Ir al contenido principal

El «mailing» de ETA

Siempre me ha airado la nula atención que se presta al terror soterrado o ambiental -o como se llame-, de la amenaza y la extorsión, como si no fuera terrorismo, como si fuera una menudencia, una nadería. Este artículo expresa pienso que de modo eficaz todo el espesor, el hedor y el horror de este "terrorismo de baja intensidad"; tan rechazable, si no más, que el de la pistola y la Goma 2. Diré mejor: es el mismo terrorismo.
Por Iñaki Ezkerra. Artículo publicado en La Razón Digital el lunes, 26 de mayo de 2008

¿Sabe usted lo que es estar en una lista de ETA para ser asesinado o extorsionado y tener la absoluta certeza de que el mero hecho de inscribirse en el censo para poder votar es dar a ETA los datos de tu propio domicilio? ¿Sabe usted lo que es tener que andar trampeando por propia seguridad con esos datos, ocultándolos o aplazando su revelación a la institución de turno y a un funcionariado nacionalista donde se confunde perfectamente el simple militante ideológico con el que hace labores de chivato? ¿Sabe lo que es verse en la situación de tener que revelar a regañadientes y cuando ya no queda más remedio ese dato «porque es una exigencia normal del sistema democrático» en un lugar anormal donde ese sistema no tiene resortes para proteger su confidencialidad y ante la sonrisa gélida que le pondría al típico disidente en apuros de película un antiguo funcionario de país soviético? ¿Sabe usted lo que es vivir en un lugar de España donde el partido que gobierna no sólo conoce esa situación perfectamente sino que la ha generado y no toma medidas y hace como que no pasa nada y se aprovecha de su indefensión para empujarle a que deje su tierra y se vaya detrás de los 200.000 ciudadanos que le han precedido en el destierro para así obtener mejores resultados en las urnas al haberse librado de un voto hostil como el suyo? ¿Sabe usted lo que es toparse con un Gobierno de la Nación que en lugar de ampararte facilita el regreso de ETA a las instituciones para que, de ese modo, tenga todavía mejor acceso a esa información?

ETA ya no comete los errores que antes cometía en las direcciones de los empresarios a los que extorsiona. Ésta es la gran noticia, el decisivo paso democrático que hemos dado para terminar con la banda terrorista: mejorar su marketing directo y personalizado. En las últimas semanas han sido muchos los pequeños y medianos empresarios que han estado recibiendo las misivas del llamado «impuesto revolucionario». Pero si hasta ahora ETA mandaba esas cartas con las señas inexactas de los domicilios de los afectados o se tenía que conformar con enviarlas a los familiares directos de éstos porque carecía de esas señas, a partir de ahora no va a ser así. La base de datos de esa empresa tan saneada y boyante ha mejorado notablemente de calidad. El «mailing» de ETA funciona ahora como un reloj. Y, si esto antes no era así, algo ha tenido que pasar para que ahora lo sea. ¿Qué es lo que ha pasado?

Lee el artículo completo


Pues lo único que ha pasado es que ahora existen ANV y el PCTV. La presencia de dos partidos de ETA en las instituciones ofrece estas indiscutibles y saludables ventajas. Si antes ETA te tenía mal fichado ahora se ha subsanado el error. Da tranquilidad tener la convicción de que esa carta de extorsión o esa bomba que ETA te quería hacer llegar ya no caerá por error en el buzón de un pariente o de un vecino. Las empresas especializadas en marketing saben lo que cuesta hacerse con una buena base de datos y por eso son muy celosas de la información que poseen. Dedican años a ello y se hallan dispuestas a pagar a verdaderos profesionales para que hagan esa difícil labor. Nosotros les he hemos dado el trabajo hecho a los terroristas para que nos extorsionen con eficacia, con rapidez, con solvencia. Y es que aquí sólo hay dos posibilidades: o ETA se ha encomendado a un profesional del marketing directo, cosa improbable, o es que algo ha cambiado en el entreacto para que ahora los terroristas tengan acceso a una información que antes les llegaba precariamente. Lo que ha cambiado es evidente. No es ya que con dos partidos de ETA en las instituciones tengamos el recochineo asegurado cuando hay un atentado. No es ya que ETA acceda a unas fuentes de financiación oficiales. Es que, además, estamos menos seguros que ayer.

