Ir al contenido principal

Mis libros de 2008

Aprovecho el trabajo hecho para otra plataforma y lo cuelgo aquí. Por una vez, algo más personal.

Después de ver la lista, constato dos cosas curiosas: no repito ninguna editorial y hay casi un tercio de libros que podría haber sustituido.

Un seminarista en las SS, autobiografía de Gereon Goldmann, ed. Palabra. Apasionante relato de las peripecias de un seminarista franciscano alemán durante la II Guerra Mundial, primero enrolado en las SS, después suboficial de sanidad del ejército regular y, por último –ya sacerdote-, prisionero de guerra. Sin un momento de respiro.
El libro tiene un largo apéndice (47 páginas) escrito por Joseph Seitz, en el que se resume la no menos apasionante e intensa vida de Goldman como sacerdote, en Europa y, sobre todo, en Japón.
Un libro sencillamente épico.

Kim, de Rudyard Kipling, Ediciones del Viento, sobradamente conocido; una lectura deliciosa y estimulante. Un clásico.

El Dorado, de Laurent Gaudé, ed. Salamandra. Aborda el drama de la inmigración desde las dos orillas. Tiene momentos excelentes, pero en conjunto defrauda.

Por capricho de Dios, de Jean D’Ormesson, ed. Diagonal. Para fans de Jean D’Ormesson –yo lo soy-, y aún así, cansa.

El librero de Varsovia, de Michael D. O’Brien, ed. Libros Libres. Segunda parte de El padre Elías, aunque la acción es anterior en el tiempo. Es un latazo, no sé cómo fui capaz de acabarlo.

El atentado, de Yasmina Khadra, ed. Alianza Editorial. Penetra en las motivaciones de los terroristas suicidas palestinos. Algo aprendes, pero resulta fallida.

Origen del hombre. CienCursivacia, Filosofía y Religión, MarianoArtigas y Daniel Turbón, ed. EUNSA. Manual de estudio, muy útil para situar cada ciencia en su lugar y ponerse al día del estado de la cuestión del origen del hombre: que no está claro, vamos.

La gesta española, de José Javier Esparza, ed. Áltera. Muy recomendable para conocer la verdadera Historia de España, mediante una defensa apasionada de sus aportaciones a la Historia de la humanidad.

Dios te Salve, Reina y Madre, de Scott Hahn, ed. Patmos. Muy estimulante para la cabeza y el corazón.

La Carretera, de Cormac McCarthy, ed. Mondadori. Dura y desasosegante, excelentemente escrita.

El Presidente, el Papa y la Primera Ministra, de John O'Sullivan, ed. Gota a Gota (FAES). Ensayo divulgativo sobre Ronald Reagan, Juan Pablo II y Margaret Thatcher, en clave abiertamente favorable –que comparto-. Una lección de tres personajes clave de la segunda mitad del siglo XX, de los que hay mucho que aprender.

Carnaval, de James Thurber, ed. Acantilado. Ni siquiera recuerdo de qué va.

Peter Pan en Rojo Escarlata, de Geraldine McCaughrean, ed. Alfaguara. Verdaderamente original, una “secuela” que gustará a los que disfrutaron con Peter Pan (que he releído para la ocasión).

Viajes con Heródoto, de Ryszard Kapuscinski, ed. Anagrama. Excelente reflexión sobre los hombres, las culturas, la actitud ante los otros y la Historia de Europa, de la mano de un maestro del periodismo.

Comentarios

alejops ha dicho que…
Vaya, yo que tenía ganas de coger El librero de Varsovia... ¿Qué tal está la primera parte, El Padre Elías?

Enhorabuena por tus lecturas. Hay que leer mucho y de todo si se quiere ser auténticamente libre y culto.
Saludos
Embajador en el Infierno ha dicho que…
El de "Un seminarista en las SS" me pareció bastante pobremente escrito dado lo mucho que habría dado de si el tema.

A ver si nos dices un par de cosas de D'Ormesson del que no he oído hablar nunca, pero que me ha atraído el título (ya ves tu).

"El librero de Varsovia"- Directamente no he querido ni ojearlo. El del padre Elías me pareció extraordinario, y me olía que iba a ser difícil conseguir nada la mitad de interesante.

El de Esparza bien como introducción divulgativa. Yo se lo leo (porque me lo han pedido) a mis hijas.
cambiaelmundo ha dicho que…
Alejops: del Padre Elías, lo que dice Embajador; El librero es totalmente diferente, muy discursivo, tiene momentos, pero en conjunto se hace pesado, yo no lo recomiendo.
En cuanto a la variedad, no sé si es esa la palabra, quizá sea un poco caos.

Embajador, yo veo el valor de Un seminarista en el contenido, la forma no es la de un escritor, desde luego. Pero no me digas que la escena en la que arranca el permiso para dar la comunión a punta de pistola al obispo recalcitrante no es intensa...

