Ir al contenido principal

Negacionismo climático

Vaya por delante que aún no tengo muy clara mi postura ante el llamado cambio climático, porque los datos científicos arrojan muchas dudas al respecto: que el planeta esté calentándose, que -en su caso- eso sea o no perjudicial, que de ser real y perjudicial cuáles sean las causas, y determinadas las causas, cuáles sean las soluciones.

En cualquier caso, considero que la existencia de ecologistas extremistas siempre viene bien para que prestemos algo de atención al medio ambiente -y siempre que no se les haga demasiado caso-, porque de otra forma no haríamos nada; y me parece fantástico que se tomen medidas para consumir y contaminar menos, porque no sólo preserva el ecosistema sino también la dignidad humana.

Pero ¿qué quieren que les diga? Cuando veo y leo las poses y las palabras de los apóstoles de la amenaza climática, siento la reacción instintiva de temerme lo peor. Basta ver a la ONU y a los Premios Nobel de la mano para tener la certeza de que van a combatir el cambio climático a base de control de la población, es decir, matando personas.
Lo más reciente es la labor proselitista de Al Gore, esa especie de Dalai Lama laico, al que el periódico más influyente de mi atribulado país dedicaba ayer portada y doble página central bajo los titulares "La ciencia aún tiene enemigos" y "Al Gore, contra los negacionistas".

Ambos titulares tienen toda la intención del mundo, pero es el segundo el que más me llama la atención (el primero responde a un discurso ya antiguo). Como sabrán, el "negacionismo" -palabrita inexistente en el DRAE que manejo-, se inventó el siglo pasado para designar a cuantos ponen en duda la veracidad o relevancia histórica del holocausto judío, constituyendo un delito en algunos países y un mal absoluto en el resto en los que impere la corrección política. Por eso, tildar de "negacionistas" a los que dudan o se oponen al discurso de Gore sobre el cambio climático persigue condenarlos al desprecio cósmico y, eventualmente, a la cárcel. Una vez más, pensamiento único, represión del disidente.

Estos temores y estas actitudes, ver quién se sube con fervor al carro, es lo que me lleva a recelar de esta nueva fe y a ponerme en el bando contrario, consciente de que va a caer sobre mí toda la ignominia y quien sabe si, cualquier día, la policía climática. A ver si por lo menos Exxon-Mobil me patrocina un poquito...

Por cierto, y dicho sea de paso, como curiosidad, basta pasar a la página anterior a las del reportaje central del periódico más influyente de mi atribulado país, para encontrarse con un artículo a toda página titulado "La bomba demográfica".

¿Casualidad?

Comentarios

Populares

La toma de Quaragosh

El pasado jueves 8 de enero por la tarde me llegó por whatsapp un mensaje urgente pidiendo oraciones porque los islamistas del ISIS acababan de tomar la ciudad de Quaragosh, la que cuenta -o contaba- con más cristianos en Iraq. Según el mensaje, cientos de hombres, mujeres y niños estaban siendo decapitados en ese momento. Dicho así, me produjo tal congoja que empecé a pasarlo, hasta que decidí comprobar, acuciado por cierta sospecha.

Procuro estar informado, y la toma de Quaragosh ese día no me cuadraba nada. Acudí a Twitter en busca de una fuente profesional sin encontrarla, y me fui dando cuenta de que la cadena de oración se iba remontando poco a poco en el tiempo, a días, semanas, meses atrás. Uno de los tuits (del 5 de enero) reconocía: "La noticia que colgué ayer de la ocupación de quaragosh en Irak, se produjo en agosto". En efecto, el primer tuit alusivo anuncia el ataque a la ciudad en junio, y el siguiente, que informa de la toma y la masacre, es del 8 de agosto.

Mons. Javier Echevarría. Prelado del Opus Dei

El lunes 12 de diciembre fallecía en Roma el prelado del Opus Dei, Mons. Javier Echevarría. La noticia y los acontecimientos siguientes son noticia mundial. No lo es, porque no debe serlo, lo que cuento a continuación.

Recibí la noticia el mismo lunes por la noche, pocos minutos después de que aconteciera, y, tras comunicarlo a allegados y amigos, vinieron a mi memoria los días de mayo de 1996 en que tuve la suerte de vivir con él en la misma casa, en Granada. No es que parara mucho en casa, la verdad, porque siguió sin rechistar un plan de encuentros con grupos más o menos grandes de personas diseñado para acabar con cualquiera. Estas son las primeras cosas que quiero destacar: que se sometió al programa previsto por otros con total docilidad, sin pedir nada ni reservarse un minuto; que todo su interés era estar con las personas que querían verle -y eran miles- y a todas atendió con la máxima atención. Visitó la Alhambra porque le insistimos, pensando que le gustaría y que descansarí…

¿Cómo ser un blogger top?

He sacado un poco de tiempo para leer varios artículos que tenía reservados para leer más tarde sobre cómo llevar mi blog al éxito: escribir cada semana, conocer a mis lectores, identificar influencers, usar etiquetas, crear eventos, tener un calendario,  establecer palabras clave...

¡Buff! La mayoría de los consejos son de sentido común; los otros son profesionales. Es decir, están muy bien.

¿Por qué no los sigo -o no se si los sigo-?

Por dos motivos.

Uno: por pereza. Pereza para aplicar tantos consejos, métodos, herramientas...

Dos: porque la mayoría de estos artículos están orientados al marketing, a vender, a crear, posicionar y fortalecer una marca -debo de haber elegido mal mis influencers-. Resumiendo, vienen a decir "escribe lo que tu público -actual o potencial- quiere leer".

Y claro, yo, en mi blog, quiero escribir lo que yo quiero escribir, lo que tengo que decir, lo que pienso o me parece interesante de lo que otros piensan y escriben.

Pero, ¿interesa a otros? N…