Ir al contenido principal

Tortilla de patata

Este de Ramón Pi en forumlibertas, 20/01/2006, es BUENÍSIMO

La dictadura de la "corrección política" está en todo Occidente actuando como coartada para una extensa e intensa acción devastadora de los fundamentos de nuestra civilización.

Un viejo chiste cuenta la historieta de un hombre que va a ver al psiquiatra y le dice que en realidad no le ocurre nada, pero que acude a su consulta para dar contento a su mujer, que le insiste mucho en que vaya a que lo vea un médico. El psiquiatra lo somete a un tranquilo interrogatorio sobre su vida, sus costumbres, sus aficiones, y en un momento dado el paciente le explica que a él le gusta mucho la tortilla de patata. “Hombre, eso no tiene nada de particular, a mí también me gusta la tortilla de patata”. “¿De veras?”, responde el paciente, y añade: “Pues venga a mi casa, que tengo armarios y armarios llenos de ellas”.

El chiste se ha hecho realidad. La dictadura de la “corrección política” está en todo Occidente actuando como coartada para una extensa e intensa acción devastadora de los fundamentos de nuestra civilización. El método es el que podríamos llamar de la tortilla de patata: consiste en llevar los postulados que la hicieron florecer (igualdad, no discriminación, tolerancia, pluralismo) hasta extremos literalmente paranoicos que se vuelven contra ellos mismos, dando lugar a los privilegios, el despotismo, la persecución inquisitorial y el discurso único. El aparente oxímoron empleado por Benedicto XVI en su última homilía como cardenal Ratzinger, la “dictadura del relativismo”, es una realidad palpable, hiriente, ofensiva.

En nombre de la igualdad se establecen cuotas obligatorias de mujeres en actividades en las que el sexo es irrelevante, como por ejemplo las listas electorales; en nombre de la diversidad se obliga a los profesores de la enseñanza pública -de momento- a enseñar que la homosexualidad es equiparable y alternativa a la heterosexualidad; en nombre de la tolerancia se persigue al catolicismo y se denigra la cultura europea; en nombre del pluralismo se prohíbe a las escuelas cristianas seleccionar a su profesorado atendiendo a su credo religioso. Obligar, prohibir, perseguir, en nombre de la diversidad y la tolerancia. Armarios y armarios de tortillas de patata. Con razón Chesterton dejó dicho que los locos no han perdido la razón, sino que lo han perdido todo menos la razón. La lógica llevada a la locura paranoica conduce al disparate y al horror.

Ahora, en España, el ministro de Defensa ha promovido el cambio de la letra del himno de la Armada. El objeto de esta ocurrencia es suprimir toda referencia a Dios y a la Patria. Por tolerancia. Un psiquiatra, por favor.

Comentarios

Hispanicus ha dicho que…
Sencillamente genial, me ha gustado mucho, pero que mucho, mucho, estoy completamente de acuerdo, si me das permiso me gustaria en lazarlo en mi bitacora.

Saludos
cambiaelmundo ha dicho que…
La verdad es que Pi es uno de los mejores y lleva tropecientos años en el frente de batalla, habría que hacerle un homenaje.
Por supuesto que puedes enlazarlo, no necesitas ningún permiso.
¿Qué has hecho del bueno de Patán?
+Saludos
Anónimo ha dicho que…
Pero qué disparate! Pues claro que las escuelas religiosas no pueden elegir su profesorado en función de su orientación sexual. Ni las escuelas ni ninguna empresa, ni por su orientación sexual ni por su religión. O es que un homosexual no puede dar clases de religión? Si hasta los religiosos ordenados pueden ser homosexuales! O es que la posición oficial de la Iglesia católica es la única y verdadera? Obligación del gobierno es hacer cumplir la Constitución que garantiza los derechos universales.
cambiaelmundo ha dicho que…
Pues claro que sí, anónimo. ¿Cómo va un homosexual a explicar la enseñanza de la Iglesia sobre la sexualidad humana si no la comparte? o ¿cómo va un católico a enseñar religión islámica en una madraza?

Te pasa exactamente lo que dice Pi, que llevas los derechos al extremo y llegas a situaciones absurdas.

Por cierto, no se debe ordenar a homosexuales (porque de lo contrario pasa lo que pasa); y por supuesto que la Iglesia es la única y verdadera Iglesia.

Otrosí, el gobierno tiene la obligación de hacer cumplir la Constitución, en efecto, así que ya puede ir derogando la mamarrachada esa del homomonio, que es inconstitucional.
Anónimo ha dicho que…
Ese es exactamente el problema, que crees que una escuela es una madraza. Aun tratándose de una escuela católica, ésta no deja de ser una escuela, y la enseñanza que se da de religión católica no es de adoctrinamiento religioso, que eso es lo que muchos quisieran, ya que éste se desarrollaría en su lugar que es en una iglesia.

Desde luego pensar que la Iglesia católica es la única y verdadera es muy aceptable, pero no deja de ser curioso que alguien que afirma eso luego juzgue negativamente a alguien por llevar algo al extremo.