D'Ormesson es un esteta, hay que leerlo por gusto, no para algo. Antes que Por Capricho, te recomiendo la trilogía de entreguerras (El viento de la tarde, Todos andan locos por ella y La felicidad en San Miniato).
Embajador en el Infierno ha dicho que…
Cambiaelmundo- Mi problema con "un seminarista...." es que está como deshilachado, como muy falto de contexto. Narra hechos sueltos aquí y allá que a uno le cuesta entender, porque no se sabe de donde vienen las cosas y el porque de muchas. La parte del cautiverio (soy un forofo de libros de cautivos) es particularmente cabreante.

A mi me parece que es un libro que debería tener 500-700 páginas para hacerse comprensible explicando los contextos, y que posiblemente lo acortaran para hacerlo más vendible. Lo cual creo que es una auténtica pena.

D'Ormesson- Estupenda explicación la que me das, porque me situa estupendamente. Son precisamente los libros de estetas, los que no hay que leer para algo, aquellos que no puedo terminar. De modo que mejor ni empezarlo.
cambiaelmundo ha dicho que…
Pues tienes toda la razón, Embajador, sobre todo con lo del cautiverio, que parece que le hayan dicho que abrevie y acabe ya...

Nada que ver con El embajador en el infierno, desde luego...
Hispanicus ha dicho que…
El de Mariano Artigas es buenisimo, lo he leido y lo he recomendado muchas veces. De los demas tomo buan nota.

Un abrazo
Isaak ha dicho que…
Falta -y recomiendo vivamente- "Historia Completa del Guerrero del Antifaz. De Cómo expulsé a los moros del planeta".

Este blog es divertidísimo, en serio. XDDDD
cambiaelmundo ha dicho que…
Lo siento Isaak, no cojo el chiste, ¿o no es un chiste...?

Populares

La toma de Quaragosh

El pasado jueves 8 de enero por la tarde me llegó por whatsapp un mensaje urgente pidiendo oraciones porque los islamistas del ISIS acababan de tomar la ciudad de Quaragosh, la que cuenta -o contaba- con más cristianos en Iraq. Según el mensaje, cientos de hombres, mujeres y niños estaban siendo decapitados en ese momento. Dicho así, me produjo tal congoja que empecé a pasarlo, hasta que decidí comprobar, acuciado por cierta sospecha.

Procuro estar informado, y la toma de Quaragosh ese día no me cuadraba nada. Acudí a Twitter en busca de una fuente profesional sin encontrarla, y me fui dando cuenta de que la cadena de oración se iba remontando poco a poco en el tiempo, a días, semanas, meses atrás. Uno de los tuits (del 5 de enero) reconocía: "La noticia que colgué ayer de la ocupación de quaragosh en Irak, se produjo en agosto". En efecto, el primer tuit alusivo anuncia el ataque a la ciudad en junio, y el siguiente, que informa de la toma y la masacre, es del 8 de agosto.

¿Cómo ser un blogger top?

He sacado un poco de tiempo para leer varios artículos que tenía reservados para leer más tarde sobre cómo llevar mi blog al éxito: escribir cada semana, conocer a mis lectores, identificar influencers, usar etiquetas, crear eventos, tener un calendario,  establecer palabras clave...

¡Buff! La mayoría de los consejos son de sentido común; los otros son profesionales. Es decir, están muy bien.

¿Por qué no los sigo -o no se si los sigo-?

Por dos motivos.

Uno: por pereza. Pereza para aplicar tantos consejos, métodos, herramientas...

Dos: porque la mayoría de estos artículos están orientados al marketing, a vender, a crear, posicionar y fortalecer una marca -debo de haber elegido mal mis influencers-. Resumiendo, vienen a decir "escribe lo que tu público -actual o potencial- quiere leer".

Y claro, yo, en mi blog, quiero escribir lo que yo quiero escribir, lo que tengo que decir, lo que pienso o me parece interesante de lo que otros piensan y escriben.

Pero, ¿interesa a otros? N…

Elecciones bis

No trato sobre política -en el sentido reductivo de la expresión- en este blog; lo que no significa que no me apasione. Pero llevo días queriendo compartir una reflexión sobre las situaciones que nos han abocado a repetir las elecciones.

En primer lugar, el marco general del sistema de partidos, la partitocracia, que los convierte en el único factor de poder y, consecuentemente, en órganos de poder o de intereses solo alcanzables a través del ejercicio del poder. El resultado es que si uno gana, los demás pierden: por eso es tan difícil que se llegue a acuerdos. Pensemos, por ejemplo, en la liga de fútbol: si un equipo gana, otro pierde, y si empatan, ambos pierden (solo muy raramente ambos ganan). En una sociedad tan "líquida" como la nuestra, los partidos, además de omnipresentes, son de una dureza granítica.

Como el Partido Popular (PP) ganó las pasadas elecciones, todos los demás perdieron; por eso no quieren que gobierne. Además, el PP ha dado una justificación moral a e…