Ir al contenido principal

La indignación es mala consejera

Hay veces en que más que acudir a los gurús de la comunicación pública, compensa recurrir al refranero de la sabiduría popular. Que se lo digan al Obispo Cases, de Canarias: Las comparaciones son odiosas. Y eso que, hasta donde yo se, llevó bien la crisis de la mamarrachada del carnaval de Canarias: intervino -había que decir algo-, se mostró como víctima, con pena y sin indignación; pero metió la pata al compararla con el accidente de Spanair, sin ninguna necesidad. Si metes a terceros en una disputa, asegúrate de que los pones de tu lado. Perdonar a los enemigos, mostrarse por encima de las ofensas, hacer un llamamiento a la verdadera devoción, incluso de los tipos que la toman a chacota. La Iglesia nunca debe mostrarse como un poder fáctico, mucho menos cuando no lo es.

foto atarifa CC
Es una norma en comunicación la conveniencia de distinguir públicos objetivos (segmentación, targets)  y adecuar los mensajes a cada uno. Pero la globalización de la comunicación, lo que hoy se llama la conversación, consiste en que cualquier mensaje puede -seguramente lo hará, si perjudica al emisor- convertirse en pasto del público general. Este es un asunto interesante que merecería un post propio.

Indignarse queda feo, produce hilaridad en el rival y desemboca en actitudes poco meditadas, como la de acudir a la Justicia. Acudir a la Justicia es siempre arriesgado; nunca sabes qué puede pasar. Como decía aquel famoso entrenador de las perogrulladas: penalti es cuando pita el árbitro; así delito es cuando condena un juez. Igual que un conocido árbitro turco pitó penalti por manos del portero; Maestre se ha ido de rositas de su despelote. En casos así, es preferible recurrir a la ironía: dar las gracias por revitalizar la capellanía universitaria; invitar a acudir de forma respetuosa a los asaltantes para dialogar... Además, para una vez que esos individuos van a la iglesia... ¡les llevan a la Fiscalía!

También dedicaré otro post a los tres tipos distintos de condenas, -política, opinión pública y jurídica-, que hoy se confunden, algún día.

Voy llegando adonde quería, al éxito de la campaña de HO gracias a la polémica que ha levantado la indignación, que le ha dado más audiencia que si se hubiera dejado circular tranquilamente el bus naranja. Arsuaga estará satisfecho, ha sabido emplear muy bien las mismas armas que sus enemigos.

Un apunte. En mi opinión, la Iglesia no debería haber hablado de la campaña de HO -si es que lo hizo, porque a saber a qué se refieren los medios cuando dicen "la Iglesia" (esto merece otro post)-; hubiera bastado con reafirmar su doctrina sobre la cuestión -que ya es suficientemente "escandalosa"-, y ni mencionar lo del bus: no apagar la mecha que humea ni romper la caña cascada.

Y ya que estamos, el que avisa no es traidor. La ideología de género no se conformará con acallar a los que piensan igual, llegará el día en que nos obligarán a todos a adherirnos públicamente con entusiasmo. No se dan cuenta de que está provocando una reacción cada vez más virulenta con cada vuelta de tuerca. Llegará también el día en que la campaña que les indigna hoy les parecerá una palmadita en la espalda.

Quien mal anda, mal acaba.

Comentarios

Populares

La toma de Quaragosh

El pasado jueves 8 de enero por la tarde me llegó por whatsapp un mensaje urgente pidiendo oraciones porque los islamistas del ISIS acababan de tomar la ciudad de Quaragosh, la que cuenta -o contaba- con más cristianos en Iraq. Según el mensaje, cientos de hombres, mujeres y niños estaban siendo decapitados en ese momento. Dicho así, me produjo tal congoja que empecé a pasarlo, hasta que decidí comprobar, acuciado por cierta sospecha.

Procuro estar informado, y la toma de Quaragosh ese día no me cuadraba nada. Acudí a Twitter en busca de una fuente profesional sin encontrarla, y me fui dando cuenta de que la cadena de oración se iba remontando poco a poco en el tiempo, a días, semanas, meses atrás. Uno de los tuits (del 5 de enero) reconocía: "La noticia que colgué ayer de la ocupación de quaragosh en Irak, se produjo en agosto". En efecto, el primer tuit alusivo anuncia el ataque a la ciudad en junio, y el siguiente, que informa de la toma y la masacre, es del 8 de agosto.

¿Cómo ser un blogger top?

He sacado un poco de tiempo para leer varios artículos que tenía reservados para leer más tarde sobre cómo llevar mi blog al éxito: escribir cada semana, conocer a mis lectores, identificar influencers, usar etiquetas, crear eventos, tener un calendario,  establecer palabras clave...

¡Buff! La mayoría de los consejos son de sentido común; los otros son profesionales. Es decir, están muy bien.

¿Por qué no los sigo -o no se si los sigo-?

Por dos motivos.

Uno: por pereza. Pereza para aplicar tantos consejos, métodos, herramientas...

Dos: porque la mayoría de estos artículos están orientados al marketing, a vender, a crear, posicionar y fortalecer una marca -debo de haber elegido mal mis influencers-. Resumiendo, vienen a decir "escribe lo que tu público -actual o potencial- quiere leer".

Y claro, yo, en mi blog, quiero escribir lo que yo quiero escribir, lo que tengo que decir, lo que pienso o me parece interesante de lo que otros piensan y escriben.

Pero, ¿interesa a otros? N…

Elecciones bis

No trato sobre política -en el sentido reductivo de la expresión- en este blog; lo que no significa que no me apasione. Pero llevo días queriendo compartir una reflexión sobre las situaciones que nos han abocado a repetir las elecciones.

En primer lugar, el marco general del sistema de partidos, la partitocracia, que los convierte en el único factor de poder y, consecuentemente, en órganos de poder o de intereses solo alcanzables a través del ejercicio del poder. El resultado es que si uno gana, los demás pierden: por eso es tan difícil que se llegue a acuerdos. Pensemos, por ejemplo, en la liga de fútbol: si un equipo gana, otro pierde, y si empatan, ambos pierden (solo muy raramente ambos ganan). En una sociedad tan "líquida" como la nuestra, los partidos, además de omnipresentes, son de una dureza granítica.

Como el Partido Popular (PP) ganó las pasadas elecciones, todos los demás perdieron; por eso no quieren que gobierne. Además, el PP ha dado una justificación moral a e…