Obviamente se puede estar en desacuerdo con muchas directrices de la Iglesia aún perteneciendo a la Iglesia y no veo cuál es el problema para ello.

Finalmente una reflexión: los derechos que según tú llevo al extremo, garantizan también tu derecho a profesar la religión católica y a expresarlo libremente, no olvidemos que hablamos de una religión que se inventó hace 2000 años y que defiende unas cosas un tanto extravagantes y seguramente pasadas de moda o directamente demostradas falsas. Situación absuda? Quizás sí, pero tú debes estar contento por ello y yo también, eso es lo bueno que tienen los derechos y que no tiene tu visión rígida de la realidad.
cambiaelmundo ha dicho que…
En la escuela una sociedad transmite a las nuevas generaciones su "cultura", lo que cree valioso y justo, y lo transmite no por puro cultismo, sino porque está convencida de que es lo bueno. Es de cajón que esto incluya las creencias religiosas de sus ciudadanos, y no sólo teóricas, también prácticas, como teóricas y prácticas son las enseñanzas de las matemáticas, la física, la Historia, etc.

No juzgo a nadie por llevar cosas al extremo, juzgo perjudicial llevar las cosas al extremo. Que yo crea que la doctrina de la Iglesia es la verdadera no es extremismo: ¿para qué voy a creer en algo si no creo que es verdadero?

Gracias por permitirme profesar mi religión y expresarla libremente, te estoy muy agradecido; pero permíteme que discrepe sobre que esta defienda cosas "un tanto extravagantes y seguramente pasadas de moda o directamente demostradas falsas": defiende, por ejemplo, los fundamentos de los derechos y propone unos criterios (básicamente la dignidad humana) para que se apliquen convenientemente, es decir, sin llevarlos al absurdo de sumar peras con manzanas.
Un "rígido" (yo lo considero amplio y certero) saludo,

Populares

La toma de Quaragosh

El pasado jueves 8 de enero por la tarde me llegó por whatsapp un mensaje urgente pidiendo oraciones porque los islamistas del ISIS acababan de tomar la ciudad de Quaragosh, la que cuenta -o contaba- con más cristianos en Iraq. Según el mensaje, cientos de hombres, mujeres y niños estaban siendo decapitados en ese momento. Dicho así, me produjo tal congoja que empecé a pasarlo, hasta que decidí comprobar, acuciado por cierta sospecha.

Procuro estar informado, y la toma de Quaragosh ese día no me cuadraba nada. Acudí a Twitter en busca de una fuente profesional sin encontrarla, y me fui dando cuenta de que la cadena de oración se iba remontando poco a poco en el tiempo, a días, semanas, meses atrás. Uno de los tuits (del 5 de enero) reconocía: "La noticia que colgué ayer de la ocupación de quaragosh en Irak, se produjo en agosto". En efecto, el primer tuit alusivo anuncia el ataque a la ciudad en junio, y el siguiente, que informa de la toma y la masacre, es del 8 de agosto.

A propósito de Tabarnia

La broma no lo es tanto. Para empezar es el espejo en el que los argumentos independentistas se ven reflejados con toda su grotesca facha. Ni siquiera hace falta que el espejo sea cóncavo o convexo, como los que había en el parque de atracciones del Tibidabo. Es la administración del ponzoñoso brebaje nacionalista a sus mismos elaboradores.

Con humor.

Por esto tiene tanto éxito.

Como barcelonés, y, por tanto, presunto tabarnés, me considero implicado. Al principio no quise dar vuelo al invento: bastante lío tenemos con el nacionalismo independentista catalán como para regresar al cantonalismo del siglo XIX. Después, ha ido haciéndome gracia la broma, por su sencilla genialidad y eficacia para poner en evidencia el separatismo, hasta el punto de que barajo la posibilidad de ofrecerme como cónsul de Tabarnia en Granada.

Pero ahora veo que, como dijo un amigo, Tabarnia no es nada inocente. Está bien para defender la unidad de España; pero ¡ojo!

Me han abierto los ojos dos artículos de …

José Antonio Senovilla. Vicario del Opus Dei en Rusia (y Ucrania)

Conocí a José Antonio Senovilla cuando era el prototipo de lo que hoy se llama un emprendedor. Tenía proyectos para sí y para cualquiera que se le acercara. Muchas personas con espíritu emprendedor se le acercaban en busca de asesoramiento y encontraban, normalmente, aliento para ir más allá de lo que nunca soñaron. Luego trabajamos juntos unos cuantos años y comprobé en carnes propias su empuje y magnanimidad.

Solo una persona de su magnanimidad y empuje podía ordenarse sacerdote entrado ya en años y marcharse a comenzar la labor estable del Opus Dei en Rusia. Así, sin saber ruso y, casi, sin saber ser cura. José Antonio merecía una entrevista, y así lo entendió el Diario Jaén, que le abrió una página entera en su Dominical del pasado domingo. Esto es lo que escribió:



"En Jaén, la ciudad en la que nací y a la que vuelvo siempre que puedo, como ahora, aprendí de Rusia lo que habitualmente un niño alumno de los Maristas puede saber sobre el país más grande del mundo: Rusia ocupa má…