Ir al contenido principal

La ardua tarea de promocionar un libro

Me gusta leer, me gusta hablar, me gusta escribir. Así es como mejor pienso. De las tres, escribir es, naturalmente, la tarea más ardua; también es la que más satisfacción me proporciona. De no ser así, este blog habría muerto hace tiempo.

Cuando mi sobrina mayor favorita, gran lectora, era adolescente, escribí algunos cuentos de aventuras -no me atrevo a llamarlos novela-, con los que creo que disfruté más yo que ella. Aunque ella dice que le gustaron, y aún me recuerda que he dejado de escribirlos. Escribir es sacrificado.

Pero más sacrificado es promocionar un libro propio. He tenido la oportunidad de acompañar a Juan Vicente Boo, corresponsal de ABC en el Vaticano, en la parada en Granada y Jaén de su gira promocional de "Píldoras para el alma", la selección de 500 tuits del Papa Francisco, agrupados por temas, hecha con la intención de que ayude a rezar o meditar, o simplemente pensar. Recomiendo el librito, tanto por su contenido para la oración cristiana como para la meditación sapiencial.

A lo que iba. La tarde del jueves 9, sin tiempo para deshacer la maleta en el Hotel Meliá de calle Ganivet, me llevé a Juan Vicente a la plaza de las Pasiegas para que Leo Rama, corresponsal también de ABC, pero en Granada, le hiciera unas fotos y, ya en Bibrambla, alrededor de un café, le entrevistara. Casi corriendo fuimos a la oficina de Paqui Pallarés, dircom del arzobispado, para una segunda entrevista. De nuevo en el hotel, contestar correos, tuitear y retuitear... A las 19:15 entrevista telefónica de Antonio Ordóñez (Ideal Jaén); a las 19:30 le tenía preparada una tertulia con periodistas en la segunda planta del Bar Fútbol, alrededor de su libro y de unos estupendos churros con chocolate: lo contó María Escámez, estudiante en ESCO. Tertulia corta, porque a las 20:30 atendía una llamada de EFE Galicia. Luego pasó gran parte de la noche redactando la entrevista para ABC de Sevilla: la casa manda.

El viernes 11 a las 11:00 aparcamos -no sin cierta dificultad, está difícil de encontrar por primera vez- en Onda Jaén, para una entrevista en el magazine que conduce Marisi, gracias a los buenos oficios de Daniel Illana. Allí mismo, al acabar, embarcamos a Javier López, corresponsal de ABC en la capital del aceite, con el que desayunamos en la cafetería del Corte Inglés local. La llamada de Intereconomía radio de La Coruña le pilló en el aparcamiento del colegio Altocastillo, donde tuvo un encuentro con alumnos de 2º de Bachillerato, que hicieron muchas y muy interesantes preguntas, más por su trabajo de corresponsal que por su libro. Allí averiguamos que a esos chavales Twitter nos les dice nada, a esa edad están en Instagram, y el 90% de su "conversación" consiste en enviarse "memes". Bueno, el Papa está en Instagram (@franciscus); pero solo tiene 4 millones de seguidores, nada que ver con los 40 que tiene en la red de los 280 caracteres.

Nos dieron de comer estupendamente en el colegio, con algunos profesores, y luego nos refugiamos en casa de unos amigos para más correos, tuits, etc. Hacia las 18:00, Mikel Sainz y Eduardo le entrevistaron para Jóvenes Católicos, y a las 19:30 comenzó la presentación en el salón de actos del Colegio de Médicos de Jaén, organizada por la Fundación Catalina Mir, que ya había organizado la de su anterior libro: El Papa de la alegría. Vuelta a contar mil y una anécdotas de Francisco, vuelta a hablar del libro, venta y firma de ejemplares -ya en su segunda edición-... Era tarde cuando, sin cenar, volvimos a la carretera como viejos rockeros, de regreso a Granada. Al día siguiente, Juan Vicente viajaba a Sevilla, y yo tuve que dedicar el sábado a ponerme al día de las otras cosas que había dejado sin hacer.

En resumen, una experiencia apasionante..., para no repetir muy a menudo.



Comentarios

Populares

La toma de Quaragosh

El pasado jueves 8 de enero por la tarde me llegó por whatsapp un mensaje urgente pidiendo oraciones porque los islamistas del ISIS acababan de tomar la ciudad de Quaragosh, la que cuenta -o contaba- con más cristianos en Iraq. Según el mensaje, cientos de hombres, mujeres y niños estaban siendo decapitados en ese momento. Dicho así, me produjo tal congoja que empecé a pasarlo, hasta que decidí comprobar, acuciado por cierta sospecha.

Procuro estar informado, y la toma de Quaragosh ese día no me cuadraba nada. Acudí a Twitter en busca de una fuente profesional sin encontrarla, y me fui dando cuenta de que la cadena de oración se iba remontando poco a poco en el tiempo, a días, semanas, meses atrás. Uno de los tuits (del 5 de enero) reconocía: "La noticia que colgué ayer de la ocupación de quaragosh en Irak, se produjo en agosto". En efecto, el primer tuit alusivo anuncia el ataque a la ciudad en junio, y el siguiente, que informa de la toma y la masacre, es del 8 de agosto.

A propósito de Tabarnia

La broma no lo es tanto. Para empezar es el espejo en el que los argumentos independentistas se ven reflejados con toda su grotesca facha. Ni siquiera hace falta que el espejo sea cóncavo o convexo, como los que había en el parque de atracciones del Tibidabo. Es la administración del ponzoñoso brebaje nacionalista a sus mismos elaboradores.

Con humor.

Por esto tiene tanto éxito.

Como barcelonés, y, por tanto, presunto tabarnés, me considero implicado. Al principio no quise dar vuelo al invento: bastante lío tenemos con el nacionalismo independentista catalán como para regresar al cantonalismo del siglo XIX. Después, ha ido haciéndome gracia la broma, por su sencilla genialidad y eficacia para poner en evidencia el separatismo, hasta el punto de que barajo la posibilidad de ofrecerme como cónsul de Tabarnia en Granada.

Pero ahora veo que, como dijo un amigo, Tabarnia no es nada inocente. Está bien para defender la unidad de España; pero ¡ojo!

Me han abierto los ojos dos artículos de …

José Antonio Senovilla. Vicario del Opus Dei en Rusia (y Ucrania)

Conocí a José Antonio Senovilla cuando era el prototipo de lo que hoy se llama un emprendedor. Tenía proyectos para sí y para cualquiera que se le acercara. Muchas personas con espíritu emprendedor se le acercaban en busca de asesoramiento y encontraban, normalmente, aliento para ir más allá de lo que nunca soñaron. Luego trabajamos juntos unos cuantos años y comprobé en carnes propias su empuje y magnanimidad.

Solo una persona de su magnanimidad y empuje podía ordenarse sacerdote entrado ya en años y marcharse a comenzar la labor estable del Opus Dei en Rusia. Así, sin saber ruso y, casi, sin saber ser cura. José Antonio merecía una entrevista, y así lo entendió el Diario Jaén, que le abrió una página entera en su Dominical del pasado domingo. Esto es lo que escribió:



"En Jaén, la ciudad en la que nací y a la que vuelvo siempre que puedo, como ahora, aprendí de Rusia lo que habitualmente un niño alumno de los Maristas puede saber sobre el país más grande del mundo: Rusia ocupa má…