Ir al contenido principal

Gustavo Bueno descalifica la ley del aborto

Legalizar una ley del aborto como la presentada por el gobierno español es, para Gustavo Bueno, un síntoma claro de la corrupción ideológica y práctica de una democracia.

Esta es la tesis que defiende el filósofo Gustavo Bueno, un conocido representante del materialismo filosófico, en un capítulo de su último libro El fundamentalismo democrático (Temas de Hoy, Madrid, 2010).

Para leer el artículo en ACEPRENSA

Wikio

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
El argumento de Gustavo Bueno mediante el cual se pronuncia contra el aborto, es correcto. La argumentación. La argumentación, digo.No la conclusión. Si existe una continuidad genética entre el feto y un niño de dos años, pongo por caso, no quiere decir que dicha continuidad sea suficiente para considerar un asesinato el aborto voluntariamente provocado de un feto de dos meses. En cambio, sí lo sería en el caso del niño. La razón estriba en que la continuidad genética no es lineal, es decir, si hay continuidad es porque la línea continua se alimenta de infinidad de colaretidades, de influencias externas que la hacen posible. No existe legislación en el mundo que se atreva a acusar de asesinato a una mujer a causa de un aborto de un feto de mes, evocando la potencialidad que guarda. Un niño en potencia no es un niño en acto. Y nadie puede ser potencialmente juzgado, sino "in acto". El acto lo demuestra todo, la potencia, la posibilidad de ser niño, nada. La argumentación de Gustavo Bueno es potencialmente buena, pero "in acto" es irresponsable. Falsa en su determinación final. La semilla no es un árbol. Y las causas por las cuales a esta no se la deja crecer, siempre son distintas de aquellas otras por las que arde un bosque o se corta un árbol.
cambiaelmundo ha dicho que…
Hola, anónimo, así es como yo lo veo. La continuidad es más “lineal” en el caso del feto que en la de un niño de dos años, ambos necesitan influencias externas para sobrevivir; pero el niño de dos años dejado a su albur es incapaz de alimentarse y muere, en cambio el feto, en el vientre materno, se alimenta y desarrolla mientras no haya una influencia externa que lo impida. Pero es que además este argumento es insuficiente, porque lo mismo pasa con un adulto accidentado, por ejemplo, que se desangre hasta morir si no es ayudado por una influencia externa: el hecho de que no pueda sobrevivir por sí mismo no nos autoriza a matarlo o a considerarlo distinto del resto de los seres humanos.

Casi todas las legislaciones del mundo, entre ellas la nuestra, acusan de asesinato a la mujer que provoca un aborto fuera de las indicaciones o plazos que se establezcan, otra cosa es que esas leyes se cumplan o no. La cuestión es que un feto humano no es un ser humano en potencia, es un ser humano en acto; puede decirse como un modo de hablar que un feto es un niño en potencia, como que un niño es un hombre en potencia; pero la dignidad radica en la entidad humana, no en ser embrión o niño, u hombre, o mujer; la concepción contraria es la que ha sustentado y sustenta la esclavitud infantil, la discriminación de la mujer y el racismo, por ejemplo.

El ejemplo de la semilla y el árbol sí que es falso, principalmente porque un hombre no es un árbol, es un ser de dignidad incomparablemente superior, de otro orden, y en segundo lugar porque un feto no es una semilla, para que la comparación fuera justa habría que comparar la semilla con el esperma, no con el feto.

Por último, quizá te interese saber que hay semillas que no se desarrollan hasta que hay un incendio que crea las condiciones que necesita para hacerlo. La naturaleza tiene sus leyes y contravenirlas mediante influencias externas debidas a intereses ajenos siempre tiene pésimas consecuencias, y tratándose de vidas humanas, trágicas.

Un saludo.

Populares

La toma de Quaragosh

El pasado jueves 8 de enero por la tarde me llegó por whatsapp un mensaje urgente pidiendo oraciones porque los islamistas del ISIS acababan de tomar la ciudad de Quaragosh, la que cuenta -o contaba- con más cristianos en Iraq. Según el mensaje, cientos de hombres, mujeres y niños estaban siendo decapitados en ese momento. Dicho así, me produjo tal congoja que empecé a pasarlo, hasta que decidí comprobar, acuciado por cierta sospecha.

Procuro estar informado, y la toma de Quaragosh ese día no me cuadraba nada. Acudí a Twitter en busca de una fuente profesional sin encontrarla, y me fui dando cuenta de que la cadena de oración se iba remontando poco a poco en el tiempo, a días, semanas, meses atrás. Uno de los tuits (del 5 de enero) reconocía: "La noticia que colgué ayer de la ocupación de quaragosh en Irak, se produjo en agosto". En efecto, el primer tuit alusivo anuncia el ataque a la ciudad en junio, y el siguiente, que informa de la toma y la masacre, es del 8 de agosto.

¿Cómo ser un blogger top?

He sacado un poco de tiempo para leer varios artículos que tenía reservados para leer más tarde sobre cómo llevar mi blog al éxito: escribir cada semana, conocer a mis lectores, identificar influencers, usar etiquetas, crear eventos, tener un calendario,  establecer palabras clave...

¡Buff! La mayoría de los consejos son de sentido común; los otros son profesionales. Es decir, están muy bien.

¿Por qué no los sigo -o no se si los sigo-?

Por dos motivos.

Uno: por pereza. Pereza para aplicar tantos consejos, métodos, herramientas...

Dos: porque la mayoría de estos artículos están orientados al marketing, a vender, a crear, posicionar y fortalecer una marca -debo de haber elegido mal mis influencers-. Resumiendo, vienen a decir "escribe lo que tu público -actual o potencial- quiere leer".

Y claro, yo, en mi blog, quiero escribir lo que yo quiero escribir, lo que tengo que decir, lo que pienso o me parece interesante de lo que otros piensan y escriben.

Pero, ¿interesa a otros? N…

Elecciones bis

No trato sobre política -en el sentido reductivo de la expresión- en este blog; lo que no significa que no me apasione. Pero llevo días queriendo compartir una reflexión sobre las situaciones que nos han abocado a repetir las elecciones.

En primer lugar, el marco general del sistema de partidos, la partitocracia, que los convierte en el único factor de poder y, consecuentemente, en órganos de poder o de intereses solo alcanzables a través del ejercicio del poder. El resultado es que si uno gana, los demás pierden: por eso es tan difícil que se llegue a acuerdos. Pensemos, por ejemplo, en la liga de fútbol: si un equipo gana, otro pierde, y si empatan, ambos pierden (solo muy raramente ambos ganan). En una sociedad tan "líquida" como la nuestra, los partidos, además de omnipresentes, son de una dureza granítica.

Como el Partido Popular (PP) ganó las pasadas elecciones, todos los demás perdieron; por eso no quieren que gobierne. Además, el PP ha dado una justificación moral a e…