumentos independentistas se ven reflejados con toda su grotesca facha. Ni siquiera hace falta que el espejo sea cóncavo o convexo, como los que había en el parque de atracciones del Tibidabo. Es la administración del ponzoñoso brebaje nacionalista a sus mismos elaboradores.

Con humor.

Por esto tiene tanto éxito.

Como barcelonés, y, por tanto, presunto tabarnés, me considero implicado. Al principio no quise dar vuelo al invento: bastante lío tenemos con el nacionalismo independentista catalán como para regresar al cantonalismo del siglo XIX. Después, ha ido haciéndome gracia la broma, por su sencilla genialidad y eficacia para poner en evidencia el separatismo, hasta el punto de que barajo la posibilidad de ofrecerme como cónsul de Tabarnia en Granada.

Pero ahora veo que, como dijo un amigo, Tabarnia no es nada inocente. Está bien para defender la unidad de España; pero ¡ojo!

Me han abierto los ojos dos artículos de …

José Antonio Senovilla. Vicario del Opus Dei en Rusia (y Ucrania)

Conocí a José Antonio Senovilla cuando era el prototipo de lo que hoy se llama un emprendedor. Tenía proyectos para sí y para cualquiera que se le acercara. Muchas personas con espíritu emprendedor se le acercaban en busca de asesoramiento y encontraban, normalmente, aliento para ir más allá de lo que nunca soñaron. Luego trabajamos juntos unos cuantos años y comprobé en carnes propias su empuje y magnanimidad.

Solo una persona de su magnanimidad y empuje podía ordenarse sacerdote entrado ya en años y marcharse a comenzar la labor estable del Opus Dei en Rusia. Así, sin saber ruso y, casi, sin saber ser cura. José Antonio merecía una entrevista, y así lo entendió el Diario Jaén, que le abrió una página entera en su Dominical del pasado domingo. Esto es lo que escribió:



"En Jaén, la ciudad en la que nací y a la que vuelvo siempre que puedo, como ahora, aprendí de Rusia lo que habitualmente un niño alumno de los Maristas puede saber sobre el país más grande del mundo: Rusia ocupa má…