Ir al contenido principal

Mucho libro

Ha terminado en Granada la Feria del libro. Muchas casetas, muchas editoriales, muchas librerías, muchos escritores, muchos lectores -de todas las edades-, mucho libro. Y muchas actividades: presentaciones, firma de libros, entrevistas.

El primer sábado, víspera del gran 23 de abril, por la tarde, paseé por la Carrera de la Virgen y la Fuente de las Batallas, sede de la Feria. Había un verdadero gentío asomándose a los mostradores, curioseando; pero me pareció que pocos compraban, los que más, para los niños: los niños son en gran medida los reyes de la Feria del Libro; aunque luego he leído que ha sido una gran feria también desde el punto de vista de las ventas.

Esa tarde conocí al director de la Feria, en la presentación de un nuevo libro de Andrés Cárdenas, tan ocurrente y sugestivo como todo lo que escribe. Me encontré a Eduardo, uno de los ex concejales de su partido que NO está investigado; también con Gustavo y sus hijos, impulsor de Granada Noir; y con otros personajes del amplísimo mundo cultural granadino. En un hueco aproveché para disfrutar de la exposición de los fondos de Lladró en la sala de Puerta Real.

Andrés Cárdenas es el de la barba.
foto atarifa CC
Hacía una tarde estupenda. En la Fuente de las Granadas, una carpa recogía las actividades para los más pequeños y otra literatura científica. Cuando pasé por la primera, una niña leía maravillosamente bien un cuento a un buen grupo de embelesados congéneres.

El sábado siguiente fui por la mañana, a acompañar a José Antonio en su tarea de periodista para Ideal. Con él, la penetración en el mundillo cultural de Granada es profundo y sabio. Pude comprobar que la huella comunista y el revisionismo de la memoria histórica está más que presente, hasta que unos ripios de cantautor me decidieron a salir corriendo de tanto pasado: cuando España entera era feliz y obrera.

Era una mañana lloviznosa y desapacible. Me encontré con Ricardo -compañero de peña de baloncesto- y su familia. Ricardo y José Antonio se conocían de haber arbitrado el segundo alguna vez al primero: dejaron ahí la cosa; pero se intuía alguna que otra confrontación de caracteres. También me encontré con Agustín, velando a pie de caseta un librito que ha sacado con otros autores, en los que reflexiona sobre el impacto de la biotecnología en el ser humano; "sin juzgar", dice.

De vez en cuando topas con sorprendentes manifestaciones de cruda sinceridad. En la carpa central un promotor de la revista Jot Down explicaba el comienzo de la famosa revista del papel -ahora también online- y las largas entrevistas: presentamos un plan de negocio, ganábamos tanto, ellos se quedaban con cuanto, y aceptaron. Nada romántico, al estilo de "poder decir lo que pensamos, no lo que nos dicen que pensemos".

foto atarifa CC

Aproveché el resto del fin de semana para terminar con el Tomás de Aquino de Chesterton y comenzar el Hilaire Belloc de Pierce. Me sigue fascinando esa eclosión de catolicismo intelectual que se dio en Gran Bretaña a caballo de los dos siglos pasados. Precisamente acabo de llegar al momento en que Belloc y Chesterton se conocen, en abril de 1.900, dando a luz lo que Shaw llamará el Chesterbelloc. Para que luego digan que los cambios de milenio son como cualquier otro año nuevo. Abril, mes de las lluvias y de los libros.


Comentarios

Populares

La toma de Quaragosh

El pasado jueves 8 de enero por la tarde me llegó por whatsapp un mensaje urgente pidiendo oraciones porque los islamistas del ISIS acababan de tomar la ciudad de Quaragosh, la que cuenta -o contaba- con más cristianos en Iraq. Según el mensaje, cientos de hombres, mujeres y niños estaban siendo decapitados en ese momento. Dicho así, me produjo tal congoja que empecé a pasarlo, hasta que decidí comprobar, acuciado por cierta sospecha.

Procuro estar informado, y la toma de Quaragosh ese día no me cuadraba nada. Acudí a Twitter en busca de una fuente profesional sin encontrarla, y me fui dando cuenta de que la cadena de oración se iba remontando poco a poco en el tiempo, a días, semanas, meses atrás. Uno de los tuits (del 5 de enero) reconocía: "La noticia que colgué ayer de la ocupación de quaragosh en Irak, se produjo en agosto". En efecto, el primer tuit alusivo anuncia el ataque a la ciudad en junio, y el siguiente, que informa de la toma y la masacre, es del 8 de agosto.

Mons. Javier Echevarría. Prelado del Opus Dei

El lunes 12 de diciembre fallecía en Roma el prelado del Opus Dei, Mons. Javier Echevarría. La noticia y los acontecimientos siguientes son noticia mundial. No lo es, porque no debe serlo, lo que cuento a continuación.

Recibí la noticia el mismo lunes por la noche, pocos minutos después de que aconteciera, y, tras comunicarlo a allegados y amigos, vinieron a mi memoria los días de mayo de 1996 en que tuve la suerte de vivir con él en la misma casa, en Granada. No es que parara mucho en casa, la verdad, porque siguió sin rechistar un plan de encuentros con grupos más o menos grandes de personas diseñado para acabar con cualquiera. Estas son las primeras cosas que quiero destacar: que se sometió al programa previsto por otros con total docilidad, sin pedir nada ni reservarse un minuto; que todo su interés era estar con las personas que querían verle -y eran miles- y a todas atendió con la máxima atención. Visitó la Alhambra porque le insistimos, pensando que le gustaría y que descansarí…

¿Cómo ser un blogger top?

He sacado un poco de tiempo para leer varios artículos que tenía reservados para leer más tarde sobre cómo llevar mi blog al éxito: escribir cada semana, conocer a mis lectores, identificar influencers, usar etiquetas, crear eventos, tener un calendario,  establecer palabras clave...

¡Buff! La mayoría de los consejos son de sentido común; los otros son profesionales. Es decir, están muy bien.

¿Por qué no los sigo -o no se si los sigo-?

Por dos motivos.

Uno: por pereza. Pereza para aplicar tantos consejos, métodos, herramientas...

Dos: porque la mayoría de estos artículos están orientados al marketing, a vender, a crear, posicionar y fortalecer una marca -debo de haber elegido mal mis influencers-. Resumiendo, vienen a decir "escribe lo que tu público -actual o potencial- quiere leer".

Y claro, yo, en mi blog, quiero escribir lo que yo quiero escribir, lo que tengo que decir, lo que pienso o me parece interesante de lo que otros piensan y escriben.

Pero, ¿interesa a otros? N…