Ir al contenido principal

Obama. El triunfo de la comunicación

Por Francisco Pérez-Latre, profesor de Publicidad en la Facultad de Comunicación de la Universidad de Navarra, en EXPANSIÓN, el 21 de enero de 2009

La inauguración de la presidencia de Obama, en un clima de máxima expectación mundial, ha sido el último episodio de un proceso marcado por aciertos. Hace tiempo que la comunicación se ha convertido en el principal activo estratégico de instituciones y empresas, pero es posible que la campaña estadounidense de 2008 se recuerde como un punto de inflexión porque ha supuesto el triunfo de la comunicación. La estrategia y los medios empleados serán imitados en todo el mundo y no sólo en el ámbito político.

El inusitado interés que ha generado la campaña se puede explicar por varias razones. Por un lado está lo que podríamos llamar "factor Obama". La campaña del senador de Illinois suscita interés porque es un candidato improbable. Su sorprendente biografía encarna el "American Dream".

Obama representa la novedad, el primer candidato afroamericano a la presidencia. Con una capacidad de movilización sin precedentes, amparada en su brillante retórica, Obama fue capaz de derrotar a Hillary Clinton, la candidata del "establishment" demócrata. A los medios les interesa la sorpresa y la novedad y por eso la cobertura de la campaña de Obama ha sido, en líneas generales, favorable e incluso entusiasta. En este sentido, se podría decir que ha sido el candidato de los medios.

El éxito de Obama se ha debido en parte a una maquinaria formidable de comunicación, pilotada por David Axelrod (que se va a la Casa Blanca como consejero) David Plouffe y Robert Gibbs. La campaña de Obama que contaba con 95 personas trabajando en acciones para Internet.

El sitio web se ha concebido como punto de partida para difundir blogs, SMS, vídeos online y redes sociales. La web no es ya un lugar para información estática, sino un instrumento multimedia para llevar distintos públicos a la acción con objetivos como recaudar fondos, movilizar ciudadanos para los distintos actos de campaña, preparar materiales para los medios de comunicación y fomentar el apoyo a los candidatos por la opinión pública.

Lee el artículo completo

La campaña de Obama hizo de la página web su eje estratégico, contratando a uno de los co-fundadores de Facebook, Mark Hughes, para organizar la actividad "online". Los responsables de campaña publicaron más de 800 vídeos y pusieron en marcha 20.000 grupos favorables a la campaña. El "movimiento" de Obama terminó con un millón de voluntarios. El ya célebre discurso sobre la cuestión racial en Filadelfia ha tenido seis millones de descargas en YouTube. Se trata de cifras sin precedentes.

El equipo de Obama ha continuado la campaña durante el período de transición: dos días después de la votación se puso en marcha en marcha el sitio web change.gov. Allí ha continuado la interacción con los votantes, siguiendo la estela del aclamado sitio web de campaña. Ya se habla de una "presidencia de YouTube". El equipo de campaña en Internet se traslada a la Casa Blanca, y hay expectación sobre cambios en el sitio oficial de la presidencia (whitehouse.gov).

Otra interesante dimensión de la campaña que no ha pasado desapercibida es el protagonismo de los estrategas de comunicación. En el pasado los directores de comunicación tenían un papel casi invisible. Pero hoy la propia estrategia de comunicación es noticia y los estrategas de campaña se convierten en personajes famosos.

Los medios dedican tiempo y recursos a presentar los logros de los directores de comunicación, que con cierta frecuencia salen a la palestra para defender a sus candidatos y exponer sus planes.

Así la opinión pública ha ido conociendo a personajes como David Plouffe, David Axelrod y Robert Gibbs, ideólogos y portavoces de la campaña de Barack Obama; Jon Favreau, su brillante escritor de discursos (26 años); Rick Davis, Mark Salter y Steven Schmidt, estrategas de comunicación al servicio de John McCain; o Bob Wickers, que contribuyó al diseño de la campaña de Mike Huckabee. La visibilidad de los directores de comunicación es otro exponente del peso de los medios en la campaña.

