Ir al contenido principal

Los Cardenales del cónclave

Mañana entran los señores Cardenales de la Iglesia católica en cónclave para elegir nuevo Papa. Quede dicho que las cábalas que se han hecho hasta la saciedad sobre cómo va a ir esta selecta reunión no tienen nada que ver con la realidad, porque los cálculos en clave de poder, influencia y otros parámetros meramente humanos, no tienen sitio en la Capilla Sixtina, donde solo se tendrá en cuenta el bien espiritual de la Iglesia, del Mundo, de todas y cada una de las almas, con la asistencia de Dios Espíritu Santo.

Dicho esto, porque tenía ganas de decirlo, porque harto estoy de que los incapaces de entenderlo anden diciendo otras cosas, voy a dar un breve repaso por algunas biografías cardenalicias, para descubrir aspectos que no se están teniendo en cuenta, y que son significativos.


Por ejemplo, Péter Erdö, tiene dos doctorados, en Teología y Derecho canónico, es profesor de varias universidades y acumula los doctorados Honoris Causa de otras muchas, habla correctamente hasta diez idiomas, ha intervenido en foros internacionales e interreligiosos, y ha escrito multitud de artículos y libros académicos especializados, además de otros culturales y espirituales.

Los doctorados, el dominio de varias lenguas, la actividad académica y científica en diversas universidades, la experiencia en organismos internacionales son elementos casi constantes del colegio cardenalicio.

Veamos otro, George Pell, licenciado en Teología, máster en Educación y doctor en Filosofía por Oxford, ha ocupado toda su vida puestos de máxima responsabilidad, como la dirección de Cáritas en Australia. Fue, además, un reconocido ruckman del peculiar fútbol australiano, lo que no le impidió hacerse famoso, muchos años después por su debate cara a cara con el apologista ateo Richard Dawkins.

Otro excelente deportista fue Juan Luis Cipriani, Ingeniero industrial y doctor en Teología, formó parte de la selección nacional de baloncesto de Perú, con la que llegó a ser subcampeón de América (naturalmente, siempre grana EEUU). Fue obispo de Ayacucho en los años de plomo de Sendero Luminoso, cuando con mucha probabilidad cada día podía ser, literalmente, el último de su vida. Se hizo famoso con su intento de mediación durante el asalto terrorista a la residencia del embajador de Japón en Lima, en tiempos de Fujimori.

Y ya que hablamos de personas comprometidas hasta jugarse la vida, mencionemos a Albert Malcolm Ranjith, Nuncio (diplomático) en Indonesia y Timor Oriental, mediador entre el gobierno de su país, Sri Lanka, y la minoría Tamil, en guerra desde hace muchísimos años, y promotor de multitud de iniciativas en favor de la justicia social. Es doctor en Sagradas Escrituras, habla once idiomas, contando el esperanto, y ha sido director de las Obras Misionales Pontificias y Secretario de la Congregación para el Culto Divino, entre otras muchas responsabilidades, que le dan una experiencia internacional sobresaliente.

Para qué seguir, cualquiera de nosotros puede comparar estos curriculum vitae con los de cualquier gobierno o parlamento local, regional, nacional o supranacional que hemos elegido y hacer la comparación.

Y luego hablamos.

Aunque, lo importante es que luchen por ser santos...


Comentarios

Populares

La toma de Quaragosh

El pasado jueves 8 de enero por la tarde me llegó por whatsapp un mensaje urgente pidiendo oraciones porque los islamistas del ISIS acababan de tomar la ciudad de Quaragosh, la que cuenta -o contaba- con más cristianos en Iraq. Según el mensaje, cientos de hombres, mujeres y niños estaban siendo decapitados en ese momento. Dicho así, me produjo tal congoja que empecé a pasarlo, hasta que decidí comprobar, acuciado por cierta sospecha.

Procuro estar informado, y la toma de Quaragosh ese día no me cuadraba nada. Acudí a Twitter en busca de una fuente profesional sin encontrarla, y me fui dando cuenta de que la cadena de oración se iba remontando poco a poco en el tiempo, a días, semanas, meses atrás. Uno de los tuits (del 5 de enero) reconocía: "La noticia que colgué ayer de la ocupación de quaragosh en Irak, se produjo en agosto". En efecto, el primer tuit alusivo anuncia el ataque a la ciudad en junio, y el siguiente, que informa de la toma y la masacre, es del 8 de agosto.

¿Cómo ser un blogger top?

He sacado un poco de tiempo para leer varios artículos que tenía reservados para leer más tarde sobre cómo llevar mi blog al éxito: escribir cada semana, conocer a mis lectores, identificar influencers, usar etiquetas, crear eventos, tener un calendario,  establecer palabras clave...

¡Buff! La mayoría de los consejos son de sentido común; los otros son profesionales. Es decir, están muy bien.

¿Por qué no los sigo -o no se si los sigo-?

Por dos motivos.

Uno: por pereza. Pereza para aplicar tantos consejos, métodos, herramientas...

Dos: porque la mayoría de estos artículos están orientados al marketing, a vender, a crear, posicionar y fortalecer una marca -debo de haber elegido mal mis influencers-. Resumiendo, vienen a decir "escribe lo que tu público -actual o potencial- quiere leer".

Y claro, yo, en mi blog, quiero escribir lo que yo quiero escribir, lo que tengo que decir, lo que pienso o me parece interesante de lo que otros piensan y escriben.

Pero, ¿interesa a otros? N…

Elecciones bis

No trato sobre política -en el sentido reductivo de la expresión- en este blog; lo que no significa que no me apasione. Pero llevo días queriendo compartir una reflexión sobre las situaciones que nos han abocado a repetir las elecciones.

En primer lugar, el marco general del sistema de partidos, la partitocracia, que los convierte en el único factor de poder y, consecuentemente, en órganos de poder o de intereses solo alcanzables a través del ejercicio del poder. El resultado es que si uno gana, los demás pierden: por eso es tan difícil que se llegue a acuerdos. Pensemos, por ejemplo, en la liga de fútbol: si un equipo gana, otro pierde, y si empatan, ambos pierden (solo muy raramente ambos ganan). En una sociedad tan "líquida" como la nuestra, los partidos, además de omnipresentes, son de una dureza granítica.

Como el Partido Popular (PP) ganó las pasadas elecciones, todos los demás perdieron; por eso no quieren que gobierne. Además, el PP ha dado una justificación moral a e…