Ir al contenido principal

Sauron, Lord Voldemort y el Emperador

El mal es incapaz de entender al bien

Tomado de La Iglesia en la prensa

Escribe Hal G. P. Colebatch en The American Spectator sobre las resonancias cristianas presentes en epopeyas contemporáneas de gran éxito como "El Señor de los Anillos", "La Guerra de las Galaxias" y "Harry Potter". A pesar de que en esas obras no se menciona a Dios, Colebatch afirma que se trata de historias específicamente cristianas, en las que la Muerte –la verdadera Mala Noticia- puede ser vencida gracias a un poder más grande. De ahí concluye que el éxito popular de esas obras demuestra que la concepción cristiana del mundo y de la condición humana sigue profundamente arraigada en el hombre de hoy.

Junto a elementos comunes típicos de este género literario (el Héroe que se siente incapaz de su tarea, el Gran Enemigo, la Prueba, el Mentor o consejero, etc.), en todas esas obras el héroe acepta que debe morir para cumplir su misión, pero es salvado gracias a una intervención inesperada. Precisamente la aceptación de la muerte por parte del héroe juega un papel crucial en la derrota del enemigo. La razón de fondo es que “el mal no puede entender el bien, pero el bien sí puede entender el mal”, una sugerente idea ya formulada por Boecio y retomada por C. S. Lewis.

En efecto, Sauron ["El Señor de los Anillos"] es incapaz de pensar que alguien esté dispuesto a destruir el anillo, sin usarlo para su propio beneficio; el Emperador Palpatine ["La Guerra de las Galaxias"] piensa que la atracción del poder corromperá a Luke Skywalker, como –piensa- que corrompió a su padre, Darth Vader, para siempre; Lord Voldemort ["Harry Potter"] no puede entender que el poder del amor será mayor que el de su magia. Cada uno de estos Enemigos razona con los esquemas de su propia biografía.

Comentarios

Populares

La toma de Quaragosh

El pasado jueves 8 de enero por la tarde me llegó por whatsapp un mensaje urgente pidiendo oraciones porque los islamistas del ISIS acababan de tomar la ciudad de Quaragosh, la que cuenta -o contaba- con más cristianos en Iraq. Según el mensaje, cientos de hombres, mujeres y niños estaban siendo decapitados en ese momento. Dicho así, me produjo tal congoja que empecé a pasarlo, hasta que decidí comprobar, acuciado por cierta sospecha.

Procuro estar informado, y la toma de Quaragosh ese día no me cuadraba nada. Acudí a Twitter en busca de una fuente profesional sin encontrarla, y me fui dando cuenta de que la cadena de oración se iba remontando poco a poco en el tiempo, a días, semanas, meses atrás. Uno de los tuits (del 5 de enero) reconocía: "La noticia que colgué ayer de la ocupación de quaragosh en Irak, se produjo en agosto". En efecto, el primer tuit alusivo anuncia el ataque a la ciudad en junio, y el siguiente, que informa de la toma y la masacre, es del 8 de agosto.

Mons. Javier Echevarría. Prelado del Opus Dei

El lunes 12 de diciembre fallecía en Roma el prelado del Opus Dei, Mons. Javier Echevarría. La noticia y los acontecimientos siguientes son noticia mundial. No lo es, porque no debe serlo, lo que cuento a continuación.

Recibí la noticia el mismo lunes por la noche, pocos minutos después de que aconteciera, y, tras comunicarlo a allegados y amigos, vinieron a mi memoria los días de mayo de 1996 en que tuve la suerte de vivir con él en la misma casa, en Granada. No es que parara mucho en casa, la verdad, porque siguió sin rechistar un plan de encuentros con grupos más o menos grandes de personas diseñado para acabar con cualquiera. Estas son las primeras cosas que quiero destacar: que se sometió al programa previsto por otros con total docilidad, sin pedir nada ni reservarse un minuto; que todo su interés era estar con las personas que querían verle -y eran miles- y a todas atendió con la máxima atención. Visitó la Alhambra porque le insistimos, pensando que le gustaría y que descansarí…

¿Cómo ser un blogger top?

He sacado un poco de tiempo para leer varios artículos que tenía reservados para leer más tarde sobre cómo llevar mi blog al éxito: escribir cada semana, conocer a mis lectores, identificar influencers, usar etiquetas, crear eventos, tener un calendario,  establecer palabras clave...

¡Buff! La mayoría de los consejos son de sentido común; los otros son profesionales. Es decir, están muy bien.

¿Por qué no los sigo -o no se si los sigo-?

Por dos motivos.

Uno: por pereza. Pereza para aplicar tantos consejos, métodos, herramientas...

Dos: porque la mayoría de estos artículos están orientados al marketing, a vender, a crear, posicionar y fortalecer una marca -debo de haber elegido mal mis influencers-. Resumiendo, vienen a decir "escribe lo que tu público -actual o potencial- quiere leer".

Y claro, yo, en mi blog, quiero escribir lo que yo quiero escribir, lo que tengo que decir, lo que pienso o me parece interesante de lo que otros piensan y escriben.

Pero, ¿interesa a otros? N…