Después de recibir un claro mandato de los electores y contando con todo el capital de esperanza e ilusión que ha generado su apuesta por el cambio, desde el 20 de enero Obama es el presidente.

Se enfrenta a desafíos formidables: una crisis económica sin precedentes; dos guerras; la necesidad de contener a Irán y a Rusia; la de diseñar políticas para una América Latina desestabilizada; proteger Estados Unidos de ataques terroristas; dotar a su país de cobertura sanitaria universal; elegir jueces del Supremo que influirán en el futuro del aborto; decidir sobre la investigación con células madres. Un panorama repleto de potenciales escollos.

Pero la difusión de ideas, marcas, modas y mensajes ya no será igual. De momento, ha triunfado la comunicación.

Comentarios

Populares

La toma de Quaragosh

El pasado jueves 8 de enero por la tarde me llegó por whatsapp un mensaje urgente pidiendo oraciones porque los islamistas del ISIS acababan de tomar la ciudad de Quaragosh, la que cuenta -o contaba- con más cristianos en Iraq. Según el mensaje, cientos de hombres, mujeres y niños estaban siendo decapitados en ese momento. Dicho así, me produjo tal congoja que empecé a pasarlo, hasta que decidí comprobar, acuciado por cierta sospecha.

Procuro estar informado, y la toma de Quaragosh ese día no me cuadraba nada. Acudí a Twitter en busca de una fuente profesional sin encontrarla, y me fui dando cuenta de que la cadena de oración se iba remontando poco a poco en el tiempo, a días, semanas, meses atrás. Uno de los tuits (del 5 de enero) reconocía: "La noticia que colgué ayer de la ocupación de quaragosh en Irak, se produjo en agosto". En efecto, el primer tuit alusivo anuncia el ataque a la ciudad en junio, y el siguiente, que informa de la toma y la masacre, es del 8 de agosto.

A propósito de Tabarnia

La broma no lo es tanto. Para empezar es el espejo en el que los argumentos independentistas se ven reflejados con toda su grotesca facha. Ni siquiera hace falta que el espejo sea cóncavo o convexo, como los que había en el parque de atracciones del Tibidabo. Es la administración del ponzoñoso brebaje nacionalista a sus mismos elaboradores.

Con humor.

Por esto tiene tanto éxito.

Como barcelonés, y, por tanto, presunto tabarnés, me considero implicado. Al principio no quise dar vuelo al invento: bastante lío tenemos con el nacionalismo independentista catalán como para regresar al cantonalismo del siglo XIX. Después, ha ido haciéndome gracia la broma, por su sencilla genialidad y eficacia para poner en evidencia el separatismo, hasta el punto de que barajo la posibilidad de ofrecerme como cónsul de Tabarnia en Granada.

Pero ahora veo que, como dijo un amigo, Tabarnia no es nada inocente. Está bien para defender la unidad de España; pero ¡ojo!

Me han abierto los ojos dos artículos de …

José Antonio Senovilla. Vicario del Opus Dei en Rusia (y Ucrania)

Conocí a José Antonio Senovilla cuando era el prototipo de lo que hoy se llama un emprendedor. Tenía proyectos para sí y para cualquiera que se le acercara. Muchas personas con espíritu emprendedor se le acercaban en busca de asesoramiento y encontraban, normalmente, aliento para ir más allá de lo que nunca soñaron. Luego trabajamos juntos unos cuantos años y comprobé en carnes propias su empuje y magnanimidad.

Solo una persona de su magnanimidad y empuje podía ordenarse sacerdote entrado ya en años y marcharse a comenzar la labor estable del Opus Dei en Rusia. Así, sin saber ruso y, casi, sin saber ser cura. José Antonio merecía una entrevista, y así lo entendió el Diario Jaén, que le abrió una página entera en su Dominical del pasado domingo. Esto es lo que escribió:



"En Jaén, la ciudad en la que nací y a la que vuelvo siempre que puedo, como ahora, aprendí de Rusia lo que habitualmente un niño alumno de los Maristas puede saber sobre el país más grande del mundo: Rusia ocupa má…