Ir al contenido principal

Lo natural

Periódicamente me encuentro, como hoy, con noticias de esas llamadas "de sociedad", en las que se alude a "estudios" según los cuales la infidelidad sentimental es "lo natural". No rara vez, además, incitan a comportarse según esa "naturalidad".

foto atarifa
Hoy también, leo las declaraciones de cierto asesor que justifica que consejeros de determinada entidad comercial acordaran unas pre jubilaciones multimillonarias "por nervios" ante su futuro. Es humano y comprensible, ha dicho, y se ha quedado tan pancho.

Soy muy partidario de la ley natural, y de la advertencia de que ir contra la naturaleza es desastroso para el hombre y su entorno; incluso para su destino trascendente. Pero cuando se olvida que la naturaleza humana actual es una naturaleza caída -por el pecado-, se confunde "lo natural" con lo defectuoso.

Pero claro, hablar de pecado original, de trascendencia, de redención, de naturaleza caída, es demasiado "heavy" para un personal reblandecido por la sociedad del confort. Ayer oí al Papa pedir a un grupo de periodistas que rezaran por él; pero si a alguno le resultaba imposible o contrario a su conciencia, que le enviara "buena onda". Es el indeciso y edulcorado lenguaje de los que envían "toda su fuerza" en lugar de oraciones, o se refieren al cielo -o purgatorio, o infierno- con ese "allí donde estés" buenista y empalagoso, que pasa de puntillas sobre cualquier asunto comprometedor.

Hace poco leí un análisis -breve y directo, como corresponde a un poeta- del resultado de las últimas elecciones en España, atribuido a Luis García Montero. El poeta granadino tuvo la peregrina idea de encabezar la lista comunista (IU) a la comunidad de Madrid, y no ha sacado nada. Su explicación me parece lúcida: el voto de la indignación es el de la clase media enfadada por su pérdida de capacidad de consumo.

Parece que tanta regeneración, tanta indignación por la corrupción, tanto hartazgo de "la casta", no es más que el deseo tan humano y comprensible de recuperar la capacidad de consumo.

Lo natural.


Comentarios

Populares

La toma de Quaragosh

El pasado jueves 8 de enero por la tarde me llegó por whatsapp un mensaje urgente pidiendo oraciones porque los islamistas del ISIS acababan de tomar la ciudad de Quaragosh, la que cuenta -o contaba- con más cristianos en Iraq. Según el mensaje, cientos de hombres, mujeres y niños estaban siendo decapitados en ese momento. Dicho así, me produjo tal congoja que empecé a pasarlo, hasta que decidí comprobar, acuciado por cierta sospecha.

Procuro estar informado, y la toma de Quaragosh ese día no me cuadraba nada. Acudí a Twitter en busca de una fuente profesional sin encontrarla, y me fui dando cuenta de que la cadena de oración se iba remontando poco a poco en el tiempo, a días, semanas, meses atrás. Uno de los tuits (del 5 de enero) reconocía: "La noticia que colgué ayer de la ocupación de quaragosh en Irak, se produjo en agosto". En efecto, el primer tuit alusivo anuncia el ataque a la ciudad en junio, y el siguiente, que informa de la toma y la masacre, es del 8 de agosto.

¿Cómo ser un blogger top?

He sacado un poco de tiempo para leer varios artículos que tenía reservados para leer más tarde sobre cómo llevar mi blog al éxito: escribir cada semana, conocer a mis lectores, identificar influencers, usar etiquetas, crear eventos, tener un calendario,  establecer palabras clave...

¡Buff! La mayoría de los consejos son de sentido común; los otros son profesionales. Es decir, están muy bien.

¿Por qué no los sigo -o no se si los sigo-?

Por dos motivos.

Uno: por pereza. Pereza para aplicar tantos consejos, métodos, herramientas...

Dos: porque la mayoría de estos artículos están orientados al marketing, a vender, a crear, posicionar y fortalecer una marca -debo de haber elegido mal mis influencers-. Resumiendo, vienen a decir "escribe lo que tu público -actual o potencial- quiere leer".

Y claro, yo, en mi blog, quiero escribir lo que yo quiero escribir, lo que tengo que decir, lo que pienso o me parece interesante de lo que otros piensan y escriben.

Pero, ¿interesa a otros? N…

Elecciones bis

No trato sobre política -en el sentido reductivo de la expresión- en este blog; lo que no significa que no me apasione. Pero llevo días queriendo compartir una reflexión sobre las situaciones que nos han abocado a repetir las elecciones.

En primer lugar, el marco general del sistema de partidos, la partitocracia, que los convierte en el único factor de poder y, consecuentemente, en órganos de poder o de intereses solo alcanzables a través del ejercicio del poder. El resultado es que si uno gana, los demás pierden: por eso es tan difícil que se llegue a acuerdos. Pensemos, por ejemplo, en la liga de fútbol: si un equipo gana, otro pierde, y si empatan, ambos pierden (solo muy raramente ambos ganan). En una sociedad tan "líquida" como la nuestra, los partidos, además de omnipresentes, son de una dureza granítica.

Como el Partido Popular (PP) ganó las pasadas elecciones, todos los demás perdieron; por eso no quieren que gobierne. Además, el PP ha dado una justificación moral a e…