¿Sabe usted lo que es vivir en un rincón de España donde el partido que gobierna tiene un militante acusado de ayudar a ETA a extorsionar y unos padrinos que protegen a ese militante cuando tiene que comparecer en la Audiencia Nacional y una administración a su servicio en la que ETA puede filtrarse perfectamente porque carece de ningún tipo de blindaje -que sería propio de la situación excepcional que allí se vive- y una oposición que no lo denuncia ni lo nombra en voz alta para no alarmar ni crispar ni hacer obvia la certeza de que tal denuncia no iba a servir de nada? ¿Sabe usted lo que es tener que elegir entre la seguridad del exilio o la inseguridad de esa situación? ¿Y sabe usted lo que es, querido lector, que vayas unos días a Madrid para olvidarte de esa realidad y que en una cena de amigos alguien te diga que eres «como esos chalados del sector duro del PP vasco que no quieren el diálogo»?

Comentarios

Populares

La toma de Quaragosh

El pasado jueves 8 de enero por la tarde me llegó por whatsapp un mensaje urgente pidiendo oraciones porque los islamistas del ISIS acababan de tomar la ciudad de Quaragosh, la que cuenta -o contaba- con más cristianos en Iraq. Según el mensaje, cientos de hombres, mujeres y niños estaban siendo decapitados en ese momento. Dicho así, me produjo tal congoja que empecé a pasarlo, hasta que decidí comprobar, acuciado por cierta sospecha.

Procuro estar informado, y la toma de Quaragosh ese día no me cuadraba nada. Acudí a Twitter en busca de una fuente profesional sin encontrarla, y me fui dando cuenta de que la cadena de oración se iba remontando poco a poco en el tiempo, a días, semanas, meses atrás. Uno de los tuits (del 5 de enero) reconocía: "La noticia que colgué ayer de la ocupación de quaragosh en Irak, se produjo en agosto". En efecto, el primer tuit alusivo anuncia el ataque a la ciudad en junio, y el siguiente, que informa de la toma y la masacre, es del 8 de agosto.

¿Cómo ser un blogger top?

He sacado un poco de tiempo para leer varios artículos que tenía reservados para leer más tarde sobre cómo llevar mi blog al éxito: escribir cada semana, conocer a mis lectores, identificar influencers, usar etiquetas, crear eventos, tener un calendario,  establecer palabras clave...

¡Buff! La mayoría de los consejos son de sentido común; los otros son profesionales. Es decir, están muy bien.

¿Por qué no los sigo -o no se si los sigo-?

Por dos motivos.

Uno: por pereza. Pereza para aplicar tantos consejos, métodos, herramientas...

Dos: porque la mayoría de estos artículos están orientados al marketing, a vender, a crear, posicionar y fortalecer una marca -debo de haber elegido mal mis influencers-. Resumiendo, vienen a decir "escribe lo que tu público -actual o potencial- quiere leer".

Y claro, yo, en mi blog, quiero escribir lo que yo quiero escribir, lo que tengo que decir, lo que pienso o me parece interesante de lo que otros piensan y escriben.

Pero, ¿interesa a otros? N…

Elecciones bis

No trato sobre política -en el sentido reductivo de la expresión- en este blog; lo que no significa que no me apasione. Pero llevo días queriendo compartir una reflexión sobre las situaciones que nos han abocado a repetir las elecciones.

En primer lugar, el marco general del sistema de partidos, la partitocracia, que los convierte en el único factor de poder y, consecuentemente, en órganos de poder o de intereses solo alcanzables a través del ejercicio del poder. El resultado es que si uno gana, los demás pierden: por eso es tan difícil que se llegue a acuerdos. Pensemos, por ejemplo, en la liga de fútbol: si un equipo gana, otro pierde, y si empatan, ambos pierden (solo muy raramente ambos ganan). En una sociedad tan "líquida" como la nuestra, los partidos, además de omnipresentes, son de una dureza granítica.

Como el Partido Popular (PP) ganó las pasadas elecciones, todos los demás perdieron; por eso no quieren que gobierne. Además, el PP ha dado una justificación moral a e…