Ir al contenido principal

Contra una ley marxista

Ignacio Arsuaga
Presidente de Hazteoir

Este jueves dio comienzo el trámite parlamentario de la LOE. Durante las próximas semanas, nuestros representantes discutirán – y no se pondrán de acuerdo – sobre uno de los proyectos de Ley sectarios que haya visto el Congreso. El texto publicado en el Boletín Oficial de las Cortes ha cosechado las críticas y las diatribas de una mayoría de los agentes del sector. Además, divide profundamente a la sociedad en uno de los pocos temas que deberían suscitar el diálogo y el consenso. Una Ley elaborada en los laboratorios ideológicos de Ferraz y que impone una concepción marxista de la educación.

Pues bien, el Gobierno, como en otras ocasiones, establece una diferencia nítida entre su discurso y la realidad de sus actos. No desparecen de su boca las palabras “consenso” y “diálogo” y, al mismo tiempo, hace oídos sordos a las entidades involucradas en el mundo de la educación. Como si de una dictadura se tratase, nos impone la legislación a golpe de boletín oficial.

Con esta Ley, la falla democrática adquiere proporciones terribles y nuestros gobernantes se siguen alejando de los ciudadanos. Y no es el único caso. La desaparición del matrimonio de nuestro ordenamiento jurídico o la legalización de la figura del repudio (i.e. divorcio Express) fueron aprobadas sin que el Sr. Rodríguez Zapatero dedicar un minuto de su precioso tiempo a escuchar a las entidades familiares.

Según la Ministra Sansegundo, y el partido en el Gobierno, la Administración, estatal o autonómica, es titular del derecho a educar. Los padres, según esta concepción totalitaria, somos colaboradores del Estado en la educación de nuestros hijos. Y los centros de iniciativa social, subsidiarios del Ministerio. Es decir, que se toleran los colegios concertados sólo donde no haya colegios públicos.

Al mismo tiempo, se pretende suprimir de hecho la asignatura de Religión. No importa que una inmensa mayoría de los padres quieran que sus hijos estudien Religión. El Gobierno pretende al mismo tiempo suprimir la visión trascendente de la educación e imponer a los niños, aún violentando la voluntad de los padres, su ideología laicista.

Bien visto, el planteamiento del Gobierno tiene su lógica. Todo encaja en una visión marxista y antidemocrática de la realidad. En efecto, si “lo Público” es la encarnación del bien moral, la Izquierda es la nueva Jerusalén y el Partido lo es todo, entonces entendemos que Rodríguez Zapatero imponga y no dialogue, conculque lo dispuesto por la Constitución y destruya la libertad de educación de los padres.

Ante ese desprecio total por parte del Presidente del Gobierno, que nos ha cerrado la puerta en las narices, no nos queda a los ciudadanos otro remedio más que salir a la calle para hacernos oír. Como hizo antaño William Wallace en tierras escocesas, los defensores de la libertad inundaremos las calles de Madrid el próximo sábado 12 de noviembre. La manifestación dará comienzo a las 17 h. desde la Plaza de Neptuno. Si eres internauta, tienes toda la información sobre el 12- N en www.hazteoir.org/12n/.

Antes de que sea demasiado tarde, antes de que el Partido trate de destruir el último hálito de libertad en España y de conculcar los derechos de los ciudadanos en beneficio de la ideología laicista que tratan de imponer por la fuerza, nuestro deber cívico es luchar contra por la libertad. Y la próxima batalla –incruenta, gracias a Dios – la libraremos en Madrid, el 12.

Comentarios

Populares

La toma de Quaragosh

El pasado jueves 8 de enero por la tarde me llegó por whatsapp un mensaje urgente pidiendo oraciones porque los islamistas del ISIS acababan de tomar la ciudad de Quaragosh, la que cuenta -o contaba- con más cristianos en Iraq. Según el mensaje, cientos de hombres, mujeres y niños estaban siendo decapitados en ese momento. Dicho así, me produjo tal congoja que empecé a pasarlo, hasta que decidí comprobar, acuciado por cierta sospecha.

Procuro estar informado, y la toma de Quaragosh ese día no me cuadraba nada. Acudí a Twitter en busca de una fuente profesional sin encontrarla, y me fui dando cuenta de que la cadena de oración se iba remontando poco a poco en el tiempo, a días, semanas, meses atrás. Uno de los tuits (del 5 de enero) reconocía: "La noticia que colgué ayer de la ocupación de quaragosh en Irak, se produjo en agosto". En efecto, el primer tuit alusivo anuncia el ataque a la ciudad en junio, y el siguiente, que informa de la toma y la masacre, es del 8 de agosto.

A propósito de Tabarnia

La broma no lo es tanto. Para empezar es el espejo en el que los argumentos independentistas se ven reflejados con toda su grotesca facha. Ni siquiera hace falta que el espejo sea cóncavo o convexo, como los que había en el parque de atracciones del Tibidabo. Es la administración del ponzoñoso brebaje nacionalista a sus mismos elaboradores.

Con humor.

Por esto tiene tanto éxito.

Como barcelonés, y, por tanto, presunto tabarnés, me considero implicado. Al principio no quise dar vuelo al invento: bastante lío tenemos con el nacionalismo independentista catalán como para regresar al cantonalismo del siglo XIX. Después, ha ido haciéndome gracia la broma, por su sencilla genialidad y eficacia para poner en evidencia el separatismo, hasta el punto de que barajo la posibilidad de ofrecerme como cónsul de Tabarnia en Granada.

Pero ahora veo que, como dijo un amigo, Tabarnia no es nada inocente. Está bien para defender la unidad de España; pero ¡ojo!

Me han abierto los ojos dos artículos de …

José Antonio Senovilla. Vicario del Opus Dei en Rusia (y Ucrania)

Conocí a José Antonio Senovilla cuando era el prototipo de lo que hoy se llama un emprendedor. Tenía proyectos para sí y para cualquiera que se le acercara. Muchas personas con espíritu emprendedor se le acercaban en busca de asesoramiento y encontraban, normalmente, aliento para ir más allá de lo que nunca soñaron. Luego trabajamos juntos unos cuantos años y comprobé en carnes propias su empuje y magnanimidad.

Solo una persona de su magnanimidad y empuje podía ordenarse sacerdote entrado ya en años y marcharse a comenzar la labor estable del Opus Dei en Rusia. Así, sin saber ruso y, casi, sin saber ser cura. José Antonio merecía una entrevista, y así lo entendió el Diario Jaén, que le abrió una página entera en su Dominical del pasado domingo. Esto es lo que escribió:



"En Jaén, la ciudad en la que nací y a la que vuelvo siempre que puedo, como ahora, aprendí de Rusia lo que habitualmente un niño alumno de los Maristas puede saber sobre el país más grande del mundo: Rusia ocupa má…