Ir al contenido principal

La puerta del Paraíso

Debía de correr el año 82 u 83 del siglo pasado, cuando Lluís Fabregat, entonces estudiante de Historia del Arte, impartió una genial clase sobre las puertas del Baptisterio de la Catedral de Florencia. El entusiasmo del ponente y la incuestionable belleza del tema, ilustrado con un "moderno" proyector de diapositivas, provocó una gran impresión entre los estudiantes presentes en aquella oscura sala de estar de la proa de la planta semi sótano del Colegio Mayor Universitario Monterols (Barcelona).

Para mí, la impresión fue indeleble, de modo que cuando en 1992 pasé accidentalmente por Florencia camino de Roma, lo único que hice fue ir a ver esas puertas.

detalle de la escena Esaú y Jacob

Una parte de una de ellas, la del Paraíso, obra maestra de Ghiberti, llena la portada del último número de la revista Nuestro Tiempo (nº 677, nov-dic 2012). El artículo correspondiente trata de la historia y la recién terminada restauración de esta obra de arte; pero es una cuestión tangencial la que ha llamado mi atención: algo así como el devenir del peso de la estética a lo largo de los siglos.

Veamos, la puerta que miraba a oriente (a Jerusalén), la obra que hizo famoso a Ghiberti, contenía escenas dedicadas a Jesucristo, según el canon escultórico del momento, que premiaba el contenido sobre la estética. Pero cuando Ghiberti esculpió la tercera puerta, la del Paraíso, destinada a la fachada norte, el impacto fue tan grandioso que Cosme de Médici, el poderoso banquero que dominaba la ciudad, retó al gremio de comerciantes a que la pusiera en el lado este, el principal, por mirar hacia Jerusalén. Así se hizo, después de acalorado debate, sellando un giro artístico histórico: la primacía de la estética sobre el contenido.

Pues bien, restaurada después de un cuarto de siglo de trabajo, la maravillosa puerta, no regresará a su emblemática ubicación original, que ocupa una réplica; sino que se expondrá en el Museo de la Catedral de Santa María del Fiori. Podría considerarse como la consolidación de un giro artístico ya muy contrastado, el de la supremacía de la conservación sobre la estética y sobre el sentido de las obras de arte.

Ahí queda, para quien quiera reflexionar sobre la cuestión.


Comentarios

Populares

La toma de Quaragosh

El pasado jueves 8 de enero por la tarde me llegó por whatsapp un mensaje urgente pidiendo oraciones porque los islamistas del ISIS acababan de tomar la ciudad de Quaragosh, la que cuenta -o contaba- con más cristianos en Iraq. Según el mensaje, cientos de hombres, mujeres y niños estaban siendo decapitados en ese momento. Dicho así, me produjo tal congoja que empecé a pasarlo, hasta que decidí comprobar, acuciado por cierta sospecha.

Procuro estar informado, y la toma de Quaragosh ese día no me cuadraba nada. Acudí a Twitter en busca de una fuente profesional sin encontrarla, y me fui dando cuenta de que la cadena de oración se iba remontando poco a poco en el tiempo, a días, semanas, meses atrás. Uno de los tuits (del 5 de enero) reconocía: "La noticia que colgué ayer de la ocupación de quaragosh en Irak, se produjo en agosto". En efecto, el primer tuit alusivo anuncia el ataque a la ciudad en junio, y el siguiente, que informa de la toma y la masacre, es del 8 de agosto.

Mons. Javier Echevarría. Prelado del Opus Dei

El lunes 12 de diciembre fallecía en Roma el prelado del Opus Dei, Mons. Javier Echevarría. La noticia y los acontecimientos siguientes son noticia mundial. No lo es, porque no debe serlo, lo que cuento a continuación.

Recibí la noticia el mismo lunes por la noche, pocos minutos después de que aconteciera, y, tras comunicarlo a allegados y amigos, vinieron a mi memoria los días de mayo de 1996 en que tuve la suerte de vivir con él en la misma casa, en Granada. No es que parara mucho en casa, la verdad, porque siguió sin rechistar un plan de encuentros con grupos más o menos grandes de personas diseñado para acabar con cualquiera. Estas son las primeras cosas que quiero destacar: que se sometió al programa previsto por otros con total docilidad, sin pedir nada ni reservarse un minuto; que todo su interés era estar con las personas que querían verle -y eran miles- y a todas atendió con la máxima atención. Visitó la Alhambra porque le insistimos, pensando que le gustaría y que descansarí…

¿Cómo ser un blogger top?

He sacado un poco de tiempo para leer varios artículos que tenía reservados para leer más tarde sobre cómo llevar mi blog al éxito: escribir cada semana, conocer a mis lectores, identificar influencers, usar etiquetas, crear eventos, tener un calendario,  establecer palabras clave...

¡Buff! La mayoría de los consejos son de sentido común; los otros son profesionales. Es decir, están muy bien.

¿Por qué no los sigo -o no se si los sigo-?

Por dos motivos.

Uno: por pereza. Pereza para aplicar tantos consejos, métodos, herramientas...

Dos: porque la mayoría de estos artículos están orientados al marketing, a vender, a crear, posicionar y fortalecer una marca -debo de haber elegido mal mis influencers-. Resumiendo, vienen a decir "escribe lo que tu público -actual o potencial- quiere leer".

Y claro, yo, en mi blog, quiero escribir lo que yo quiero escribir, lo que tengo que decir, lo que pienso o me parece interesante de lo que otros piensan y escriben.

Pero, ¿interesa a otros? N…